Mises Wire

Home | Wire | Por qué la democracia no nos da lo que queremos

Por qué la democracia no nos da lo que queremos

  • Voting Ballot State
0 Views

Tags Filosofía y MetodologíaTeoría Política

01/30/2020

Que los estadounidenses están en medio de una crisis en la democracia se ha convertido en un estribillo común últimamente. He notado que casi todos esos comentarios tratan a la democracia política, implícita o explícitamente, como el ideal. Sin embargo, en realidad es un ideal seriamente defectuoso. De hecho, como F. A. Hayek señaló hace años,

todas las limitaciones heredadas en el poder del gobierno se están rompiendo antes de... la democracia ilimitada... el problema de hoy.

Quizás la evidencia más flagrante contra la idea de que moverse hacia más democracia es siempre una mejora es la frecuencia con la que las políticas y los candidatos que reclaman el apoyo de la mayoría avanzan medidas coercitivas que toman de unos para dar a otros. Eso es un robo, que viola los principios morales y éticos universales, haciéndolo menos que un ideal.

De hecho, hay varias maneras en que la democracia política se queda corta como un ideal. Un ideal evitaría violar los derechos establecidos de los individuos. Sería receptivo; las elecciones de las personas tendrían que importar. Le daría a la gente incentivos para estar bien informados y pensar cuidadosamente en las políticas. Requeriría poderosos incentivos para disuadir la deshonestidad y la tergiversación. Tendría que ser de alcance limitado, ya que nadie quiere que todas las elecciones sobre su vida estén sujetas a la determinación de la mayoría.

Es difícil pensar en políticas gubernamentales que no violen los derechos de algunas personas. De hecho, esas violaciones suelen ser los principales impulsores de la política (por ejemplo, los controles de precios), aunque violan la función central de un gobierno que promueve el bienestar de sus ciudadanos, es decir, la defensa de los derechos existentes.

A diferencia de las resmas de la retórica de extensión de la democracia, el hecho es que prácticamente ningún voto cambia los resultados en las urnas. Sólo pregúntese si puede nombrar una excepción. En consecuencia, los resultados «democráticos» no responden a las preferencias de los individuos.

Además, los votantes suelen enfrentarse a votos binarios sobre candidatos «elegibles» que representan un conjunto de políticas y promesas, a algunas de las cuales se opone la gran mayoría incluso de los que votaron por ellas. Eso está muy lejos de dar a los votantes el poder de ejercer efectivamente sus deseos. Con frecuencia se elige la opción menos perjudicial, no la más preferida.

La mayoría de los votantes también se enfrentan a incentivos muy limitados para pensar detenidamente en las políticas, lo que queda ilustrado por el gran número de personas que ni siquiera conocen el nombre de sus representantes políticos. Esto se debe en gran medida a que, a diferencia de los votos de mercado de los individuos con sus dólares, que cambian sus resultados –mejor de acuerdo con sus circunstancias y preferencias–, el voto sobre políticas públicas no lo hace.

La política también impone menos limitaciones efectivas a la deshonestidad y la tergiversación que los acuerdos de mercado. Más allá de una mayor ignorancia del «cliente», la política no tiene leyes de verdad en la publicidad, garantías de devolución de dinero o garantías efectivas. Las mercancías de los políticos no se evalúan fácilmente, ya que son (esperemos) historias con sonido plausible sobre las intenciones de los candidatos, que no pueden lograr por sí solos, respaldados por la excusa de la trampilla de escape que siempre está preparada para que el fracaso en el cumplimiento de lo prometido represente el mejor acuerdo posible. Además, normalmente no hay más de un competidor «elegible» para mantener la honestidad de los candidatos, y eso suele limitarse sólo a la temporada de elecciones.

En una democracia política, una mayoría también puede imponer sus preferencias a otros en cualquier asunto. Por eso nuestros fundadores adoptaron restricciones al abuso de la mayoría, como los poderes limitados y delegados y la Carta de Derechos. Sin embargo, esas restricciones han sido en gran medida socavadas.

En contraste con la democracia política, el capitalismo de libre mercado, que refleja el autogobierno democrático, representa un ideal mucho mejor.

Su sistema de cooperación exclusivamente voluntaria basado en la autopropiedad requiere que se respeten los derechos de propiedad; ninguna mayoría puede violar los derechos de los propietarios. Los votos en dólares de los individuos cambian sus resultados, incluso cuando sus preferencias no son las de la mayoría, lo que hace que estén mucho mejor informados que sobre la política. También hay más mecanismos que proporcionan honestidad y responsabilidad.

Mantener la democracia como un ideal pasa por alto la cuestión de si la democracia de mercado o la democracia política sirve mejor a los ciudadanos. Y si ése es el fin que se persigue, una forma superior de democracia consiste en eliminar prácticamente todas las decisiones y políticas que no necesitamos compartir en común (casi todas, más allá de la protección mutua de nuestros derechos de propiedad) de los mandatos del gobierno, incluso si son «democráticas», y dejar que la gente ejerza el autogobierno a través de sus propios acuerdos voluntarios, protegidos por sus derechos inalienables.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a professor of economics at Pepperdine University. He is the author of The Apostle of Peace: The Radical Mind of Leonard Read.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Image (Altered)
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire