Mises Wire

Home | Wire | Cuando los gobiernos cambiaron su historia de «aplanar la curva» a «confinar hasta vacunar»

Cuando los gobiernos cambiaron su historia de «aplanar la curva» a «confinar hasta vacunar»

  • virus
0 Views

05/07/2020

En los primeros días de la COVID-19, a mediados de marzo, empezó a aparecer el pánico, empujando la idea de «aplanar la curva» (el Washington Post publicó un artículo llamado «Aplanar la curva» el 14 de marzo). Esta idea se basaba en extender el número total de infecciones por COVID-19 a lo largo del tiempo, para no sobrecargar la infraestructura sanitaria. Un artículo del 11 de marzo para Statnews, lo resumía:

«Creo que la idea de aplanar la curva es para reducir la velocidad para que no nos golpee como una pared de ladrillo», dijo Michael Mina, director médico asociado de microbiología clínica del Hospital Brigham and Women's de Boston. «En realidad, todo se debe al riesgo de que nuestra infraestructura de atención médica se desmorone en las costuras si el virus se propaga con demasiada rapidez y demasiada gente empieza a aparecer en la sala de emergencias en cualquier momento».

En aquellos días, todavía se consideraba una locura sugerir que se prohibieran los trabajos para millones de estadounidenses o que se «cerraran» economías nacionales enteras en un esfuerzo por aplanar la curva. Por lo tanto, el artículo enumera estrategias de mitigación mucho más moderadas:

Al tomar ciertas medidas —cancelando grandes reuniones públicas, por ejemplo, y alentando a algunas personas a restringir su contacto con otras— los gobiernos tienen la posibilidad de acabar con nuevas cadenas de transmisión, al tiempo que tratan de mitigar el daño de la propagación que no está bajo control.

Lo que obtuvimos, por supuesto, fue algo mucho más trascendental, radical y desastroso tanto para la economía como para los problemas de salud a largo plazo.

Durante las dos semanas siguientes más o menos, los gobiernos vendieron sobre todo la idea del distanciamiento social forzado como medida para aplanar la curva y la frase comenzó a aparecer por todas partes en los medios de comunicación social, en las publicaciones de los medios de comunicación y en los anuncios gubernamentales.

A muchas personas les pareció que este mensaje era lo suficientemente razonable, especialmente cuando iba acompañado de afirmaciones de que los hospitales y los gobiernos tratarían de comprar grandes cantidades de respiradores y ampliar la capacidad con hospitales temporales. Esta narrativa de aplanar la curva persistió durante dos semanas más o menos, pero en algún momento a finales de marzo y principios de abril, la narrativa cambió a algo nuevo.

2 de abril: Fauci dice que la nación sólo puede «relajar» las medidas de distanciamiento social después de que haya cero nuevos casos.

La nueva narrativa era ésta: el número de muertos será simplemente demasiado espantoso e insoportable para permitir que la gente continúe con alguna apariencia de vida ordinaria. Así que debemos mantener a la sociedad encerrada indefinidamente hasta que se encuentre una vacuna o hasta que haya suficientes pruebas y seguimiento de las infecciones entre toda la población. Hasta entonces, sólo se permitirán actividades mínimas «esenciales». Esto podría durar dieciocho meses, o dos años, o más. E incluso entonces, se necesitarán «pasaportes COVID» y documentos oficiales de libertad de trabajo emitidos por los gobiernos. El futuro es uno en el que cada movimiento debe ser controlado y monitoreado para prevenir la propagación de esta enfermedad.

Así, el 2 de abril, Anthony Fauci, uno de los burócratas principales de la comisión asesora COVID-19 de la Casa Blanca insistió en que el distanciamiento social obligatorio no podía ser facilitado hasta nuevo aviso:

«Si llegamos a la parte de la curva en la que se reduce a esencialmente ningún caso nuevo, ninguna muerte durante un período de tiempo, creo que tiene sentido que se tenga que relajar el distanciamiento social», añadió [Fauci]. «Lo único que esperamos tener, y creo que tendremos, es un sistema mucho más robusto para poder identificar a alguien infectado, aislarlo y luego hacer el seguimiento de los contactos». [énfasis añadido]

Del mismo modo, el ex asesor presidencial y médico Ezequiel Emmanuel declaró rotundamente que «no hay otra opción» que permanecer encerrado indefinidamente:

Siendo realistas, COVID-19 estará aquí durante los próximos 18 meses o más. No podremos volver a la normalidad hasta que encontremos una vacuna o medicamentos efectivos. Sé que es una noticia terrible de escuchar. ¿Cómo se supone que la gente va a encontrar trabajo si esto continúa de alguna forma durante un año y medio? ¿Vale la pena tratar de detener el COVID-19 por todo ese dolor económico? La verdad es que no tenemos otra opción. [énfasis añadido]

Este mensaje también se usó a nivel estatal. El 9 de abril, el Departamento de Educación de Hawaii, haciéndose eco de Fauci, anunció que «se espera que todas las escuelas públicas permanezcan cerradas hasta que COVID-19 deje de difundirse en la comunidad, definido como cuatro semanas sin nuevos casos».

Huelga decir que es poco probable que tal situación ocurra en un momento que sea lo suficientemente pronto para salvar a Hawai de una implosión económica.

Del mismo modo, en Colorado, durante una reunión informativa del 1 de abril, el gobernador Jared Polis declaró que en lo que se refiere a COVID-19 su política es «acabar con esto», y afirmó que el distanciamiento social obligatorio no podía aliviarse hasta que el número total de casos disminuyera.

Este cambio en el motivo de los cierres fue una gran victoria para la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los defensores de los controles estatales generalizados sobre la economía y la vida cotidiana. Ya a principios de marzo, algunos funcionarios de la OMS se habían pronunciado a favor del enfoque chino de cierres draconianos impuestos por el estado policial y de vigilancia chino. Como señaló Statnews, Mike Ryan, el jefe del programa de emergencias sanitarias de la OMS, abrazó la estrategia china de «contención» y denunció las estrategias de «mitigación» de estilo «flatten-the-curve» como «contraproducentes».

Tal vez no sea sorprendente que a principios de abril, las principales figuras nacionales de los EE.UU. insistieran en que los cierres al estilo chino eran la única manera de hacer frente a la enfermedad. «Aplanar la curva» seguía siendo utilizado como un eslogan, pero su significado había cambiado.

Otro cambio a principios de mayo: volver a la vieja idea de «aplanar la curva»

A principios de mayo, estaba claro que la estrategia de «contención» estaba fracasando, ya que, al menos en los Estados Unidos, pocos funcionarios electos estaban dispuestos a soportar la idea de mantener sus economías bloqueadas hasta que apareciera una vacuna o hasta que desaparecieran completamente nuevos casos. Después de todo, a medida que las cifras de desempleo se disparaban y los presupuestos de los gobiernos estatales y locales se hundían, el «bloqueo hasta la vacuna» ya no parecía una estrategia tan viable.

De hecho, dos semanas antes, el Departamento de Educación de Hawai ya había abandonado su declaración sobre la necesidad de que no hubiera nuevos casos, con el director del departamento dando marcha atrás furiosamente y declarando:

«Esperábamos vivir con COVID-19 durante mucho tiempo, y tener que esperar a que se produjera el último caso y otros 28 días probablemente no va a suceder, así que creo que eso era realmente un marcador de posición».

A finales de abril, numerosos gobernadores de estados y funcionarios municipales estaban discutiendo formas de reducir sus cierres. No obstante, muchos gobernadores y alcaldes siguieron afirmando que no permitirían ninguna reducción de los cierres hasta que los casos comenzaran a disminuir o hasta que se generalizaran las pruebas. Ninguna de esas cosas ha sucedido, pero los gobiernos ya han comenzado a aflojar significativamente los cierres. En muchos estados, el total de muertes se ha estabilizado pero no hay signos de desaparición.

El modelo de Suecia es el futuro

«Aplanar la curva» sigue siendo un objetivo popular entre los políticos, pero ahora volvemos a la vieja definición: el miedo sigue siendo que los hospitales y el personal sanitario se vean abrumados. La solución política preferida es seguir fomentando el distanciamiento social y prohibir las reuniones más grandes. Pero la idea de que todo el mundo se quede sentado en casa hasta que se encuentre una vacuna ha caído en desgracia, excepto en las áreas más dogmáticamente izquierdistas.1 El activista de extrema izquierda Matthew Yglesias, por ejemplo, se quejó esta semana de que aplanar la curva «no es suficiente».

De hecho, la estrategia de contención al estilo chino ha fracasado tan completamente que incluso la OMS la ha abandonado. La OMS ahora respalda el modelo sueco, que se basa en el aumento de la capacidad de atención médica, mientras que se basa principalmente en el distanciamiento social voluntario. El Financial Times informó el 29 de abril:

La Organización Mundial de la Salud ha defendido el enfoque de Suecia para hacer frente al Covid-19, diciendo que ha aplicado «fuertes medidas» para hacer frente al virus...

El director del programa de emergencias sanitarias de la OMS dijo el miércoles que existía la percepción de que Suecia no había hecho lo suficiente para contener el coronavirus, pero «nada más lejos de la realidad». Suecia ha puesto en marcha una «política de salud pública muy fuerte», dijo Mike Ryan, pero a diferencia de muchos otros países ha optado por confiar en su «relación con su ciudadanía» y confiar en ellos para autorregularse.

Su sistema de salud no se ha visto abrumado, dijo, añadiendo que su enfoque podría ser un «modelo» para otros países cuando los cierres empiecen a relajarse.

En otras palabras, la estrategia de contención favorecida por Fauci y Emanuel está muerta (por ahora). Aunque no ha sucedido por diseño, los EEUU se están moviendo hacia un modelo sueco.

No obstante, es probable que todavía se encuentren «guerreros del COVID» rabiosos en los medios sociales, que piensan que los interminables encierros reducirán (de alguna manera) significativamente el total de muertes por COVID-19. Pero cada vez más parece que tal escenario es una ilusión.

En un nuevo artículo publicado el martes en The Lancet, el médico sueco especialista en enfermedades infecciosas Johan Giesecke escribe sobre cómo los cierres no reducen realmente las muertes totales, y dice que cuando todo termina, las jurisdicciones que no están cerradas probablemente tengan tasas de mortalidad similares a las de las áreas cerradas:

Ha quedado claro que un encierro duro no protege a las personas mayores y frágiles que viven en casas de acogida, una población para la que el encierro fue diseñado.

Tampoco disminuye la mortalidad por COVID-19, lo que es evidente si se compara la experiencia del Reino Unido con la de otros países europeos.

Las pruebas de PCR y algunas suposiciones directas indican que, al 29 de abril de 2020, más de medio millón de personas en el condado de Estocolmo (Suecia), que es aproximadamente el 20-25% de la población, han sido infectadas (Hansson D, Agencia de Salud Pública de Suecia, comunicación personal). Entre el 98 y el 99% de esas personas probablemente no saben o no están seguras de haber tenido la infección; o bien tenían síntomas graves, pero no lo suficientemente graves como para ir a un hospital y hacerse la prueba, o no tenían ningún síntoma. Las pruebas de serología apoyan ahora estas suposiciones.

Estos hechos me han llevado a las siguientes conclusiones. Todo el mundo estará expuesto al coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo, y la mayoría de la gente se infectará. El COVID-19 se está propagando como un incendio forestal en todos los países, pero no lo vemos, casi siempre se propaga de personas más jóvenes sin síntomas o con síntomas débiles a otras personas que también tendrán síntomas leves. Esta es la verdadera pandemia, pero continúa bajo la superficie, y probablemente esté en su punto más alto ahora en muchos países europeos. Es muy poco lo que podemos hacer para evitar esta propagación: un bloqueo podría retrasar los casos graves durante un tiempo, pero una vez que se reduzcan las restricciones, los casos reaparecerán. Espero que cuando contemos el número de muertes por COVID-19 en cada país dentro de un año, las cifras sean similares, independientemente de las medidas que se tomen.

¿Se demostrará que Giesecke tiene razón? Lo averiguaremos.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire