Mises Wire

Home | Wire | El final de la economía sólida

El final de la economía sólida

  • faucet

Etiquetas Dinero y bancos

08/16/2021

Murray Rothbard nos dijo en su clase de Historia Económica de EEUU en la UNLV que las recesiones económicas solían llamarse «pánicos». Pero el gobierno creyó que esa palabra era demasiado aterradora para el público en general, así que se empezó a utilizar «depresión» para describir las recesiones. Luego, se consideró que la palabra «depresión» era, bueno, demasiado deprimente, por lo que se sustituyó por «recesión», que es la que se emplea ahora, y como en el caso de 2008, se lanzó «gran recesión». El fracaso económico de marzo de 2020 fue la «recesión pandémica», que sólo duró dos meses.

Raoul Pal, de Real Vision, señala al describir los acontecimientos del pasado mes de marzo: «Así, se obtiene este extraño mundo en el que acabamos de tener la recesión más corta de toda la historia registrada, que resulta ser la mayor recesión de toda la historia registrada, porque la detuvieron arrojándole dinero».

El gobierno, a través del funcionamiento de la Reserva Federal y del Tesoro, no permitirá que suframos. O, como dirían los practicantes de la economía austriaca, permitir que se eliminen las malas inversiones y se restablezca la salud de la economía. Pal dice: «No se nos permiten las malas noticias persistentes. ¿Y por qué? Porque el mundo está hiperapalancado. Y si se permite que el valor de la garantía que son los activos caiga, entonces el apalancamiento se vuelve inservible. Así que esa es la regla general. Por lo tanto, lo que sucede si el crecimiento económico se debilita y los activos comienzan a caer, estos son los activos fijos que se utilizan como garantía, es decir, bienes raíces, acciones, bonos, cosas así, en el momento en que cualquiera de ellos comienza a moverse, la Reserva Federal estimula o lo detiene, porque no se puede permitir.»

Por lo tanto, los mandarines del dinero harán todo lo que esté en su poder si huelen, no sólo una recesión, sino si creen que la garantía del país, del mundo o de la gente de a pie podría estar en peligro de caer en valor lo suficiente como para hacer que la montaña de deuda esté subcolateralizada, para apuntalar los valores de los activos. «Y arrojar dinero a ello, creo, devalúa el denominador que es el precio del dinero fiduciario o el valor del poder adquisitivo del dinero fiduciario frente a estos activos», explica Pal. «Así que, eso significa que, ópticamente, ningún activo baja, como la bolsa venezolana que nunca baja».

Puede que no haya comida en los estantes de Venezuela, pero la rentabilidad a un año del índice de la Bolsa de Valores de Caracas es del 1.203,08%.

Puede que Estados Unidos no sea Venezuela en un futuro próximo, pero, como dice Pal, «cruzamos el Rubicón en 2008. Cruzamos un Rubicón diferente en 2020. Y nunca vamos a volver atrás. Y, por tanto, las recesiones no están permitidas. Signifique lo que signifique. Y no se permite que los precios de los activos caigan de cualquier magnitud, llamémosle 15% o por cualquier duración. Por lo tanto, no puede bajar y permanecer abajo porque no está permitido por más tiempo, porque el sistema no puede soportarlo».

La economía de EEUU se ha hiperfinanciado, dice Pal. Si el S&P 500 baja, los empleados son despedidos. Y todos sabemos que uno de los mandatos de la Fed es maximizar el empleo. «Es como si nada durara mucho porque la Reserva Federal no lo permite».

Pal continúa, «así que vamos a jugar con eso. Ahora eres un responsable político. Eres Janet Yellen y eres Jay Powell. Os reunís en una habitación, tomáis un café y decís: Me parece muy bien. Podríamos haber encontrado el arma secreta para evitar que las recesiones vuelvan a ocurrir. Entonces, ¿tu propensión ahora aumenta o disminuye para hacer más de lo mismo en cualquier problema? Obviamente, crees que ahora funciona. Por lo tanto, harás más».

Más es exactamente lo que no deberían hacer, pero Rothbard previó lo que los Yellen y los Powell harían, escribiendo en Libertarian Forum, «... cualquier indicio de recesión hace que el gobierno entre en pánico y abra los grifos inflacionarios una vez más. ... ante cualquier auge inflacionario, una recesión es dolorosa pero necesaria, para devolver la economía a un estado sólido».

Un estado sólido no está a la vista.

Author:

Doug French

Douglas French is former president of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply, and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire