Power & Market

Ya está disponible el número especial doble de QJAE sobre emprendimiento

12/08/2020Mises Institute

¡El nuevo número doble especial sobre el espíritu empresarial está aquí!

Este número, editado por Per Bylund, sugiere direcciones para la futura investigación y colaboración en economía austriaca y en el estudio académico del emprendimiento. Las contribuciones ofrecen una multitud de perspectivas sobre un amplio conjunto de cuestiones relacionadas con el emprendimiento. A partir de la introducción del Dr. Bylund, «Los artículos... abordan direcciones para una mayor expansión más allá de los límites actuales de la economía austriaca y la teoría del emprendimiento. Este... número incluye artículos que abren nuevas líneas de pensamiento para los economistas austríacos interesados en el emprendimiento, así como para los estudiosos del emprendimiento interesados en la economía austriaca».

Cuatro reseñas de libros cierran esta rica edición. Los libros reseñados incluyen The Puzzle of Prison Order (El enigma del orden de la prisión) de David Skarbek, From the War on Poverty to the War on Crime: The Making of Mass Incarceration in America (De la guerra contra la pobreza a la guerra contra el crimen: la creación de la encarcelación masiva en Estados Unidos) por Elizabeth Hinton, Escaping Paternalism (Escapando del paternalismo) por Mario Rizzo y Glen Whitman, y The Skyscraper Curse (La maldición de los rascacielos) por Mark Thornton.

¿Trabajando en tu propia contribución a la economía austriaca? Presenta tu paper a la QJAE.

Haga clic aquí para ver el nuevo QJAE

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

YouTube intenta silenciar el Instituto Mises

11/25/2020Jeff Deist

YouTube, la plataforma de video dominante propiedad de Google, decidió ayer eliminar un video del Instituto Mises. Esta decisión aparentemente dura toda la eternidad, no puede ser apelada a un humano real, y viene con esta amigable amonestación: «Porque es la primera vez, esto es sólo una advertencia. Si sucede de nuevo, tu canal recibirá una huelga y no podrás hacer cosas como subir, publicar o transmitir en vivo por una semana».

El video, una charla de Tom Woods titulada «El culto covid» con más de 1,5 millones de vistas, fue grabado en nuestro evento en vivo en Texas hace dos semanas. Ofreció desafíos a la narrativa oficial sobre el coronavirus, particularmente con respecto a los mandatos de las máscaras. En la charla de Woods se presentaron varios gráficos que mostraban aumentos en los «casos» de covid en múltiples ciudades y países no mucho tiempo después de imponer las reglas de la máscara, demostrando cómo esas reglas aparentemente tienen poco efecto en la ralentización de la transmisión del virus.

YouTube

El discurso fue nada menos que un sincero tour de force contra los terribles encierros y la pseudociencia que plagan el debate sobre covid, y un llamado a reexaminar los equilibrios y prioridades. Fue, como se puede imaginar, una mezcla de datos inexpugnables combinados con la fuerte prescripción de nuestro amigo Tom de libertad y elección personal en lugar de edictos estatales centralizados.

En otras palabras, YouTube no tenía ningún negocio terrenal para quitarlo. Este tipo de discurso me parece el mejor y más usado para YouTube, su función más importante.

Las «grandes digitales», como el profesor Michael Rectenwald denomina a las empresas tecnológicas, se han convertido en «gubernamentalidades»: empresas supuestamente privadas convertidas en instrumentos del poder estatal y de las narrativas del Estado. Este sórdido proceso es diferente para cada empresa, (algunas son más cómplices que otras, unas pocas son heroicamente incumplidoras) pero implica una mezcla de financiación inicial, conexiones y contratos con organismos estatales, en particular en relación con la defensa y la vigilancia, y campañas de propaganda al servicio de las narrativas estatales. Rectenwald explica este fenómeno en su propia charla reciente titulada «La elección de Google»:

En resumen, Google, Facebook y otros no son entidades estrictamente del sector privado; son gubernamentalidades en el sentido que le he dado al término. Son extensiones y aparatos del Estado. Además, estas plataformas son gubernamentalidades con un interés particular en el crecimiento y la extensión de la propia gubernamentalidad. Esto incluye la defensa de todo tipo de clase de identidad «subordinada» y de nueva creación que puedan encontrar o crear, porque esas categorías «en peligro» requieren el reconocimiento y la protección del Estado. Así, la circunferencia del Estado continúa expandiéndose. Las grandes digitales son parte de los intereses y el crecimiento del Estado. No sólo hace negocios con los estatistas, sino que también comparte sus valores. Esto ayuda a dar sentido a su inclinación izquierdista y a su preferencia por los Demócratas del Estado profundo. El izquierdismo es estatismo.

Animamos a los lectores a considerar la totalidad de la charla de Rectenwald, y su aleccionador libro Google Archipelago por su tratamiento exhaustivo de los hechos y realidades detrás de las empresas tecnológicas y el Estado de los EEUU. No se trata de alarmismo o conspiraciones, sino de ejemplos documentados de cómo Google, Facebook, YouTube, Twitter, Instagram, LinkedIn y otros participan activamente —incluso financieramente— en una fusión de poder corporativo y estatal.

Esto, entonces, es un verdadero fascismo. Las grandes digitales —lo que la escritora Ilana Mercer llama «tecnológicas profundas»— no es una colección de empresas privadas en el sentido que nosotros pensamos. Son socios del gobierno federal, comprometidos con el servicio ideológico como parte de su propia línea de fondo.

Afortunadamente, la burlona llamada a «construir sus propias plataformas» está siendo respondida. Empresas como Bitchute y LBRY (su plataforma de video es Odysee) continúan alojando el contenido del Instituto Mises, y prometen seguir haciéndolo. De hecho, pueden ver la charla prohibida del Dr. Woods en sus respectivas fuentes aquí y aquí.

Los que dicen la verdad importan más que nunca. Es hora de nuestras propias instituciones y plataformas, que es precisamente por lo que el Instituto Mises existe.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2