Truco contable de 10 mil millones de dólares del banco central de Turquía

Truco contable de 10 mil millones de dólares del banco central de Turquía

01/10/2022Robert Aro

Resulta extraño que al 30 de diciembre de 2021, el banco central de Turquía tuviera una pérdida de 5.200 millones de dólares; luego, en el último día del año, ganó milagrosamente 10.000 millones de dólares, cerrando el año con una ganancia de 4.400 millones de dólares. ¿Fue un golpe de suerte o sólo un truco contable?

Según informa AlJazeera:

El banco central declinó hacer comentarios sobre el dramático movimiento de su balance...

No está claro por qué aún no han revelado el secreto de su estrategia para ganar dinero.

Pero si te sirve de consuelo:

Dos funcionarios familiarizados con el asunto dijeron que se ajustaba a los consejos contables de los auditores independientes, pero pidieron no ser identificados debido a lo delicado del asunto.

Tampoco está claro qué firma contable dio el asesoramiento. Sin embargo, en 2020 una firma miembro de Ernst and Young firmó los estados financieros auditados.

Sin embargo, la ganancia de mil millones de dólares podría significar mucho para el tesoro turco. Según el artículo:

En febrero, el Ministerio del Tesoro y Finanzas —como principal accionista del banco central— empezará a cobrar gran parte de esa suma en forma de dividendos.

Desgraciadamente, no es oro todo lo que reluce, como dice el ex subgobernador del banco:

...una posible explicación del considerable aumento de los beneficios durante la noche podría estar en la venta de reservas de divisas al Tesoro.

Lo cual es extraño porque, de ser así:

A continuación, habría que recomprar la misma cantidad de dólares para mantener el nivel de reservas.

Si el banco central obtuviera su beneficio de una venta al tesoro, pero tuviera que recomprar al tesoro, e incluso remitir un dividendo al tesoro, los beneficios económicos de los 10.000 millones de dólares apenas se entenderían. Peor aún, el banco central tendría que adquirir dinero de algún sitio.

¿Pero qué importa? Estamos en 2022. Esta puede pasar a la historia como la década perdida bajo llave en la que los gobiernos y sus bancos centrales hicieron prácticamente todo lo que quisieron... No importa lo descarada que sea la mentira, lo atroz que sea la afirmación, o lo mucho que una política económica vaya en contra del interés público, se enfrentan a pocas o ninguna consecuencia, salvo quizás una pequeña reacción en las redes sociales.

Es importante mirar a otras naciones, como Turquía, para ver los efectos del inflacionismo como política monetaria, dándose cuenta de cómo todo tipo de esquemas económicos no son más que eso: esquemas. El principal componente de estos esquemas requiere aumentar la cantidad de dinero y crédito en circulación con la esperanza de conducir a la creación de riqueza.

De vuelta a casa, también podemos culpar a los poderes fácticos de difundir ideas económicas erróneas. Pero no sólo viene de los de arriba. La CNBC informó de una historia en la que el propietario de un restaurante de Denver inició una petición en línea:

...pidiendo 2.000 dólares mensuales de ayuda a cada americano durante la pandemia.

A día de hoy, más de 3.000.000 de americanos han firmado la petición. Siéntase libre de unirse a la causa aquí si está dispuesto a hacerlo.

Recuerda que no puedes convertir las piedras en pan. El camino hacia la prosperidad no se crea a través de trucos de contabilidad, esquemas de creación de dinero, cheques de estímulo, fluctuaciones de los tipos de interés, cambios en la oferta monetaria, ni ningún otro esquema monetario. Ya sean decisiones políticas del banco central turco, de la Fed, del Congreso o de millones de americanos que piden ayudas al gobierno, estos esquemas acaban fracasando. Parece un arte perdido, pero el uso de la mano de obra para producir bienes y servicios, o la utilización de los ahorros para la inversión de capital siguen siendo las mejores formas de creación de riqueza.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Los rojos tienen razón sobre Assange

Los comunistas chinos están izando al gobierno de Estados Unidos en su propia petarda, al menos con respecto a Julian Assange, el ciudadano australiano que, con WikiLeaks, reveló los crímenes de guerra cometidos por el establecimiento de seguridad nacional de Estados Unidos.

Durante décadas, desde la Guerra Fría, los funcionarios de EEUU se han deleitado en condenar y criticar a la China Roja por sus abusos de los derechos humanos y la negación de las libertades civiles.

Lo que siempre me ha sorprendido es que los chinos no hayan respondido señalando la gran hipocresía del gobierno de Estados Unidos, dados los horribles abusos de los derechos humanos y la negación de las libertades civiles ejercidos durante mucho tiempo por el Pentágono, la CIA y la NSA, especialmente con su programa de asesinatos, el programa de torturas, el programa de secuestros, la detención indefinida, la negación de un juicio rápido, la negación de un juicio con jurado y la vigilancia secreta masiva.

Todo eso ha cambiado con el caso de Julian Assange. Los rojos ya no guardan silencio. Están pasando al ataque con condenas y críticas al gobierno de Estados Unidos con respecto a Assange.

Tomemos, por ejemplo, esta presentación en vídeo de Yonden Lhatoo, editor jefe de noticias del South China Morning Post. Se titula «La insufrible hipocresía de los gobiernos occidentales empeñados en destruir a Julian Assange». Merece la pena verlo. Lhatoo arremete contra los funcionarios de EEUU y británicos por su persecución, persecución y maltrato a Assange por decir la verdad sobre los crímenes de guerra cometidos por el Estado de seguridad nacional de Estados Unidos.

Ahora bien, como medio de comunicación de Hong Kong, el South China Morning Post no es técnicamente propiedad del régimen comunista de China Roja. Pero tal y como van las cosas en Hong Kong, es prácticamente seguro que el Morning Post está siendo vigilado de cerca, si no controlado indirectamente, por el régimen comunista. De hecho, según Wikipedia, «desde el cambio de propiedad en 2016, críticos como The New York Times, Der Spiegel y The Atlantic han alegado que el periódico tiene la misión de promover el poder blando de China en el extranjero. Según los críticos, se está alejando del periodismo independiente y es pionero en una nueva forma de «propaganda».

Lhatoo señala que si Assange hubiera sido un ciudadano chino que hubiera revelado pruebas verídicas de crímenes de guerra cometidos por China, los funcionarios de EEUU y británicos lo estarían aclamando como un héroe valiente, merecedor del Premio Nobel. Es un punto excelente, uno que es indiscutible.

Lamentablemente, lo que dicen los rojos sobre la hipocresía de Estados Unidos es absolutamente correcto. Lo que me sorprende es que todavía no hayan señalado, que yo sepa, el centro de tortura y prisión del Pentágono/la CIA en la Bahía de Guantánamo, Cuba, que podría haber sido fácilmente modelado en estructuras similares en países comunistas.

Es bastante triste que los comunistas condenen y critiquen al gobierno de Estados Unidos por su hipocresía cuando se trata de abusos de los derechos humanos y de las libertades civiles. Es aún más triste cuando tienen razón, especialmente en el caso de Julian Assange.

Reproducido del Blog de Jacob Hornberger.

 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Algunos aspectos básicos de la secesión

01/13/2022John M. Taylor

«Si algún Estado de la Unión declara que prefiere la 'separación' a la 'unión', «no dudo en decir: 'separémonos'».1

~ Thomas Jefferson

En 1998, el profesor ruso Igor Panarin, antiguo analista del KGB, conferenciante y escritor vinculado al Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, predijo el colapso económico y moral de estos Estados Unidos, lo que llevaría a una eventual guerra civil y a su ruptura en 2010. Sus predicciones aparecieron en The Wall Street Journal y otras publicaciones. Por supuesto, hasta la fecha, no se ha producido tal separación. Sin embargo, con las persistentes controversias sobre las elecciones de 2020 (miles de votos que aparecieron misteriosamente antes de tiempo el 4 de noviembre, cientos de firmas de declaraciones juradas que atestiguan el fraude electoral y la casi imposibilidad de que alguna de estas acusaciones sea examinada, máquinas de votación cuestionables, etc.), varios asaltos a los derechos individuales, el aumento de la centralización del poder gubernamental, el adoctrinamiento marxista dentro del sistema educativo, y otros factores, algunos en Texas y otros estados han hablado abiertamente de la secesión.

Tras un considerable derramamiento de sangre, las Trece Colonias Originarias se separaron del Imperio Británico. Después de la Guerra de la Independencia, Gran Bretaña y estos «Estados Unidos» firmaron el Tratado de París de 1783, que establecía lo siguiente «Su Majestad Británica reconoce a dichos Estados Unidos, a saber, New Hampshire, la Bahía de Massachusetts, Rhode Island y las Plantaciones de Providence, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia, como Estados libres, soberanos e independientes».2 Además, «En 1781, los trece Estados originales entraron en una 'Confederación', y redactaron 'Artículos', uno de los cuales decía: 'Cada estado retiene su soberanía, libertad e independencia, y todo poder, jurisdicción y derecho que no esté por esta Confederación expresamente delegado a los Estados Unidos'».3 Los Estados nunca han renunciado a su soberanía.

Entre los acontecimientos de la década de 1800 se encuentran:

  • En 1803 los Estados de Nueva Inglaterra amenazaron con la secesión; la Compra de Luisiana se consideraba una dilución de su poder. El senador de Massachusetts Thomas Pickering declaró: «Prefiero anticipar una nueva Confederación exenta de la influencia corrupta de los demócratas aristocráticos del Sur... Habrá una separación...»4
  • Debido en gran parte al descontento con la Guerra de 1812, los estados de Nueva Inglaterra consideraron la secesión en 1814 durante la Convención de Hartford. Los sentimientos de secesión disminuyeron cuando se aseguró la victoria americana.
  • Los Estados de Nueva Inglaterra reflexionaron sobre la secesión en 1845. «John Quincy Adams y sus compañeros de Nueva Inglaterra se opusieron tanto a la admisión de Texas que instaron abiertamente a la retirada de la Unión».5 De nuevo, lo veían como una dilución de poder.
  • Siete Estados del Sur se separaron en 1860-1861. (El resto se separó después de que Lincoln llamara a 75.000 soldados para invadir Estados soberanos). Protestaban por la perversión de la Constitución de EEUU por parte del Norte, por ejemplo, la usurpación de los derechos del Sur, los desacuerdos sobre la esclavitud y los aranceles proteccionistas punitivos que apoyaban a la industria del Norte. El difunto Charles Adams explicó: «Cuando los sureños se dieron cuenta de a qué se enfrentaban con respecto a un arancel elevado y un nuevo Congreso y administración republicana, sólo les parecían posibles dos cursos de acción: la secesión de la Unión y un arancel bajo para los estados confederados».6

Tanto las Colonias Americanas como los Estados del Sur tenían razones válidas para separarse. Como miembros de un pacto voluntario, los Estados del Sur tenían el mejor caso; mientras que las Colonias Americanas eran una parte de un vasto imperio. Virginia, Nueva York y Rhode Island entraron en la Unión con la condición de que podían retirarse si les convenía. De la Convención de Virginia de 1788, tenemos lo siguiente: «Nosotros, los delegados del pueblo de Virginia, debidamente elegidos en cumplimiento de una recomendación de la Asamblea General y ahora reunidos en Convención, habiendo investigado y discutido plena y libremente los procedimientos de la convención federal y estando preparados así como la más madura deliberación nos ha permitido decidir al respecto, declaramos y hacemos saber, en nombre y representación del Pueblo de Virginia, que los poderes otorgados bajo la Constitución, al ser derivados del Pueblo de los Estados Unidos, pueden ser reasumidos por éste cuando los mismos sean pervertidos en su perjuicio y opresión, y que todo poder no otorgado por la misma permanece con ellos y a su voluntad».7 Nueva York y Rhode Island reflejaron el lenguaje de Virginia: «sus convenciones ordenaron los principios fundamentales sobre los que se fundó el derecho: 'Que todo el poder está naturalmente investido en el pueblo y, en consecuencia, se deriva de él': y 'Que los poderes del gobierno pueden ser reasumidos por el pueblo cuando sea necesario para su felicidad'».8

Incluso Lincoln, el nacionalista extremo, comentó el 12 de enero de 1848 «Cualquier pueblo, en cualquier lugar, que esté inclinado y tenga el poder, tiene el derecho de levantarse y sacudir el gobierno existente, y formar uno nuevo que le convenga más. Este es un derecho muy valioso, muy sagrado, un derecho que esperamos y creemos que va a liberar al mundo».9

Si las predicciones de Panarin acaban haciéndose realidad, todos debemos esperar que se lleve a cabo de forma pacífica. Después de todo, no hay nada más americano que la secesión.

  • 1. Earl Starbuck, «¿Fue la secesión una traición?» [Cita de una carta de 1816 a William H. Crawford], Blog del Instituto Abbeville, 18 de septiembre de 2020, en: https://www.abbevilleinstitute.org/was-secession-treason/.
  • 2. John S. Tilley, Facts the Historians Leave Out, Twenty-Second Printing (Nashville, Tennessee: Bill Coats, Ltd., 1991), 25-26.
  • 3. Ibídem, 25.
  • 4. Ibídem, 34.
  • 5. Ibid.
  • 6. Charles Adams, When in the Course of Human Events--Arguing the Case for Southern Secession, (Lanham, Maryland: Rowman & Littlefield Publishers, Inc., 2000), 81.
    [1] John Remington Graham,A Constitutional History of Secession, (Gretna, Louisiana: Pelican Publishing Company, 2002), 106.
  • 7. John Remington Graham, A Constitutional History of Secession, (Gretna, Louisiana: Pelican Publishing Company, 2002), 106.
  • 8. Ibid.
  • 9. Tilley, 32.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El poder en el pueblo, no contra el pueblo

01/10/2022Gary Galles

El año 2021 puede haber sido testigo de la mayor proliferación de mando y control del gobierno americano, con su correspondiente constricción de la libertad, en toda mi vida. El poder se ha centralizado dramáticamente en el gobierno federal —a expensas de los individuos y sus acuerdos voluntarios— con billones de dólares en nuevos programas y propuestas (promovidas como sin costo para los americanos), abusos regulatorios expandidos y esfuerzos impresionantes de redistribución de ingresos que no están autorizados en ninguna parte de la Constitución.

Aunque el engrandecimiento de nuestro gobierno federal ya implementado o propuesto no tiene precedentes, en parte sigue el mismo camino que episodios anteriores, como el New Deal de FDR. Por eso hay que encontrar la sabiduría de quienes entendieron y se opusieron a esa acumulación de poder en manos del gobierno que lo sacó de las manos de los individuos. Tal vez nadie nos ofrezca una mayor perspicacia en este sentido que Felix Morley, en su obra The Power in the People (1949).

Morley fue becario de Rhodes, becario de Guggenheim, doctorado por la Brookings Institution, editor del Washington Post galardonado con el premio Pulitzer, presidente del Haverford College y fundador de Human Events, que tiene un premio de periodismo que lleva su nombre. James Person señaló que era «respetado por su perspicacia e imparcialidad por sus colegas de todo el espectro político», y la crítica Edith Hamilton calificó El poder en el pueblo como «un libro notable, noblemente escrito y profundamente pensado».

La distinción clave de Morley era entre el autogobierno y el gobierno coercitivo. Como lo resumió Leonard Liggio,

Morley basa su distinción entre Sociedad y Estado en el origen de las palabras. Sociedad deriva del latín socius, compañero. La sociedad y la asociación tienen sus raíces en el voluntarismo del compañerismo... Morley continúa con la palabra Estado, que tiene sus raíces en la asociación involuntaria o forzada. Considera que la ausencia de libre elección y de libre contrato es la base de la palabra status, de la que se deriva Estado.

Cuando se hizo una nueva edición de The Power in the People en 1972, 23 años después de su primera publicación, se reimprimió sin cambios. Una docena de años después todavía, Sydney Mayers concluyó: «Tampoco se requiere ningún cambio en la actualidad». Considere hasta qué punto lo mismo es cierto hoy en día, en un momento en el que el autogobierno está ciertamente en rápido declive.

Autogobierno y cooperación voluntaria son las claves del éxito de América

Esta República se basa en la creencia de que el individuo puede gobernarse a sí mismo. …

Los fundadores... afirmaron con frecuencia que el propósito principal del gobierno es asegurar la propiedad privada. …

La República Americana fue diseñada específicamente para salvaguardar la empresa individual frente al Estado.

La Constitución de los Estados Unidos establece límites específicos al poder del gobierno para que éste no pueda reprimir al individuo.

El énfasis dominante estaba en el autogobierno más que en el gobierno impuesto; en el desarrollo de la Sociedad, no en el engrandecimiento del Estado.

El individuo...se realiza a través de la cooperación voluntaria en una sociedad libre. Esto... implica una hostilidad instintiva al Estado... con una... tendencia a asumir la dirección de todas las funciones sociales.

En América, el individuo, conservando la soberanía, pretendía realizar su destino a través de una Sociedad libre, manteniendo al Estado atado.

Cualquier sistema de gobierno que aprecie al individuo... no debe impedir su ajuste voluntario.

Lo que teníamos no es lo que tenemos ahora

Un gobierno concebido para animar a los ciudadanos a gobernarse a sí mismos se desvirtúa cada vez más para someterlos al dictado administrativo remoto.

Los americanos han... dejado de reflexionar en gran medida sobre las implicaciones de la entrega incondicional del poder al gobierno político... totalmente contraria a los principios de la República.

La supervivencia de la República no está en peligro por la debilidad del gobierno central, sino por la presión popular para su engrandecimiento.

El desarrollo del Estado ha sido el del engrandecimiento constante... a costa de la Sociedad y de los individuos que la crean.

El Estado, en definitiva, somete a las personas; mientras que la Sociedad las asocia voluntariamente.

Un gobierno establecido para asegurar las bendiciones de la libertad ha producido en realidad... la tiranía... [con] el gobierno en manos de hombres dispuestos a explotar la ignorancia para promover la centralización del poder.

El hombre... cambia ahora la pertenencia a la Sociedad por la servidumbre al Estado.

La cuestión se plantea claramente. ¿Debe el hombre estar sometido al Estado autoritario o debe limitar los poderes del Estado al mínimo necesario para una Sociedad ordenada?

Lo que hay que recordar

La tradición americana es... completamente opuesta al gobierno autoritario... la «Seguridad y Felicidad» de los gobernados tiene prioridad sobre cualquier prerrogativa gubernamental y... la deferencia no se debe necesariamente a aquellos que están temporalmente en una posición de mando político.

El poder del Estado, por muy bien que se disfrace con palabras seductoras, es en última instancia siempre poder físico coercitivo... y por su naturaleza trabaja incesantemente para ampliar ese poder.

La característica distintiva de la civilización americana es la subordinación del poder centralizado en nombre de la libertad individual.

Sólo una forma de gobierno puede alimentar la libertad, y es el autogobierno personal.

La teoría americana es que todo hombre tiene dentro de sí el potencial de hacer una contribución significativa de algún tipo al bienestar humano. Por lo tanto, toda minoría... debe ser protegida contra la siempre posible tiranía de la opinión de las masas.

La ampliación del ámbito de la autoridad del Estado... contrae la condición de la libertad económica... este falso dios sobre toda forma de organismo social es enorme y devastador.

La fuerza social puede verse disminuida por una constante centralización y ampliación de las funciones gubernamentales, la gran mayoría de las cuales son improductivas y... debilitan la base económica por los efectos acumulativos de la regulación y la fiscalidad.

La legislación social es un signo de retroceso, no de progreso.

Que el Estado deba resolver, por métodos necesariamente coercitivos, cualquier problema que los individuos son capaces de resolver voluntariamente, es... la esencia de la tiranía.

Transferir el poder al Estado... sólo sirve para monopolizar el poder en manos totalmente irresponsables.

