Mises Wire

Home | Wire | El mito de la curva de Phillips

El mito de la curva de Phillips

  • curve2

Etiquetas Dinero y bancos

07/08/2021

Según una forma de pensar popular, el banco central puede influir en el ritmo de expansión económica mediante la política monetaria. También se sostiene que esta influencia tiene un precio, que se manifiesta en términos de inflación. Por ejemplo, si el objetivo es alcanzar un crecimiento económico más rápido y una menor tasa de desempleo, los ciudadanos deberían estar dispuestos a pagar un precio por ello en términos de una mayor tasa de inflación. Hay que tener en cuenta que la inflación se define, según un modo de pensar popular, como el aumento de los precios de los bienes y servicios.

Se sostiene que existe un equilibrio entre la inflación y el desempleo, que se describe mediante la curva de Phillips. (A.W. Phillips describió una relación histórica entre la tasa de desempleo y las correspondientes tasas de aumento salarial en el Reino Unido desde 1861 hasta 1957).1

Dado que, según el pensamiento popular, los aumentos de los salarios están asociados a los aumentos del impulso de los precios de los bienes y servicios, hoy en día es comúnmente aceptado representar los aumentos del impulso de los precios frente a la tasa de desempleo.

Cuanto menor sea la tasa de desempleo, mayor será la tasa de crecimiento anual de los precios. A la inversa, cuanto más alta sea la tasa de desempleo, más baja será la tasa de crecimiento de los precios, así se sostiene.

Los acontecimientos de los años setenta supusieron un shock para la mayoría de los economistas. Sus teorías basadas en la supuesta compensación se volvieron repentinamente inútiles. Durante el periodo 1974-75, se produjo una situación en la que el impulso de crecimiento de los precios se reforzó mientras que, al mismo tiempo, el ritmo de la actividad económica había disminuido. Este acontecimiento inesperado fue etiquetado como estanflación. En marzo de 1975, la producción industrial de EEUU cayó casi un 13%, mientras que la tasa de crecimiento anual del índice de precios al consumo (IPC) se disparó hasta cerca del 12%.

Asimismo, en 1979 se observó una gran caída de la actividad económica y un aumento galopante de la tasa de crecimiento del IPC. En diciembre de ese año, la tasa de crecimiento anual de la producción industrial era nula, mientras que la tasa de crecimiento del IPC se cerró en más del 13%. Una vez más, la estanflación de los años setenta fue una sorpresa para la mayoría de los economistas que sostenían que una caída del crecimiento económico debía ir acompañada de una caída de la tasa de inflación y no de un aumento.

Además, actualmente estamos observando la posible aparición del proceso de estanflación con la tasa de crecimiento anual del IPC que cerró en el 4,9 por ciento en mayo, frente al 0,2 por ciento de mayo de 2020, mientras que la tasa de desempleo subió al 5,9 por ciento en junio desde el 5,8 por ciento de mayo de este año.

¿Se puede percibir la realidad económica a través de las correlaciones?

En general, se sostiene que mediante métodos estadísticos y matemáticos se pueden organizar los datos históricos en un cuerpo de información útil, que a su vez puede servir de base para las evaluaciones del estado de una economía. También se sostiene que el conocimiento obtenido a partir de la evaluación de los datos es probablemente de carácter tentativo, ya que no es posible establecer la verdadera naturaleza de los hechos de la realidad.

Según Milton Friedman, como no es posible establecer «cómo funcionan realmente las cosas», entonces no importa realmente cuáles son los supuestos subyacentes de una teoría. Según esta forma de pensar, lo que importa es que la teoría pueda producir buenas predicciones.

A este respecto, Friedman escribió

El objetivo último de una ciencia positiva es el desarrollo de una teoría o hipótesis que produzca predicciones válidas y significativas (es decir, no trucadas) sobre fenómenos aún no observados.... La pregunta relevante que hay que hacerse sobre los supuestos de una teoría no es si son descriptivamente realistas, pues nunca lo son, sino si son una aproximación suficientemente buena para el propósito que se persigue. Y esta pregunta sólo puede responderse viendo si la teoría funciona, es decir, si produce predicciones suficientemente precisas.2

Por ejemplo, un economista opina que los gastos de los consumidores en bienes y servicios están determinados por la renta personal disponible. A partir de ahí, construye un modelo, que se valida mediante métodos estadísticos. El modelo se emplea entonces en las evaluaciones de la dirección futura del gasto de los consumidores.

