Mises Wire

Home | Wire | 1789: lo primero que hizo el nuevo gobierno americano fue imponer una enorme subida de impuestos

1789: lo primero que hizo el nuevo gobierno americano fue imponer una enorme subida de impuestos

  • taxes

Puede resultar sorprendente —aunque no debería— que uno de los primeros actos del nuevo Congreso, bajo la Constitución, fuera un programa de impuestos al menos tan grande como el impuesto a las colonias por Gran Bretaña. Resultó que la tributación con representación podía ser tan opresiva como la tributación sin representación o peor.

Es una ironía suprema que la primera ley importante del nuevo Congreso fuera la de los impuestos, a un nivel que habría enorgullecido a Gran Bretaña. Lo único que ocurrió el 1 de junio de 1789, contenido en el primer capítulo de la primera sesión, fue una ley para fijar la hora en que los funcionarios del gobierno americano —senadores, miembros de la cámara, jueces, etc.—prestarían su juramento. Los verdaderos asuntos tuvieron lugar durante el mes siguiente, y George Washington firmó un nuevo proyecto de ley el 4 de julio de 1789.

Durante la primera sesión del Congreso se impusieron impuestos a los estados en la Ley de Aranceles de 1789. Se reconoce que la nueva Constitución tenía la facultad de imponer impuestos y que ésta era una de las principales diferencias entre ella y el gobierno de los Artículos de la Confederación. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la Constitución establecía razones específicas por las que el gobierno central podía gravar al pueblo. Estas estipulaciones se encuentran en la Constitución de los Estados Unidos, en el artículo I, sección 8. Estos poderes incluyen el pago de las deudas de guerra y otros fines específicos. Sin embargo, los poderes tributarios de la Constitución se limitan a lo que se enumera en esa sección, y sus defensores dicen que los poderes tributarios son pocos y están claramente definidos.

La Ley de Aranceles de 1789 contiene impuestos con fines constitucionales e impuestos con fines inconstitucionales en la misma ley. Esta es una táctica gubernamental común en todas las épocas para justificar los impuestos excesivos. Por ejemplo, la Ley Nacional de Comidas Escolares de 1946, que se ha prolongado hasta nuestros días, mezcla el propósito del bienestar de los niños y su nutrición con el fomento y la subvención artificial de determinadas empresas agrícolas. En la introducción de la Ley de Aranceles de 1789, oficialmente llamada An Act for Laying a Duty on Goods, Wares, and Merchandises Imported into the United States, podemos leer la razón por la que se crearon estos impuestos,

SEC. 1. Considerando que es necesario para el sostenimiento del gobierno, para el pago de las deudas de Estados Unidos y para el fomento de las manufacturas, que se establezcan derechos sobre los bienes, mercancías y productos importados...

Quienes conozcan el artículo I, sección 8, de la Constitución podrán reconocer qué sección está prevista en la Constitución y cuál no, pero a continuación se dará una pista para que quede claro:

SEC. 1. Considerando que es necesario para el sostenimiento del gobierno, para el pago de las deudas de Estados Unidos y para el fomento de las manufacturas, que se establezcan derechos sobre los bienes, mercancías y productos importados... (énfasis añadido)

La sección en negrita es un propósito mencionado en la Constitución para el que el gobierno puede recaudar un impuesto legítimo.

SEC. 1. Considerando que es necesario para el sostenimiento del gobierno, para el pago de las deudas de los Estados Unidos y para el fomento de las manufacturas, que se establezcan derechos sobre los bienes, mercancías y productos importados... (énfasis añadido)

La sección en negrita que se subraya en la segunda cita no es una razón constitucional legítima para que el gobierno grave al pueblo. Este tipo de pensamiento—que las empresas nacionales necesitan la protección del gobierno frente a la competencia extranjera y que las industrias nacientes no pueden sobrevivir sin la ayuda del gobierno—es el producto de un sistema económico llamado mercantilismo. Los aranceles proteccionistas—impuestos sobre las importaciones extranjeras que aumentaban los precios para los consumidores nacionales—permitían a las empresas nacionales vender al pueblo a precios más altos.

Esta era la posición de Alexander Hamilton, que nos dio nuestro gobierno moderno a través de sus teorías del proteccionismo. Esto fue recogido por Lincoln y el Partido Republicano, cuya plataforma siempre se había construido en torno a los aranceles—a expensas desproporcionadas del Sur—con el fin de proteger a las industrias manufactureras del Norte de la competencia extranjera y financiar proyectos gubernamentales. Fue una reacción de los populistas del Sur la que provocó la Decimosexta Enmienda, el impuesto sobre la renta, en 1913. Los agricultores del Sur, agobiados por los aranceles que beneficiaban a la industria del Norte, pensaron que el impuesto sobre la renta sólo afectaría a los norteños ricos. ¿Cuál fue el resultado? Las cargas de los aranceles y del impuesto sobre la renta aumentaron para todos.

El mercantilismo y el proteccionismo están llenos de corrupción y permiten al gobierno elegir a las empresas favoritas para darles un trato especial a costa del contribuyente. A la inversa, las empresas pueden involucrarse indebidamente en el gobierno al obtener y utilizar el poder político. Este sistema también se enquista porque protege—de forma perversa—los puestos de trabajo.

Menos opciones y precios más altos nos hacen más pobres, no más ricos. Esta fue la primera decisión sustancial tomada por el gobierno constitucional, para gravar los artículos que se enumeran a continuación:

  • Licores destilados, prueba de Jamaica—10¢ por galón
  • Otras bebidas alcohólicas destiladas—8¢ por galón
  • Melaza—2,5¢ por galón
  • Vino de Madeira—18¢ por galón
  • Otros vinos—10¢ por galón
  • Cerveza, ale o porter en barriles—5¢ por galón
  • Sidra, cerveza, ale o porter en botella—20¢
  • Malta—10¢ por fanega
  • Azúcares morenos—1¢ por libra
  • Azúcares para panes—3¢ por libra
  • Otros azúcares—1,5 por libra
  • Café—2,5¢ por libra
  • Cacao—1¢ por libra
  • Velas de sebo—2¢ por libra
  • Velas de cera o esperma de ballena—6¢ por libra
  • Queso—4¢ por libra
  • Jabón—2¢ por libra
  • Botas—50¢ por par
  • Zapatos, zapatillas o chanclos de cuero—7¢ por par
  • Zapatos o zapatillas de seda—10¢ por par
  • Cables—75¢ por 112 libras
  • Cordaje alquitranado—75¢ por 112 libras
  • Cuerda e hilo sin hilar—90¢ por 112 libras
  • Cordel o hilo de embalaje—200¢ por 112 libras
  • Acero no forjado—56¢ por 112 libras
  • Clavos y púas—1¢ por libra
  • Sal—6¢ por fanega
  • Tabaco manufacturado—6¢ por libra
  • Tabaco—10¢ por libra
  • Índigo—16¢ por libra
  • Tarjetas de lana y algodón—50¢ por docena
  • Carbón—2¢ por bushel
  • Pescado en escabeche—75¢ por barril
  • Pescado seco—50¢ por quintal

Tés de China o India:

  • Té de Bohea—6¢ por libra
  • Té Souchong o té negro—10¢ por libra
  • Tés Hyson—20¢ por libra
  • Otros tés verdes—12¢ por libra

Tés importados de Europa:

  • Té de bohea—8¢ por libra
  • Té Souchong o té negro—13¢ por libra
  • Té Hyson—26¢ por libra
  • Otros tés verdes—16¢ por libra

Los tés se importan de manera diferente:

  • Té de bohea—15¢ por libra
  • Té Souchong o té negro—22¢ por libra
  • Té Hyson—45¢ por libra
  • Otros tés verdes—27¢ por libra

Bienes, mercancías y productos (excepto el té) importados de China o la India:

  • Vidrios y ventanas y otros vidrios (excepto las botellas negras de un cuarto de galón)—10% del precio
  • China, piedra y loza: 10% del precio
  • Pólvora—10% del precio
  • Pinturas al óleo—10% del precio
  • Hebillas para zapatos y rodillas—10% del precio
  • Encaje de oro y plata—10% del precio
  • Panes de oro y plata—10% del precio
  • Libros en blanco—7,5% del precio
  • Papel para escribir, imprimir o envolver: 7,5% del precio
  • Colgaduras de papel y cartulina—7,5% del precio
  • Artículos de gabinete—7,5%.
  • Botones—7,5%.
  • Sillas de montar—7,5%.
  • Guantes de cuero—7,5%.
  • Sombreros de piel de castor, de piel, de lana o de una mezcla—7,5%.
  • Sombreros confeccionados—7,5%.
  • Piezas de fundición de hierro, cortadas y laminadas—7,5%.
  • Cuero (curtido o aserrado o manufacturado)—7,5%.
  • Bastones, bastones y látigos—7,5%.
  • Ropa confeccionada—7,5%.
  • Cepillos—7,5%.
  • Oro, plata, artículos chapados, joyas y trabajos en pasta—7,5%.
  • Anclas, forjadas, de estaño y peltre—7,5%.
  • Cartas de juego—10¢ por paquete
  • Autocares—15%; carros—15%; otros carros de cuatro ruedas—15%; carros de dos ruedas, solos o de dos ruedas—15%.
  • En todos los demás bienes, mercancías y productos, el cinco por ciento sobre su valor en el momento y lugar de la importación...

También,

  • A partir del 1 de diciembre de 1790: cáñamo—60¢ por 112 libras; algodón—3¢ por libra (sección 4)
  • Pescado seco—5 céntimos por quintal; Pescado en escabeche—5 céntimos por barril; Provisiones saladas—5 céntimos por barril (sección 5)

La sección 5 establecía un descuento del 10 por ciento sobre los derechos mencionados anteriormente si los barcos en los que viajaban estas mercancías estaban construidos en los Estados Unidos y pertenecían en su totalidad a los ciudadanos de los Estados Unidos o estaban construidos en países extranjeros pero pertenecían a los Estados Unidos después del 16 de mayo de 1790.

La sección 6 establecía que la ley continuaría hasta el 1 de junio de 1796.

Todos estos artículos—incluido el té—fueron gravados por el gobierno de Estados Unidos. Irónicamente, la ley se firmó el 4 de julio de 1789, exactamente trece años después de la firma de la Declaración de Independencia. Trece años después de que las colonias se separaran de Gran Bretaña para convertirse en estados independientes debido (entre otras cosas) a una carga impositiva injusta y a restricciones comerciales monopolísticas, el nuevo gobierno formado entre ellas mediante la Constitución siguió el mismo patrón.

Esto no debería ser una sorpresa. Lo que finalmente atrajo a George Washington a la Convención de Filadelfia (1787)—cuando tantos planes anteriores de convenciones para revisar los Artículos habían fracasado—fue la alarma por una revuelta de impuestos llamada Rebelión de Shays. El propio Washington—con la insistencia de Alexander Hamilton—sentó el precedente de utilizar la fuerza federal (trece mil hombres) para sofocar una revuelta fiscal local en la Rebelión del Whisky de 1791. La Rebelión del Whisky fue, de hecho, un resultado directo del Arancel de 1789.

Este precedente condujo invariablemente a la guerra que se cobró la vida de más americanos que todas las guerras desde esa época hasta la década de 1990: la Guerra Civil. Aunque no se puede descartar la esclavitud, no parece acertado ignorar la cuestión fiscal de la Guerra Civil. Las prioridades de Lincoln—si nos atenemos a su Primer Discurso Inaugural—eran la disposición a negociar sobre la cuestión de la esclavitud, pero la falta de voluntad para negociar sobre los ingresos fiscales. Lincoln estaba dispuesto a subyugar en la cuestión de los impuestos y los ingresos, y ésta ha sido la norma del gobierno federal de EEUU desde entonces. Sin embargo, podría decirse que la culpa es de la Constitución, que otorgó al gobierno de EE.UU. su mayor poder, el de los impuestos.

Author:

Joshua Mawhorter

Joshua Mawhorter has been a junior high and high school teacher for the past five years in the subjects of government/economics and US history. Josh has a bachelor’s degree in political science from California State University, Bakersfield (CSUB) and a master’s in political science from Southern New Hampshire University (SNHU). He publishes content on his YouTube channel Political Factions and is working on a Mawhorter Finance channel. He also teaches regularly at his local church in the areas of theology, the Old Testament, church history, apologetics, and philosophy. He can be contacted at mawhorterfinancialcoach@gmail.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire