Mises Wire

Home | Wire | El partido de la guerra quiere una nueva guerra fría, y el dinero que la acompaña

El partido de la guerra quiere una nueva guerra fría, y el dinero que la acompaña

  • army

Etiquetas Historial mundial

02/12/2022

En la que quizá sea la columna más previsible del año, el Wall Street Journal publicó esta semana una columna de Walter Russell Mead en la que declaraba que «es hora de aumentar el gasto en defensa».

Aprovechando los Juegos Olímpicos de Beijing y la posible guerra de Ucrania para impulsar la canalización de cada vez más dólares de los contribuyentes hacia el gasto militar, Mead esboza cómo debería aumentarse el gasto militar hasta alcanzar el tipo de gasto que no se ha visto desde los calurosos días de la Guerra Fría.

Mead afirma que «El mundo ha cambiado, y la política americana debe cambiar con él». La presunción aquí es que el statu quo es uno de disminución del gasto militar en el que los americanos han abrazado una especie de política exterior aislacionista. Pero la realidad no refleja en absoluto esa afirmación. El statu quo es realmente uno de niveles muy altos de gasto militar, e incluso un crecimiento absoluto en la mayoría de los años. Este tipo de iluminación de gas de los halcones militares está a la altura de los intentos de la izquierda de presentar la economía moderna como un laissez-faire no regulado.

mil

Por el contrario, según las estimaciones de la oficina de gestión y presupuesto de la Casa Blanca, el gasto militar alcanzará en 2022 el nivel más alto después de la Segunda Guerra Mundial, con un aumento de más de 1,1 billones de dólares. Esta cifra incluye los 770.000 millones de dólares que se gastan en el Pentágono, además de las armas nucleares y otros gastos relacionados. También se incluye el gasto actual en veteranos. Separar el gasto en veteranos del gasto en defensa es una ficción política conveniente y solapada, pero el gasto en veteranos no es más que un gasto diferido para los antiguos miembros del servicio activo, necesario para atraer y retener al personal. Y, por último, tenemos la parte de «defensa» de los intereses de la deuda, que se calcula que supone alrededor del 20% del gasto total en intereses. Teniendo en cuenta todo esto, encontramos que el gasto militar ha aumentado en 13 años de los últimos veinte, y ahora está en o cerca de los niveles más altos de gasto vistos desde la Segunda Guerra Mundial.

No es de extrañar que esto no sea suficiente para Mead, a quien le gustaría ver el gasto militar mucho más cerca de la media de la Guerra Fría, del 7% del PIB, frente al gasto actual de algo menos del 4%. Para recuperar esta media se necesitarían al menos 300.000 millones de dólares más de gasto, y posiblemente incluso niveles de gasto no vistos desde los malos tiempos de la guerra de Vietnam. En aquellos días, por supuesto, Estados Unidos estaba ocupado gastando enormes cantidades de dinero de los contribuyentes en una guerra perdida que costó decenas de miles de vidas americanas. El gasto era tan enorme que el régimen de EEUU se vio abocado a romper el último vínculo del dólar con el oro y a someter a los americanos de a pie a años de controles de precios, inflación y otras formas de crisis económica.

Pero nada de eso disuadirá a los halcones como Mead, que golpean el tambor incesantemente a favor de más gasto militar. Obsérvese también que Mead utiliza la métrica del «gasto como porcentaje del PIB», que es la métrica favorita de los halcones militares. Utilizan esta métrica porque a medida que la economía americana se ha vuelto más productiva, rica y, en general, más grande, Estados Unidos han podido mantener niveles de gasto militar elevadísimos sin que crezca la cantidad de gasto en relación con el PIB. El uso de esta métrica permite a los halcones crear la falsa impresión de que el gasto militar está disminuyendo de alguna manera, y que Estados Unidos está siendo tomado por los pacifistas. En realidad, los niveles de gasto siguen siendo muy altos, sólo que la economía en general ha sido robusta.