Si el modelo no produce previsiones precisas, se sustituye o se modifica añadiendo algunas otras variables explicativas. Lo que importa aquí es lo bien que se correlacionan los desembolsos de los consumidores con diversas variables para asegurar un buen modelo de predicción. En este sentido, lo único que requiere un economista es establecer un buen ajuste entre la variable dependiente y otras variables diversas.

Sin embargo, ¿es válido aceptar o rechazar una teoría sobre la base de su capacidad para realizar previsiones precisas? Por ejemplo, podemos decir con seguridad que, en igualdad de condiciones, un aumento de la demanda de pan hará subir su precio. Esta conclusión es cierta, y no provisional.

¿Subirá el precio del pan mañana o en algún momento en el futuro? La teoría de la oferta y la demanda no puede demostrarlo. ¿Debemos entonces descartar esta teoría como inútil porque no puede predecir el precio futuro del pan?

De acuerdo con el pensamiento de Friedman, nos formamos una opinión sobre el mundo real en función de la correlación entre los distintos datos. Obsérvese, sin embargo, que al establecer una buena correlación entre los desembolsos personales de los consumidores y los diversos datos históricos, no se explican realmente las causas subyacentes que impulsan los desembolsos de los consumidores, sino que sólo se describen las cosas.

Del mismo modo, al afirmar que los cambios en el impulso del IPC están inversamente correlacionados con la tasa de desempleo, uno no establece la causa detrás del cambio en el impulso de los precios de los bienes y servicios. Sólo se describe que durante un período determinado la tasa de desempleo y el impulso de los precios tenían una correlación inversa.

Consideremos ahora una situación en la que el mercado de valores sigue una tendencia alcista durante varios años. Como resultado, un analista ha llegado a la conclusión de que es posible obtener grandes beneficios siguiendo el ladrido de un perro. Si el perro ladra, tres veces, es una señal de compra y si el perro ladra una vez, es una venta. ¿Debe aceptarse este marco como una teoría válida porque hace previsiones precisas?

Mientras el marco no esté basado en un pensamiento sólido—que pueda resistir la prueba de la lógica—se corre el riesgo de salir malparado económicamente. Sostenemos que, en contra de la forma de pensar popular, el criterio para seleccionar un modelo no es lo bien que haya funcionado en el pasado, sino si es teóricamente sólido.

La teoría debe preceder a los datos

Para dar sentido a los datos históricos debemos contar con una teoría, que se sostenga por sí misma y que no se haya originado a partir de los datos como tal. La esencia de una teoría de este tipo es que debe originarse a partir de algo real que no pueda ser refutado. Por ejemplo, una teoría que se basa en que los seres humanos actúan de forma consciente y deliberada cumple este requisito.

La afirmación de que los seres humanos actúan conscientemente y a propósito no puede ser refutada, ya que cualquiera que intente hacerlo, lo hace conscientemente y a propósito, es decir, se contradice a sí mismo. (Se propone conscientemente refutar que los seres humanos actúan consciente y deliberadamente).

Ludwig von Mises, el fundador de este enfoque, lo denominó praxeología. Utilizando el conocimiento de que los seres humanos actúan consciente y deliberadamente, Mises fue capaz de derivar todo el cuerpo de la economía.

En consecuencia, Mises llegó a la conclusión de que, al contrario de lo que ocurre en las ciencias naturales, donde no conocemos las verdaderas causas, en economía el conocimiento de que los seres humanos actúan consciente y deliberadamente nos permite averiguar cuáles son las verdaderas causas subyacentes. Según esta forma de pensar, las causas emanan de los propios seres humanos. Según Mises

El físico no sabe lo que la electricidad «es». Sólo conoce los fenómenos atribuidos a algo llamado electricidad. Pero el economista sabe qué es lo que actúa en el proceso de mercado. Sólo gracias a este conocimiento está en condiciones de distinguir los fenómenos del mercado de otros fenómenos y de describir el proceso del mercado.3

También sobre esto dijo Rothbard,

Un ejemplo que a Mises le gustaba utilizar en su clase para demostrar la diferencia entre dos formas fundamentales de enfocar el comportamiento humano era observar el comportamiento de la estación Grand Central durante la hora punta. El conductista «objetivo» o «verdaderamente científico», señalaba, observaría los hechos empíricos: por ejemplo, la gente corriendo de un lado a otro, sin rumbo, en ciertos momentos predecibles del día. Y eso es todo lo que sabría. Pero el verdadero estudioso de la acción humana partiría del hecho de que todo comportamiento humano es intencionado, y vería que el propósito es ir de casa al tren para ir al trabajo por la mañana, lo contrario por la noche, etc. Es obvio cuál de los dos descubriría y conocería más el comportamiento humano y, por tanto, cuál sería el auténtico «científico».4

Actividad económica e inflación

En contra del pensamiento popular, una fuerte actividad económica como tal no provoca una subida generalizada de los precios de los bienes y servicios ni un recalentamiento económico. Obsérvese de nuevo que, según la curva de Phillips, un aumento de la actividad económica, o un descenso de la tasa de desempleo, está asociado a un impulso al alza de los precios de los bienes y servicios.

Independientemente de la tasa de desempleo, mientras todo aumento del gasto esté respaldado por la producción no puede producirse un recalentamiento. El recalentamiento surge cuando el gasto aumenta sin el respaldo de la producción—por ejemplo, cuando aumenta la masa monetaria.

Una vez que el dinero aumenta, se genera un intercambio de nada por algo, o un consumo sin la producción precedente, lo que conduce a la erosión de la riqueza. El aumento de la masa monetaria va seguido de un aumento de los precios de los bienes y servicios, en igualdad de condiciones.

Hay que tener en cuenta que los precios son otro nombre para el dinero que la gente gasta en los bienes que compra. Si las existencias de dinero en una economía aumentan mientras la cantidad de bienes permanece inalterada, se gastará más dinero en la cantidad dada de bienes, es decir, los precios aumentarán, en igualdad de condiciones.

A la inversa, si el stock de dinero no varía, no es posible gastar más en todos los bienes y servicios, por lo que no es posible un aumento general de los precios, en igualdad de condiciones. Por la misma lógica, en una economía en crecimiento con una cantidad creciente de bienes y una reserva monetaria sin cambios, los precios bajarán.

Sugerimos que, debido a los recientes aumentos masivos del impulso de crecimiento de la oferta monetaria, es probable que la tasa de crecimiento anual del IPC, que se situó en el 4,9% en mayo, se fortalezca visiblemente en el futuro. Obsérvese que la tasa de crecimiento anual de nuestra medida de la MGA del dinero aumentó del 6,5% en febrero de 2020 al 79% en febrero de 2021.

Resumen y conclusiones

Algunos comentaristas sostienen que existe un equilibrio entre la inflación y el desempleo, descrito por la curva de Phillips. Cuanto menor sea la tasa de desempleo, mayor será la tasa de inflación. A la inversa, cuanto más alta sea la tasa de desempleo, más baja será la tasa de inflación, así se sostiene.

Tenga en cuenta que los precios son otro nombre para el dinero que la gente gasta en los bienes que compra. Si el stock de dinero en una economía aumenta mientras la cantidad de bienes permanece inalterada, se gastará más dinero en la cantidad dada de bienes, es decir, los precios aumentarán, en igualdad de condiciones.

Sugerimos que, debido a los recientes aumentos masivos en el impulso de crecimiento de la oferta monetaria, la tasa de crecimiento anual del IPC, que se situó en el 4,9% en mayo, es probable que se fortalezca visiblemente en el futuro.

Obsérvese que la tasa de crecimiento anual de nuestra medida de la MGA del dinero aumentó del 6,5% en febrero de 2020 al 79% en febrero de 2021.

Sugerimos que los analistas que insisten en seguir la curva de Phillips para determinar el curso futuro del impulso de los precios de los bienes corren el riesgo de engañarse seriamente.

Obsérvese que para algunos comentaristas lo que importa es hacer previsiones precisas, independientemente de que el razonamiento sea sólido o no.

  • 1. A.W. Phillips, «The Relation between Unemployment and the Rate of Change of Money Wage Rates in the United Kingdom, 1861-1957», Economica, n.s., vol. 25, nº 100 (noviembre de 1958): 283-99.
  • 2. Milton Friedman, Essays in Positive Economics (Chicago: University of Chicago Press, 1953), pp. 7 y 15.
  • 3. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, edición académica. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), p. 355.
  • 4. Murray N. Rothbard, prefacio a Theory and History: An Interpretation of Social and Economic Evolution, de Ludwig von Mises (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2007), p. xvi.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire