Mises Wire

Home | Wire | Bancos centrales y socialismo están siempre vinculados entre sí

Bancos centrales y socialismo están siempre vinculados entre sí

  • fed

Etiquetas Dinero y bancos

Es bien sabido que el socialismo es una economía de escasez. Es la economía de la ineficacia y de la corrupción, de los trabajadores indiferentes y de los peces gordos, de la falta de repuestos, de la falta de fondos, del fracaso, de las necesidades permanentes de reforma y de las reformas constantemente fracasadas. Esto se refiere en particular al socialismo total, tal como se realizó en la Unión Soviética o bajo el nacionalsocialismo. Pero no es menos evidente en los numerosos socialismos parciales que se dan en el Estado del bienestar realmente existente, en sus numerosos «sistemas» estatales. Déficits presupuestarios año tras año a pesar de las elevadas cotizaciones: esa es la realidad en el sistema estatal de pensiones y en el sistema estatal de salud. El sistema estatal de educación es similar: el rendimiento de los estudiantes disminuye y el analfabetismo aumenta a pesar de que el gasto se dispara. Ningún empresario privado podría permitirse el lujo de dejar que los costes se desborden de esa manera. Cualquiera que esté en competencia tiene que seguir mejorando. Sólo quien tiene un monopolio legal y puede echar mano del dinero de los contribuyentes si es necesario, no lo necesita.

Ahora bien, hay un socialismo parcial que sobresale del conjunto habitual de fracasos. Aquí vemos ganancias en lugar de pérdidas. Aquí encontramos a menudo todos los demás signos de una empresa dirigida con éxito, desde la forma jurídica privada hasta la sala de juntas llena de rayas. Estamos hablando de la banca central. En realidad, el término «banco central» se refiere claramente a una economía de planificación centralizada. Pero cuando se habla de la Fed, del BCE o de otros bancos centrales hoy en día, casi nadie piensa que se trata de un vástago del espíritu socialista. Al contrario, los bancos centrales suelen ser vistos como particularmente «capitalistas». Después de todo, ¿qué podría ser más capitalista que el dinero? ¿Y qué podría estar más relacionado con el dinero que un banco?

Sin embargo, si se examina más detenidamente, parece que esta connotación puede no ser del todo correcta. En la economía de mercado desenfrenada prevalecen la propiedad privada y la competencia. Los bancos centrales, en cambio, suelen ser instituciones estatales. Incluso los bancos centrales que son organizaciones de derecho privado (como en Estados Unidos, Japón y Suiza) están sujetos a leyes especiales y sus directores son nombrados por los gobiernos nacionales. Además, los bancos centrales gozan siempre y en todas partes de un monopolio legal. Sus billetes y su dinero de depósito están en gran medida sustraídos a la libre competencia. Los participantes en el mercado están obligados a utilizar el dinero de los bancos centrales.

Este dinero es único. De hecho, básicamente puede producirse en cantidades ilimitadas. La producción de dinero por parte de los bancos comerciales privados está limitada por su capital social y también por los depósitos en efectivo de sus clientes. Pero los bancos centrales no necesitan fondos propios ni depósitos en efectivo. Son ellos los que crean el efectivo. Pueden generar efectivo de la nada y prácticamente gratis. Se les fijan ciertos límites legales, pero en tiempos de crisis, como en 2008-09 y en 2020-21, estos límites pueden relajarse rápida y drásticamente. Si es necesario, también pueden suprimirse por completo.

Por lo tanto, los bancos centrales tienen un poder potencialmente tremendo. Si se les deja sueltos, pueden controlar toda la economía y la sociedad. Casi no hay límite al número de nuevos préstamos que pueden conceder. Pueden conceder estos préstamos a algunos y negárselos a otros. Y, por consiguiente, también pueden controlar el uso de todos los recursos disponibles. Al fin y al cabo, la mano de obra suele desplazarse allí donde se le paga mejor. Las materias primas y los bienes de capital suelen venderse a quienes ofrecen los precios más altos. Si se controla la imprenta, también se puede dejar que los recursos reales fluyan exactamente donde se considere oportuno. Que este uso de los fondos sea también rentable desempeña un papel bastante secundario para los bancos centrales (a diferencia de los bancos comerciales). No es necesario trabajar mucho e invertir bien para cubrir las pérdidas. Basta con pulsar un botón.

Por lo tanto, los bancos centrales están hechos para los que hacen el bien. El que dirige un banco central no necesita realizar una ardua labor pedagógica para lograr cualquier cambio social. El humanista con la imprenta puede financiar todos los cambios que desee con sólo pulsar un botón. Puede simplemente pagar a otras personas para que hagan lo que él quiere. Para ello no necesita ni ahorros ni capital. Tampoco necesita una mayoría democrática. Mientras tenga la imprenta bajo control, le puede importar un bledo lo que los demás piensen o deseen.

Este hecho trascendental no ha escapado a la atención de los teóricos socialistas. Los saint-simonianos de Francia ya lo habían comprendido a principios del siglo XIX. Comprendieron que la economía de un país podía ser controlada con especial facilidad y seguridad con la ayuda de la imprenta. Unos años más tarde, la exigencia de la «centralización del crédito en manos del Estado a través de un banco nacional con capital estatal y un monopolio exclusivo» pronto ocupó también el centro de la escena en el Manifiesto Comunista de 1848 de Marx y Engels.

No es de extrañar que las enormes posibilidades de crear dinero de la nada se hayan utilizado una y otra vez para financiar la política industrial estatal y los experimentos socialistas. En la década de 1970, el historiador británico Antony Sutton informó de que algunos de los bancos neoyorquinos de Wall Street habían financiado la transformación radical de las sociedades europeas tradicionales. Apoyaron a Lenin y Stalin, así como a Adolf Hitler, con miles de millones de dólares. Eso no habría sido posible sin la refinanciación del banco central americano.

También en nuestros días, la conexión histórica entre el sistema bancario central y las utopías políticas vuelve a cobrar vida. Esta vez aparece en forma de una transformación «verde» e igualitaria de la economía y la sociedad. Los directores del BCE [Banco Central Europeo] y de la Fed ya se han comprometido oficialmente a ello.

Los nuevos humanistas con la imprenta son sin duda un gran peligro para la humanidad. Amenazan la prosperidad de todos al canalizar los escasos recursos hacia usos no rentables (y por tanto insostenibles). Pero también amenazan el orden social libre en su conjunto, en la medida en que se disponen a desautorizar la competencia abierta de todas las fuerzas sociales. Quieren sustituir esta competencia por el gobierno de una casta dirigente no elegida.

Sin embargo, la política de los bancos centrales verdes no debe ser condenada principalmente porque supuestamente persiga objetivos ecológicos, sino porque un banco central entra en escena en este caso. Los bancos centrales son, por su propia naturaleza, destructivos. Aunque no estén dirigidos por autoproclamados ecologistas y socialistas, favorecen al primo, al favoritismo y a la economía de los grandes. Los economistas de la escuela de Viena han demostrado, entre otras cosas, que los bancos centrales debilitan siempre y en todas partes el crecimiento económico al socavar la propensión al ahorro; que desestabilizan la economía al alimentar una economía de la deuda; que incitan a la codicia y a la avaricia; y que crean flagrantes desigualdades de renta y riqueza. Los bancos centrales no pueden ser reformados, deben ser abolidos.

Este artículo es una traducción de un artículo aparecido en la edición alemana del Epoch Times, en octubre de 2021.

Author:

Contact Jörg Guido Hülsmann

Jörg Guido Hülsmann is senior fellow of the Mises Institute where he holds the 2018 Peterson-Luddy Chair and was director of research for Mises Fellows in residence 1999-2004.  He is author of Mises: The Last Knight of Liberalism and The Ethics of Money Production. He teaches in France, at Université d'Angers. His full CV is here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire