Mises Wire

Home | Wire | El actual patrón del dólar fiat se fundamenta en mentiras

El actual patrón del dólar fiat se fundamenta en mentiras

  • floating dollar

Etiquetas Dinero y bancos

02/05/2022

Vivimos en la era de la inflación desenfrenada (monetaria y de precios), de las crisis económicas más frecuentes, del gasto deficitario crónico, de la deuda impagable y de las burbujas financieras masivas. Eso no es accidental. Es una consecuencia.

Este hecho y las numerosas consecuencias económicas, sociales e incluso culturales de nuestro sistema de dinero fiat siguen siendo desconocidos por la mayoría de la gente. El dólar americano se convirtió en una moneda fiat mediante el engaño y no por el mérito del dinero fiat o por libre elección.

Tanto es así que el economista Jacques Rueff tituló su libro El pecado monetario de Occidente (1971) en referencia al patrón de cambio de oro de Bretton Woods, que ni siquiera era un sistema monetario fiat completo.

¿Qué es el dinero fiat? se preguntará usted. Esencialmente, es una moneda inconvertible o sin respaldo, generalmente emitida por el gobierno/banco central. El dinero fiat es una moneda de oferta ilimitada.

La palabra fiat viene del latín y significa «hágase», utilizada en el sentido de una orden y un decreto del gobierno. Otra palabra clave aquí es inconvertible. Obsérvese que el fíat surgió de que el papel moneda ya no era canjeable por plata y oro.

El dólar americano, el euro y todas las monedas nacionales actuales son fiat. Por lo tanto, pueden ser creadas fácilmente y «sin fin», impresas, si lo prefieres. Además, debido a la banca de reserva fraccionaria, los bancos comerciales también crean grandes cantidades de dinero al prestarlo para que exista: una expansión artificial del crédito.

Un breve resumen

Para contextualizar, permítanme describir brevemente cómo el sistema de intercambio de oro de Bretton Woods se transformó en el patrón global del dólar fiat.

Bretton Woods es el nombre que las naciones aliadas, lideradas por Estados Unidos, dieron al sistema monetario que diseñaron para regir el comercio mundial después de la Segunda Guerra Mundial, ya que la conferencia tuvo lugar en Bretton Woods, New Hampshire, en 1944.

Los países participantes acordaron que el dólar americano estaría respaldado por el oro a un tipo de cambio fijo de 35 dólares por onza y que, a su vez, las demás monedas estarían vinculadas al dólar. De ahí el nombre de «patrón de cambio de oro», en contraposición al clásico patrón de oro.

Así es como el dólar americano se convirtió en la moneda de reserva del mundo. Con la promesa de ser el puente, o el vínculo, entre el oro y todas las demás monedas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, según este acuerdo, sólo los gobiernos y los bancos centrales podían canjear (convertir) el papel moneda por oro. Ni los ciudadanos ni las empresas podían hacerlo. Lo cual es una gran bandera roja.

Como los gobiernos no son especialmente conocidos por su honestidad y por ejercer la disciplina fiscal, con el paso del tiempo y para seguir financiando sus programas de gasto cada vez mayores, entre los que destacan la guerra y la expansión del estado del bienestar, Estados Unidos se encontró imprimiendo más dólares de los que podía respaldar con oro.

Al darse cuenta de ello, un puñado de países europeos empezó a dudar, con razón, de la capacidad de EE.UU. para mantener su compromiso de convertibilidad del oro a la luz de la creciente creación de moneda (inflación monetaria). Esto llevó a algunos países, Francia en particular, a empezar a canjear sus dólares de papel por oro. Otros países siguieron su ejemplo.

A medida que aumentaban las presiones para el rescate, el 15 de agosto de 1971 la administración Nixon puso fin unilateralmente a la convertibilidad del dólar en oro, que era lo que le daba estabilidad, fiabilidad y aceptación internacional. Nixon anunció:

He ordenado al Secretario Connally que suspenda temporalmente la convertibilidad del dólar en oro u otros activos de reserva, salvo en las cantidades y condiciones que se determinen en aras de la estabilidad monetaria y en el mejor interés de los Estados Unidos.

En palabras más sinceras, el gobierno de Estados Unidos incumplió su promesa de cambiar oro por dólares. Así es como terminamos con el sistema global de dinero fiat de hoy: el estándar del dólar.

Además de la inestabilidad monetaria, financiera y económica desenfrenada, la tiranía y la injusticia que conlleva un sistema de dinero fiat.

El 21 se cumplió el quincuagésimo aniversario de esta suspensión «temporal» y, por tanto, del sistema mundial de dinero fiat. Y a pesar del empeoramiento de la situación socioeconómica, dado el pensamiento económico predominante hoy en día, es difícil, quizás inconcebible, imaginar que Estados Unidos restablezca cualquier tipo de vínculo entre el dólar y el oro en un futuro previsible.

Vale la pena señalar que el «crimen del 71» fue simplemente el golpe final contra la moral y el dinero sano y el último paso en el camino hacia el dinero fiat, que, en mi opinión, comenzó en 1913, con el establecimiento del actual banco central americano, el Sistema de la Reserva Federal.

El actual sistema global de dinero fiat, el estándar del dólar, se originó a partir de las artimañas del gobierno y del engaño de los políticos al servicio de grupos de intereses especiales, que se confabularon para crear un sistema de dinero fiat completo. En beneficio de las élites gobernantes y en detrimento de todos los demás.

Supongamos que el público americano, en 1971, hubiera estado bien informado y fuera consciente de la naturaleza insidiosamente destructiva del dinero fiat. ¿Habrían permitido que su gobierno hiciera del dólar una moneda fiat?

La realidad es que la humanidad vive bajo un sistema de dinero fiat. Pero como muestra la economía sólida y demuestra la historia, el dinero fiat es una forma de dinero poco fiable y falible que siempre llega a un final económica y socialmente destructivo.

Author:

Manuel Tacanho

Manuel Tacanho is founder of Afridom, a sound money based digital banking startup for Europe and Africa. He's also an advocate of free markets and sound money for Africa’s economic development.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here