Sin embargo, incluso si utilizamos esta métrica —y luego la comparamos con la de otros Estados con grandes ejércitos— descubrimos que la narrativa de Mead no cuadra del todo. Estas cifras no sugieren en absoluto que el régimen de EEUU esté siendo eclipsado por sus rivales en términos de gasto militar.

mil

Por ejemplo, según el Banco Mundial, China —con un PIB comparable al de Estados Unidos— tiene un gasto militar que asciende a cerca del 1,7% del PIB (a partir de 2020). Mientras tanto, el total se situó en el 3,7 por ciento del PIB en Estados Unidos. El gasto militar ruso aumentó hasta el 4,2% del PIB en 2020, pero eso se basa en un total del PIB que es una pequeña fracción del PIB americano. En concreto, la economía rusa tiene menos de una décima parte del tamaño de la economía americano.

Por lo tanto, cuando observamos el gasto militar real, encontramos que la desconexión es bastante clara.

Según la base de datos de gasto militar del SIPRI, en 2020 el gasto militar total de China ascendió a unos 245.000 millones de dólares en 2019. En Rusia, el total fue de 66.000 millones de dólares. En Estados Unidos, el total —que en la base de datos del SIPRI excluye el gasto en veteranos y los intereses— ascendió a 766.000 millones de dólares en 2020.

mil

En otras palabras, el gasto militar total de estos presuntos rivales asciende a meras fracciones del gasto total de Estados Unidos. Además, como ha señalado el experto en China Michael Beckley, EEUU se beneficia de un capital militar preexistente —es decir, conocimientos militares y capacidad productiva— acumulado durante décadas. Incluso si EEUU y China (o Rusia) gastaran cantidades comparables en capacidad militar en este momento, esto demostraría cualquier tipo de superioridad militar real en términos reales.

Pero, como de costumbre, la estrategia de Mead es afirmar que la prudencia financiera es en realidad una imprudencia con el estribillo habitual de «¡no puedes permitirte no gastar montones de dinero extra!» Esta afirmación se basa en la nueva teoría del dominó que ofrecen hoy los halcones antirrusos. Esta teoría postula que si EEUU no comienza guerras con cada país que se oponga a la hegemonía de EEUU —por ejemplo, Irán o Rusia— entonces China verá esta «debilidad» y comenzará a conquistar innumerables naciones dentro de su propia periferia.

Los viejos guerreros fríos también nos lo decían en 1965, insistiendo en que una derrota en Vietnam pondría a todo el mundo bajo la bota comunista. No hace falta decir que eso no ocurrió, y resultó que Vietnam no tenía nada que ver con la seguridad nacional americana.

Pero nada de esto convencerá a los halcones habituales —por ejemplo, la Fundación Heritage— de que nunca hay suficiente gasto militar.

Sin embargo, la prudencia sugiere que Estados Unidos debería ir en la dirección opuesta. En su versión más beligerante, el régimen de EEUU debería adoptar una doctrina de contención —centrada en la defensa naval y en la reducción de los despliegues de tropas— mientras cambia su postura nuclear por una menos costosa y más defensiva.

La solución ideal es mucho más radicalmente antiintervencionista que eso, pero un buen comienzo sería eliminar cientos de cabezas nucleares y congelar el gasto militar indefinidamente. Después de todo, la capacidad disuasoria de segundo ataque de Estados Unidos no depende en absoluto de mantener un arsenal de miles de cabezas nucleares, como insisten muchos halcones. Y la geografía sigue favoreciendo hoy en día la defensa convencional de Estados Unidos, como siempre lo ha hecho.

Por desgracia, estamos muy lejos de un cambio hacia una política mucho más sensata, pero al menos debemos rechazar los últimos llamamientos oportunistas a una nueva guerra fría y a que se quemen más billones de dólares de los contribuyentes en nombre de la «defensa».

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here