Mises Wire

Home | Wire | El gobierno federal es dueño del 92% de los préstamos estudiantiles. ¿Por qué los políticos mienten sobre ello?

El gobierno federal es dueño del 92% de los préstamos estudiantiles. ¿Por qué los políticos mienten sobre ello?

  • loa
0 Views

Etiquetas EducaciónDinero y BancosImpuestos y Gasto

04/01/2020

Los representantes Ilhan Omar y Ayanna Pressley acaban de presentar la Ley de Alivio de Emergencia de la Deuda Estudiantil para proporcionar alivio de la deuda estudiantil durante la pandemia del coronavirus. En realidad, la crisis es un pretexto para impulsar la condonación de los préstamos estudiantiles de hasta 30.000 dólares por prestatario. Esto no debería ser un shock. La deuda estudiantil pendiente es de 1,6 billones de dólares, y muchos demócratas han hecho del alivio de la deuda un pilar de sus campañas electorales. Como si sus intenciones no fueran lo suficientemente transparentes, el representante James Clyburn admitió públicamente que la crisis era «una tremenda oportunidad para reestructurar las cosas para que se ajusten a nuestra visión».

Aunque muchos libertarios y conservadores se oponen al perdón de los préstamos estudiantiles, ya he argumentado anteriormente que mientras el gobierno federal sea el propietario de los préstamos, no hay ningún dilema ético con el perdón; los libertarios, por lo menos, deberían estar ansiosos por cortar cualquier flujo de ingresos al gobierno. Sin embargo, la advertencia para los defensores de las soluciones de libre mercado es que el gobierno federal debe acompañar el perdón con la revocación de todos los programas de subsidio y garantía de préstamos. Cualquier otra cosa, advertí, sería una fórmula para socializar la educación superior.

El Departamento de Educación de los Estados Unidos (DOE) posee, de hecho, más del 92 por ciento de toda la deuda estudiantil. Desde que el Congreso aprobó la Ley de Reconciliación del Cuidado de la Salud y la Educación en 2010, poniendo al Departamento de Educación a cargo de la administración de todos los préstamos federales, la deuda estudiantil se ha más que duplicado. Dado que estos préstamos están exentos de las leyes de bancarrota, ofrecen acceso garantizado y están dirigidos a personas cuyos cerebros aún están en desarrollo, no sería irrazonable describirlos como depredadores.

bal

Los representantes Ilhan Omar y Ayanna Pressley acaban de presentar la Ley de Alivio de Emergencia de la Deuda Estudiantil para proporcionar alivio de la deuda estudiantil durante la pandemia del coronavirus. En realidad, la crisis es un pretexto para impulsar la condonación de los préstamos estudiantiles de hasta 30.000 dólares por prestatario. Esto no debería ser un shock. La deuda estudiantil pendiente es de 1,6 billones de dólares, y muchos demócratas han hecho del alivio de la deuda un pilar de sus campañas electorales. Como si sus intenciones no fueran lo suficientemente transparentes, el representante James Clyburn admitió públicamente que la crisis era «una tremenda oportunidad para reestructurar las cosas para que se ajusten a nuestra visión».

Aunque muchos libertarios y conservadores se oponen al perdón de los préstamos estudiantiles, ya he argumentado anteriormente que mientras el gobierno federal sea el propietario de los préstamos, no hay ningún dilema ético con el perdón; los libertarios, por lo menos, deberían estar ansiosos por cortar cualquier flujo de ingresos al gobierno. Sin embargo, la advertencia para los defensores de las soluciones de libre mercado es que el gobierno federal debe acompañar el perdón con la revocación de todos los programas de subsidio y garantía de préstamos. Cualquier otra cosa, advertí, sería una fórmula para socializar la educación superior.

El Departamento de Educación de los Estados Unidos (DOE) posee, de hecho, más del 92 por ciento de toda la deuda estudiantil. Desde que el Congreso aprobó la Ley de Reconciliación del Cuidado de la Salud y la Educación en 2010, poniendo al Departamento de Educación a cargo de la administración de todos los préstamos federales, la deuda estudiantil se ha más que duplicado. Dado que estos préstamos están exentos de las leyes de bancarrota, ofrecen acceso garantizado y están dirigidos a personas cuyos cerebros aún están en desarrollo, no sería irrazonable describirlos como depredadores.

Author:

Chris Calton

Chris Calton is a 2018 Mises Institute Research Fellow and an economic historian. He is writer and host of the Historical Controversies podcast.

See also his YouTube channel here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire