Mises Wire

Home | Wire | El nuevo plan quinquenal de China expone el pensamiento ilusorio detrás de los regímenes socialistas

El nuevo plan quinquenal de China expone el pensamiento ilusorio detrás de los regímenes socialistas

  • flag

El 29 de octubre, el decimonoveno Comité Central del Partido Comunista de China concluyó su quinto pleno, una reunión de cuatro días dedicada principalmente a sentar las bases del decimocuarto plan quinquenal de China, que abarca el período comprendido entre 2021 y 2025. La mayor parte de lo que se ha puesto a disposición del público sobre el pensamiento de los planificadores no es apenas novedoso; a nadie le habría sorprendido leer que planean «mantener en alto el estandarte del socialismo con características chinas», por ejemplo. Pero hay algo que destaca especialmente: la esperanza de que el país pueda depender menos del mundo exterior, tanto para la tecnología avanzada como para la demanda final.

Dado el constante deterioro de las relaciones exteriores de China, es fácil ver por qué el avance hacia la autarquía podría parecer deseable. Pero si no se reduce el papel del Estado en la economía (algo que claramente no se está considerando), es poco probable que las políticas destinadas a estimular la innovación y el gasto de los hogares tengan éxito.

Los desincentivos generados por el sector estatal siempre han sido el obstáculo evidente para los esfuerzos de los países socialistas por lograr avances tecnológicos. Las empresas estatales tienen pocos incentivos para innovar, porque casi no corren riesgo de quiebra. Al mismo tiempo, tanto para las empresas estatales como para las privadas, la competencia en el marco del socialismo se manifiesta principalmente «en los esfuerzos de la gente por ganarse el favor de los que están en el poder», como escribió Mises en 1940, más que en los intentos de construir una mejor ratonera. El sistema incentiva la búsqueda de rentas, no el emprendimiento tecnológico.

El aumento de los presupuestos de investigación y desarrollo (I+D) o el fomento de la «reinnovación» o «coinnovación» de la tecnología extranjera —todas ellas prioridades que se remontan a mediados de 2000— han contribuido poco a fortalecer la capacidad de innovación autóctona de China. La economía china sigue dependiendo casi totalmente de la propiedad intelectual extranjera, ya sea adquirida por medios justos o sucios. Incluso los «cuatro nuevos inventos» anunciados por los medios de comunicación estatales como la contribución del país al mundo moderno se inventaron en realidad en otro lugar. Japón ha estado operando trenes de alta velocidad desde 1964, los pagos por móvil fueron introducidos por Apple en 2014, el comercio electrónico en Internet comenzó con Amazon y eBay en 1995, y el uso compartido de bicicletas comenzó en Copenhague, también en la década de los noventa.

La sustitución de las exportaciones por el consumo doméstico local también será un fracaso. El gasto de los hogares chinos es bajo no porque los hogares sean frugales, sino porque una parte tan grande del pastel de la renta nacional es atribuible al Estado. Aunque en teoría los activos del Estado son propiedad colectiva de todos los ciudadanos, en la práctica la gente corriente no tiene ningún derecho significativo a los ingresos que produce, que en cambio sirven como fuente de financiación de proyectos gubernamentales y/o alinean los bolsillos de los bien conectados. En efecto, el gobierno ha desplazado al consumidor, una situación que difícilmente puede revertirse mientras se sigue el «camino socialista».

El problema del nuevo plan quinquenal de China es que intenta resolver los problemas dejando sin abordar sus causas estructurales subyacentes. En esto no se diferencia de los últimos planes quinquenales soviéticos de los años ochenta, que también se suponía que iban a impulsar la innovación y el consumo de los hogares en ausencia de una verdadera reforma del sistema. El undécimo plan soviético1 prometía un «paso a la eficiencia y la calidad» sobre la base de la «introducción universal de maquinaria y materiales fundamentalmente nuevos», de la misma manera que el nuevo plan chino pide «mejorar la calidad económica, la eficiencia y la competitividad básica» mediante el desarrollo de «industrias emergentes estratégicas». «La preocupación concreta por las personas concretas» iba a ser el «alfa y el omega» de la política económica de Leonid Brezhnev. El comunicado emitido al final del quinto pleno del mes pasado hace una promesa similar, afirmando que beneficiar a las «amplias masas del pueblo» sería el «punto de partida y el punto final» (chufa dian he luojiao dian) del desarrollo.

China hoy está, por supuesto, en una posición mucho mejor que la Unión Soviética para avanzar hacia estos objetivos. Sin embargo, el problema básico sigue siendo el mismo: las distorsiones resultantes de las intervenciones económicas del Estado no pueden superarse mientras estas intervenciones continúen. Cualquier intento de ser autosuficiente en tecnologías clave tendrá que ser abandonado o dejar el país luchando por mantenerse al día con el resto del mundo. Tampoco se puede esperar que los mercados locales reemplacen los actuales volúmenes masivos de exportación del país. Un movimiento hacia la autarquía sería un movimiento no hacia el aumento del consumo doméstico sino hacia la pobreza de la era Mao.

  • 1. Véase Nikolai Tijonov, Guidelines for the Economic and Social Development of the USSR for 1981–1985 and for the Period Ending in 1990 (Moscú: Editorial de la Agencia de Prensa Novosti, 1981).
Author:

Contact Mark A. DeWeaver

Check out www.markdeweaver.com for more commentary by this author. Mark A. DeWeaver, PhD, CFA, is a cofounder of the fund management company Ithaca Advisors, LLC, and the author of Animal Spirits with Chinese Characteristics: Investment Booms and Busts in the World's Emerging Economic Giant

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire