Mises Wire

Home | Wire | ¿El problema con la democracia? dejar que todo el mundo la haga

¿El problema con la democracia? dejar que todo el mundo la haga

  • democ1
0 Views

Tags Book Reviews

12/26/2019

[Reseña de Contra la Democracia, por Jason Brennan. Princeton, NJ: Princeton University Press, 2016. 304 páginas].

Al crecer en los Estados Unidos, uno tiene la impresión de que la democracia está después de la divinidad. Los escolares ponen sus manos sobre sus corazones cada mañana y literalmente juran lealtad a una bandera y a la república que representa. La NFL pasa semanas usando sombreros y chaquetas de camuflaje en los laterales como parte de su saludo a los militares. ¿Qué hace el ejército? Proteger (¡e incluso difundir!) la democracia, por supuesto. El autor y profesor de Georgetown Jason Brennan se refiere a este espíritu de «triunfalismo democrático» como «la opinión de que la democracia y la participación política generalizada son valiosas, justificadas y requeridas por la justicia» (p. 7). Pero, como su libro deja claro, casi nadie cuestiona realmente la historia, la justicia y, lo que es más importante, la eficacia de un sistema político democrático. La tesis principal de Brennan es que la democracia sólo es útil por su valor instrumental; no tiene ningún valor simbólico o intrínseco real. La democracia es una herramienta como un martillo, repite Brennan. Es tan bueno como su capacidad para lograr resultados. «Si podemos encontrar un martillo mejor,» escribe, «deberíamos usarlo» (p. 11). La recomendación de Brennan es la epistocracia: el gobierno de los que saben.

En la última mitad del libro, Brennan hace una inteligente maniobra de autoría: «En filosofía, usamos la premisa menos controvertida y más débil que necesitamos para hacer el trabajo» (p. 151). Esta estrategia se hace más clara en retrospectiva, cuando consideramos el primer argumento importante del libro: que el público votante estadounidense son o bien hobbits, o bien hooligans, o bien vulcanianos (pp. 4-5). Los hobbits son apáticos, ignorantes, desinformados y carecen de opiniones fuertes sobre la política y los acontecimientos mundiales en general. «El típico no-votante es un hobbit», escribe Brennan. Encuentro convincente su parte sobre la «premisa más débil», porque desde el principio de su libro, los lectores o bien evocarán a sus amigos hobbits y a su familia y se inclinarán a estar de acuerdo con la premisa de Brennan (lo más probable), o quizás los lectores se identificarán como hobbits y dirán, «Esto suena como yo» (menos probable). En cualquier caso, es probable que los lectores estén convencidos de la utilidad del concepto. Los hooligans, sin embargo, son la mayoría de los estadounidenses, los que votan o participan en la política más ampliamente. Los hooligans son los «fanáticos rabiosos de la política». Tienen puntos de vista fuertes, aunque se basan en datos débiles y que refuerzan los prejuicios, y es poco probable que escuchen puntos de vista opuestos, por más que suenen. De hecho, el debate los hace más arraigados en sus puntos de vista. Quieren ganar y quieren que sus oponentes pierdan, ya que para ellos la política debe ser un juego de suma cero. Una vez más, incluso si el lector se cree un vulcaniano (la última categoría), puede identificar definitivamente a estos hooligans. Los vulcanianos son esencialmente los reyes filósofos de Platón, aunque tal vez deberíamos llamarlos filósofos-votantes. Ellos toman toda la información de manera imparcial, escuchan los puntos de vista opuestos, y toman sus decisiones basadas en hechos y pruebas de buena reputación. Deducimos que no hay muchos vulcanianos ahí fuera. Si lo hubiera, probablemente no tendríamos una democracia.

Especialmente convincente es la riqueza de los estudios empíricos que Brennan cita de los capítulos 1-4. Entre sus principales hallazgos figuran los siguientes: la mayoría de los votantes son «racionalmente ignorantes», lo que significa que saben que no saben, y no les importa realmente que no lo sepan (30); cuanto más educada es la gente, más se inclinan por un gobierno más pequeño (34); muchos participantes políticos sólo «se mantienen al día» en la política porque se espera que lo hagan según su clase social o vocación, o porque estarían interesados en la política independientemente de una elección o candidato en particular — para ellos es un pasatiempo, como la artesanía o la jardinería (pp. 35-36); el tribalismo político daña la racionalidad y a menudo nos lleva a tomar decisiones basadas en nuestro «grupo» en vez de en la validez de las opciones mismas (p. 39). El resto de la literatura política, sin duda, es expansiva. Sin embargo, en resumen, el votante promedio es tribalista, ignorante, miope, etc., se siente obligado a participar. Los votantes tienden a pensar en la democracia como un poema (capítulo 5) en el sentido de que tiene un valor simbólico (frente al instrumental). Y esta idea, por supuesto, ha sido reforzada en la mayoría de los estadounidenses desde su nacimiento. Brennan se pregunta por qué esto es, o debería ser así.

Sin embargo, más perjudiciales que el votante son los efectos más grandes de un sistema democrático en general. Brennan escribe «que la mayoría de las formas comunes de compromiso político tienen más probabilidades de corromper y embrutecer que de ennoblecer y educar a la gente» (55). Creer en la justa posibilidad de la democracia ideal es, para Brennan, como creer que las fraternidades universitarias «mejorarían... el carácter y la erudición» si se les dieran las condiciones adecuadas (p. 73). Disparar heroína o abandonar la escuela secundaria, sugiere, tiene el potencial de servir una función educativa, como la democracia ideal, pero dudamos de la sabiduría de intentarlo. Brennan escribe en otra parte: «Como los votos individuales no importan y odiar a otras personas es divertido, los votantes tienen todo el incentivo de votar de manera que exprese sus prejuicios tribales» (234, cursiva en el original). La democracia nos pone en «relaciones genuinamente adversas», en las que nos tratamos unos a otros de manera que nunca (ojalá) nos trataríamos fuera de la esfera política. Pensamos que si «ellos» ganan, «yo» pierdo. Y, por supuesto, el sistema bipartidista, con su consiguiente sufragio popular, da lugar a esta dicotomía de ganar y perder. Tenemos, en su mayoría, gente tonta votando en un sistema amañado (en el que sus votos individuales no importan), lo que resulta en que un partido o una persona se ve obligada a todos los demás a punta de pistola (ver pp. 240-41).

Sin embargo, como muestra Brennan, se supone que esto es indicativo de «consentimiento», elección «voluntaria», equidad y justicia de la democracia en general. Brennan sugiere, en cambio, que intentemos un mejor martillo: la epistocracia (Ver capítulo 8). Queremos el mejor doctor, el mejor plomero, el mejor maestro, etc., así que ¿por qué no queremos los mejores votantes y los mejores gobernantes? No dejamos que cualquiera venga a arreglar nuestras tuberías, así que ¿por qué dejamos que todos voten y, en teoría, dejamos que cualquiera gobierne? Las democracias violan el «principio de competencia», que el autor define como la noción de que «las decisiones políticas de alto riesgo se presumen injustas, ilegítimas y carentes de autoridad si se toman de manera incompetente» (p. 21). Como tal, las democracias están descalificadas para gobernar (sobre los calificadores frente a los descalificadores, ver págs. 165-66). Así como nuestros médicos y fontaneros deben ser competentes, también lo deben ser nuestros votantes y gobernantes. En cuanto a la sugerencia de Brennan de que la epistocracia resuelve algunos de los problemas de competencia política, estoy algo convencido, aunque Brennan debilita su argumento al no considerar nunca seriamente el anarquismo.

A lo largo de todo esto, Brennan habla de cómo una epistocracia sería probablemente una «mejor forma» de gobierno, con «mejores resultados», y funcionaría, en general, «mejor» (ver p. 223, párrafo 5, por ejemplo). Pero, según tengo entendido, nunca dice qué significa «mejor». ¿Más eficiente en la recaudación de impuestos? ¿Más adeptos a mantener a las masas dóciles? ¿Mejor en hacer la guerra? Brennan probablemente diría que no a todo esto, pero nunca explica lo que es un «mejor» sistema o mejores resultados. Sin embargo, Contra la Democracia es un tour de force contundente y clarividente que debería ser lectura obligada para la filosofía política. Ya es hora de que dejemos de ser gobernados por hooligans. Brennan llama a la democracia una «herramienta defectuosa» (p. 204), pero esto no es suficiente. Es intencionalmente antagónico, es violento y es inherentemente violatorio de la unidad «política» más básica: el individuo.

Author:

Kollin Fields

Kollin Fields is a PhD student in history, and may be reached at kollinfields.com where he writes on libertarian topics including war, political theory, and economics. He resides with his family in Dallas, Texas.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire