Power & Market

El movimiento del dinero sólido marca 2022 victorias

06/09/2022Jp Cortez

A medida que las asambleas legislativas estatales se retiran y se dirigen a sus casas para pasar el verano, se ha puesto de manifiesto una realidad: El dinero sólido es un tema ganador en los estados.

En un momento de inflación récord y de incertidumbre geopolítica en todo el mundo, los Estados están adoptando sabiamente medidas para permitir a los ciudadanos adquirir, vender y/o utilizar el oro y la plata.

El año pasado, Arkansas y Ohio derogaron los impuestos sobre la venta de monedas, lingotes y cartuchos de oro y plata. Y Ohio invirtió casi 1.000 millones de dólares en oro físico en su fondo de pensiones para policías y bomberos.

Este año se han conseguido tres nuevas victorias legislativas en Tennessee, Virginia y Alabama, gracias en gran parte a los esfuerzos de Money Metals Exchange, sus clientes y su proyecto de la Liga de Defensa del Dinero Sano.

En total, los aliados del dinero sano presentaron proyectos de ley en 11 estados para eliminar los impuestos sobre las ventas y los ingresos de los metales monetarios, crear depósitos estatales y/o proteger las pensiones y reservas estatales con una asignación al oro físico.

Aquí tienes un resumen completo...

Once estados estudian este año proyectos de ley de dinero sólido

Virginia había eximido los impuestos sobre las ventas de la mayoría de las compras de metales preciosos ya en 2015, pero las compras inferiores a 1.000 dólares seguían estando gravadas y toda la exención estaba programada para expirar este año.

Movilizando el apoyo de las bases, la Liga de Defensa del Dinero Sano trabajó con la oficina de la delegada Amanda Batten en el proyecto de ley 936 de la Cámara de Representantes y consiguió una prórroga de cinco años de la exención existente, al tiempo que aseguraba su ampliación para cubrir TODOS los tamaños de transacción.

Antes de que se secara la tinta de la firma del gobernador Glenn Youngkin, Alabama finalizó su propia legislación sobre el dinero sólido.

Además de incitar a los partidarios del estado a realizar literalmente miles de llamadas y correos electrónicos a los miembros de la Cámara y el Senado de Alabama, el equipo de política pública de Money Metals trabajó estrechamente con los aliados legislativos para ampliar la exención del impuesto sobre las ventas de metales preciosos de Alabama y también aclarar que la exención cubre TODAS las formas comunes de lingotes.

El exitoso proyecto de ley de Alabama también eliminó algunos requisitos de información gravosos.

Durante una audiencia del comité de la Cámara de Representantes sobre el proyecto de ley 13 del Senado de Alabama, el presidente del comité proclamó que el proyecto de ley sobre metales preciosos era «el más popular de la sesión». La gobernadora Kay Ivey firmó la ley SB 13 en abril.

Mientras tanto, una oleada de ciudadanos del Estado de los Voluntarios impulsó a la legislatura de Tennessee a asegurar su lugar como el 42º estado en eliminar los impuestos sobre las ventas de monedas, lingotes y rondas de oro, plata, platino y paladio.

Durante la votación en el pleno del Senado, la senadora Janice Bowling comentó: «¡Sólo quiero dar las gracias al senador por haber presentado este proyecto de ley junto con la mitad del estado de Tennessee que se puso en contacto con todos nosotros!»

Mientras tanto, los proyectos de ley de moneda sana en otros estados no llegaron a aprobarse, pero los esfuerzos sentaron las bases para las victorias en 2023 y más allá.

El proyecto de ley 272 de la Cámara de Representantes de Kentucky pretendía suprimir los impuestos sobre las ventas de monedas y lingotes de oro, plata, platino y paladio, pero la medida no fue escuchada este año.

En Mississippi, la Liga de Defensa del Dinero Sano trabajó con la diputada Jill Ford, el Centro de Políticas Públicas de Mississippi y partidarios en el estado para avanzar en el proyecto de ley 426 de la Cámara, otro esfuerzo de exención del impuesto sobre las ventas.

El proyecto de ley HB 426 fue aprobado por la Cámara de Representantes de Mississippi por 121 votos a favor y 1 en contra, pero murió en el Comité de Asignaciones del Senado del senador Briggs Hopson sin ser escuchado.

En Hawái, el diputado Val Okimoto lideró el impulso de la legislación sobre dinero sólido (Proyecto de Ley 1184 de la Cámara de Representantes) al salir del Comité de Finanzas de la Cámara. La ley fue aprobada por el pleno de la Cámara de Representantes, pero no fue escuchada por el Comité de Finanzas y Medios del Senado de Hawai.

Mientras tanto, los legisladores de Alaska celebraron dos audiencias sobre el proyecto de ley 167 de la Cámara de Representantes, una medida para declarar el oro y la plata como «especies de curso legal», así como para impedir que los municipios y las ciudades apliquen impuestos sobre las ventas a las compras de estos metales monetarios.

En el Estado Jardín, el asambleísta Ronald Dancer presentó la ley A3007 para poner fin a los impuestos sobre la venta de metales preciosos en Nueva Jersey. En el Senado de Nueva Jersey se presentó un proyecto de ley complementario y otros copatrocinadores se sumaron a la iniciativa.

La legislatura de Nueva Jersey aún está en sesión, por lo que todavía hay una posibilidad de que se produzcan avances este año.

Mientras tanto, los habitantes de Oklahoma parecen deseosos de aprovechar las políticas monetarias sólidas existentes en el Estado de Sooner. Los proponentes presentaron proyectos de ley para eliminar el impuesto sobre las ganancias de capital en la venta de metales preciosos, establecer un depósito de oro en el estado y proteger los fondos de reserva de los contribuyentes con oro y plata. Estos proyectos de ley contaron con el apoyo de las bases, pero no fueron aprobados por ningún comité.

Las legislaturas de Virginia Occidental y Washington introdujeron medidas para eliminar diversas obligaciones fiscales sobre los metales preciosos, pero estos proyectos de ley no recibieron audiencias en 2022.

La Cámara de Representantes de Idaho aprobó por abrumadora mayoría un proyecto de ley que permitiría al tesorero del Estado mantener oro como cobertura contra la enorme pila de papel de deuda de rendimiento negativo del Estado, pero el Senado no actuó sobre el proyecto.

Al final, la gran noticia para 2022 es la nueva exención del impuesto sobre las ventas en Tennessee, seguida de otras victorias en Virginia y Alabama.

Hawái, Kentucky, Maine, Mississippi, Nueva Jersey, Nuevo México, Vermont y Wisconsin siguen siendo los únicos estados que siguen cobrando el impuesto completo sobre las ventas de metales preciosos, sin ninguna excepción.

Liderando el impulso del dinero sólido

Como líderes de facto de la política pública para toda la industria de los metales preciosos, Money Metals Exchange y la Liga de defensa del dinero sano se están preparando para redoblar los esfuerzos en los ocho estados restantes con impuestos sobre las ventas y seguir presionando en otros frentes políticos. Hemos tenido la suerte de contar con un amplio apoyo público, junto con la ayuda de los comerciantes locales y grupos como Campaign for Liberty.

A medida que la inflación avanza, la locura de la impresión interminable de moneda se hace más innegable.

Afortunadamente, los individuos, los estados e incluso los países están considerando cada vez más el papel del oro y la plata para protegerse contra la doble amenaza de la devaluación de los billetes de la Reserva Federal y el armamentismo.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El tema del fracaso

06/07/2022Robert Aro

La semana pasada, Biden se sentó con Powell en una reunión poco frecuente, pero no infrecuente, entre el Comandante en Jefe y el jefe del banco central de Estados Unidos.

Según la transcripción de la Casa Blanca, Biden dice:

Comienza con una simple propuesta: Respetar a la Fed y respetar la independencia de la Fed, cosa que he hecho y seguiré haciendo.

El problema es que la independencia de la Fed se vio comprometida hace mucho tiempo. Tanto la Fed como el Congreso trabajaron juntos durante la pandemia para incorporar nuevas empresas con el fin de eludir la legislación, formando programas de préstamos inflacionarios, así como programas de estímulo directo, gastando billones de dólares en los últimos dos años.

La razón principal por la que los precios han subido drásticamente, o el dólar se ha debilitado, se debe a la expansión de la oferta monetaria creada por estos programas, exacerbada al obligar a las empresas de todo el país a cerrar. Por supuesto, nunca reconocerán con razón que el problema actual de la inflación es el resultado de la intervención del gobierno y del banco central.

Tras la proposición, habla del plan de lucha contra la inflación:

El presidente Powell y otros líderes de la Fed han señalado, en este momento, que tienen un enfoque de láser para abordar la inflación, al igual que yo.

Dado que tanto Biden como Powell no entienden la naturaleza de la inflación, crean narrativas para el público, por lo que a veces la inflación es causada por Putin, a veces son cuellos de botella, y a veces sólo un fenómeno transitorio. No podemos creer que ahora tengan un «enfoque láser para abordar la inflación» teniendo en cuenta que nunca lo han demostrado antes.

El público escucha narraciones y señalamientos en lugar de un debate creíble sobre por qué se está degradando nuestra moneda.

Con el tiempo, cada nueva narrativa se demuestra falsa. Esta misma semana, en la CNN, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, admitió:

Creo que me equivoqué entonces sobre el camino que tomaría la inflación.

Consideremos la grave negligencia perpetrada por una de las economistas más condecoradas de nuestra generación cuando Janet Yellen tejió un cuento sobre la «inflación transitoria», que realmente resultó ser sólo un cuento más que una teoría económica.

El tema del fracaso continúa. Es importante que el público se dé cuenta de cómo termina la planificación centralizada de una economía; y siempre termina igual, con errores, desatenciones, retrasos, etcétera, etcétera. Cuando sus locuras, o peor aún, sus mentiras, salen a la luz, la carga de los fracasos de los planificadores recae sobre la sociedad para pagar el coste.

Es importante entender el sistema en su conjunto, cómo está diseñado para el fracaso y cómo permitimos que esto ocurra. En lugar de pedir a los mismos funcionarios que hagan un mejor trabajo de planificación de la economía, debemos deshacernos de alguna manera de estos planificadores por completo; sobre todo teniendo en cuenta que «nosotros el pueblo» no necesitamos a los planificadores. Los planificadores nos necesitan a nosotros.

¿Quizás fueron sus recientes fracasos en la comprensión de la inflación, junto con las lecturas de alta inflación mes tras mes, lo que provocó la reunión Biden-Powell?

El día antes de la reunión, Biden publicó un artículo de opinión en el Wall Street Journal, donde escribió

En primer lugar, la Reserva Federal tiene la responsabilidad primordial de controlar la inflación. Mi predecesor degradó a la Reserva Federal, y los anteriores presidentes han tratado de influir en sus decisiones de forma inapropiada durante los períodos de inflación elevada.  Yo no lo haré.

Su mensaje no dice nada sobre el camino a seguir y no infunde ninguna confianza en que el futuro sea prometedor. Si están tratando de convencernos de que todo irá bien, o de que de alguna manera han aprendido del pasado, no están haciendo un buen trabajo. Deberíamos estar preocupados por el mensaje de Biden de confiar en el proceso, ya que parece que su objetivo a corto plazo es provocar una recesión, hundir el mercado de valores, de bonos y de la vivienda y, a largo plazo, destruir el poder adquisitivo del dólar de EEUU. Si lo consiguen, el sistema actual garantiza que ninguna de las personas que nos han llevado a la ruina económica se enfrentará a ningún tipo de recurso.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Entrevista con el profesor James Fenske

06/03/2022Lipton Matthews

James Fenske es catedrático de Economía en la Universidad de Warwick y está muy reconocido por sus innovadores estudios sobre la historia económica de los países en desarrollo. Sus trabajos han aparecido en publicaciones de renombre como el Journal of Development Economics, Economic History of Developing Regions y Review of Economics of the Household.

  1. Profesor Fenske, escribes mucho sobre África, ¿qué hizo que te interesaras por estudiar este continente?

En África, siempre hay otra historia. Tomemos, por ejemplo, el libro «Slavery in Africa» de Miers y Kopytoff. Reúnen estudios sobre el funcionamiento de la esclavitud en varias sociedades africanas. El capítulo inicial del volumen, de 78 páginas, comienza criticando a los estudiosos occidentales por no apreciar los matices de la esclavitud en África en relación con las plantaciones del sur de Estados Unidos y el Caribe. Esa es la primera historia. A continuación, sitúan las instituciones africanas de la esclavitud frente a los conceptos occidentales, argumentando que en el África de la abundancia de tierras las personas eran escasas y las sociedades africanas estaban contentas de recibir más personas por cualquier medio, incluida la esclavitud. Los derechos de un propietario sobre un esclavo no eran tan diferentes de otros derechos en las personas, como los de un grupo de parientes sobre sus miembros, y los esclavos estaban en el camino de la reincorporación de una sociedad a otra. Esa es la segunda historia. Y luego Robertson y Klein comienzan su libro con la frase «La mayoría de los esclavos en el África subsahariana eran mujeres». Esa es la tercera historia.

Uno puede pasarse toda la vida leyendo sobre África y aún así no conocer la historia completa.

  1. África es el continente más pobre, según la revista World Population. ¿Podrías explicar por qué es así?

No.

Los Indicadores de Desarrollo Mundial dicen que el PIB per cápita en el África subsahariana en 2020 fue de 3.718,00 dólares internacionales ajustados a la PPA en 2018. En el Reino Unido, la misma cifra era de 46.482,90 dólares. Eso es una diferencia de alrededor del 1200%.

Supongamos que, ingenuamente, hago lo siguiente. Descargo los datos de Nathan Nunn de su documento QJE de 2008 de su sitio web, y hago una regresión del log del PIB per cápita sobre el log de los esclavos exportados por unidad de superficie. A continuación, calculo el PIB per cápita logarítmico contrafactual de cada país, que se deduce de los valores ajustados si no hubiera exportado esclavos. El país medio se vuelve un 112% más rico. El país que más gana es Ghana, con un 270%. Pero el 270% está muy lejos del 1200%.

Y éste es sólo uno de los muchos ejemplos. A lo largo de los últimos veinte años y más, se han acumulado considerables pruebas de que varias variables medibles afectan negativamente a los resultados económicos africanos —la trata de esclavos, las limitaciones impuestas por la geografía, la naturaleza de las instituciones precoloniales, la naturaleza de la gobernanza poscolonial, las crisis de la deuda, los problemas con la ayuda, los problemas con la guerra, los precios de los productos básicos, las sequías, el sesgo urbano... A veces hay un conjunto de variables del lado derecho que, al estilo de una regresión entre países de los 1990, puede empujar la llamada «variable ficticia de África» a niveles de insignificancia estadística. Y a veces no. Se puede reunir un conjunto de factores, tomar las estimaciones más creíbles que existen de sus efectos de tratamiento y encontrar una suma que alcance el 1200%. Pero si se arregla un problema cualquiera, los rendimientos de la solución de los demás podrían disminuir. O podrían aumentar.

Y luego Ewout Frankema y Marlous Van Waijenburg me dicen que los salarios eran tan altos en África en 1900 como en Asia. Así que quizá todo lo anterior a 1900 sea irrelevante para entender el África actual.

Entender el crecimiento económico es difícil.

  1. Los derechos de propiedad son cruciales para el crecimiento económico, pero algunos sostienen que los derechos de propiedad en África son inseguros debido a la abundancia de tierras. ¿Es ésta una valoración acertada?

La declaración más clara de este punto de vista proviene de Gareth Austin, en su artículo de 2008 de la Economic History Review. Aunque se pueden encontrar versiones de la misma en los trabajos de John Iliffe y Anthony Hopkins. Recientemente, Gareth hizo una excelente recapitulación de esta perspectiva en un discurso de apertura en la conferencia anual de la Economic History Society. Según esta visión del mundo, el hecho de que la tierra fuera abundante en relación con la población en África antes del dominio colonial, hizo que se invirtiera menos en derechos de propiedad sobre la tierra. Pero la abundancia de tierra también elevó los salarios, lo que hizo que se recurriera más a la coerción. Los trabajos de antropólogos e historiadores como Stanley Tambiah, Jack Goody e Igor Kopytoff han relacionado la escasez histórica de población en África con resultados como el precio de la novia y la poligamia.

Sin embargo, el mundo ha cambiado radicalmente desde el periodo colonial. Según las estimaciones y proyecciones del Banco Mundial, la población mundial era de algo más de 3.000 millones en 1960, con unos 227 millones en el África subsahariana. Hoy en día esas cifras se sitúan en torno a los 7.900 millones y 1.200 millones. Para 2050, sus proyecciones son de un mundo de 9.700 millones de personas, con 2.200 millones en África. Si estas cifras son correctas, la densidad de población africana era de 9,5 por kilómetro cuadrado en 1960, 50,3 en la actualidad y será de 92,2 por kilómetro cuadrado en 2050. Herbst, en su «Estados y poder en África», sitúa la densidad de población africana en 4,4 por kilómetro cuadrado en 1900. Pero el 50,3 actual hace que la población africana sea más densa que la de China o la del sur de Asia en 1900. Noventa personas por kilómetro cuadrado darían a África la densidad de población del Reino Unido en la época victoriana.

La cuestión no es si los derechos de propiedad africanos son como son porque la población es escasa, sino cómo se adaptarán a la creciente población del continente.

  1. Muchos sostienen que el legado de la trata transatlántica de esclavos sigue afectando a África. ¿Se ha comprobado esta afirmación con investigaciones empíricas?

Sin lugar a dudas. El trabajo de Nathan Nunn sobre el PIB y su trabajo con Leonard Wantchekon sobre la confianza allanaron el camino para que toda una generación de académicos examinara la influencia de la trata de esclavos en una amplia gama de otros factores. Nonso Obikili ha demostrado que la trata de esclavos aumentó la fragmentación política y redujo la alfabetización. John Dalton y Tommy Leung han demostrado que la trata de esclavos en el Atlántico aumentó la poligamia, mientras que Edoardo Teso ha demostrado que aumentó la participación de las mujeres en la fuerza laboral. En un trabajo de próxima aparición, Warren Whatley ha reunido pruebas de que la trata de esclavos difundió todo un conjunto de instituciones, como la esclavitud, la poligamia y las formas aristocráticas centralizadas de poder.

Creo que los economistas todavía pueden trabajar mucho sobre este tema, no sólo en África, sino también en la diáspora africana y sus conexiones con África. También he visto algunos trabajos nuevos e interesantes presentados recientemente en conferencias sobre el papel de la trata de esclavos en el desarrollo europeo—espero que pronto se difundan ampliamente como documentos de trabajo.

  1. Los teóricos políticos afirman que la guerra mejoró la capacidad del Estado en Europa, pero ¿cuáles son los resultados para África?

El contrapunto clave aquí es el trabajo de Charles Tilly, quien argumentó que en Europa «la guerra hizo el estado y el estado hizo la guerra». En el caso de Europa, Tilly argumentó que las presiones fiscales provocadas por la revolución militar condujeron al desarrollo de la capacidad estatal. Escritores posteriores como Nicola Gennaioli, Joachim Voth y Mark Dincecco han aportado pruebas que los economistas reconocerían en apoyo de la opinión de Tilly, y han trazado las consecuencias a largo plazo para la urbanización, la centralización fiscal, el gobierno limitado y, en última instancia, el desarrollo en Europa.

Pero puede que esta historia no sea válida en otros lugares. Varios historiadores y politólogos han estudiado esta historia y han llegado a la conclusión de que no puede aplicarse a África. Jeffrey Herbst, por ejemplo, sostiene que, debido a la densidad de población relativamente baja de África, la guerra era por las personas y no por la tierra. Richard Reid y Martin Klein han señalado que las guerras de asalto del tipo que dominaba la guerra en el África subsahariana, en contraste con las guerras de campaña de Europa, dejaban más espacio para la prolongación de las guerras. Además, Robert Bates ha argumentado que la paz colonial acortó la revolución militar en África. Todo ello contribuyó a socavar los vínculos entre la guerra histórica y el desarrollo posterior en África. No es de extrañar, por tanto, que Timothy Besley y Marta Querol-Reynal hayan descubierto que, a nivel de cuadrícula, las partes de África que experimentaron más conflictos antes del dominio colonial experimentan más violencia en la actualidad.

  1. Aunque eres más conocido por cubrir África, tu investigación también explora India. ¿Podrías comentar la relación entre la guerra precolonial y la capacidad del Estado en India?

El entorno de la guerra precolonial entre Estados en el sur de Asia precolonial se asemejaba a la competencia militar interestatal que existía en Europa después de la revolución militar, tal y como la describe Charles Tilly. Madhabi Roy ha argumentado de forma convincente que los recursos fiscales importaban para el éxito militar. Y, a diferencia del África subsahariana, el sur de Asia antes de 1757 estaba relativamente poblado. Por tanto, cabe esperar que la descripción de Tilly de Europa tenga un poder explicativo en el sur de Asia que no tiene en África. Escritores como John Richards, Andrew de la Garza y Pratyay Nath han descrito, en efecto, los esfuerzos de construcción del Estado bajo los mogoles como respuesta a las presiones militares. El imperio concedió tierras a los oficiales militares para extraer el excedente agrícola, desarrolló un sistema de tesorería piramidal e implantó un impuesto sobre la renta de la tierra.

Algunos de los trabajos empíricos más interesantes al respecto figuran en tesis doctorales. Roberto Foa ha comprobado que la eficacia del Estado es mayor hoy en día, incluso dentro de los Estados indios modernos, si se comparan los distritos situados dentro de las fronteras de los Estados rivales del subcontinente en el siglo XVIII con los situados fuera de dichas fronteras. Safya Morshed presentó recientemente una fascinante ponencia en el seminario de Historia Económica de las Regiones en Desarrollo, en la que relaciona la amenaza de guerra a la que se enfrentaban los mogoles con sus nombramientos de funcionarios y los salarios que les pagaban.

  1. India es un país diverso con múltiples lenguas y la diversidad suele presentarse como una barrera para el crecimiento económico. Según tu investigación, ¿la diversidad lingüística afecta negativamente al desarrollo de India?

Mi investigación ha sido más estrecha. Hace unos años, Namrata Kala y yo publicamos un artículo en el Journal of Economic History en el que demostramos que la distancia lingüística predice una menor integración de los mercados en India colonial. Es decir, si tomo un par de mercados en distritos que hablan conjuntos de lenguas diferentes, los precios de los productos básicos como el trigo y el arroz se correlacionan menos fuertemente en ese par de mercados que en otros pares que hablan lenguas más similares, condicionado a otras medidas de la distancia entre estos mercados.

Uno de mis artículos favoritos sobre la diversidad lingüística y el desarrollo en India lo escribió Tarun Jain hace unos años y se publicó en el Journal of Economic History. Muestra que los distritos de las provincias coloniales que no compartían la lengua oficial de la provincia estaban atrasados en materia de educación. Pero en 1956 los estados indios se reorganizaron en función de la lengua. Como resultado, los distritos que antes no compartían la lengua empezaron a ponerse al día.

Si hay una dimensión en la que la diversidad puede ser importante, es la de las castas. Latika Chaudhary ha realizado un importante trabajo en el que muestra cómo la fragmentación de las castas limitaba el acceso a la educación en India colonial. El trabajo de Suanna Oh sobre el mercado laboral demostró que la identidad de casta es una importante limitación para los trabajos que aceptan los trabajadores, y Kaivan Munshi ha escrito una exhaustiva reseña para el Journal of Economic Literature. David Reich, en su libro «Who we are and how we got here», muestra lo fuertes que son las presiones de endogamia dentro de las castas. En el caso de los vysya del sur de India, por ejemplo, hay pruebas fehacientes de un cuello de botella genético que se remonta a dos o tres mil años atrás y que se habría borrado si hubiera habido siquiera un 1% de afluencia de otras castas por generación. En sus palabras, India no tiene una gran población, sino que «India está compuesta por un gran número de pequeñas poblaciones».

  1. La época colonial en India es a menudo difamada, sin embargo, ¿hay pruebas que sugieran que los indios se beneficiaron de los desarrollos infraestructurales?

Sí lo hay. Muchos escritores han acusado a los ferrocarriles de tener una baja productividad, de cobrar demasiado por los fletes y de contribuir a la fuga del país al garantizar la rentabilidad a los inversores. Pero muchos economistas han demostrado que los ferrocarriles coloniales sí tuvieron impactos que beneficiaron al indio medio. Tahir Andrabi y Michael Kuehlwein han demostrado que redujeron las diferencias de precios en el espacio. Dave Donaldson ha demostrado que los ferrocarriles aumentaron los ingresos rurales. Él y Robin Burgess han demostrado que los ferrocarriles ayudaron a romper el vínculo entre la sequía y la hambruna.

Y esta historia no se limita a los ferrocarriles. Aaditya Dar tiene un documento de trabajo reciente en el que muestra que los distritos que recibieron canales coloniales tuvieron más éxito en la adopción de las nuevas variedades de cultivos de la Revolución Verde—aunque hoy en día están luchando contra un mayor agotamiento de las aguas subterráneas.

Sin embargo, resulta sorprendente que gran parte de esta literatura se base en comparaciones entre localidades de India. ¿Creció más rápido una ciudad conectada a un ferrocarril que otra que no lo estaba? ¿Un distrito conectado a un ferrocarril sufrió menos hambrunas después en comparación con uno que no lo estaba? Algunas de las preguntas más importantes de la literatura sobre el colonialismo—«¿el ferrocarril formaba parte de la sangría?»—pueden estar fuera del alcance de la econometría aplicada. Por lo tanto, hay un margen considerable para que otros economistas especializados en temas como las finanzas o la macroeconomía hagan contribuciones importantes en este sentido.

  1. La Revolución Verde de India ha sido anunciada como un hito en la historia del país, pero ¿cómo mejoró los indicadores sociales?

Esta es una historia mucho más amplia que la de India. Douglas Gollin, Casper Worm Hansen y Asger Mose Wingender han publicado recientemente un artículo en el Journal of Political Economy en el que demuestran que las nuevas variedades de cultivos introducidas por la Revolución Verde aumentaron los ingresos en el mundo en desarrollo. Si la Revolución Verde hubiera llegado una década más tarde, los ingresos serían inferiores en más de un 15%. Y demuestran que la Revolución Verde redujo las tasas de natalidad y aumentó la esperanza de vida. Jan von der Goltz y sus coautores, en un reciente artículo publicado en el Journal of Health Economics, utilizan datos sobre más de medio millón de nacimientos de todo el mundo en desarrollo para demostrar que la difusión de nuevas variedades de cultivos redujo la mortalidad infantil. Y, por supuesto, está el clásico trabajo de Andrew Foster y Mark Rosenzweig sobre cómo, al aumentar los rendimientos de la escolarización, la Revolución Verde estimuló una mayor escolarización en India.

Por supuesto, también puede haber habido costes. Sheetal Sekhri y Gauri Kartini Shastry tienen un reciente documento de trabajo que sugiere que la mayor abundancia de trigo y arroz en India puede haber conducido, en la edad adulta, a una mayor diabetes entre los hombres. Otros autores se han centrado en las posibles desventajas del mayor uso de fertilizantes. Creo que los economistas pueden aportar mucho más.

  1. Gracias por tu participación. ¿Tienes recomendaciones para mejorar el desarrollo de los países pobres?

Pide prestado a largo plazo y a un tipo de interés fijo. Y en tu propia moneda si te dejan. No hagas nada que no quieras que vea tu dios.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El Estado (no Nina Jankowicz) inventó la desinformación

05/28/2022Jason Morgan

En las últimas semanas, los americanos han debatido y se han horrorizado por la Junta de Gobierno de Desinformación creada por el Departamento de Seguridad Nacional. La Junta de Gobernanza de la Desinformación fue creada por el gobierno para contrarrestar la «desinformación» y presentar la visión «correcta» de los acontecimientos actuales.

La Junta de Gobierno de la Desinformación fue «puesta en pausa» por el gobierno federal cuando se hizo evidente que Nina Jankowicz (https://nypost.com/2022/04/29/biden-disinfo-czar-nina-jankowicz-ripped-over-tiktok/), que fue elegida por el Departamento de Seguridad Nacional para ser la directora ejecutiva de la Junta de Gobierno de la Desinformación, era ella misma culpable de proliferar la desinformación, en nombre del hijo de su jefe. (https://www.msn.com/en-us/news/politics/disinformation-head-nina-jankowicz-addresses-hunter-biden-laptop-remarks/ar-AAWGM7G)

Después de intensas críticas por parte de Glenn Greenwald, Tucker Carlson, y una serie de otros expertos y gente común, Jankowicz renunció a la Junta de Gobierno de Desinformación en desgracia. (Culpó a la «desinformación» de su salida.( https://www.dailymail.co.uk/news/article-10837567/Nina-Jankowicz-blames-DISINFORMATION-resignation-Bidens-disinformation-board.html))

La dimisión de Nina Jankowicz fue algo bueno para la libertad. La Junta de Gobierno de Desinformación nunca debería haber existido en primer lugar. Pero al centrarnos en la Jankowicz amante de TikTok (https://www.breitbart.com/politics/2022/04/29/joe-bidens-disinformation-chief-nina-jankowicz-playacted-her-male-trolls-tiktok/) perdemos de vista el verdadero problema de la Junta de Gobierno de la Desinformación. El problema no es Jankowicz, ni siquiera la Junta. Es que el Estado -cualquier Estado- es fundamentalmente incapaz de no difundir desinformación.

¿Por qué no? Porque el Estado es desinformación. Sin desinformación, no habría estado. Un estatista de TikTok se ha quedado sin trabajo, lo cual es maravilloso. ¿Pero por qué parar con Nina Jankowicz? ¿Por qué no llamar a las cosas por su nombre y admitir que el gobierno federal que creó el puesto de Jankowicz también es ilegítimo y se basa en mentiras?

Considere cómo comienza un estado y cómo se perpetúa. Desde el primer momento, un Estado es desinformación. Un estado es parasitario del trabajo humano. Los estatistas roban nuestro dinero y las cosas que producimos, y punto. Los estatistas tienen grandes armas y pequeñas conciencias, y van de pueblo en pueblo y de puerta en puerta, y exigen tributos como la alternativa sensata al robo a mano armada. Hay cualquier número de justificaciones para esto. El estatista necesita nuestro dinero para protegernos (de otros estatistas), el estatista es designado por Dios, el estatista es un dios, el estatista es el Estado, los antepasados del estatista siempre se han sentado en el trono pagado por nuestra propiedad robada y la de nuestros antepasados, etc. Cuando llega el inevitable enfrentamiento con los estatistas rivales, el estatista sube la tasa de impuestos, nos pone cascos y cota de malla y nos envía a saquear a nuestros vecinos. Todo por la «seguridad» de la «patria».

Pero todo esto es desinformación. El señuelo fundamental del Estado es que los gánsteres son reyes o presidentes, que el robo es un impuesto y que morir para proteger a los estatistas de otros estatistas es patriótico. Esa es la desinformación de base sobre la que descansa el Estado. Una vez que se cuestiona esa desinformación original, el Estado se derrumba (normalmente llevándose a mucha gente inocente con él). Visto así, resulta obvio por qué los estados deben recurrir a los «consejos de desinformación» y similares. Sin el monopolio de la propaganda, el Estado se revela como un vulgar delincuente.

El Estado es sólo esto, desinformación respaldada por la violencia, violencia justificada por la desinformación. ¿No me creen? Busca en tu cartera y saca un billete de dólar (si es que te queda alguno tras año y medio de régimen de Biden). Ese trozo de papel es un certificado de desinformación. Es dinero falso. Es una estafa. Es un recibo que da derecho al portador a un byte de desinformación del banco central del Estado (que no contiene nada de valor y que es parásito del Estado que es parásito de nosotros). Cada billete de dólar que emite el Estado es una noticia falsa. ¿Pero qué pasa si lo dice? Alguien como Nina Jankowicz te acusa de teorías conspirativas y de sembrar desinformación. Podrías acabar fácilmente en la cárcel por señalar que el emperador no tiene ropa, y que su moneda es una mentira.

Hay muchas otras mentiras además de esta. La FOIA es algo maravilloso, ha descorrido el telón del estatismo y nos ha mostrado la verdadera naturaleza del «gobierno». Periodistas de investigación como Peter Schweizer y Tom Fitton, y gente normal de todos los orígenes, utilizan la FOIA para exponer lo que el Estado hace a nuestras espaldas. Por ejemplo, la FOIA ha ayudado a revelar que el Fiscal General de los Estados Unidos (¿no suena grandioso ese título?) piensa que los padres que piden a los consejos escolares que no adoctrinen a sus hijos son «terroristas domésticos». (https://reason.com/2021/10/06/ag-merrick-garland-fbi-critical-race-theory-parents-schools-domestic-terrorists/)

Por muy elevado que sea el puesto burocrático, está por debajo de nuestra dignidad humana secundar calumnias escandalosas como éstas. No debemos lealtad a nuestros esclavizadores, a los que nos quitan bajo pena de violencia y al amparo de la mentira. No tenemos que seguir el juego a los estatistas que se dan títulos exaltados y se ponen medallas unos a otros por su habilidad para asaltar y saquear a los esclavos de otros estatistas. El Estado es desinformación. La FOIA está demostrando que cuando el Estado se ve privado de su prerrogativa fundamental -la prerrogativa de la desinformación- arremete contra él y se resquebraja. Este es el Estado en su totalidad. Nos miente y nos roba lo que producimos. Siempre lo ha hecho y siempre lo hará.

La verdad no es la primera víctima de la guerra. Es la primera víctima del Estado. Las guerras vienen después, una vez que el Estado ha engordado con lo que nos ha quitado a todos.

Nina Jankowicz ha dimitido como directora ejecutiva del Consejo de Gobernanza de la Desinformación. ¡Banzai! Pero ¿cuándo admitirá el propio Estado que es un mentiroso y también se irá?

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El verdadero mandato dual

05/25/2022Robert Aro

Los miembros de la Reserva Federal suelen hablar de su doble mandato de promover tanto el máximo empleo como la estabilidad de los precios. La Reserva Federal de San Luis ofrece incluso una imagen para ilustrar el supuesto acto de equilibrio para que la economía funcione correctamente:

Según la infografía del balancín anterior y el mito económico conocido como la Curva de Phillips, existe una compensación perpetua entre la inflación (de precios) y el desempleo.

Sin embargo, en el artículo La curva de Phillips: lee la letra pequeña, comparto los datos de la Fed, denominados «nube de puntos», para demostrar que no ha existido ninguna correlación entre la inflación y el desempleo en los últimos 50 años. También se ha explorado el origen del objetivo arbitrario de inflación del 2%, así como diversos problemas con los datos de inflación. En particular, durante décadas los economistas austriacos han sostenido que la doctrina de la Fed tiene un impacto perjudicial en la sociedad.

La necesidad de mantener el doble mandato simplemente no tiene sentido. Si la Fed no puede controlar la inflación, como afirma, y si la inflación no está realmente ligada al empleo, entonces o bien la Fed persigue una falsedad conocida o no entiende la falsa premisa que se le ha asignado.

Si este doble mandato no es factible, entonces ¿cuál es el «verdadero» doble mandato de la Reserva Federal?

Mantener los tipos de interés bajos y los precios de los activos altos parece más factible. Nunca lo dirían oficialmente, lo cual es comprensible, pero en este terreno la Fed ha destacado mucho más que ningún otro. Considere que desde principios de los 80 los tipos de interés sólo han tendido a la baja debido a las políticas de la Fed. Véase el tipo efectivo de los fondos federales más abajo:

Los tipos bajos conllevan beneficios como una deuda barata y fácil de adquirir, lo que facilita la creciente deuda nacional. El dinero fácil mantuvo los tipos bajos, impulsando los precios de activos como las acciones, los bonos y los bienes inmuebles.

A diferencia del éxito que el banco central encontró en la supresión de los tipos y la creación de burbujas de activos, la Fed fracasó estrepitosamente en el mantenimiento de la estabilidad de los precios del dólar de EEUU. Por definición, no hay nada estable en una moneda que se devalúa año tras año con el potencial de caer en el olvido. Véase el poder adquisitivo del dólar de consumo en el promedio de las ciudades de EEUU a continuación (indexado 1913 = 100):

Si bien la inflación y el desempleo son importantes para la sociedad, deberíamos preguntarnos cuánto significan para la Reserva Federal. Siempre se puede inventar una nueva narrativa para justificar cualquier tasa de inflación o cifra de empleo que la Reserva Federal desee. Tanto si una parte de la inflación es buena como si es transitoria, o si los objetivos de empleo e inflación deben cambiarse para que la Fed pueda cumplir mejor sus objetivos, siempre habrá una razón para justificar las acciones de la Fed. Inherente al doble mandato hay una grave falsedad que pocos economistas están dispuestos a señalar para advertir al público. Sin embargo, un tipo de interés aplastante sobre una deuda inmanejable, más una caída prolongada del mercado de valores son dos cosas que la Fed, ni el pueblo, tolerarán por mucho tiempo.

En el Podcast de Human Action de la semana pasada, mencioné que me costaría creer que la Fed fuera capaz de apretar hasta octubre de este año. Es difícil imaginar un futuro cercano en el que el tipo de interés de los fondos de la Fed esté por encima del 2%, y en el que los tipos de las hipotecas y de la deuda de EEUU estén en niveles unos cuantos múltiplos más altos. Además, hay que tener en cuenta el mal comportamiento de la bolsa sólo por la anticipación del endurecimiento de la Fed. Pensar que el mercado bursátil cambiará su espiral bajista tras la retirada de 350.000 millones de dólares del balance dentro de unos meses suena más ingenuo que optimista.

La historia y una mirada al mundo actual indican que una inflación «elevada» que acaba desembocando en una crisis monetaria es la norma, no la excepción. El hecho de que algunos años se perciban como más ruinosos para el poder adquisitivo del dólar que otros pasa por alto la tendencia a largo plazo, o la conclusión inevitable de un sistema monetario basado en la deuda. Por muy dolorosa que sea la inflación, e independientemente de lo que digan los datos de empleo, es aún más difícil ver un futuro en el que la Fed no haga nada. A su debido tiempo, rescatarán el mercado de valores inflando la oferta monetaria, bajando los tipos y dejando que todas las burbujas de activos continúen una vez más; sin importar las consecuencias.

Cosas más extrañas han sucedido, pero todos estamos obligados a hacer nuestras apuestas. Ahora todos somos especuladores bursátiles.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Es hora de repensar las políticas de invocación de empujones del gobierno

05/19/2022Vijay Victor

Desde que Thaler y Sunstein popularizaron el concepto en su libro «Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth, and Happiness», publicado en 2008. Los empujones son básicamente sugerencias o motivaciones sutiles ideadas para cambiar el comportamiento de las personas sin negarles la libertad de tomar sus propias decisiones. Thaler y Sunstein definen los empujones como

Cualquier aspecto de la arquitectura de la elección que altere el comportamiento de las personas de forma predecible sin prohibir ninguna opción ni cambiar significativamente sus incentivos económicos. Para que cuente como un mero empujón, la intervención debe ser fácil y barata de evitar. Los empujones no son mandatos. Poner la fruta a la altura de los ojos cuenta como un codazo. Prohibir la comida basura no lo es.

A falta de tratamientos y vacunas basados en la evidencia, se esperaba que los empujones conductuales ayudaran a animar a la gente a mantener la distancia social, a llevar máscaras, a desmentir las teorías de la conspiración al inicio de la pandemia. Muchos gobiernos y organizaciones independientes financiaron proyectos para idear y estudiar empujones que pudieran provocar un comportamiento deseable.

Se han realizado varios estudios en todo el mundo para evaluar la eficacia de los empujones en una situación de pandemia. Muchos de ellos informaron de que los empujones no eran tan eficaces como se esperaba para conseguir un comportamiento deseable. Los empujones informativos, como los folletos, los mensajes de texto, etc., parecen haber aumentado los hábitos de lavado de manos de la gente en un dos por ciento y la disposición a usar mascarillas en un tres por ciento en países como Colombia y Brasil. Enmarcar los mensajes en un marco de pérdida o ganancia no pareció tener un impacto importante en la decisión de la necesidad y la duración de los cierres en el Reino Unido. Resultados similares se encontraron en un estudio realizado en los Países Bajos para motivar a la gente a mantener la higiene de las manos en las calles comerciales. El estudio concluyó lo siguiente:

Nuestros resultados sugieren que las tiendas, y los gobiernos, deberían buscar otras medidas además de los empujones probados para mejorar la higiene de las manos en la calle comercial durante la pandemia de COVID-19, ya sea combinando diferentes empujones y/o utilizando métodos menos sutiles.

Dejando de lado la «crisis de replicación» en los campos de la psicología y la economía, hay varias razones por las que los empujones no funcionan. Una de las principales razones podría atribuirse a las barreras psicológicas creadas por las características culturales y contextuales de los distintos países, lugares y grupos. Generalizar los resultados de los estudios sin un «reconocimiento del contexto»1 daría malos resultados.

Es casi imposible idear empujones o intervenciones paraguas que se adapten a todas partes. Para poner esto en perspectiva, consideremos las razones de las dudas sobre las vacunas en África. Los años de guerra y los brotes de ébola aumentaron la desconfianza en los productos procedentes de Occidente. Junto a esto, las creencias sanitarias locales que difieren de una región a otra desempeñan un papel importante en el aumento de la indecisión sobre las vacunas. Un solo empujón no serviría de mucho en este caso. Por ello, es necesario realizar intervenciones personalizadas, o más bien a medida, que sean específicas para cada región; hay que identificar grupos homogéneos o, al menos, grupos con rasgos similares. Generalizar la aplicación de empujones o intervenciones para regiones con características similares tampoco puede funcionar. Es muy posible que pasemos por alto la heterogeneidad subyacente en los grupos considerados. Al fin y al cabo, muchos fenómenos sociales están inseparablemente entrelazados.

Dicho esto, no hay que exagerar la eficacia de los empujones en una situación de pandemia precaria como ésta. Los tamaños de los efectos de los estudios citados anteriormente indican que los empujones por sí solos no son suficientes, como en el caso de la donación de órganos o los planes de jubilación, donde se observaron cambios significativos. Muchos gobiernos creen que en lugar de obligar a las personas a mostrar un comportamiento deseable, podrían simplemente «darles un empujoncito». Lo que se considera un comportamiento deseable y quién lo decide nos llevará al clásico debate del paternalismo libertario y su carácter oximorónico.

El propio Thaler sugirió que los gobiernos deberían optar por medidas más contundentes, como los pasaportes de vacunación, en lugar de confiar únicamente en los empujones para que la gente se vacune. Necesitamos una combinación adecuada de intervenciones suaves y duras, que Thaler denomina «empujones», para motivar a la gente a vacunarse. La simplicidad y la sutileza de los empujones pueden hacer que parezcan una poción mágica para los políticos. Ya es hora de que nos demos cuenta de la eficacia real de estas intervenciones y utilicemos nuestros limitados recursos con criterio. Como nota final, he aquí la conclusión de un artículo publicado en Nature por un grupo de destacados científicos del comportamiento, escrito en respuesta al uso excesivo de intervenciones conductuales a medio cocinar.

En general, creemos que las ciencias sociales y del comportamiento tienen el potencial de ayudarnos a comprender mejor nuestro mundo. Sin embargo, somos menos optimistas sobre si muchas áreas de las ciencias sociales y del comportamiento están lo suficientemente maduras como para proporcionar esa comprensión, especialmente cuando se consideran cuestiones de vida o muerte como una pandemia.

Referencias

1https://behavioralscientist.org/ask-behavioral-scientist-piyush-tantia-ideas42-importance-context/

Resultados positivos — enmarcando: Impulsos para la vacunación voluntaria de COVID-19: ¿Cómo explicar la información de los compañeros?

Weijers, R. J., & de Koning, B. B. (2021). Nudging to increase hand hygiene during the COVID-19 pandemic: A field experiment. Canadian Journal of Behavioural Science / Revue canadienne des sciences du comportement, 53(3), 353-357. http://dx.doi.org/10.1037/cbs0000245

Un megaestudio sobre los incentivos basados en textos que animan a los pacientes a vacunarse en una próxima cita médica, https://www.pnas.org/doi/10.1073/pnas.2101165118

Hay que tener cuidado al aplicar la ciencia del comportamiento a la política — https://www.nature.com/articles/s41562-020-00990-w

¿Qué eficacia tiene el nudging? Una revisión cuantitativa sobre los tamaños de los efectos y los límites de los estudios empíricos sobre empujones, https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S2214804318303999

 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El Goldback: una moneda alternativa que combina dinero sano con tecnología moderna

05/17/2022Samuel Peterson

El dinero sano es ahora más portátil que nunca. Los billetes de papel fueron creados y emitidos originalmente por los bancos privados como recibos del oro de sus depositantes. Dichos recibos eran luego utilizados por los clientes como moneda, siendo intercambiados entre ellos y las empresas para evitar la carga de transportar el oro. Con el tiempo, estos billetes emitidos por entidades privadas fueron sustituidos por los propios billetes de papel de la Reserva Federal. Los billetes de dólar se separaron totalmente de su respaldo en oro cuando la Administración Nixon decidió abandonar el patrón oro. Ahora, sin embargo, la tecnología ha avanzado hasta el punto de que permite transportar el oro más fácilmente que nunca, incluso en una cartera. Mientras que algunos pueden pensar que este avance viene en forma de acuñación de monedas, resulta que la respuesta del mercado para resolver los problemas de transportabilidad del oro se encuentra entre dos finas hojas de plástico.

Entra el Goldback.

Creados en 2019, los goldbacks son billetes de moneda de financiación privada con oro incrustado en el billete. Parecido a la moneda emitida por la Reserva Federal, el Goldback tiene varios diseños, números de serie y denominaciones. Estas denominaciones van desde 1/1000 hasta 1/20 de una onza troy de oro. En la actualidad, los estados de New Hampshire, Nevada y Utah cuentan con series de emisión privada impresas y disponibles en el mercado para su compra. Los goldbacks combinan la moneda sana con la tecnología moderna a través de un proceso llamado deposición al vacío. El sitio web de la empresa Goldback describe este proceso:

«Los diseños se imprimen en una lámina de polímero que luego se bombardea con la cantidad adecuada de partículas de oro atomizadas en una cámara de vacío. Este oro se sella entonces en el interior mediante una segunda barrera protectora de polímero, creando así una hermosa imagen en negativo».

La empresa que fabrica los Goldbacks, Valaurum, también ha producido billetes incrustados en oro para la República de Ghana, la República de Camerún y varias organizaciones privadas.

Los inconvenientes del goldback son muy evidentes. En concreto, se encuentran a más del doble del precio actual del oro. Esta elevada prima es el resultado de su costosa elaboración y de su limitada oferta. Ambos factores dificultan que la moneda se convierta en un medio de intercambio ampliamente aceptado en estos momentos.

A pesar de estos inconvenientes, el futuro depara un gran potencial para el goldback. A medida que se desarrolle la tecnología, los productores de la competencia podrían fabricar un producto similar al goldback de forma más eficiente, aumentando la oferta y reduciendo así el coste para los consumidores. Esta es la belleza del mercado. A medida que avanza el tiempo, los incentivos a los beneficios atraen a los empresarios que crean productos de mayor calidad a menor coste. El ordenador es un gran ejemplo. En un artículo publicado por The American Enterprise Institute, Mark Perry explora el desarrollo del mercado del ordenador:

 «En comparación con los ordenadores de sobremesa actuales, los mainframe eran 128 veces más lentos, más de 8.000 [veces] más caros y eran más de un millón de veces más caros en términos de coste por MHz».

Lógicamente, el mismo principio se aplicaría a los goldbacks, especialmente cuando se incorporen más competidores al mercado. El proceso de disponer de billetes incrustados en oro más baratos en el mercado podría acelerarse aún más si los bancos más grandes deciden imprimir su propia moneda similar al Goldback. Sin embargo, es muy poco probable que esto ocurra en un futuro próximo debido a la política de dinero fácil de la Reserva Federal que beneficia a sus bancos miembros.

Hoy en día, las personas se enfrentan a un aumento de los precios en la bomba de gasolina y en la tienda de comestibles. Debido a que la Reserva Federal ha creado billones y billones de dólares desde el comienzo de la pandemia de covid-19, la inflación está causando un dolor devastador en todo el mercado.

Por ello, encontrar coberturas contra la inflación, como los metales preciosos, es más importante que nunca. Si el dólar llega a un punto de hiperinflación al estilo de Weimar o Venezuela, los hogares de bajos ingresos y de renta fija, los ahorradores y los jubilados serán los más perjudicados. Por suerte, este es un ámbito en el que el goldback puede aliviar potencialmente el dolor de la inflación. En lugar de necesitar grandes cantidades de capital para comprar oro, un Goldback puede comprarse por menos del coste de un almuerzo típico. Se trata de un avance especialmente prometedor para los adolescentes y estudiantes universitarios, como yo, que no disponen de capital para comprar grandes cantidades de oro.

Ludwig von Mises dijo: «La primera condición previa de cualquier reforma monetaria es detener la imprenta». Si impedir que la Reserva Federal imprima más dinero no es una opción (que parece ser el caso), entonces podría decirse que el siguiente mejor paso para la reforma monetaria es desprenderse de la moneda proporcionada por el Estado e invertir en alternativas privadas. El Goldback es una de esas opciones. Aunque es poco probable que esta moneda sea aceptada en su tienda de comestibles a corto plazo, la tecnología detrás de ella ciertamente hace que haya un futuro esperanzador en el que los individuos puedan usar dinero sólido proporcionado privadamente en forma de oro, en lugar de la inestable y degradada moneda fiduciaria del Estado.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Este policía de Colorado está aprendiendo una lección sobre proporcionalidad

05/10/2022Ryan McMaken

El agente de policía de Loveland (Colorado) Austin Hopp fue condenado esta semana a una pena de prisión por atacar a una anciana con demencia en junio de 2020. Tras declararse culpable de agresión en segundo grado y otros delitos, Hopp llegó a un acuerdo con el condado y fue condenado a cinco años de prisión más tres años de libertad condicional.

Hopp estaba «haciendo cumplir la ley» cuando tiró al suelo a la víctima Karen Garner, le rompió el brazo y le dislocó el hombro. La mujer, de 73 años y 80 libras, supuestamente había intentado salir de un Walmart local con mercancía por valor de 13,88 dólares. Al enfrentarse a ella, Garner dejó la mercancía en la tienda y se dirigió a su casa.

Hopp y su compañera, la agente Daria Jalali, alcanzaron rápidamente a Garner, que estaba recogiendo flores silvestres en la carretera. Hopp procedió a agredir a Garner con la ayuda de Jalali. El maltrato de Hopp a la pequeña mujer fue tan agresivo que un transeúnte local incluso se detuvo —pensando que Hopp estaba abusando de un niño pequeño— y le preguntó «¿tienes que usar tanta agresividad?».

El sargento que estaba en el lugar, Philip Metzler, se apresuró a desestimar las preocupaciones de los transeúntes y gritó al ciudadano, declarando que Hopp «no hizo nada malo». Metzler también inventó un relato falso sobre cómo Garner «huyó de la tienda» y «se resistió al arresto».

Poco después, Garner fue llevada al calabozo local, donde se le negó la atención médica, a pesar de que tenía un brazo roto. Mientras Garner lloraba de dolor en su celda, Hopp, Jalali y el oficial de servicios comunitarios Tyler Blackett vieron las imágenes de la cámara corporal del incidente. El vídeo de la comisaría muestra a los tres agentes riendo y bromeando sobre la detención de Garner y su brazo roto. Hopp anunció que estaba «orgulloso» y «súper emocionado» por haber tenido la oportunidad de utilizar las correas de sujeción de la anciana. Jalali y Hopp compartieron un choque de puños sobre la detención y Hopp declaró que la detención «fue genial» y «lo aplastamos».

Pero luego no pasó nada. Como suele ocurrir con las agresiones de la policía a los ciudadanos, los dirigentes del departamento de policía no hicieron ninguna excepción a la agresión de Hopp ni al hecho de que a Garner se le negara la atención médica. El festival de risas que siguió a la detención de Garner no fue visto como algo de lo que preocuparse. El subjefe de policía de Loveland, Ray Butler, tras ver el vídeo de Hopp, concluyó que la agresión de Hopp fue «necesaria, razonable y dentro de la política».

No fue hasta abril del año siguiente cuando la hija de Garner pudo finalmente obtener información sobre la violenta detención de su madre. Gracias a su hábil abogado, se hicieron públicos los vídeos de las cámaras corporales del incidente, así como el vídeo de la comisaría. Sólo después de una protesta pública por el contenido del vídeo, los responsables del departamento de policía tomaron alguna medida significativa. Hopp, Jalali y Metzler recibieron vacaciones pagadas -también conocidas como «licencia administrativa»- en espera de la investigación.

Hopp, Jalali y Blackett finalmente dimitieron —es decir, no fueron despedidos— a finales de abril. No fue hasta más de un año después del incidente, en septiembre de 2021, cuando Metzler dimitió. Metzler, por supuesto, había firmado el informe de Hopp, y —según el abogado de Garner— deliberadamente etiquetó mal sus propios archivos de la cámara corporal para ocultar las pruebas. La otra sargento que aprobó el informe de Hopp, la sargento Antolina Hill, sigue empleada en el departamento.

Ahora, casi dos años después -y ciertamente no gracias al departamento de policía que lo empleó y protegió-, Austin Hopp está en prisión. Su compañero Jalali está a la espera de ser juzgado en junio.

¿Entiende la policía el concepto de proporcionalidad?

Pero esto nos deja con una pregunta importante: ¿qué tipo de pensamiento convence a un agente de policía para concluir que es loable, o incluso aceptable, golpear a una anciana de esta manera?

Ya podemos adivinar la narrativa que la policía se estaba contando a sí misma, dadas las palabras de Metzler: en sus mentes, Garner era aparentemente un «criminal» que se resistió al arresto y huyó de la escena de un crimen. Tal vez en sus mentes, esta versión exagerada de los hechos justificaba romper el brazo de una anciana y meterla en una celda.

Sin embargo, la mayoría de las personas razonables entienden que hay un problema de proporcionalidad en este caso. Garner no robó realmente nada, pero incluso si hubiera robado algo, ¿era la respuesta adecuada golpearla? Además, en el caso de Garner, el valor de los bienes que tenía en la mano ascendía a menos de 14 dólares. Todo esto debe considerarse a la luz de la premisa básica de la proporcionalidad, que es que «debe haber una proporción entre la gravedad del delito y la gravedad del castigo».

Así que aquí tenemos a una mujer que en realidad no había robado nada, pero la policía actuaba como si fuera una criminal empedernida, merecedora de un trato duro. Además, como Murray Rothbard siempre tuvo cuidado de señalar, cuando un sospechoso está en proceso de ser detenido, la culpabilidad aún no se ha determinado. En otras palabras, toda la fuerza empleada contra un sospechoso puede resultar en última instancia contra una parte que es completamente inocente.

Así, en el caso Garner, presenciamos cómo la policía rompe el brazo de una anciana en un caso en el que:

  • No se ha establecido la culpabilidad.
  • El sospechoso no ha robado nada.
  • El sospechoso es una persona pequeña de edad avanzada y no presenta ninguna amenaza para la comunidad.

El público, en algún nivel, entendió todo esto, lo que probablemente es la razón por la que la reacción del público a la policía en el caso de Garner fue de repulsión casi universal. Si Hopp hubiera arrestado de forma similar a un delincuente de 90 kilos por robar un paquete de cigarrillos, es casi seguro que hoy no estaría en la cárcel.

Las personas razonables entienden que no todos los casos de robo (o intento de robo) son iguales y no requieren la misma respuesta. De hecho, en muchos casos, la proporcionalidad y la decencia básica sugieren que lo más prudente es no realizar ninguna detención. El caso de Garner es uno de ellos.

El modelo de «arresto y cárcel» para las infracciones menores es un invento moderno y estatal

Sin embargo, los tipos de «la ley y el orden» suelen tener problemas para entender la proporcionalidad y el hecho de que detener a la gente no es necesariamente la solución a todas las infracciones legales. Para muchas de estas personas, incluso las infracciones más leves requieren una intervención contundente, el encarcelamiento y la detención. ¿Los sospechosos que no se someten inmediata y dócilmente a la detención? Esas personas —independientemente de su supuesta infracción— se están «resistiendo al arresto» y, por lo tanto, hay que hacer que se sometan por cualquier medio necesario.

Sin embargo, como ha demostrado el caso Garner, esta es una postura macabra y alejada del mundo real.

Por ejemplo, en el caso de Garner, ¿cómo podría haberse manejado la situación de manera diferente? Era evidente para cualquier persona decente —es decir, no para el personal del Departamento de Policía de Loveland— que no habría sido apropiado utilizar la violencia contra alguien en la situación de Garner. Por un lado, el supermercado podría protegerse de Garner en el futuro simplemente prohibiéndole la entrada al local. Esto es habitual en el caso de los ladrones de tiendas. Si la policía estaba empeñada en establecer la identidad de Garner —y si ella se negaba a dar su nombre—, podría simplemente haberla seguido media milla más hasta su casa. Entonces podrían haber emitido una orden de comparecencia ante el tribunal.

Es casi seguro que esto habría sido menos largo y costoso que detener a la mujer y meterla en la cárcel. El enfoque de la citación definitivamente habría sido menos costoso que el acuerdo de 3 millones de dólares pagado a la familia de la víctima en el caso Garner.

Sin embargo, seguimos escuchando a los partidarios de «cumplir siempre» que cualquier infracción menor requiere una respuesta de fuerza abrumadora seguida de una escalada violenta. ¿Pero qué pasaría si Garner hubiera logrado liberarse de alguna manera del agente de policía y hubiera podido huir? Si creemos que el acatamiento es de suma importancia, entonces debemos concluir que entonces sería justificable el uso de la fuerza letal en personas en la situación de Garner. En otras palabras, acabamos apoyando la idea de que la muerte es, de alguna manera, un «castigo» proporcional por un pequeño (intento de) robo.  Claramente, hay algo muy equivocado en esta posición.

Además, desde el punto de vista de la política pública, los recursos policiales se desperdician en casos como éste. Si Loveland es como la mayoría de las comunidades de su tamaño y demografía, hay muchos robos de coches, asaltos y hurtos sin resolver y nunca perseguidos. Cualquiera que haya sido víctima de un robo, por ejemplo, sabe que la policía no hace casi nada por encontrar los objetos robados. La policía suele mentir diciendo que «debe hacer cumplir todas las leyes», pero es evidente que no es así. La policía elige cada día cómo distribuir los recursos policiales y qué delitos investigar y abordar. Esto se refleja en el hecho de que la policía dedica muy pocos recursos a los homicidios, pero grandes cantidades de recursos a las investigaciones más lucrativas y fáciles de las drogas ilegales.

Entonces, ¿por qué dos policías y su sargento decidieron redoblar la apuesta por la detención de Karen Garner? Porque era lo más fácil de hacer. Y, por supuesto, Garner no representaba amenaza alguna para la seguridad personal de los agentes de policía. Esto la convirtió en un objetivo aún más fácil. Por otro lado, la búsqueda de criminales peligrosos requiere trabajo y riesgo.

Al final, habría sido mejor no hacer nada desde el punto de vista de la policía. Si Walmart quisiera insistir en castigar a Garner de alguna manera por su insignificante no robo, Walmart podría demandarla en los tribunales.

Esto, por supuesto, sería el curso de acción recomendado por Rothbard en su capítulo sobre la proporcionalidad en Ética de la libertad. Pero incluso entonces, la pena infligida a Garner tendría que ser proporcional, ya que, como señala Rothbard

La víctima [es decir, Walmart], entonces, tiene derecho a exigir un castigo hasta la cantidad proporcional determinada por la magnitud del delito, pero también es libre de permitir que el agresor compre su salida del castigo, o de perdonar al agresor parcial o totalmente. El nivel proporcional de la pena establece el derecho de la víctima, el límite superior permisible del castigo; pero cuánto o si la víctima decide ejercer ese derecho depende de ella.

En el caso de Garner, Walmart podría reclamar tal vez 20 dólares de restitución por el tiempo empleado por los empleados de la tienda en reclamar la propiedad de Garner. O Walmart podría simplemente decidir que no vale la pena. Cualquier cosa más que unos pocos dólares de restitución en este caso es desproporcionada a la gravedad del delito.  Un brazo roto está más allá de las respuestas razonables. Por otra parte, un compromiso doctrinario con «la ley y el orden» impuestos por la policía depende simplemente de una versión imaginaria de la realidad en la que toda infracción menor puede ser abordada mediante la intervención del gobierno. Históricamente, la persecución de este tipo de infracciones ha sido por lo general una cuestión de derecho civil privado. La idea de que hay que enviar a la policía a acorralar a todos los ladrones de poca monta es una invención puramente moderna. En realidad, y a lo largo de la mayor parte de la historia de la humanidad, se ha dado el caso de que muchas pequeñas infracciones no pueden abordarse sin arriesgarse a un «remedio peor que la enfermedad».

Ese fue claramente el caso en la situación de Garner. Afortunadamente, el tribunal lo reconoció, y Hopp tendrá unos cuantos años en una celda de prisión para ayudarle a entender. Esperemos que su compañero Jalali tenga pronto la misma oportunidad.

Image source:
Larimer County Sheriff's Office
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El autointerés no es lo que parece: una respuesta austriaca a las promesas incumplidas del socialismo

Un tropo habitual en los círculos socialistas es que los pobres y los oprimidos se niegan a votar sus intereses económicos. Véase, por ejemplo, «What’s the Matter with Kansas? How Conservatives Won the Heart of America» de Thomas Frank. Esta teoría se utiliza para justificar diversos planes antidemocráticos para «proteger» a los vulnerables de sí mismos. Si, después de todo, los pobres no votan por sus intereses, ¿por qué no podemos lograr intervenciones pareto-óptimas en su favor?

De hecho, ¿este hecho no refuta en general toda la teoría económica? No se puede argumentar muy bien que la gente es racional cuando es tan «obvio» que no lo es, ¿verdad?

El problema, por supuesto, con tales teorías es que ignoran el riesgo. Incluso si el socialismo funciona exactamente como se anuncia, incluso si todos sus «fracasos» fueran únicamente el resultado del hecho de que no se ha «probado», ¿y qué? El mero hecho de que el socialismo haya fracasado en el pasado demuestra que el socialismo es arriesgado, y las inversiones arriesgadas deben evaluarse de forma diferente.

Está muy bien decir que una acción concreta se duplicó tal y como se predijo, pero eso no demuestra que el posible inversor se equivocara; tendríamos que considerar el riesgo antes de poder evaluar la sabiduría —o la estupidez— de la decisión de no invertir.

¿Por qué entonces los pobres y los oprimidos deberían negarse a votar por el socialismo —incluso asumiendo, por el bien del argumento, que el socialismo funcionaría para mejorar sus vidas? Es perfectamente racional que una persona que vive en el límite sea más adversa al riesgo que la riqueza; después de todo, ¿quién tiene más probabilidades de morir de hambre bajo el socialismo (si éste fracasa)?

Del mismo modo, es perfectamente racional que una persona que vive al límite sienta que las cargas del fracaso recaerán sobre ella de forma desproporcionada; después de todo, ¿quién es más probable que forme los pelotones de fusilamiento y sus víctimas? ¿Quién es más probable que esté tanto delante como detrás de esos fusiles? Dado que los vulnerables son más vulnerables, es perfectamente racional que teman el socialismo más que los que tienen recursos para protegerse o huir.

Otro punto más sutil, pero importante: ¿quién es más probable que tenga una experiencia personal negativa con el gobierno que los vulnerables? Los ricos son menos propensos a tener experiencias negativas con el gobierno y, cuando las tienen, interactúan a través de un consejo superior. La persona que perdió su coche por las multas de aparcamiento es mucho, mucho más probable que desconfíe del gobierno que la persona que puede permitirse aparcar en un garaje o pagar sus multas cuando no lo hace; por lo tanto, es perfectamente racional que la primera desconfíe del socialismo más que la segunda.

Obsérvese que no he hecho ninguna suposición extravagante sobre las preferencias de riesgo o los sesgos cognitivos; más bien, he hecho algunas suposiciones sencillas y directas: las personas que son menos capaces de soportar el riesgo son más adversas al riesgo, y las personas que han sufrido pérdidas en una determinada inversión son menos propensas a repetir esa misma inversión. No es nada del otro mundo y, sin embargo, explica todo el comportamiento observado.

Ahora bien, para ser claros, no creo que los socialistas puedan cumplir lo que prometen, pero no hay nada irracional en el escepticismo de los vulnerables. Al contrario, sugiere que dan prioridad a su propia experiencia personal por encima de las proclamas académicas, que es la preferencia más racional imaginable.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Escuela austriaca vs. escuela de negocios: creando valor

03/24/2022Connor Mortell

Economics for Business del Instituto Mises pretende educar a los empresarios en ciernes en el campo de la economía. Es un servicio vital porque, como he argumentado anteriormente, para ser un empresario de éxito, hay que pensar como un austriaco. Por su naturaleza de intentar educar a nuevos empresarios y gestores, su competencia natural son las escuelas de negocios de todo el mundo. Por ello, ha sido un tema recurrente enfrentarse a las escuelas de negocios y explicar que la escuela austriaca de economía ofrece mucho más valor al empresario emergente, y con razón. Como estudiante de MBA me siento especialmente atraído por esto. No es raro que afirme que estoy obteniendo este título para poner esas tres letras mágicas en mi currículum, pero mi verdadera educación en economía ha venido de la lectura por mi cuenta y a través de organizaciones increíbles como el Instituto Mises. Por ello, quería dedicar un momento a destacar una de las falacias que se me presentaron recientemente como estudiante de la escuela de negocios.

La lección fue que hay cuatro niveles de responsabilidades para cualquier directivo. El más bajo y menos impresionante era el de la responsabilidad económica: la empresa debe obtener beneficios para servir a los empleados y a las partes interesadas. En cambio, la más alta y noble de las responsabilidades de un directivo es la responsabilidad filantrópica: «Cuando un empresario funda una organización que se esfuerza por crear valor social en lugar de simplemente obtener beneficios».

Se trata de un error garrafal sobre lo que son realmente los beneficios. Las escuelas de negocios le enseñarán que servir a la gente y crear valor es un punto separado de la obtención de beneficios. Pero nunca se insistirá lo suficiente en que no se pueden obtener beneficios sin servir a las personas y crear valor. Los beneficios no se obtienen simplemente siguiendo algún modelo y participando en alguna lección de la escuela de negocios. Los beneficios se obtienen creando valor para la gente de la forma más adecuada. Como dijo Ludwig von Mises en Acción humana

Los beneficios son el motor de la economía de mercado. Cuanto mayores son los beneficios, mejor se satisfacen las necesidades de los consumidores. Porque los beneficios sólo pueden obtenerse eliminando las discrepancias entre las demandas de los consumidores y el estado previo de las actividades de producción. Quien mejor sirve al público, obtiene los mayores beneficios.

Estamos enseñando a la próxima generación de directivos y empresarios que obtener beneficios y crear valor son dos opciones contradictorias; eso no podría estar más lejos de la realidad. La próxima generación de directivos y empresarios debe entender que para obtener beneficios debe crear valor. Como explicó Per Bylund en el podcast Economics for Business

Las escuelas de negocios hablan de cómo las empresas se posicionan sólo con el mercado tratando de explotar cualquier hueco que haya, cualquier oportunidad que ya exista, dados los deseos y necesidades de los consumidores. Mientras que lo que estamos tratando de averiguar es cómo servir mejor a los consumidores. Y estos modelos son, muy a menudo, realmente acerca de empujar sus productos, a tantos como sea posible y vencer a la competencia haciendo lo mismo. Así que los modelos de las escuelas de negocios no tratan realmente de descubrir cómo servir mejor al consumidor, lo que podría ser un producto completamente diferente, una forma completamente diferente de hacer las cosas. El valor tiene que ver con la experiencia que el consumidor espera de tu oferta y no con superar a la competencia necesariamente.

Debemos dejar de enseñar esta concepción tan errónea de las empresas y los beneficios. Necesitamos programas como Economics for Business para que se entienda que es en la creación de valor donde las empresas pueden obtener beneficios. Uno puede posicionarse en el mercado como quiera, uno puede ejecutar tantos modelos como quiera, uno puede hacer tantas matemáticas como quiera, todo va a ser absolutamente inútil sin el requisito central para el beneficio: crear valor. Hasta que las escuelas de negocios no empiecen a entender esto y dejen de presentar una falsa dicotomía entre beneficios y valor, nunca podrán enseñar nada de verdad a los empresarios.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here