Mises Wire

Home | Wire | ¿Los empresarios nacen o se hacen?

¿Los empresarios nacen o se hacen?

  • idea 2

Etiquetas El EmprendedorEmpresarialidad

10/05/2019

«Al nacer, los bebés humanos, independientemente de su herencia, son tan iguales como los Ford», escribió Ludwig von Mises en su libro más destacado, Teoría e historia: una interpretación de la evolución social y económica. Sin embargo, Mises sostuvo que esto está lejos de la realidad de la acción humana y de la forma en que las personas de carne y hueso operan en el mercado. Aunque las personas pueden nacer con talentos y habilidades particulares, esto no significa que puedan ignorar las preferencias del mercado y el valor del consumidor en un momento determinado.

¿Importa si los empresarios nacen o se hacen? ¿O si nacen en la era correcta en la que sus talentos y actividades empresariales pueden florecer? Sin duda, a lo largo de los siglos, las personas han nacido en una época en la que han sido capaces de entrar en los mercados y de emplear sin trabas sus habilidades y talentos. Pero para el resto, había limitaciones. La limitación de lo que los consumidores quieren determina los medios para alcanzar un fin determinado. A todos los empresarios les resulta difícil escapar de la realidad de las limitaciones del mercado que la población no emprendedora nunca podría soportar.

Como Mises argumentaba, las ideas se despliegan a través de la acción humana. Y como razonó Israel Kirzner, el descubrimiento de ideas y métodos de producción se manifiestan al identificar oportunidades de mercado. Estas manifestaciones de ideas y descubrimiento empresarial no existen en el vacío, sino en el mercado, en el que están en juego toda una serie de variables como la preferencia del consumidor, el gusto, la competencia, el riesgo y la incertidumbre.

En The Free Market and Its Enemies, Mises escribió: «Aunque lo sepas todo sobre el pasado, no sabes nada sobre el futuro». Esto explica que el calendario y las limitaciones económicas en el trabajo son vitales para la expresión del talento empresarial o la voluntad de los empresarios de soportar la carga de los riesgos del mercado o de las distorsiones del mercado. Algunos cambios económicos favorecen al empresario en términos de sus ganancias y pérdidas. Como dice el refrán, «el tiempo lo es todo». Esto suena verdadero en la comprensión de si los empresarios nacen o no.

Las limitaciones del mercado han afectado a muchos empresarios de diversos géneros y mercados. Estas limitaciones fueron evidentes durante los tiempos de Vincent van Gogh y Rembrandt van Rijn. ¿Se alinearon las expresiones empresariales de van Gogh y Rembrandt con los valores, gustos y preferencias de los consumidores de ese día, o fueron sus productos más solicitados a título póstumo? Si es así, ¿por qué? Tal vez los artistas no nacen sino que se hacen, pero también caen víctimas de las fuerzas del mercado.

De cualquier manera que se analice, hay un momento y un lugar para las habilidades de los emprendedores. Estas habilidades pueden florecer o desintegrarse si ciertos controles están afectando el mercado. Si nacen empresarios, por ejemplo, que no cumplen con la obligación que tienen de entregar valor al cliente. Nacer con aptitud, habilidades y habilidad natural no significa que los empresarios puedan producir algo que esté listo para el mercado. Las capacidades naturales de los empresarios no sirven para nada a los consumidores que están dispuestos a cambiar por el valioso conjunto de habilidades que convierte las materias primas en productos utilizables. Sin embargo, cuando el momento es oportuno –por ejemplo, cuando las condiciones del mercado exigen un valor particular y cuando los consumidores están dispuestos a pagar por algo– y cuando las habilidades y la aptitud del empresario se unen, uno puede sentirse seguro de que los empresarios están hechos.1

Kirzner tenía razón en que tanto Mises como Friedrich Hayek veían el mercado como un proceso empresarial. Mises veía al empresario, nacido o hecho, como la persona que actúa en medio del constante cambio del mercado. Los empresarios natos pueden, en la búsqueda de la entrada en el mercado, hacer malas inversiones y/o errores de mercado en sus esfuerzos por utilizar sus talentos naturales. Los empresarios, según Kirzner, están naturalmente alerta y son capaces de encontrar que «las oportunidades de ganancia estaban justo debajo de sus narices» a medida que se vuelven más conscientes de las oportunidades de mercado que antes perdían y en las que sus talentos podrían haber sido utilizados.

Desafortunadamente, van Gogh y Rembrandt nunca sabrán el valor de su arte y el impacto que sus expresiones empresariales han tenido y siguen teniendo en los entusiastas y conocedores del arte debido a la naturaleza que tienen las restricciones del mercado para los empresarios nacidos o creados.

  • 1. Nota del editor: para un contexto adicional, ver Organizing Entrepreneurial Judgment: A New Approach to the Firm por Nicolai Foss y Peter Klein. La posición de Foss y Klein (FK), sintetizado por John Dellape:
    La empresarialidad se define como una «toma de decisiones crítica en condiciones de incertidumbre» y como una «acción decisiva sobre el despliegue de los recursos económicos cuando los resultados no pueden predecirse en función de probabilidades conocidas», siendo el emprendedor un agente activo y creativo. No está identificando pasivamente las oportunidades de las que es consciente, sino más bien creando nuevas oportunidades a través de su juicio. La toma de decisiones bajo incertidumbre es la función calificadora del emprendimiento, ya sea que involucre imaginación, creatividad y liderazgo o no. FK sostiene que no hay mercado para esta sentencia y que, por lo tanto, los empresarios deben establecer a las empresas como vehículos para desempeñar su función en la economía. La definición de juicio implica que los empresarios poseen y gestionan activos. FK recurre en gran medida a los economistas Frank Knight y Ludwig von Mises para explicar la empresarialidad como un juicio.
Author:

Raushan Gross

Raushan Gross is an Associate Professor of Business Management at Pfeiffer University

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty Images/lovelyday12/1057074094
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire