Power & Market

Querido Portland, no es el trabajo de los Estados Unidos resolver tus problemas

08/05/2020Ryan McMaken

En respuesta a mi artículo de la semana pasada en el que se oponía al uso de soldados y agentes federales en las calles de las ciudades americanas, mi buzón de entrada y la sección de comentarios del artículo se llenó de lectores que afirmaban que, sin duda, es el trabajo del gobierno federal de los EEUU intervenir y tomar el control de las ciudades de EEUU en contra de la voluntad de los gobiernos estatales y locales.

Estos intervencionistas tienen muchas razones para la federalización de la aplicación de la ley local:

  • «El autor no se da cuenta de la seriedad de la insurgencia comunista en curso».
  • La intervención federal es injustificada «excepto en los casos en que los funcionarios locales electos se nieguen a hacer lo que han jurado hacer».
  • «El pueblo está bajo la protección de la Constitución, por lo que durante las insurrecciones el presidente tiene el deber de movilizarse para restablecer el orden».
  • «Los gobiernos del estado de Oregon y de la ciudad de Portland, o ambos, no pueden o no quieren detener las protestas violentas con destrucción de propiedades públicas y privadas. Por lo tanto, el gobierno federal tiene que intervenir para restaurar el orden, el funcionamiento normal de los negocios de la ciudad y las oficinas gubernamentales».

Muchos de estos lectores intentan hacer afirmaciones sobre la autoridad constitucional, como la afirmación sin sentido de que «el pueblo está bajo la protección de la Constitución»—lo que sea que eso signifique—y que por lo tanto los federales pueden hacer lo que quieran para «restaurar el orden». Otras afirmaciones son sólo vagas afirmaciones legales sobre cómo el presidente puede enviar tropas donde los funcionarios locales no están haciendo lo que «nosotros» queremos que hagan.

A esto sólo quiero reiterar que todo el contexto histórico y legal de la Declaración de Independencia, la Constitución y la Revolución Americana es el de evitar que los poderes nacionales lejanos envíen a sus agentes, burócratas y tropas para llevar a cabo las prerrogativas federales.

Pero incluso si la actual Constitución de los Estados Unidos autorizara la toma de control federal de la policía local—lo que no ocurre—la Constitución debería ser ignorada, porque la autoridad constitucional es inferior al principio moral más amplio de subsidiariedad, autodeterminación y control local.

Como en todas las cosas, la Constitución sólo es útil y digna de ser citada cuando limita el poder federal. Cuando no lo hace, debe ser ignorada. La Constitución no es una escritura sagrada. Es útil cuando intenta limitar el poder federal, y no tiene valor cuando no lo hace.

En este caso, la Constitución está del lado correcto: limita la intervención federal en estos casos. Pero si no estuviera de nuestro lado, entonces estaría equivocada. Dicho simplemente, aquí está el principio básico: como contribuyente americano que vive a muchos cientos de millas de Portland, no es mi trabajo resolver los problemas de Portland.

A los propietarios de negocios y otras personas que viven en Oregón y Portland y que están siendo afectados negativamente por los disturbios allí, lamento que continúen eligiendo vivir en un estado mal administrado donde los líderes políticos son socialistas cobardes que se inclinan ante la mafia. Le recomiendo encarecidamente que considere mudarse o dedicar su propio tiempo y energía a hacer algo al respecto. Siento que no vieras lo que estaba escrito en el muro hace años cuando los votantes pusieron en el poder—una y otra vez—demagogos de izquierdas. Usted decidió quedarse. Pero ahora no es tarea de los americanos de otros lugares pagarle la fianza.

Le animo a organizar una milicia local, un movimiento político local, un esfuerzo de retirada, o alguna otra estrategia para lidiar con ello. Pero los americanos tienen muchos problemas en sus propias ciudades. Tenemos nuestros propios problemas de crimen y nuestros propios problemas con los políticos corruptos para lidiar con ellos. Lamento que los residentes de Portland y Oregon parezcan ser especialmente ineptos en este sentido, pero ni la Constitución ni el sentido común dictan que nuestro trabajo es intervenir y salvar a Portland de sí misma, especialmente cuando la mayoría local está aparentemente bien con la situación.

Hay muchas ciudades mal dirigidas en los Estados Unidos. Como Baltimore, por ejemplo, donde la tasa de homicidios es diez veces la tasa nacional. Tampoco es tarea del contribuyente americano resolver los problemas de Baltimore.

Sé que algunos lectores se creen los únicos que realmente aprecian la plenitud de la «insurgencia comunista en marcha». En sus mentes, el gobierno federal no puede recibir demasiado poder, siempre y cuando ese poder sea usado para aplastar a los comunistas. Cualquiera que insista en limitar el poder federal es por lo tanto «ingenuo». Sin embargo, son estas personas no ingenuas las que quieren conceder un poder aún mayor a un establecimiento federal que ve claramente al pueblo americano como el enemigo. Estos organismos federales son los que han conspirado implacablemente para destituir al actual presidente elegido democráticamente porque no era de su agrado. Estos son los burócratas que dejaron que el 11-S ocurriera, y luego obtuvieron aumentos de sueldo. Estos son los guardias federales que masacraron a mujeres y niños en Waco y en Ruby Ridge. Esta es la gente que quería el Acta Patriótica para poder espiar a todos los estadounidenses.

En los años noventa, el director general de la NRA, Wayne LaPierre, se refirió a los agentes federales como «terroristas armados vestidos de negro ninja... matones con botas de goma armados hasta los dientes que derriban puertas, abren fuego con armas automáticas y matan a ciudadanos respetuosos de la ley».

Aunque no soy un fanático particular de LaPierre o de la NRA, tenía razón. Querer limitar el poder de estos federales no es una posición ingenua.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2