La única locura política duradera es concentrar en manos de hombres ambiciosos un poder que no tienen la capacidad de ejercer con sabiduría.

Lo máximo que puede hacer cualquier gobierno es poner a la gente «en libertad». El Estado puede estabilizar la condición de la libertad, y esa es su única excusa para existir... [pero] los hombres deben desarrollar su libertad desde dentro. No puede ser repartida por los organismos gubernamentales.

Hace más de 7 décadas, Felix Morley dijo que «los principios políticos americanos están siendo agresivamente desafiados por la filosofía de la planificación gubernamental». Ese desafío es hoy mucho mayor. Según Joseph Stromberg, «Felix Morley... entendía la vieja república, la constitución, la paz y el libre mercado, así como sus opuestos, el imperio, el gobierno sin ley, la guerra y el estatismo generalizado». Esa es la comprensión que los americanos necesitan redescubrir para defender nuestra libertad. Y la lectura de El poder en el pueblo conlleva lo que Sydney Mayers denominó «un privilegio inusual, la rara experiencia de disfrutar de un estilo literario brillante a la vez que de una educación absorbente gracias a la mente aguda y la pluma diestra del autor».

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Gordon es un genio, y yo soy un liberal clásico

01/10/2022Jim Fedako

David Gordon es un genio, un hombre cuyas capacidades intelectuales y rendimiento superan los míos. Hago esta afirmación sin ningún sentimiento de envidia. También afirmo que nuestras condiciones desiguales son beneficiosas para el otro y para la sociedad en general. Por estas declaraciones, soy un liberal clásico en el sentido misesiano. Me explico.

En primer lugar, tengo que definir la izquierda y la derecha tal y como yo las veo. Para ello, parafraseo a Paul Gottfried y delimito la izquierda y la derecha en tres aspectos: artificial frente a orgánico; igualitario frente a jerárquico; e internacional frente a nacional.

Para poner la primera división en perspectiva, consideremos la prohibición del alcohol a principios del siglo XX. Los progresistas de la izquierda creían que sin el alcohol surgiría un Nuevo Hombre Soviético. Un hombre que ya no se bebía el sueldo, sino que pasaba las tardes escribiendo poesía y llevando a sus hijos a óperas y sinfonías. Por el contrario, un progresista de derechas simplemente esperaba que la vida mejorara a medida que las familias tuvieran el dinero de la cerveza de su padre para utilizarlo en gastos más apropiados, como la comida y el alquiler. Alguien de derechas no esperaría que la esencia de un hombre cambiara, sólo sus acciones.1

Un ejemplo más reciente sería la sociedad de propiedad de George W. Bush. Se trataba de una política progresista de izquierda que esperaba que surgiera un nuevo hombre soviético al entregar las llaves de una casa.

La siguiente división es un derivado de la primera. Sólo una construcción artificial podría plantear un mundo en el que todos son iguales en capacidades y resultados; un mundo en el que no surgen las jerarquías naturales. Como si la reorganización de los medios de producción -la propiedad- pudiera crear una situación en la que mis capacidades fueran iguales a las de David. Más adelante hablaremos de ello.

La tercera y última división es también un derivado de la primera, una noción artificial de que todos los grupos y pueblos están de acuerdo con los mismos medios y fines. Como si todos compartieran necesariamente la misma visión de una vida buena y, por tanto, la fuerza estuviera justificada para instanciar esa vida buena.

En la comprensión más general, es la apelación a lo artificial lo que delimita la izquierda y la derecha.

Basándome en lo anterior, soy un hombre de derecha. No creo en construcciones artificiales ni apelo a ellas, acepto las jerarquías naturales y creo que las personas tienden a clasificarse en grupos con creencias compartidas. Sin embargo, ser de derechas no me convierte necesariamente en un liberal clásico.

Liberalismo clásico = propiedad

«El programa del liberalismo, por lo tanto, si se condensara en una sola palabra, tendría que decir: propiedad, es decir, propiedad privada de los medios de producción (pues en lo que respecta a las mercancías listas para el consumo, la propiedad privada es algo natural y no es discutida ni siquiera por los socialistas y comunistas)». Mises, Liberalismo

Lo artificial no tiene cabida en el liberalismo clásico. Una vez que se consideran los arreglos artificiales, surge el mal de lo que Mises denominó, el complejo de Fourier. Se trata de la creencia de que los fallos de uno en la vida son el resultado de la estructura actual de los medios de producción.

No puedo concebir un acuerdo de propiedad diferente, sin violencia, en el que mis capacidades sean iguales a las de David. Nunca igualaré a David, nuestras diferencias son dadas por Dios, no estructurales. No creo que bajo el esquema socialista, «el tipo humano medio se elevará a las alturas de un Aristóteles, un Goethe o un Marx. Y por encima de esta cresta se elevarán nuevas cumbres». Así que no me permito (parafraseando a Mises) abrumarme y buscar refugio en el consuelo de la mentira salvadora del antiliberalismo y el socialismo. En cambio, acepto y encuentro consuelo en nuestras posiciones relativas.

El beneficio de las diferencias y jerarquías interpersonales

Conocí a David una vez, hace años; sólo nos dimos la mano en un acto de Mises en la isla de Jekyll, así que sé poco de él en sentido personal. Sin embargo, veo y leo su producción intelectual con regularidad. Es capaz de producir reseñas y artículos sucintos y detallados que se basan en múltiples y variadas fuentes. Seguro que yo también podría hacerlo. Pero en lugar de esforzarse por producir, en el mejor de los casos, un artículo similar al mes, David parece hacer dos o más por semana.

Estoy dispuesto a aceptar que David también puede superar mis capacidades en otras áreas. Mientras David escribe sobre filosofía y economía política, yo produzco, entre otras cosas, flujos de datos e informes. Puede ser cierto que él podría producir el doble de lo que yo produzco, si se tomara el tiempo de aprender las herramientas de software, etc. Sin embargo, si él se centrara en los datos y los informes, dejándome a mí escribir en su campo, se produciría mucho menos en total.

De hecho, esa situación no me gustaría. Prefiero leer los más o menos ocho artículos de David al mes y reflexionar sobre sus ideas que luchar durante 160 horas para producir uno solo de ellos. Estoy mejor incluso con una ventaja absoluta a favor de David; todos lo estamos.

Conclusión

Siendo un liberal clásico y un hombre de derecha, soy capaz de resistir el canto de sirena de la envidia que se repite sin cesar en los medios de comunicación, las artes, la política, etc. En todo, estar armado con la verdad es la mejor defensa. Así que, en lugar de abogar por la destrucción de nuestra sociedad, debemos oponernos a las ideologías actuales, permitiendo que las generaciones posteriores disfruten de la producción que surge de la propiedad y del yo, incluso cuando la distribución de los talentos y los resultados es desigual.

  • 1. Como liberal clásico, no defiendo la prohibición. Simplemente afirmo que la izquierda y la derecha esperaban resultados diferentes. Ciertamente, la prohibición fue un fracaso político y una violación de los derechos naturales, y una aplicación de la fuerza. Sin embargo, ningún Nuevo Hombre Soviético surgió debido a la prohibición. Eso es cierto tanto en Estados Unidos como en la Unión Soviética bajo Gorbachov.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La triple amenaza de la Fed

01/07/2022Robert Aro

Los economistas convencionales y los medios de comunicación tienen una conocida afición a utilizar palabras desenfadadas para describir decisiones políticas y conceptos económicos que les resultan difíciles de explicar. La CNBC utiliza el término «triple amenaza» para describir lo que se reveló en la reunión del Comité federal de mercado abierto (FOMC) de diciembre de esta semana. La triple amenaza se produciría si la Fed:

...empezar a subir los tipos de interés y reducir la compra de bonos, pero también estar preparados para entablar conversaciones de alto nivel sobre la reducción de las tenencias de bonos del Tesoro y de valores respaldados por hipotecas.

La mera mención de la reducción del balance debería ser suficiente para provocar esta triple amenaza. Pero el mundo lleva mucho tiempo acostumbrado a las políticas de dinero fácil. La mera conversación sobre la reducción del balance de la Fed podría ser suficiente para asustar a los inversores.

En otro artículo del viernes, la CNBC lo dijo claramente:

Parece que el tren del dinero fácil se va a detener este año.

El autor se las arregla para ver algo de luz al final de este túnel, creyendo que «la economía es fuerte» y que a Main Street (la economía real) le irá mucho mejor que a Wall Street. Continúa afirmando:

Si la historia sirve de guía -y es una guía muy aproximada para nuestras circunstancias actuales- las políticas monetarias más estrictas, especialmente cuando es probable que se sincronicen en gran parte del mundo occidental, es probable que provoquen esa tan esperada corrección del 20% en Wall Street y en otros mercados financieros de todo el mundo. Incluso pueden provocar mercados bajistas en toda regla.

Aunque el endurecimiento de la Reserva Federal podría muy bien traer una corrección, existe una desconexión entre la economía real y el mercado de valores. Si los dos últimos años sirven de guía, considere el aumento del coste de la vida, la escasez de mano de obra, bienes y servicios, y la falta general de optimismo, frente a un mercado de valores en perpetuo aumento. Está claro que la mayoría de los americanos de clase media entienden la desconexión entre Main Street y Wall Street.

La CNBC plantea inadvertidamente una pregunta interesante: ¿es posible que a Main Street le vaya mejor que a Wall Street si la Fed finalmente actúa en su triple amenaza de subir los tipos, deteniendo las nuevas compras de activos y reduciendo finalmente el balance?

Es difícil concebir un futuro en el que la Fed exista y al ciudadano medio le vaya mejor que a los de Wall Street o a los estrechamente relacionados con la Fed.

Tanto si se trata de un aumento del Índice de precios al consumo (IPC) como de los tipos de interés, los menos vulnerables se ven invariablemente afectados en mayor proporción que los ricos. No todos los habitantes de Main Street, por ejemplo, pueden aprovechar los bajos tipos de interés para invertir en empresas o especular con margen en su cuenta de corretaje. El aumento de los activos, como las viviendas, difícilmente puede ser una bendición para aquellos que ahora deben soportar cargas de deuda más elevadas y con mayores tipos de interés.

En caso de que el mercado bursátil se convierta en un mercado bajista, los individuos con un alto poder adquisitivo estarían mejor aislados de ello, ya que normalmente no dependen de los ingresos por pensiones ni de la seguridad social. Los más ricos de la sociedad suelen tener corredores de bolsa, gestores de dinero, acceso a mejor información y una amplia diversificación de activos. Muchos pueden encontrar formas de beneficiarse incluso de una caída de la bolsa.

No es que la Fed deba tratar de salvar a Wall Street o a Main Street. Pero es mejor entender que un banco central no está al servicio de la economía en general. No se trata de saber a qué ritmo o en qué medida la Fed debe cambiar los tipos o el balance; sino que la propia existencia de una entidad con estas capacidades es la causa de nuestros problemas económicos en primer lugar. Independientemente de la dirección que tomen los tipos y el balance, e incluso si la triple amenaza de 2022 se hace realidad, Main Street seguirá sufriendo debido a las intervenciones políticas de la Fed.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Cómo los federales quebraron la industria cárnica

El gobierno rompe cosas. Luego, a menudo, monta en un caballo blanco prometiendo «arreglar» las mismas cosas que rompió.

En el último ejemplo de que el gobierno afirma que va a resolver un problema que creó para empezar, el presidente Joe Biden se ha comprometido a solucionar el aumento del coste de la carne.

En general, los precios de la carne han subido un 16% en el último año. Los precios de la carne de vacuno han subido un 20,9%. Biden dice que el problema es la falta de competencia en la industria cárnica.

«El capitalismo sin competencia no es capitalismo, es explotación», dijo Biden.

Según una hoja informativa publicada por la administración Biden, cuatro empresas de transformación controlan el 85% del mercado de la carne de vacuno. Las cuatro mayores empresas controlan el 70% del mercado de la carne de cerdo y el 54% del mercado de las aves de corral.

El plan de Biden consiste en distribuir 1.000 millones de dólares en fondos de ayuda contra el coronavirus para ayudar a los empacadores de carne independientes a ampliar sus negocios. Según AP, el plan también asignaría fondos para formar a los trabajadores del sector y mejorar sus condiciones. La administración también emitiría nuevas normas para los empacadores de carne y requisitos de etiquetado para ser designado como «Producto de EEUU».

Pero queda una pregunta: ¿cómo han llegado unas pocas grandes empresas a dominar la industria cárnica? Biden y otros partidarios de la intervención federal en la economía quieren hacernos creer que se trata de la marcha inevitable del capitalismo. Las corporaciones codiciosas se hacen cada vez más grandes y se tragan al «pequeño». Si crees en esta narrativa, los altos precios de la carne se derivan de la codicia corporativa y de los males inherentes al libre mercado.

Pero no fue el «capitalismo» ni las codiciosas corporaciones las que provocaron esta concentración en la industria cárnica. Fue el gobierno federal.

El Congreso rompió la cadena de suministro de carne hace décadas.

La Ley carne sana de 1967 exige que la carne sea sacrificada y procesada en un matadero inspeccionado por el gobierno federal, o en una instalación inspeccionada en un estado con leyes de inspección de la carne al menos tan estrictas como los requisitos federales. A los pequeños procesadores les resultaba difícil, sino imposible, cumplir los requisitos federales. El coste era simplemente demasiado elevado. Por supuesto, las grandes empresas pueden asumir los costes de la normativa. Como resultado, la industria de procesamiento de carne pasó por una concentración masiva después de la promulgación de esta ley.

Desde la aprobación de la Ley carne sana, el número de mataderos se redujo de más de 10.000 a 2.766 en 2019. Hoy, en lugar de cientos de empresas que procesan carne, tres corporaciones controlan prácticamente toda la industria.

La ley federal también prohíbe la venta interestatal de carne procesada por encargo, es decir, carne procedente de un animal sacrificado y procesado en una instalación en la que no se requiere la presencia de un inspector para observar el sacrificio y realizar una inspección ante mortem y post mortem del animal.

Constantemente oímos hablar de los problemas de la cadena de suministro debido a la pandemia de coronavirus. (Más exactamente, la respuesta del gobierno a la pandemia.) Pero la falta de capacidad de procesamiento adecuada debido a la concentración ya estaba causando problemas de suministro en 2015. Un informe del Farm-to-Consumer Legal Defense Fund dio la voz de alarma en aquel momento.

«El cuello de botella provocado por la falta de mataderos ha frustrado a las pequeñas explotaciones ganaderas a la hora de sacar sus productos al mercado y ha provocado la incapacidad de satisfacer la demanda global de carne producida localmente. La Ley de 1967 ha sido una de las peores leyes aprobadas para la alimentación local; es más, desde el principio se sabía que la Ley tendría el efecto que tuvo».

El impacto en las pequeñas empresas de procesamiento de carne se hizo evidente pocos años después de la aprobación de la ley. En 1971, la Administración de la Pequeña Empresa (SBA) presentó un documento al Comité Selecto del Senado de los Estados Unidos sobre la Pequeña Empresa titulado: «The Effects of the Wholesome Meat Act of 1967 upon Small Business – A Study of One Industry’s Economic Problems Resulting from Environmental-Consumer Legislation Prepared by the Small Business Administration».  El documento advertía de que el coste de su cumplimiento tendría efectos adversos en los mataderos y plantas de envasado a pequeña escala, afirmando que «la Ley carne sana fue para muchas pequeñas empresas cárnicas un desastre tan grande como un huracán.»

Las industrias cárnicas se encuentran entre las más competitivas de la economía americana. Pero la Ley de la Carne Sana podría conducir a una disminución significativa de la competencia. ¿Cuántas empresas tendrían que cerrar por no poder competir debido a la nueva ley? ... ¿La Ley de la Carne Sana conduciría, aunque sea involuntariamente, a un indeseable aumento de la concentración en las industrias cárnicas? Preguntas como éstas, muy fundamentales, apenas se plantearon durante el proceso legislativo.

No es de extrañar que esta normativa haya provocado una concentración masiva de la industria de transformación de la carne. Y no es de extrañar que esta concentración haya provocado rupturas en la cadena de suministro. Los sistemas centralizados son sistemas frágiles. Carecen de redundancia. Carecen de válvulas de escape. Son propensos a fallar bajo presión. Esto es cierto para las cadenas de suministro, las economías y los gobiernos.

En otras palabras, esto era totalmente predecible.

Pero ahora Biden quiere arreglar lo que el gobierno federal rompió arrojando más dinero.

He aquí una idea: ¿por qué no eliminar el control federal?

Los partidarios de la intervención federal gritarán «¡Seguridad!». Pero si la Ley de la Carne Sana se refería realmente a la seguridad alimentaria, ni siquiera cumple con sus propios términos.

Al concentrar el procesamiento de la carne en un número relativamente reducido de instalaciones, aumenta la probabilidad de una contaminación generalizada. Una sola vaca enferma puede infectar miles de kilos de carne en uno de estos mataderos corporativos. En un sistema más diversificado y descentralizado, los brotes suelen limitarse a pequeñas regiones. Según el informe de Farm-to-Consumer Legal Defense, «la Ley de Carne Sana no ha conducido a la producción de carne más segura hoy en día; hay más retiradas que nunca por pruebas positivas de patógenos en productos cárnicos». Rara vez se veían retiradas de productos a nivel nacional en la era del procesamiento diversificado de la carne.

En general, los estados con leyes de «libertad alimentaria» que permiten a los pequeños productores vender alimentos al margen de la estructura reguladora establecida no han registrado un aumento de las enfermedades transmitidas por los alimentos. Según Forbes, los representantes de los departamentos de salud de Wyoming, Dakota del Norte y Utah informaron de exactamente cero brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos relacionados con un negocio que opera bajo una ley de libertad alimentaria. Mientras tanto, «el año pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades investigaron y asesoraron al público sobre 24 brotes multiestatales de enfermedades transmitidas por los alimentos, el más alto en más de una década, con la lechuga romana regulada por el gobierno federal, la ensalada de pollo e incluso el cereal Honey Smacks, todos vinculados a brotes que hospitalizaron a los americanos».

En cierto sentido, Biden tiene razón — los EEUU necesitan más actores en la industria cárnica. Pero el gobierno creó el problema y no hay ninguna autorreflexión ni asunción de responsabilidades. Sólo promesas de arreglar lo que los federales ya rompieron.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Coincidencia. Coordinación. Causación.

01/03/2022Robert Aro

Echa un vistazo al gráfico del tipo efectivo de los fondos federales (abajo) para ver si encuentras un patrón recurrente:

Federal Funds Effective Rate

Obsérvense las diez recesiones oficiales (zonas sombreadas en gris) desde 1955. Desde una perspectiva puramente visual, parece que las sucesivas subidas de los tipos de interés, que conducen a una subida de los mismos, preceden normalmente a una recesión. Si es cierto, ¿cómo se explica esto?

Podría ser una coincidencia. Aunque las subidas de tipos suelen venir antes de las recesiones, podría no ser más que una casualidad o un golpe de suerte. Los tipos suben, bajan o se mantienen. Sin embargo, sería una coincidencia continua si no hubiera ninguna relación entre los tipos de interés y las recesiones. Significaría que los tipos de interés no juegan un papel en el ciclo de auge/recesión y también restaría importancia al papel que tiene la Fed en la influencia de la economía.

Si no es una coincidencia, podría atribuirse a los esfuerzos coordinados de la Reserva Federal para utilizar sus herramientas y su experta capacidad de previsión para anticipar el inicio de la recesión económica. Si esto es cierto, la Fed ejecuta sus políticas con una precisión casi milimétrica, aumentando los tipos justo antes de una recesión. Según el gráfico, durante los últimos 70 años han predicho con éxito las recesiones, y no han sido un factor que contribuya a ellas.

¡Esto sería absolutamente increíble! Significaría que la subida de tipos de la Fed a más del 5% en 2006 a 2007 se hizo en previsión de la recesión y la crisis inmobiliaria que le siguió, mientras que la subida de la Fed a más del 2% durante 2018 a 2019 se anticipó a la recesión de 2020 atribuida a COVID.

Si la coordinación de los bancos centrales suena altamente improbable, si no completamente imposible, entonces la causalidad podría ser la tercera explicación. En lugar de deducir que la Fed sube los tipos porque ve problemas en el horizonte, podría decirse que las subidas de tipos de la Fed ayudan a provocar recesiones. Creer que la Fed vio que se avecinaba una crisis inmobiliaria es una cosa, pero decir que vieron venir el COVID ya en 2018 es completamente absurdo. De las tres explicaciones mencionadas, la idea de que la Fed ha sido culpable de causar recesiones se ajustaría más a la teoría austriaca del ciclo económico, que atribuye a la expansión del crédito que crea tipos artificialmente bajos la causa del auge, y a sus reversiones la causa de la caída.

Ampliando los cambios en los tipos de interés, consideremos la tenencia de bonos del Tesoro americano por parte de la Fed durante las dos últimas recesiones. Obsérvese cómo la reducción de los bonos del Tesoro comenzó en 2018, y antes de eso a principios de 2008, ambos correspondientes a períodos de recesión.

US Treasury Securities

Obsérvense las diez recesiones oficiales (zonas sombreadas en gris) desde 1955. Desde una perspectiva puramente visual, parece que las sucesivas subidas de los tipos de interés, que conducen a una subida de los mismos, preceden normalmente a una recesión. Si es cierto, ¿cómo se explica esto?

Podría ser una coincidencia. Aunque las subidas de tipos suelen venir antes de las recesiones, podría no ser más que una casualidad o un golpe de suerte. Los tipos suben, bajan o se mantienen. Sin embargo, sería una coincidencia continua si no hubiera ninguna relación entre los tipos de interés y las recesiones. Significaría que los tipos de interés no juegan un papel en el ciclo de auge/recesión y también restaría importancia al papel que tiene la Fed en la influencia de la economía.

Si no es una coincidencia, podría atribuirse a los esfuerzos coordinados de la Reserva Federal para utilizar sus herramientas y su experta capacidad de previsión para anticipar el inicio de la recesión económica. Si esto es cierto, la Fed ejecuta sus políticas con una precisión casi milimétrica, aumentando los tipos justo antes de una recesión. Según el gráfico, durante los últimos 70 años han predicho con éxito las recesiones, y no han sido un factor que contribuya a ellas.

¡Esto sería absolutamente increíble! Significaría que la subida de tipos de la Fed a más del 5% en 2006 a 2007 se hizo en previsión de la recesión y la crisis inmobiliaria que le siguió, mientras que la subida de la Fed a más del 2% durante 2018 a 2019 se anticipó a la recesión de 2020 atribuida a COVID.

Si la coordinación de los bancos centrales suena altamente improbable, si no completamente imposible, entonces la causalidad podría ser la tercera explicación. En lugar de deducir que la Fed sube los tipos porque ve problemas en el horizonte, podría decirse que las subidas de tipos de la Fed ayudan a provocar recesiones. Creer que la Fed vio que se avecinaba una crisis inmobiliaria es una cosa, pero decir que vieron venir el COVID ya en 2018 es completamente absurdo. De las tres explicaciones mencionadas, la idea de que la Fed ha sido culpable de causar recesiones se ajustaría más a la teoría austriaca del ciclo económico, que atribuye a la expansión del crédito que crea tipos artificialmente bajos la causa del auge, y a sus reversiones la causa de la caída.

Ampliando los cambios en los tipos de interés, consideremos la tenencia de bonos del Tesoro americano por parte de la Fed durante las dos últimas recesiones. Obsérvese cómo la reducción de los bonos del Tesoro comenzó en 2018, y antes de eso a principios de 2008, ambos correspondientes a períodos de recesión.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Píldora blanca: Hoppe está vendiendo más que Marx en Amazon

12/30/2021Tho Bishop
 

Y lo que es mejor, a pesar de que el libro de Hoppe—desgraciadamente no publicado por el Instituto Mises—tiene un precio de más de 40 dólares, y de que hay muy pocos profesores universitarios que obliguen a leer el libro a sus alumnos. Esto es un testimonio del poder del pensamiento austrolibertario. El Instituto Mises es a menudo atacado por los agentes del establecimiento —que se extienden por las grandes tecnológicas, los grupos de izquierda e incluso algunas organizaciones nominalmente libertarias— porque son nuestras ideas las que son singularmente peligrosas para el régimen. La voluntad de nuestros académicos de defender sin reparos la civilización —como lo hizo Ludwig von Mises en la Viena de los años 30— es lo que nos convierte en una amenaza.

De cara a 2022 en particular, las ideas de la escuela austriaca nunca han sido más críticas. 

  • Cuando la inflación se ha convertido en un tema cotidiano de mesa, son economistas como Bob Murphy, Thorsten Polleit y Daniel Lacalle los que tienen las respuestas para hacer frente a la Fed y al dólar en serio;
  • Cuando el «divorcio nacional» es tendencia en Twitter, y estudiosos del Instituto Mises como Ryan McMaken y Jeff Deist han sido las principales voces en defensa de la descentralización política.
  • Cuando decenas de millones de americanos reconocen que el régimen federal no es en realidad «por el pueblo y para el pueblo», son intelectuales como Murray Rothbard y Hoppe los que aportan claridad para entender que la democracia es una fachada que faculta a una élite parasitaria a enriquecerse a costa de la clase productiva.

Y lo que es más importante, esto ocurre en un momento en que millones de americanos reconocen las consecuencias de nuestro sistema educativo controlado por el gobierno y buscan alternativas. Ya hemos visto un increíble aumento de la demanda en herramientas como Universidad Mises, Economía para principiantes y el libro de texto de Bob Murphy Lecciones para el joven economista. Esperamos aún más en 2022.

Mientras disfrutamos de los últimos días de 2021, por favor, continúa apoyando financieramente al Instituto Mises en 2022. Si lo haces hoy, recibirás un ejemplar gratuito de What Must Be Done de Hoppe

(Además, si no quieres pagar 40 dólares por Democracia de Hoppe, el Instituto Mises ha publicado una versión gratuita en forma de audiolibro, disponible en las principales plataformas de podcast. Este es el tipo de contenido que podemos ofrecer sólo gracias a nuestros increíbles donantes).

Por favor, considera una donación hoy.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

2021: una visualización del sistema

12/27/2021Robert Aro

A falta de una semana para que termine el año, es hora de echar un vistazo al sistema financiero de Estados Unidos visualizado a través de varios gráficos de la Reserva Federal. Esta es la continuación de 2020: una visualización del sistema, publicado por estas fechas el año pasado.

Activos totales - 8,790 billones de dólares

El banco central de Estados Unidos posee ahora activos por valor de casi 9 billones de dólares, lo que supone un aumento de casi 1,4 billones en el año. El balance de la Fed puede parecer oficial, pero es más un eufemismo para describir el proceso de creación de dinero que otra cosa. En definitiva, el Sistema de la Fed creó más de un billón de dólares y lo soltó al mundo, destinando la mayor parte a la compra de diversos instrumentos de deuda.

Valores mantenidos directamente: Títulos del Tesoro de EEUU - 5,650 billones de dólares

Un aumento de algo menos de un billón de dólares en el año, y la Fed sigue siendo uno de los mayores tenedores de deuda de Estados Unidos. A finales de año, la deuda de EEUU se sitúa en 29,4 billones de dólares (27,5 billones el año pasado). Esto nos lleva a una interesante comparación: La deuda nacional aumentó en aproximadamente 2 billones de dólares frente a la tenencia de deuda de EEUU por parte de la Fed, que aumentó en aproximadamente 1 billón de dólares.

Valores mantenidos directamente: Valores respaldados por hipotecas (MBS) - 2,650 billones de dólares

La deuda hipotecaria en manos de la Reserva Federal aumentó sólo en medio billón. Aunque no es el mayor aumento del balance, ¡500.000.000.000 de dólares sigue siendo mucho dinero! Es justo decir que pocas personas entienden los MBS, menos saben a dónde va este dinero y aún menos pueden nombrar a los principales beneficiarios de esta intervención gubernamental. A más de una década del crack inmobiliario, esta puede ser otra de esas medidas temporales indefinidas.

El saldo de los MBS combinado con el saldo de los títulos del Tesoro de EEUU significa que se deben 8,3 billones de dólares a la Fed. Es una suma de dinero insondable, y probablemente la razón por la que rara vez se discute una estrategia de reducción de activos por parte de la Fed. Si llegara el momento en que la Fed empezara a vender valores o a dejar que el balance se agote, es decir, dejar que los valores venzan y no comprar nuevos, es más que probable que se produzcan cambios drásticos en los tipos de interés. 

M2 - 21,187 billones de dólares

La oferta monetaria aumentó en casi 2 billones de dólares con respecto a hace un año. La Reserva Federal desempeña un papel importante en el proceso de creación de dinero, pero los bancos comerciales también tienen un papel importante que desempeñar. Tal vez sea un pensamiento que fortalezca al individuo, porque cada vez que usted hace un depósito o un retiro, o cada vez que utiliza un préstamo para comprar cualquier cosa, desde una casa, hasta bitcoin o acciones, usted también está contribuyendo a las fluctuaciones de la oferta monetaria.

Moneda en circulación - 2,212 billones de dólares

A pesar de todos los aumentos del billón de dólares en la oferta monetaria y las compras de activos, el dinero en circulación sólo aumentó en 100.000 millones de dólares con respecto al año pasado por estas fechas. En comparación con la oferta monetaria M2, los billetes y monedas en circulación sólo representan el 10%. El dólar se convirtió en digital hace mucho tiempo, existiendo principalmente en los ordenadores centrales y en los libros de contabilidad general.

Si un número suficiente de personas fuera al banco y exigiera su dinero, se vería rápidamente que su dinero no está disponible.

A medida que el año 2021 llega a su fin, no se puede decir mucho más. No ha habido cambios sustanciales en el mecanismo de creación de dinero basado en la deuda, que asegura que todos los bienes, servicios y activos aumenten perpetuamente de precio. El inevitable ciclo de auge y caída que provoca esta expansión monetaria sigue vigente, por lo que sólo es cuestión de tiempo, siendo el cuándo, no el si, la caída ocurre. Hasta entonces, se puede intentar pensar en maneras de prepararse o sacar provecho de hacer predicciones acertadas.

Buena suerte en 2022.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Periodistas despistados informan de que la esperanza de vida en EEUU está en el nivel más bajo «desde la Segunda Guerra Mundial»

12/27/2021Ryan McMaken

Las personas que conocen algo de la historia demográfica de Estados Unidos saben que la esperanza de vida al nacer en ese país era significativamente menor en la década de 1940 que en la actualidad.  De hecho, esto es algo común porque la mayoría de la gente sabe —o al menos sospecha— que si uno contrae cáncer o sufre un ataque al corazón o un derrame cerebral en los años 40, probablemente morirá poco tiempo después. Muchos también saben que la mortalidad infantil también era mayor a mediados del siglo XX.

De hecho, la esperanza de vida, según los CDC, era de 65,9 años en 1945, año en que terminó la Segunda Guerra Mundial. En 2020, la esperanza de vida era de 77 años.

Pero no hay que leer exactamente libros de texto sobre este tipo de cosas para hacerse una idea. Basta con hablar con la abuela o la abuelita, que puede mencionar a sus hermanos que murieron de pequeños.  Sin embargo, este tipo de sentido común está aparentemente más allá de las habilidades o destrezas de los periodistas de The Daily Caller que recientemente publicaron un titular que decía: «La esperanza de vida en EEUU cae al nivel más bajo desde la segunda guerra mundial». Y para que no pensemos que fue sólo el editor quien se apresuró a escribir un mal titular, el mismo error se repite en el primer párrafo que dice:

La esperanza de vida en Estados Unidos cayó en 2020 a su nivel más bajo desde la Segunda Guerra Mundial, según informaron múltiples fuentes.

Este «hecho» es tan obviamente erróneo que es una maravilla que un editor lo deje salir por la puerta. Con una esperanza de vida de 77 años en 2020, eso significa que la esperanza de vida en EE.UU. no se acercó ni siquiera diez años a la esperanza de vida moderna hasta 1948. En 1948, la esperanza de vida al nacer era de 67,2 años. Además, esta métrica no superó los 70 años hasta 1961.

He aquí cuál ha sido históricamente la esperanza de vida al nacer en Estados Unidos:

le
Y esto es lo que ha cambiado la esperanza de vida al nacer en los últimos 20 años. No es mucho gracias a los continuos problemas de obesidad, drogadicción, diabetes y suicidio:
le

Pero quizás en la era del covid, los periodistas están dispuestos a creer casi cualquier cosa con tal de que el covid parezca la peste bubónica de la década de 1340. De hecho, si la esperanza de vida hubiera caído realmente a los niveles de la Segunda Guerra Mundial en 2020, eso habría supuesto un descenso de casi diez años que habría sido el peor desde la gripe de 1918, cuando la esperanza de vida cayó 11 años. De 2019 a 2020, el descenso fue de 1,8 años. 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2