Power & Market

Así es un privilegio

05/30/2018Jeff Deist

Imaginad una forma de dinero casi mágica, una que todos necesiten en el mundo y de la que quieran más. Imaginad que ese dinero estuviera en grandes cantidades en los bancos centrales y en los bancos comerciales de todo el mundo y también que se prestara con esa denominación por defecto en la mayoría de los instrumentos de deuda. Imaginad que ese dinero fuera usado casi exclusivamente por gobiernos, empresas y personas en todo el planeta a la hora de comprar petróleo y liquidar transacciones internacionales. Imaginad que ese dinero se emite a capricho por parte de un banco central y un Tesoro públicos y aun así se usara y aceptara a cambio de bienes reales y servicios en todo el mundo. Imaginad que ese gobierno fuera capaz de gastar desbocadamente, tomar dinero prestado y devolverlo a tipos de interés cada vez más bajos usando de nuevo el dinero que solo él produce. Y finalmente, imaginad una disposición política que perpetúe todo, creada delante del telón de fondo de un orden emergente de posguerra liderado por una nueva superpotencia militar y nuclear dominante.

Podríamos llamar “privilegio” a toda esa disposición, que es exactamente lo que disfruta hoy cualquier estadounidense al que se le pague en dólares de EEUU (o tenga activos denominados en dólares de EEUU).

Henry Hazlitt, entonces un importante columnista financiero del New York Times, no se hacía ilusiones acerca de lo que iba a significar el acuerdo de Bretton Woods de 1944. Sabía que crearía un sucedáneo de patrón oro, daría a Estados Unidos una influencia desmedida en los asuntos mundiales y llevaría a una inflación destructiva y al fin de cualquier cosa que se pareciera a una moneda fuerte en la economía global. Lo peor de todo es que veía cómo Bretton Woods relacionaba a todos los grandes gobiernos y bancos centrales de todo el mundo en una nefasta unión monetaria, en la que un control juicioso y prudente en de las divisas nominalmente soberanas las pondrían en desventaja frente al dólar de EEUU.

The_Wisdom_of_Henry_Hazlitt_upload_(2009_print)_cover.jpg

Estados Unidos, entendía Hazlitt, podía ahora exportar inflación.

Bajo Bretton Woods, todo el mundo necesitaba dólares, igual que antes necesitaba oro. Valéry Giscard d'Estaing, expresidente de Francia y en su momento ministro de finanzas de Charles de Gaulle, calificaba la situación posterior a Bretton Woods como un “privilegio exorbitante” para Estados Unidos. Entendía que este privilegio concedía a Estados Unidos poder y prestigio económicos más allá de los que merecía realmente.

Con unos pocos peniques, el Tesoro de Estados Unidos podía fabricar un billete de 100$, pero el resto del mundo tenía que intercambiar bienes y servicios reales para conseguirlo.

Lo que tal vez no podía haber imaginado es el poder militar, geopolítico y cultural que acumularía Estados Unidos a lo largo del siguiente medio siglo. Bajo la poco sagrada trinidad del Banco de la Reserva Federal, el Tesoro de EEUU y el Congreso de EEUU, el estado estadounidense creció hasta convertirse en el gobierno más grande y poderoso de la historia de la humanidad. Ninguna cantidad de prodigalidad fiscal se permite que dañe al mercado de la deuda del Tesoro de EEUU, ni siquiera cuando el derrochador Congreso tendría que ser tratado como una república bananera y acusado de emitir bonos basura para inversores de alto riesgo.

¿Qué significa que el dólar de EEUU sea la divisa mundial de reserva? Significa una posición privilegiada para Estados Unidos en el mundo y un nivel inmerecido de bienestar económico y material. Pone a otros bancos centrales en la posición incómoda de mantener enormes reservas de dólares de EEUU y por tanto de sufrir si el dólar se viene abajo, aunque sus respectivos gobiernos y pueblos entiendan lo dañino que es para ellos el privilegio del dólar de EEUU tanto económica como geopolíticamente. Significa tener toda la fuerza del ejército y el arsenal nuclear de EEUU actuando como respaldo de ese privilegio. Y significa una forma de intervencionismo monetario de hecho en todo el mundo.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Argentina vende tonterías para ser rescatada

¡Sorpresa, sorpresa! Con el peso que sigue cayendo como una piedra frente al dólar de EEUU, Argentina ha apelado al FMI para un crédito de emergencia. Al solicitar el rescate, el presidente Macri citó la repentina aparición de factores globales más allá de su control para explicar el desplome del peso.

Durante los dos primeros años [de su administración] hemos contado con un contexto global muy favorable, pero eso hoy está cambiando, las condiciones mundiales están cada día más complejas, y por varios factores: está subiendo el tipo de interés, está subiendo el petróleo, se están devaluando las monedas de países emergentes, entre otras variables que nosotros no manejamos.

Pero esto es un montón de tonterías. Como señalaba en mi post de ayer, la caída del peso se debe a una cosa y solo a una: la enormemente alta tasa de crecimiento de la oferta monetaria desde que Macri asumió el cargo en diciembre de 2015. La tasa de crecimiento monetario excedió el 45% interanual durante los tres primeros trimestres de 2017 y nunca ha caído por debajo del 25% durante el mandato de Macri. El lugar de solicitar ayuda, lo que garantizará más crisis de divisa en el futuro, el presidente Macri tiene que pedir que cese la intervención del banco central en los mercados de moneda extranjera y permitir que el peso se deprecie y muestre el grado real de la inflación monetaria pasada. Si implanta luego un programa creíble (y en este momento, solo un programa de sacudida se considerará creíble) para acabar con la política monetaria inflacionista, la crisis de la divisa se curará por sí misma.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2