Mises Wire

Home | Wire | Gracias a los confinamientos, los ingresos fiscales estatales y locales están cayendo en picada

Gracias a los confinamientos, los ingresos fiscales estatales y locales están cayendo en picada

  • new
0 Views

04/15/2020

A diferencia del gobierno federal, los gobiernos estatales y locales de América no pueden crear dinero de la nada. Así que cuando los ingresos fiscales bajan, ese dinero simplemente ya no está disponible para las legislaturas estatales y los consejos municipales. Estos gobiernos tienen que pedir prestado el dinero o aumentar los impuestos y esperar que el aumento de los impuestos por sí mismo no cause una caída de los ingresos totales.

Los ingresos fiscales en estos estados, ciudades y condados dependen en gran medida de la actividad económica. Es decir, las ventas deben tener lugar para que el impuesto sobre las ventas sea recaudado. Los ingresos deben ser obtenidos para que los impuestos estatales sean cobrados.

Gracias a las paralizaciones económicas forzadas por el gobierno, además de la severa recesión que se está gestando, los ingresos fiscales están cayendo en picado. Y muchos gobiernos ya están esperando que el golpe sea más grande de lo que fue durante la Gran Recesión. Estas realidades presionarán a los políticos para que relajen sus reglas de distanciamiento social con la esperanza de que los contribuyentes locales puedan volver a ganar dinero y generar impuestos sobre las ventas en sus jurisdicciones. El no hacerlo significará despidos para los empleados del gobierno y grandes recortes en los presupuestos gubernamentales.

Los políticos pueden no preocuparse por el presupuesto de su hogar o por si tiene un trabajo. Pero les importan mucho los presupuestos del gobierno y los trabajos de sus amigos. Esto, tal vez más que cualquier otra cosa, acelerará los movimientos de los políticos estatales y locales para permitir que la economía de los EEUU funcione de nuevo.

Los ingresos fiscales son afectados por el estancamiento económico

En Ohio, por ejemplo, «el gobernador Mike DeWine llamó el mes pasado a los directores de su gabinete a prepararse para recortes de hasta el 20% en los presupuestos de sus agencias para los próximos 15 meses, mientras el estado se preparaba para la esperada caída de los ingresos».

En Massachusetts, «un grupo de investigación de políticas está advirtiendo a los legisladores estatales que se preparen para un "colapso dramático" en los ingresos del estado, estimando un déficit de ingresos fiscales de 1.800 millones a 3.000 millones de dólares en los próximos 15 meses».

En el estado de Washington, «una presentación la semana pasada por los líderes republicanos en la legislatura estatal pronosticó una caída de 3.000 a 6.000 millones de dólares en los ingresos fiscales debido a los cierres de negocios relacionados con COVID-19» Eso representa un recorte de alrededor del 10 por ciento del presupuesto.

Colorado está buscando un recorte del 10 por ciento en su presupuesto estatal también, y Arizona predice un recorte del 20 por ciento en los ingresos. Las reservas presupuestarias de California pronto desaparecerán, y teme «importantes recortes de gastos».

Y estos son sólo números preliminares.

Los gobiernos municipales se enfrentarán a problemas similares.

En Ohio, los gobiernos municipales están empezando a darse cuenta de que «la creciente pérdida de empleos en todo el estado debido a la pandemia del coronavirus golpeará duramente los presupuestos de las ciudades».

Mientras tanto, en Denver, la ciudad admite que el impacto esta vez será peor que la Gran Recesión. A los departamentos de la ciudad se les pide que reduzcan $180 millones del presupuesto de la ciudad de $1.500 millones.

Y estas son sólo las pérdidas previstas.

La demanda de programas de bienestar social crecerá a medida que los estadounidenses se empobrezcan

Los gobiernos estatales y locales aún no han sentido la presión del crecimiento masivo de la demanda de alivio de la pobreza ahora que millones de estadounidenses están sin trabajo.

Como señala el politólogo Raymond Scheppach, el gasto de Medicaid (que constituye más del 28 por ciento del gasto estatal en la actualidad) «explotará», especialmente porque muchos estados han estado ocupados expandiendo el programa durante la última década.

Con millones de hogares que están haciendo grandes recortes al presupuesto familiar, se espera que haya más demanda de asistencia para la vivienda y más solicitudes de Medicaid. Esperen más personas sin hogar y todo el gasto local que esto conlleva. Esperen más presión sobre los presupuestos en general. A medida que aumente la necesidad de asistencia social, y a medida que disminuyan los ingresos, las ciudades y los estados tendrán que hacer recortes en alguna parte.

En muchos casos esto significará recortes en los programas de «seguridad pública». Denver, por ejemplo, está buscando recortar los presupuestos de la policía. La ciudad de Boulder ya ha dejado cesantes a setecientos empleados de la ciudad por más de dos meses.

¿Todos esos policías y burócratas que se supone están listos para arrestarlos y procesarlos por violar las violaciones de distanciamiento social? Muchos de ellos están buscando recortes salariales. Algunos tendrán suerte de tener un trabajo para finales de año.

Aunque algunos halcones del presupuesto podrían pensar que todo esto es bueno, los recortes a la seguridad pública no se verán tan encantadores si miles de trabajadores desesperados y desempleados se vuelven hacia los disturbios civiles.

Naturalmente, se están intensificando los llamados a rescates federales de los gobiernos estatales y locales. Los gobiernos de Nueva York quieren que los contribuyentes estadounidenses rescaten al estado. La Institución Brookings quiere rescates «masivos e inmediatos» para los gobiernos estatales y locales, incluyendo un cuarto de billón de dólares sólo para el programa Community Development Block Grant (CDBG). Naturalmente, Brookings quiere que los federales empiecen a verter más dinero en Medicaid también.

Y eso es sólo «inicialmente». Se supone que más rescates serán necesarios más adelante. Después de todo, esto no es un problema de un cuarto o un año. Después de la Gran Recesión de 2009, por ejemplo, el gobierno de la ciudad de Denver «seguía recortando los presupuestos en 2013».

Los rescates federales permiten a los políticos estatales y locales ignorar a los contribuyentes locales

Los rescates federales ciertamente ofrecen dólares para llenar los huecos del presupuesto. Pero usar dólares federales para reemplazar los ingresos estatales y locales ofrece una solución política para los políticos estatales y locales también.

Si los gobiernos estatales y locales dependen de los impuestos estatales y locales para mantener sus gobiernos en funcionamiento, esto significa que las políticas de aplastamiento de la economía, como los confinamientos de COVID-19, traen consigo sus propias consecuencias para los políticos: puede que a los políticos estatales y locales no les importe que decenas de empresas locales se declaren en quiebra y desaparezcan, pero cuando los gobiernos dependen de los ingresos fiscales de sus propias jurisdicciones, la destrucción del sector privado también destruirá los presupuestos gubernamentales. Eso significa que al menos se incorpora algo de disciplina en el estado regulador local, que debe tener cuidado de no matar a la gallina de los huevos de oro.

Los rescates federales ofrecen una salida: cuanto más dependen los gobiernos estatales y locales de la «asistencia», los rescates y las subvenciones federales, menos les importa lo que piensen los contribuyentes locales. Los gobiernos estatales ya reciben en promedio cerca del 30 por ciento de sus presupuestos de subsidios federales y otras fuentes. Cuanto mayor es este número, más pueden permitirse estos gobiernos imponer altos costos a los contribuyentes locales sin tener en cuenta si estos contribuyentes pueden producir algo o ganarse la vida. ¿Los ingresos de los impuestos locales se desploman? Sólo hay que ir a los gobiernos federales y sus montañas de dinero recién creado. Luego regresa a los contribuyentes y reclama: «¡Mira! Podemos seguir pagando por todos estos programas y no aumentar sus impuestos!» Lo que estos políticos no mencionan es que planean seguir imponiendo regulaciones draconianas e impuestos que matan la riqueza a los locales, porque no les importa si los locales tienen éxito económico. El dinero ahora viene de algún lugar fuera del estado o la ciudad.

Afortunadamente, hay límites en cuanto a la cantidad que el gobierno federal puede financiar a cada estado, condado y ciudad de América. Esto es cierto incluso en nuestro mundo, donde el gobierno de los EEUU aumenta alegremente su deuda en billones de dólares en sólo un par de semanas. Por lo tanto, los estados y ciudades todavía tendrán que, al menos en parte, asegurar que no destruyen completamente sus economías locales. Este es sin duda un factor significativo de por qué incluso estados como California y Nueva York han dejado de hablar de bloquear sus economías durante un año o más, hasta que no haya «ningún nuevo caso, ninguna muerte durante un período de tiempo» o «hasta que haya una vacuna». Esto es pura fantasía a menos que uno esté preparado para enviar a los gobiernos estatales, de condado y municipales a la bancarrota y al colapso presupuestario. Pronto descubriremos cuántos gobernadores y alcaldes están dispuestos a hacer eso.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire