Mises Wire

Home | Wire | Casi todo lo que hacen los gobiernos debe ser considerado como «corrupto»

Casi todo lo que hacen los gobiernos debe ser considerado como «corrupto»

  • corrupt

Etiquetas Subsidios CorporativosImpuestos y GastoTeoría Política

10/03/2020

Recientemente se han presentado denuncias de corrupción contra el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau y el Ministro de Finanzas Bill Morneau (que ha dimitido) por no haberse abstenido de las conversaciones sobre la concesión de un contrato a una organización benéfica que tiene vínculos financieros con sus familias.

Fíjese que el acto ilícito —la corrupción— está completamente centrado en los nombres de los responsables del Estado, no en las decisiones reales. Por lo tanto, el propósito de las reglas del estado es crear una percepción de legitimidad para las actividades del estado siempre y cuando el comportamiento de los políticos y burócratas permanezca dentro de los límites que ellos definen. Además, esos límites no consideran que la recaudación y el gasto del dinero de los contribuyentes, por sí mismos, sean un acto de corrupción.

La definición de corrupción de Merriam-Webster (énfasis añadido): comportamiento deshonesto o ilegal especialmente por parte de gente poderosa (como funcionarios del gobierno u oficiales de policía).

Ahora consideremos algunas cosas que nos dicen que no son totalmente corruptas y que están perfectamente bien.

El Estado monopoliza la prestación de servicios policiales y judiciales. Estas burocracias se enriquecen, pero no resuelven la mayoría de los crímenes violentos. Pero el Estado se niega a devolver a los ciudadanos los dólares de los impuestos —dólares fiscales tomados por medios coercitivos— como compensación por no haber prestado todos los servicios que prometió a cambio de esos dólares de los impuestos.

En el Canadá, el Estado puso en práctica la atención médica universal con la afirmación deshonesta de que era necesaria porque muchas personas pobres carecían de acceso a la atención médica. Las burocracias sanitarias se han enriquecido, ya que la atención sanitaria se ha convertido en la mayor partida de los presupuestos provinciales. Sin embargo, una vez más, el estado se niega a devolver los dólares de impuestos robados a los ciudadanos como compensación por no haber proporcionado todos los servicios de salud que prometió.

Y luego está el habitual proceso de presión política en el que los grupos de interés proporcionan «contribuciones de campaña» a los políticos a cambio de favores políticos.

Esto, por supuesto, podría llamarse fácilmente soborno, aunque los políticos lo han definido como perfectamente legal.

Parte integrante de todo esto es el aparato regulador del Estado (de magnitud similar en el Canadá que en los Estados Unidos sobre una base per cápita), que supuestamente existe para proteger la seguridad y el bienestar de los consumidores de las empresas sin escrúpulos. Sin embargo, de alguna manera, el aparato regulador logra afectar una transferencia masiva de riqueza de los trabajadores y los consumidores a las corporaciones políticamente influyentes. Así, el 1% gana a expensas del 99%, gracias a los políticos que son los destinatarios de estos sobornos legales.

Estos son sólo algunos de los miles de ejemplos de corrupción estatal, a la que Frédéric Bastiat se refiere como saqueo legal.

Si Justin Trudeau, Bill Morneau y todos los demás políticos y burócratas empiezan a «obedecer las reglas», esto no elimina la corrupción. Estos rompedores de reglas no son el problema. Son meramente síntomas de la enfermedad. La enfermedad es la corrupción legalizada, con la imposición de impuestos al Estado, la falta total de rendición de cuentas y su predisposición a otorgarse legitimidad a través de elecciones democráticas cada cuatro años. Como escribió Albert Jay Nock:

Los intereses del Estado y los intereses de la sociedad... son directamente opuestos.

El Estado no es... una institución social administrada de manera antisocial. Es una institución antisocial.

El poder del Estado tiene un historial ininterrumpido de incapacidad para hacer algo de manera eficiente, económica, desinteresada u honesta. (énfasis añadido)

La verdad es que aquellos que tienen la tarea de servir al interés público están bien posicionados para servir a cualquier interés que elijan porque las reglas que crean para controlar su propio comportamiento son demasiado laxas. ¿Y por qué no serían laxas? Cuando los funcionarios del estado tienen el poder de hacer sus propias reglas, puedes estar seguro de que se darán a sí mismos una amplia latitud.

Author:

Lee Friday

Following a 23-year career in the Canadian financial industry, Lee Friday has spent many years studying economics, politics, and social issues. He operates a news site at www.LondonNews1.com

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire