Power & Market

Voltaire —amante celoso de la libertad humana

01/31/2022Gary Galles

François-Marie Arouet (1694-1778), que adoptó el nombre de Voltaire después de uno de sus encarcelamientos por haber entrado en conflicto con las autoridades francesas, fue un poeta, escritor, filósofo e historiador de la Ilustración francesa. De hecho, libertarianism.org lo calificó como «casi con toda seguridad la figura más importante de la Ilustración francesa», hasta el punto de que «a veces se hace referencia a la Ilustración como 'El Siglo de Voltaire'». Fue notorio por su ingenio satírico, famoso por su estilo y célebre por sus críticas a los abusos de la autoridad. También fue un abierto defensor de las libertades civiles, incluidas las de religión, expresión y comercio, cuyas opiniones influyeron en las revoluciones americana y francesa.

Voltaire fue uno de los escritores más productivos de la historia. En una época de estricta censura, respaldada por duras sanciones, se le atribuyen no sólo poesías, obras de teatro, ensayos y novelas, sino también obras históricas y científicas, más de 2.000 panfletos y libros, y más de 20.000 cartas.

Por ejemplo, como dice Wendy McElroy, «sus Cartas filosóficas resonaron profundamente en la conciencia de Europa durante muchas décadas. Uno de sus temas era que la libertad —especialmente la libertad de comercio— era el verdadero manantial de la tolerancia religiosa y de una sociedad civil pacífica».

  • Aunque la mayor parte de las palabras de Voltaire se dirigían a otros temas, su obra ofrecía una visión útil de la libertad, y del gobierno que tan a menudo es su némesis. Como dice la Enciclopedia de Filosofía de Stanford, «La concepción de la libertad de Voltaire es fundamental [para su filosofía]». En una época en la que la yuxtaposición entre libertad y gobierno sigue siendo un lugar común, sus pensamientos sobre la libertad merecen ser recordados hoy en día.
  • El hombre es libre en el momento en que quiere serlo.
  • La libertad de pensamiento es la vida del alma.
  • Pensad por vosotros mismos y dejad que los demás también tengan el privilegio de hacerlo.
  • La virtud supone libertad... Bajo coacción no hay virtud.
  • Mi pensamiento no está más sujeto a la autoridad que la enfermedad o la salud.
  • La libertad... sobre la que se han escrito tantos volúmenes es, cuando se define con precisión, sólo el poder de actuar.
  • La libertad no es ni puede ser otra cosa que el poder de hacer lo que queramos.
  • Todos los hombres son libres por naturaleza.
  • El verdadero carácter de la libertad es la independencia, mantenida por la fuerza.
  • Todos los hombres son iguales; no es su nacimiento, sino la virtud misma la que marca la diferencia.
  • Todos los ciudadanos de un Estado no pueden ser igual de poderosos, pero sí igual de libres.
  • Todos los hombres tienen los mismos derechos a la libertad, a su propiedad y a la protección de las leyes.
  • Si este mundo fuera lo que parece, está claro que sería imposible que un hombre esclavizara a otro.
  • Para saber quién gobierna sobre ti, simplemente averigua a quién no puedes criticar.
  • No vale la pena quemar al vecino por ninguna opinión.
  • Es a través de nuestras necesidades mutuas que somos útiles a la raza humana. Ese es el fundamento de todo comercio, el eterno vínculo entre los hombres. Sin él no se habría inventado un solo arte, ni se habría formado una sociedad de diez personas.
  • Una multitud de leyes en un país es como un gran número de médicos, un signo de debilidad y malestar.
  • Es la pobreza ligada a nuestra especie la que subordina a un hombre a otro. La desigualdad no es la verdadera desgracia, sino la dependencia.
  • Mientras el pueblo no se preocupe por ejercer su libertad, los que desean tiranizar lo harán; porque los tiranos son activos y ardientes, y se dedicarán ...a poner grilletes a los hombres dormidos.
  • La historia contiene poco más que una lista de personas que se han acomodado con la propiedad de otras personas.
  • En general, el arte de gobernar consiste en tomar todo el dinero posible de una parte de los ciudadanos para dárselo a la otra.
  • La tiranía de los muchos [es] cuando un cuerpo se apodera de los derechos de los demás, y luego ejerce su poder para cambiar las leyes a su favor.

En su vasta obra, Voltaire ofreció a los lectores una visión de la libertad, y especialmente de la libertad de expresión, cuyo uso le llevó a la cárcel y al exilio por criticar a los poderosos. Y su influencia llegó hasta la fundación de América. Incluso un famoso dicho que se le atribuye falsamente dice algo importante sobre su enfoque: «No estoy de acuerdo con lo que tienes que decir, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo». En una época en la que los proveedores gubernamentales de desinformación y mala información, y otros que quieren más control gubernamental, están tan empeñados en vigilar las palabras de los demás, podríamos beneficiarnos enormemente del celoso amor de Voltaire por la libertad, en particular la libertad de expresión.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Veinte facetas de la libertad de Leonard Read

01/21/2022Gary Galles

En 2016, publiqué un libro titulado Lines of Liberty, en el que aparecían grandes citas sobre la libertad de quienes habían sido activos e importantes en su promoción. Hasta el día de hoy, una de mis citas favoritas de ese libro es de Sobre la libertad, de John Stuart Mill: «La única libertad que merece ese nombre es la de perseguir nuestro propio bien a nuestra manera, siempre y cuando no intentemos privar a otros del suyo, o impedir sus esfuerzos por obtenerlo».

Por eso, cuando Leonard Read abrió su capítulo 8 «Varias facetas de la libertad» en su libro de 1982 El camino del deber —su último libro— con esa cita, me llamó la atención al instante. Y me pareció que las propias líneas iniciales de Read eran un eficaz señuelo para leer más:

La cita del famoso ensayo de Mill, Sobre la libertad, publicado en 1859, capta la esencia de la libertad. Pero hay muchas facetas o aspectos del tema que merecen ser elaborados.

Dado que Leonard Read siempre estaba ampliando nuestra comprensión de la libertad, sus antecedentes, sus implicaciones y su poder para beneficiar a toda la sociedad, directa e indirectamente, vale la pena que sus reflexiones tengan algún reflejo de las nuestras. Así que he elaborado una lista de mis 20 pasajes favoritos del capítulo, que tratan de las conexiones de la libertad con el conocimiento, la excelencia, la influencia, el mérito, la competencia, la justicia y el optimismo.

  1. El reconocimiento por parte de Sócrates de que... sabía que no sabía nada -el primer paso hacia la sabiduría- es, desde el punto de vista de la libertad y la prosperidad humanas, el reconocimiento más importante que existe.
  1. Cuando el mercado es libre -sin restricciones a la producción y el intercambio-, los pequeños conocimientos que poseen millones de individuos fluyen natural y fácilmente, contribuyendo a la prosperidad de cada uno. Este conocimiento está en el propio proceso de mercado, no en ti ni en mí ni en nadie más, a pesar de las afirmaciones de los sabelotodos en sentido contrario.
  1. Es en la libertad donde se aprovechan mejor los conocimientos del ser humano.
  1. No es la mera cantidad de conocimientos lo que cuenta, pues incluso el más entendido... tiene un mero atisbo de todo lo que hay que saber... la excelencia incluye el crecimiento.
  1. Cuando... la nota dominante... es la excelencia, ¡reina la libertad!
  1. No hay acción que realicemos -buena o mala- que no ejerza una influencia sobre alguien. De ahí la pregunta: ¿Cómo influir en los demás para entender y explicar mejor la sociedad libre? La respuesta: ¡Que se mueva primero a sí mismo quien quiera mover a la humanidad hacia la libertad!
  1. Nunca intentes reformar a otro; no intentes atraer a los demás hacia tu punto de vista por la fuerza. En lugar de ello, esfuérzate por lograr la perfección de la comprensión y la exposición que hará que ellos hagan lo mismo.
  1. Quien desee ejercer una influencia útil debe... concentrar sus energías en la creación de lo que es bueno. No debe demoler, sino construir.
  1. Que a través de la mejor práctica personal de la libertad podamos atraer a otros a compartir sus bendiciones.
  1. El mérito, si es genuino, no puede ocultarse... los que buscan la luz, los que realmente cuentan, encontrarán el verdadero mérito. No se puede ocultar por mucho tiempo.
  1. La historia revela que los contemporáneos ven más al hombre que a su mérito... respetan su mérito.
  1. Muchos de nosotros insisten en que el hombre ha nacido para la cooperación, no para la competencia, como si éstas fueran antagónicas entre sí. Tales personas... no se dan cuenta de que la cooperación es sólo un sueño en ausencia de la competencia.
  1. La verdadera competencia implica reglas, como la regla de la libre entrada. La libre entrada en cualquier campo de actividad — la producción de bienes o la prestación de servicios o lo que sea — asegura la competencia, cada participante tratando de sobresalir.
  1. La libre competencia entre los proveedores da lugar a la cooperación con los clientes... Cuando existe una verdadera competencia entre los panaderos, los clientes decidimos de qué pan nos alimentamos, es decir, con quién vamos a cooperar.
  1. El objetivo de la competencia en el mercado libre es servir mejor a los clientes, según la elección del consumidor. La alternativa es la coerción... Y una sociedad tan coercitiva no ofrece ningún incentivo para la superación.
  1. Cuando hay competencia, siempre hay quien está al frente, marcando el ritmo, liderando el camino. ¿El efecto de este liderazgo? Los demás... se sienten inspirados a crecer. La competencia -tratando de sobresalir- es el origen del crecimiento; ¡es el imán que atrae lo mejor de cada hombre en la práctica de la libertad!
  1. El gobierno, brazo político o agente de la sociedad, no puede tener un objetivo más elevado que la justicia para unos y otros.
  1. La Diosa de la Justicia tiene los ojos vendados; su preocupación no es quién eres sino, más bien, el trato justo y honesto que uno da a sus semejantes.
  1. La justicia se ajusta a ideales como La Regla de Oro [y] Ningún privilegio especial para nadie; Ninguna violación del derecho a los frutos del propio trabajo o el derecho a actuar creativamente como uno elija.
  1. Una persona puede denunciar enérgicamente lo malo mientras no ve lo bueno. Esto... no hace avanzar el bien... la fe en que lo correcto prevalecerá... hace avanzar el bien.

Pocas personas en la historia han pasado más tiempo de su vida pensando y actuando para promover la libertad que Leonard Read, como corresponde al fundador y líder durante mucho tiempo del abuelito de los think tanks libertarios. Consideraba que la libertad era de vital importancia tanto para nuestro crecimiento individual como para nuestro avance social, por lo que consideró todo lo que se le ocurría que tuviera relación con ella. Merece la pena pensar en esos pensamientos después de Leer, para que nosotros también podamos crecer en conocimiento y sabiduría en la libertad y hacer avanzar la sociedad con ese crecimiento.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Volver a comprometerse con un propósito mucho más antiguo

12/21/2021Gary Galles

A medida que los americanos entran en el año 2022, muchas personas se plantean hacer propósitos de Año Nuevo. Sin embargo, si la historia sirve de guía, poco de su atención se centrará en abordar la disonancia cognitiva entre los propósitos personales de ser buenos y hacer el bien a los demás y los muchos propósitos políticos de perjudicar a los demás para engrosar el propio nido que siempre atraen un apoyo considerable. Esta reflexión podría beneficiarnos al mejorar nuestro comportamiento personal y político. Así que tal vez nos vendrían bien los propósitos de año nuevo para volver a comprometernos con la sabiduría que parecemos haber olvidado.

Un buen ejemplo proviene de «To Each His Own» de Leonard Read, escrito hace más de medio siglo en su Accent on the Right. Su enfoque era que los mayores problemas que surgen con el gobierno, así como algunos de los mayores problemas a los que nos enfrentamos como individuos, se remontan a la violación de los mandamientos de no codiciar y no robar, porque codiciar proporciona el impulso para buscar beneficiarnos a costa de otros y robar es la acción desencadenada por esa codicia.

La prevención de tales violaciones es una tarea central del gobierno, que puede hacer avanzar el bienestar general protegiendo más eficazmente toda nuestra propiedad de las invasiones de otros, lo que posibilita mejor todas las relaciones voluntarias que los derechos de propiedad hacen posibles. Esto queda ilustrado por las pocas funciones enumeradas de nuestro gobierno federal (por ejemplo, la defensa nacional es la protección de ti y de tu propiedad frente a los extranjeros), así como las funciones tradicionales de los gobiernos estatales y locales (por ejemplo, la policía, los tribunales y las prisiones proporcionan una protección similar frente a las violaciones de tus vecinos). Pero, por desgracia, el gobierno se ha convertido en una forma supuestamente «respetable» de violar lo que su trabajo es defender.

Considere las ideas de Leonard Read sobre la importancia de esos dos mandamientos para la existencia o los avances de la civilización real.

¡No robarás! Saber que robar está mal... implica conocer una alternativa que está bien... a cada uno lo suyo, lo que suele denominarse propiedad privada. El antiguo tabú contra el robo presupone que un individuo tiene derecho a los frutos de su propio trabajo.

Reconocer como malo el tomar lo que pertenece a otro es ciertamente anterior al Decálogo en muchos siglos.

Hay muchas razones para creer que la observancia de este tabú, este respeto por el principio de la propiedad privada, marcó los albores de la civilización. El hecho de que se respete o se incumpla este «no debes» determina en primer lugar el auge o la caída de la civilización.

Es cierto que «no codiciarás» es aún más básico que «no robarás»; si nadie codiciara las posesiones de otro, no habría robos.

Abstenerse de robar es la génesis de las civilizaciones... En primer lugar, las civilizaciones se elevan y caen con el ascenso y la caída de la libertad individual. En segundo lugar, la libertad individual se eleva y cae en la medida en que la propiedad privada -la ausencia de robo- se respeta y se cumple. ¡La libertad individual está fuera de lugar donde y cuando la propiedad privada no prevalece!

Los brotes creativos —la marca de la civilización— tienen una correlación directa con el aumento de la libertad individual.

Esta tesis de la propiedad privada descansa, fundamentalmente, en [la] suposición... de que una persona tiene tanto derecho a su vida como cualquier otra. Si un individuo tiene derecho a su vida, se deduce lógicamente que tiene el mismo derecho a mantener su vida, siendo el sustento de la vida el fruto del propio trabajo o lo que se pueda obtener por él en un intercambio pacífico.

No robar es respetar la vida; es avalar y mantener sacrosanta la institución de la propiedad privada.

Ninguna civilización podría nacer sin la observancia de este tabú. La institución de la propiedad privada —a cada uno lo suyo— ha engendrado todas las civilizaciones.

Si [el robo] fuera la práctica generalizada, descenderíamos rápidamente a otra época oscura. El recurso a la ley sería inútil; ¡la gendarmería también sería ladrona!

Si bien la institución de la propiedad privada ha sido reconocida de boquilla a lo largo de los siglos, tanto por el pueblo como por los gobiernos, la observancia real ha sido más de forma que de fondo.

Pocos de nosotros entienden que la propiedad privada puede ser universalmente apoyada en principio y completamente borrada en la práctica. Tampoco se entiende en general que la toma de ingresos por la fuerza, más allá de los necesarios para las funciones de principio del gobierno, tiene los mismos efectos erosionadores sobre la propiedad privada que el robo. La legalización de la transferencia obligatoria del control sigue equivaliendo a la destrucción de la propiedad privada.

Comprenda que la libertad individual y, por tanto, el florecimiento de la civilización sólo son posibles cuando prevalece la propiedad privada. Imagínate que no posees absolutamente nada de lo que necesitas para vivir. Tu vida estaría en manos de otros.

Leonard Read consideraba que los pecados gemelos de la codicia y el robo eran las mayores amenazas para la verdadera civilización. El segundo, motivado por el primero, socava la base fundamental de los acuerdos voluntarios que crean la civilización: la propiedad privada. En consecuencia, reconoció que la función esencial del gobierno era mantener el principio de «a cada uno lo suyo», y que cada vez que el gobierno no defiende ese principio de las invasiones de otros, o comete él mismo esas infracciones, impide la civilización en lugar de hacerla avanzar. Esa es «una máxima fundamental para los hombres civilizados», reflejada en los derechos inalienables de nuestra Declaración de Independencia, una resolución del «nuevo mundo» que iba a definir el gobierno americano. Apoyar esa resolución mucho más antigua, cada vez más violada en lugar de seguida, sería una excelente resolución para el nuevo año.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Votación, grupos de interés y el Estado

08/24/2021Lipton Matthews

La aplicación de las leyes de identificación de los votantes para evitar el fraude ha llevado a algunos a argumentar que el derecho al voto está siendo atacado por el Estado. Pero esta suposición errónea se basa en una premisa falsa, porque el voto no es un derecho. Los derechos existen independientemente del régimen político, por lo que aunque los estados comunistas deroguen los derechos humanos, esto no altera el hecho de que las personas sigan teniendo derecho a poseer propiedades y a expresar sus creencias religiosas. Esencialmente, el voto es un mecanismo implementado por el Estado con fines políticos.

El voto permite a los ciudadanos participar en la gobernanza declarando su apoyo a diversas políticas. Pero no tener en cuenta algunas opiniones podría mejorar el nivel de vida, como intuye el economista Bryan Caplan en su provocador libro The Myth of the Rational Voter. Caplan sostiene, con razón, que los políticos se fijan en ofrecer los bienes de la democracia en lugar de permitir que los mercados faciliten el desarrollo a largo plazo de la sociedad. El votante medio rara vez aprecia los entresijos de la gobernanza y, en consecuencia, sucumbir a sus demandas puede resultar desastroso. Después de todo, no es raro que los votantes apoyen políticas económicamente perjudiciales como el proteccionismo comercial y la concesión de licencias profesionales.

Además, las votaciones ofrecen la oportunidad de socavar los derechos, ya que se otorga a los individuos la prerrogativa de determinar los beneficios para otras personas. En 2013, por ejemplo, los votantes suizos rechazaron una propuesta para limitar la remuneración de los ejecutivos. A pesar de la lógica de su elección, los votantes suizos realmente no tenían por qué influir en la remuneración de los ejecutivos. Tanto los políticos como los ciudadanos deberían centrarse en elevar el calibre de la gobernanza en lugar de ampliar la democracia. Pero, en última instancia, hacerlo requiere una recalibración de nuestra percepción del Estado.

Al igual que la empresa, el Estado es una ficción jurídica con derecho a seleccionar los criterios de participación en la gobernanza. Por ejemplo, en una empresa, los miembros del consejo de administración no están obligados a actuar según las recomendaciones de los empleados de menor rango. Sin embargo, esta postura no disuade a los directores de promover los intereses de los trabajadores. Por lo tanto, el temor de que las restricciones de voto garanticen que se evitan las preocupaciones de algunos grupos es injustificado. Un ejemplo de ello es que, aunque los niños no pueden votar, los políticos siguen defendiendo su causa. Su devoción por los niños queda ilustrada por las leyes contra el trabajo y el abuso infantil. Del mismo modo, las personas que padecen graves déficits cognitivos no pueden votar, y sin embargo esto no ha disuadido a los políticos de presionar a favor de los discapacitados mentales. Tampoco la exclusión de las mujeres del ámbito político ha impedido que los políticos privilegien sus preocupaciones, como señaló Ernest Bax en su publicación de 1896 The Legal Subjection of Men.

En algún momento, debemos enfrentarnos a la realidad admitiendo que priorizar el desarrollo limitando el voto es una estrategia factible para promover el progreso. Por ello, debemos debatir sobre los grupos a los que hay que prohibir el voto. Sin duda, impedir que los grupos de presión voten protegería a la democracia de quedar esclavizada a los grupos de intereses especiales. Estos grupos ejercen una enorme influencia en el sistema político a expensas de los demás ciudadanos. Cuando estos grupos obtienen subvenciones y privilegios políticos, los contribuyentes se llevan la peor parte. Una estimación sugiere que las subvenciones a las energías renovables costarán a los contribuyentes más de 40.000 millones de dólares entre 2018 y 2027.

Otra desventaja de los grupos de interés es que los sindicatos del sector público hacen que sea costoso despedir a empleados reprobados. Richard Berman, en el Washington Times, detalla la desalentadora tarea de despedir a los depredadores sexuales debido a la rigidez de las normas de protección de los sindicatos:

El veterano profesor John Vigna ha sido recientemente condenado a 48 años de prisión por repetidos abusos sexuales a sus alumnos. Los casos de abusos sexuales entre profesores y alumnos son demasiado frecuentes. Cada año se producen cientos en todo el país. Lo peor es que los profesores suelen mostrar signos de advertencia de perversión antes de delinquir -o antes de que sus delitos se amplíen-, pero no pueden ser despedidos debido a las normas de protección de los sindicatos. En el caso de Vigna, se presentaron denuncias de abuso sexual contra él desde 2008. En 2013, un alto funcionario del distrito calificó su conducta de «indefendible, inapropiada e intolerable». Pero se le permitió seguir en el aula.

Los sindicatos de profesores ejercen un poder fenomenal y, según Education Next, desde 1990, la Federación Americana de Profesores y la Asociación Nacional de Educación suelen estar entre los diez principales contribuyentes a las campañas electorales federales. Más sorprendente aún es que los miembros de los sindicatos constituyen regularmente al menos el 10% de los delegados de la Convención Nacional Demócrata, lo que los convierte en el mayor bloque organizativo de los activistas del Partido Demócrata.

Por lo tanto, si los miembros de estos organismos no pueden votar, los políticos ya no se sentirán inspirados para satisfacer sus demandas. Así, en consecuencia, los representantes elegidos tendrán un mayor incentivo para gobernar en interés de los ciudadanos. Del mismo modo, también debería suprimirse el privilegio de voto de los funcionarios públicos. Los funcionarios del sector público dependen de los recursos del Estado, por lo que, al ejercer su influencia política, pueden obstruir el curso de la democracia.

El poder de los burócratas para corromper la gobernanza es captado ingeniosamente por Ludwig von Mises en su libro Burocracia: «La democracia representativa no puede subsistir si una gran parte de los votantes están en la nómina del gobierno. Si los miembros del parlamento ya no se consideran mandatarios de los contribuyentes, sino diputados de quienes reciben sueldos, salarios, subsidios, dotes y otros beneficios del erario, entonces la democracia está acabada». Del mismo modo, debería prohibirse el voto a los beneficiarios de las ayudas sociales para evitar que los políticos se vuelvan susceptibles a las peticiones que exigen el reparto de la riqueza.

En consecuencia, cuando se permita votar a menos personas, el sistema político estará mejor aislado de los costes del populismo.

Para fomentar el desarrollo, debemos refundar el Estado como una corporación que preserva los recursos de la sociedad para el beneficio futuro de los no nacidos. De ahí que su perspectiva a largo plazo favorezca el desarrollo a la democracia. La verdad es que el voto universal no es una característica positiva de la democracia, sino un impedimento para el progreso.

Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Viva el todopoderoso dólar

08/08/2020Robert Aro

El dicho dice: «La hierba es siempre más verde en el otro lado». ¿Pero lo es realmente?

La supremacía del dólar es algo a lo que nos hemos acostumbrado. Es fácil dar por sentado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial a pesar de los incesantes esfuerzos de los bancos centrales y los gobiernos para destruirlo.

Pocos nacidos en América han experimentado lo que formalmente se llamaría una «hiperinflación» Para la mayoría, la hiperinflación es sólo algo de lo que oímos hablar en otros países como Venezuela o Zimbabwe; esos desafortunados países cuya moneda fue legalmente falsificada hasta el olvido por los responsables de la imprenta. La lista de naciones con una moneda indeseable es larga. Pero el Líbano se ha unido ahora al grupo de naciones que están experimentando una destrucción por decreto, según informa Reuters, usando la definición de hiperinflación como un período de tiempo en el que la tasa de inflación de un país supera el 50% mensual. Por comunicado de prensa:

Ahora, el Líbano ha quedado atrapado por el fenómeno, convirtiéndose en el primer país del Oriente Medio y el África septentrional en sufrir un rápido y desbocado aumento de los precios de los bienes y servicios.

Por alguna razón inexplicable, en todo el planeta y a lo largo de la historia encontramos casos de inflación e hiperinflación perpetua que aparecen como la regla, no la excepción. Los planificadores centrales afirman que la inflación en América se ha mantenido obstinadamente baja durante mucho tiempo. Por lo menos, han encontrado que el riesgo de «deflación» es la preocupación; el costo de la vida y la asequibilidad de la vida para la persona promedio disminuirá de manera tan dramática que sería algo terrible para la economía.

Afortunadamente, el «problema» de la inflación puede resolverse finalmente en unos pocos meses, como explica la CNBC en un llamativo titular de noticias de última hora:

Se espera que la Reserva Federal se comprometa a aumentar la inflación pronto...

Comienza lentamente:

En los próximos meses, la Reserva Federal estará solidificando un esquema de política que la comprometería a tasas bajas por años mientras persigue una agenda de mayor inflación...

Las ideas empeoran progresivamente a partir de ahí, ya que ni los medios de comunicación ni los economistas principales entienden la inflación:

La Reserva Federal y otros bancos centrales mundiales han estado tratando de reducir la inflación durante años bajo el razonamiento de que un bajo nivel de apreciación de los precios es saludable para una economía en crecimiento.

Incluso el presidente de la Reserva Federal de Chicago, Chris Evans, se opuso y dijo que le gustaría:

mantener las tasas donde están hasta que la inflación suba alrededor del 2,5%, lo que no ha sido así durante la mayor parte de la última década.

¡Así que manténgase en sintonía! Pronto descubriremos que en la reunión de la Reserva Federal de septiembre, nuestros planificadores monetarios se embarcarán en una política formal para aumentar la inflación. A pesar del hecho de que los economistas han luchado con la «baja inflación» durante la última década, mientras descuidan a la mayoría de los estadounidenses que están luchando con un alto costo de vida, baja tasa de ahorro y altos niveles de deuda, los encargados de la política monetaria pronto encontrarán razones para debilitar aún más el poder adquisitivo de su dólar.

En países como Zimbabwe, Venezuela y ahora el Líbano, hay quienes miran a su nación en bancarrota y se preguntan cómo pueden los responsables llevarlos por mal camino. En comparación con los Estados Unidos, donde creemos que el gobierno siempre manejará el todopoderoso dólar, imprimiendo tantos dólares como sea posible sin costo alguno. Y en otras noticias, el oro ha alcanzado su máximo nivel...

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Votar por la integridad sobre la hipocresía

06/23/2020Gary Galles

Hace mucho tiempo que soy un fan de la ciencia ficción. Me gusta por el escapismo que me permite. Pero a veces también encuentro algunas pepitas de comprensión reales allí. Encontré un ejemplo de la elección de los Estados Unidos en una novela de Jack Campbell:

La gente siempre habla de exigir más y mejor rendimiento a los funcionarios electos, pero cuando se llega al fondo, ¿no debería una democracia exigir más y mejor rendimiento a los ciudadanos que votan? Si hacen bien su trabajo, entonces la calidad de los que eligen seguirá naturalmente.

Este es uno de los mejores resúmenes que he visto de la opinión del fundador de la Fundación para la Educación Económica, Leonard Read, sobre el voto. Dado que los estadounidenses pronto serán asaltados con afirmaciones cuestionables del año electoral sobre por qué deben votar y por quién deben votar en 2020, su razonamiento sobre por qué no votar puede defender mejor nuestra libertad merece consideración.

Como Read articuló en su clásico, Anything That’s Peaceful (1964):

  • «Hoy en día... a menudo un votante no puede emitir un voto excepto para una de las dos hojillas».
  • «Una hojilla... recorta su idea personal de lo que es moralmente correcto, adapta su postura a la fantasía popular. La integridad... se sacrifica por conveniencia».
  • «¿Por qué, pregunta el votante responsable, debo apoyar la deshonestidad votando por tal candidato?».
  • «Cuando ambos candidatos a cargos públicos son juzgados como hojillas, el que recorta menos que el otro es a menudo considerado como "el menor de dos males". Pero, ¿lo es realmente?»
  • «Los principios no permiten el compromiso; o se adhieren o se rinden... Recortar es ignorar los dictados de la conciencia superior... para huir de la integridad. ¿No está el candidato que va a recortar... listo para abandonar los dictados de la conciencia[?]... ¿No refleja el grado o la cantidad de recorte simplemente un juicio sobre cuánto recorte es conveniente?»
  • «Cuando uno debe elegir entre hombres que abandonan la integridad... hay poco alivio a nivel de las elecciones, excepto porque los candidatos de integridad pueden ser alentados por los votantes de integridad».
  • «¿Cómo pueden los candidatos de integridad ser alentados por los votantes (y no votantes) de integridad?».
  • «Un candidato se presentará a la expropiación coercitiva de los ingresos de todos los ciudadanos... a los de los grupos A, B y C... Su oponente se diferencia de él sólo en que aboga por que el botín se entregue a los de los grupos X, Y y Z».
  • «¿La ciudadanía responsable requiere que se vote por alguno de estos saqueadores políticos? El ciudadano no tiene una elección moral significativa, sino sólo una elección inmoral [hecha porque] uno de los candidatos le entregará parte de la generosidad a él o a un grupo que él favorece».
  • «¿La ciudadanía responsable requiere votar por candidatos irresponsables?...Echar un voto para un recortador, porque ningún hombre de integridad se ofrece, hace todo lo que puede con un voto para animar a otros recortadores a presentarse a un cargo...para instar, tan fuerte como se pueda en las urnas, a que los hombres de integridad no se ofrezcan como candidatos».
  • «¿Qué pasaría si adoptáramos como criterio: «¡Nunca vote por una hojilla!».
  • «¿El resultado final de esta... demostración a gran escala de "votar dando la espalda", agravaría nuestro problema?... Con el tiempo... los hombres de integridad y alta calidad moral —estadistas— podrían presentarse».
  • «¿El retorno a la integridad por sí mismo resolvería nuestro problema? No... Pero es sólo entre los hombres de integridad que cualquier solución puede empezar a tomar forma.»
  • «Si el respeto a la integridad de un candidato fuera ampliamente adoptado como criterio para emitir un voto, millones... no emitirían votos. Sin embargo, en un sentido muy práctico, no estaríamos votando aquellos de nosotros que protestan de esta manera... que, por nuestra inacción consciente y deliberada, proclaman que no tenemos ningún partido. ¿Qué otra opción tenemos a nivel electoral? ¿No alentaría esto a hombres con cualidades de estadistas a ofrecerse como candidatos?»
  • «No hay ninguna obligación moral o política o social de votar simplemente porque nos enfrentamos a las papeletas... ¿no niega esta "obligación" al ciudadano la única alternativa que le queda: no apoyar a personas o medidas que él considera repugnantes? Cuando se le presentan dos recortes de gastos, ¿de qué otra forma, a este nivel, puede protestar? La abstinencia en la votación parece ser su única manera de evitar ser falso a sí mismo».

Leonard Read rechazó gran parte de la actual religión cívica de participación política, porque equivalía a «independientemente de la integridad, vote». Abogó por hacer de la integridad nuestro foco central. Y si reflexionamos sobre la poca frecuencia con que utilizaríamos los significados comunes o sinónimos de la palabra, como incorruptibilidad, adhesión a principios morales y éticos, honestidad, hacer lo correcto de forma fiable, rectitud, rectitud, sinceridad u honor, para describir a aquellos a los que «debemos votar», ciertamente podría mejorar las cosas. En cambio, vemos y escuchamos su antónimo —hipocresía— demostrada diariamente.

Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Virginia es sólo el comienzo

01/20/2020Tho Bishop

A pesar de las difamaciones y las tácticas de miedo de las fuerzas del orden de Virginia y de la prensa corporativa, miles de manifestantes han aterrizado en la capital de Old Dominion en respuesta a una agenda anti-armas impulsada por el nuevo gobierno estatal de color azul sólido. Aunque las grandes protestas no son particularmente únicas en la política estadounidense, este evento en particular ha capturado la imaginación de los medios de comunicación en gran parte debido al hecho de que consiste en su tipo de villano favorito: en su mayoría hombres blancos armados que apoyan a Trump. No pueden evitar salivar ante la idea de que caiga en el trágico caos que se produjo en Charlottesville en 2017.

Hasta cierto punto, el enfrentamiento en Virginia es en realidad sólo superficialmente acerca de las armas. También representa la ansiedad válida que ha surgido cuando la población rural de un estado se encuentra cada vez más impotente frente al poder político en rápida expansión que ejercen los centros de alta población.

Por supuesto, no es sorprendente que los mismos comentaristas que a menudo condenan (insensatamente) el aburguesamiento económico, aplaudan abiertamente los cambios políticos que amenazan el modo de vida de las familias que han vivido en una zona durante, en algunos casos, cientos de años.

En un raro caso de utilidad, David Frum twitteó hoy este gráfico que ilustra las tendencias políticas en el estado:

https://twitter.com/davidfrum/status/1219062750103638016

Lo que vemos en Virginia es, como Jeff Deist ha señalado con frecuencia, la cuestión de lo que le sucede a la gente políticamente derrotada.

Por supuesto, para los Frum, la respuesta es obvia. Si su bando no tiene las papeletas, es hora de someterse o de pagar el precio.

https://twitter.com/davidfrum/status/1219269050397863936

Por supuesto, el hecho de que Frum evocara al único presidente estadounidense que ha hecho la guerra contra una nación estadounidense tiene sentido dado su largo y sangriento apoyo al poder centralizado y al imperio estadounidense. Para otros que no comparten su arrogante rechazo de la vida y la libertad, la pregunta merece un análisis más serio que simplemente preguntar ¿Qué haría Abe?

En Virginia, vemos dos factores importantes que contribuyen a su nueva dominación progresista.

Uno, una afluencia masiva de virginianos no nacidos en el país debido al crecimiento masivo de la economía de Virginia del Norte. Mientras que vale la pena notar que mucho de este crecimiento es el subproducto directo del creciente leviatán federal, tanto en términos de empleo estatal directo, como de compañías que se reubican allí para asegurar un mejor acceso a los dólares que vienen con él, la conexión estatal aquí no es particularmente importante para la tendencia mayor. Después de todo, vemos tendencias similares en los estados rojos adyacentes no pertenecientes a la banda transportadora, como Texas, Florida y Tennessee, donde las empresas se están trasladando para mejorar los entornos fiscales.

Dos, las áreas urbanas de alto crecimiento también han hecho de Virginia uno de los estados más escolarizados del país. El estado es ahora el sexto en el país en términos de porcentaje de residentes con una licenciatura o más. Si bien una población educada se consideraba antes como un punto fuerte, la devolución de la educación superior significa que tales clasificaciones tienen ahora cierta correlación con los estadounidenses favorables a la izquierda política.

No es una coincidencia, por ejemplo, que los millennials sean la generación más escolarizada que ha visto Estados Unidos, y también la más abierta al socialismo. Además, cuando se trata de temas culturales, como la corrección política, el aborto, o la aceptación de los cuentos de drag queen, son los estadounidenses blancos educados en la universidad, no los inmigrantes, los que están más fuera de la línea con los estadounidenses rurales.

Si bien la historia singular de Virginia, como país natal de la mayoría de los padres fundadores estadounidenses más famosos, junto con el hecho de haber sido la antigua capital de la Confederación, añade un nivel de significación simbólica que puede intensificar superficialmente estas tensiones, es probable que la división que se exhibe hoy se repita a medida que los estados rojos sigan viendo crecer sus ciudades.

No es difícil imaginar, por ejemplo, que el área metropolitana de Atlanta acumule una población votante lo suficientemente grande como para anular los votos del resto del estado. En Nueva York, ya vemos cómo una mayoría política en la ciudad dicta la política para todos los demás.

¿Cuál es la solución entonces? Bueno, si la meta es que los gobiernos reflejen la ideología de sus residentes, el verdadero objetivo de la autodeterminación política democrática, entonces la meta debería ser añadir y alterar los estados según sea necesario. Permitir que Virginia del Norte sirva a los intereses de su sólida base azul. Permita que el sur de Virginia defienda los derechos y las normas culturales de los virginianos del sur.

La alternativa es continuar nuestro imperialismo democrático actual – que corre el riesgo de escalar hasta el punto en que los manifestantes de hoy muestran por qué es tan importante defender su derecho a llevar armas.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Venezuela necesita un cambio político e ideológico

05/03/2019Rafael Acevedo

omo con todo en Venezuela, el intento de esta semana de destituir al régimen de Maduro fue un desastre. Parece no haber tenido coordinación ni planificación lógica. Consistía en gran parte en que el líder de la oposición, Juan Guaidó, llamara a los civiles para que apoyaran este intento de tomar el control del Estado venezolano, pero con poco efecto. Algunos periódicos informaron que Guaidó y su aliado Leopoldo López comenzaron a actuar antes de que el plan estuviera listo. Otras fuentes dicen que oficiales de alto rango habían negociado con los EE.UU. para mantener a Maduro en el poder. Pero una cosa es segura: el régimen actual sigue en pie. Aún más preocupante es el hecho de que algunos vehículos blindados golpearon a civiles que se encontraban en las calles protestando a favor de Guaidó. Al final del día López y su familia buscaron basura en la embajada española, y algunos militares que apoyaban a Guaidó solicitaron asilo político en la embajada de Brasil. El País informa que al menos cinco personas murieron en el caos de hoy.

¿Reemplazar al régimen actual con más de lo mismo?

¿A dónde ir desde aquí? Los venezolanos han sufrido muchas decepciones, y hay mucho escepticismo en la población sobre la posibilidad de reemplazar el régimen actual por algo realmente mejor. Este es el problema: los venezolanos necesitan deshacerse de Maduro y sus camaradas, pero también necesitamos abrir el camino a reformas radicales de libre mercado si quieren tener un futuro con una prosperidad y libertad a largo plazo. A principios de marzo, Ben Powell y yo escribimos sobre este enigma.

Desafortunadamente, el combustible ideológico que alimentaría el motor de un nuevo régimen no es tan diferente al que alimentaba el proyecto de Chávez. El «Plan País», apoyado por los que buscan derrocar a Maduro, es una receta keynesiana más que aplicará todas las políticas fracasadas habituales que se han utilizado históricamente en Venezuela. En mi país, esto sólo ha creado una falsa «prosperidad» a corto plazo que crea amiguismo, corrupción y un enorme Estado que es dueño de las alturas dominantes de la economía. En términos de derechos humanos, una economía mal administrada bajo otro grupo de keynesianos de línea dura podría seguir siendo preferible al régimen actual.

Sin embargo, en este momento, parece una victoria fácil para reemplazar el régimen de Maduro con la oposición no está a la vuelta de la esquina. Cada vez parece que la mejor manera de facilitar la mejora sería que Guaidó y López negociaran con Maduro nuevas elecciones y, lo que es más importante, que abrieran el país al capital extranjero una vez más. Con eso en su lugar, podría haber esperanza de un repunte económico. Por supuesto, los planificadores del gobierno seguirían afirmando que su intervención fue la causa del «milagro económico» que vendría con estabilidad, pero al menos podríamos esperar un giro gradual hacia una política económica más sensata con el tiempo.

Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2