Por qué la democracia no puede proteger nuestras libertades

Por qué la democracia no puede proteger nuestras libertades

10/01/2020Gary Galles

Como ha sido típico durante años divisibles por cuatro, estamos muy dentro de la parte de alta intensidad de las diversas campañas de «hay que votar». Ambas partes impulsan eso como una narrativa bipartidista, aunque cada lado enfoca su mensaje principalmente hacia conseguir que más de «su gente» vote. Pero mientras ese patrón se ha convertido en «lo mismo de siempre», ha habido un cambio en el tono. Mientras que los argumentos de «esto es lo que significa la democracia» una vez se centraron casi exclusivamente en conseguir el voto, ha habido un fuerte aumento de las afirmaciones de que «también deberíamos tener democracia en todas partes (que pensamos que ganaríamos)», que todo debería estar determinado por algún voto mayoritario.

Ese tema complementario cambia las cosas considerablemente, ya que hay una gran diferencia entre elegir quién hará mejor el trabajo enumerado, y limitado, por la Constitución, y entregarlo todo a la actual política de la mayoría junto con los esfuerzos por sacar «nuestro» voto en todos los frentes. Por ejemplo, la Declaración de Derechos fue diseñada para proteger los derechos de los estadounidenses de los abusos del gobierno, pero si esos derechos pueden ser anulados por alguna mayoría política transitoria (especialmente cuando esa mayoría puede ser creada recientemente por «reformas» electorales), una de las razones más importantes de la grandeza estadounidense, es decir, la grandeza en la protección de los estadounidenses—desaparecería.

Sin embargo, esta tendencia no es nueva, sino que se está acelerando, lo que significa que puede haber una sabiduría anterior disponible sobre el tema. Y somos afortunados de que el creador de la Fundación para la Educación Económica, Leonard Read, considerara este tema en el capítulo 9 de su libro de 1964 Anything That's Peaceful.

Read comenzó con la declaración de la Enciclopedia Columbia de que «la existencia de sólo dos partidos principales... presupone un acuerdo público general sobre cuestiones constitucionales y sobre los objetivos del gobierno». Destacó ese hecho como «fundamental», porque sólo bajo esas circunstancias podemos confiar en uno de los dos partidos principales para comprobar los abusos del otro. Sin esa circunstancia, una de las partes no necesita comprobar los abusos de la otra y, de hecho, el abuso del gobierno puede ser fácilmente bipartidista. Vale la pena seguir el argumento de Read.

El sistema bipartidista presupone un acuerdo general sobre las cuestiones constitucionales y los objetivos del gobierno y tiene por objeto, si no presupone, que los candidatos honestos que se presentan a un cargo en el marco de esa constitución... se supone que cada candidato a un cargo debe presentar equitativamente sus propias capacidades en relación con el marco acordado, votando con el fin de decidir qué candidato es más competente para esa función limitada.

Claramente, la teoría tal como se concibió originalmente no pretendía que las posiciones de los candidatos se [refirieran]... al contenido o significado de la constitución y a los objetivos del gobierno.

Si hubiera «un acuerdo público general sobre las cuestiones constitucionales y los objetivos del gobierno», y si los candidatos compitieran entre sí por un cargo únicamente en función de su competencia para desempeñarlo en este marco, no tendría ningún comentario. ¡Pero hay poco acuerdo contemporáneo en cuanto a las cuestiones constitucionales y los objetivos del gobierno! Nombren un punto que ahora se puede presuponer.

Los políticos ya no compiten entre sí en cuanto a su competencia para servir dentro de un marco generalmente aceptado, sino, en cambio: (1) compiten para ver cuál puede llegar a la alteración más popular del marco, y (2) compiten para ver cuál puede ponerse frente a la bolsa de votos más popular para poder defender el supuesto derecho de algunas personas a los ingresos de otras.

El papel del legislador es asegurar nuestros derechos a la vida, la libertad y la propiedad, y tales «Principios no permiten compromisos; se adhieren o se entregan».

El voto está profundamente arraigado en las costumbres democráticas como un deber…. Sin embargo, cualquier persona que sea consciente de nuestra rápida deriva hacia el estado omnipotente difícilmente puede escapar a la sospecha de que puede haber un fallo en nuestra forma habitual de ver las cosas.

El gobierno de EEUU ha sido empujado mucho más allá de su propia esfera. El principio marxista «de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad», respaldado por la fuerza armada del Estado, se ha convertido en una política establecida... En este tipo de marco político, es de esperar que un candidato se presente a la expropiación coercitiva de los ingresos obtenidos por todos los ciudadanos, entregando los fondos así reunidos a los de los grupos A, B y C. Tampoco es de extrañar que su oponente se diferencie de él sólo en que aboga por que el botín se entregue a los de los grupos X, Y y Z. ¿Una ciudadanía responsable requiere que se vote por alguno de estos saqueadores políticos? El ciudadano no tiene una opción moral significativa, sino sólo una opción inmoral en el caso de que él mismo se haya unido a la alianza impía y piense que uno de los candidatos le entregará parte de la generosidad a él o a un grupo que él favorezca... el problema no es de ciudadanía responsable sino de saqueo irresponsable.

¿La ciudadanía responsable requiere votar por candidatos irresponsables? Votar a favor de candidatos irresponsables como si fuera el deber de uno es malinterpretar el significado del deber.

Los estadounidenses... tienen cierto aborrecimiento de tomar por la fuerza de unos pocos y dar a los muchos sin sanción alguna. Eso sería una cruda dictadura. Pero poca gente con esta propensión siente algún remordimiento de conciencia si se puede demostrar que «el pueblo votó por ella» .... Y, a medida que el gobierno aumenta sus actividades de saqueo, más y más ciudadanos «quieren entrar» en el dicho popular.

La lectura se vuelve hacia «La Ley» de Frédéric Bastiat, por su comprensión de cómo los propósitos que persiguen los gobiernos influyen en la votación:

Si la ley se limitara a proteger a todas las personas, todas las libertades y todas las propiedades; si la ley no fuera más que la combinación organizada del derecho del individuo a la autodefensa; si la ley fuera el obstáculo, el freno, el castigador de todas las opresiones y saqueos—¿es probable que nosotros los ciudadanos discutiéramos mucho sobre el alcance de la franquicia?

En estas circunstancias, ¿es probable que la extensión del derecho de voto ponga en peligro ese bien supremo, la paz pública?

Si la ley se limitara a sus funciones propias, el interés de todos por la ley sería el mismo. ¿No está claro que, en estas circunstancias, los que votan no pueden molestar a los que no votan?

En resumen, Read argumenta que la defensa tradicional del voto democrático en nuestra república constitucional es que defiende sus principios, pero en cambio «[Nuestro] sistema bipartidista de votación... ya no presupone ningún acuerdo sobre las cuestiones constitucionales y los objetivos del gobierno». Y nos proporciona una advertencia apropiada:

Si se admite que el papel del gobierno es asegurar «ciertos derechos inalienables, entre ellos el derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad», ¿hasta dónde puede llegar esto cuando votamos por aquellos que se comprometen abiertamente a no asegurar estos derechos?

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Mark Spitznagel: ¿a qué precio la seguridad?

07/27/2021Mark Spitznagel

{Nota del editor: Mark Spitznagel es presidente y director de inversiones de Universa Investments. Ha escrito sobre la mitigación del riesgo y la «cobertura de cola» en sus libros The Dao of Capital y Safe Haven. Es un estudioso de la economía austriaca y ha aplicado las ideas de Mises y otros a su trabajo profesional. Este editorial, publicado originalmente el 20 de julio en The Financial Times aquí, ofrece una visión convincente de la «ironía de la mitigación del riesgo» del Sr. Spiztnagel: cuando los políticos y los inversores intentan mitigar el riesgo, pasan por alto lo «invisible» que Bastiat nos advirtió que debíamos considerar. Para Spitznagel, tanto los políticos como los inversores no comprenden los verdaderos costes (es decir, los totales) de sus estrategias de mitigación del riesgo: los primeros corrigen en exceso los peligros de Covid, los segundos corrigen en exceso las caídas. Para los interesados en la distinción entre incertidumbre y riesgo en economía, véase Risk, Uncertainty, and Profit, de Frank Knight, y Acción humana, de Mises, capítulo VI.}

Desde la política pública hasta la inversión privada, es la cuestión central de nuestro tiempo: ¿cuál es el precio que debemos pagar para mantenernos a salvo del daño?

Y esto plantea preguntas aún más fundamentales: ¿debería la mitigación de riesgos tener un coste, o debería más bien tener recompensas? Es decir, ¿la mitigación de riesgos no debería ser «rentable»? Y si no, ¿para qué sirve?

Piensa en tu vida como un arquero que lanza una sola flecha al blanco. Naturalmente, quieres que tu único disparo en la vida sea bueno —dar en la diana— y por eso mitigas tus riesgos: para mejorar tu precisión (o la estrechez de la agrupación de tus flechas potenciales) así como tu exactitud (o la cercanía de esa agrupación potencial a tu diana). A menudo perdemos de vista esto: la seguridad se percibe como una mejora de la precisión (eliminando nuestras flechas potenciales malas) a expensas de la exactitud.

El hecho es que la seguridad frente al riesgo puede ser excesivamente costosa. Como cura, a menudo es peor que la enfermedad. Y lo que es peor, los costes suelen estar ocultos; son errores de omisión (los grandes disparos que podrían haber sido), incluso cuando mitigan los errores de comisión (los malos disparos). Estos últimos son los errores que notamos fácilmente; ignorar los primeros por los segundos es una falacia costosa.

Por supuesto, esperamos que los políticos cometan esta ironía de mitigación de riesgos. La nuestra es la gran época del intervencionismo gubernamental, desde los rescates empresariales hasta los niveles extraordinarios de gasto fiscal impulsado por la deuda y las manipulaciones de los mercados por parte de los bancos centrales. Ignorar falazmente los errores de omisión para evitar los de comisión es esencialmente el trabajo de la política, ya que todo programa gubernamental implica costes de oportunidad ocultos, con ganadores y perdedores en cada lado.

Y lo que es más sorprendente, incluso los inversores recurren a la ironía de la mitigación del riesgo. Se esfuerzan por hacer algo —cualquier cosa— para mitigar el riesgo, aunque perjudique a sus carteras y frustre el propósito. La gran mayoría de las presuntas estrategias de mitigación del riesgo dejan tras de sí errores de omisión (es decir, un rendimiento inferior), todo ello en nombre de evitar las pérdidas derivadas de la caída de los mercados.

El dogma de la diversificación en las finanzas modernas se basa en esta misma idea. Considere la posibilidad de diversificar las inversiones «refugio», como los bonos o, Dios no lo quiera, los fondos de cobertura. Con el tiempo, suponen un coste neto para la riqueza real de las carteras al reducir las tasas de crecimiento compuesto en nombre de un menor riesgo. Por lo tanto, han hecho más daño que bien.

El problema es que estos refugios simplemente no proporcionan mucha (o ninguna) protección a la cartera cuando es importante; por lo tanto, la única manera de que proporcionen una protección significativa es representando una asignación muy grande dentro de una cartera. Esta asignación muy grande creará naturalmente una carga de costes, o un lastre, cuando los tiempos sean buenos —o la mayor parte del tiempo— y, en última instancia, en la media. Con el tiempo, su patrimonio estaría más seguro sin ningún refugio.

La sobreasignación a los bonos y otras estrategias de mitigación del riesgo es la principal razón por la que las pensiones públicas siguen estando infrafinanciadas hoy en día —un ratio de financiación medio en EEUU de alrededor del 75%— a pesar de la mayor racha bursátil de la historia.

Por ejemplo, una simple cartera de acciones/bonos al 60/40 tuvo un rendimiento inferior al del S&P 500 solo en más del 250% acumulado durante los últimos 25 años. ¿Qué sentido tenían esos bonos? Típica e irónicamente, los casandras pierden más en sus intervenciones de seguridad que lo que habrían perdido en aquello de lo que buscan seguridad.

La mayor parte del intervencionismo de los inversores frente a los inminentes desplomes del mercado acaba produciendo rendimientos compuestos inferiores a los que esos desplomes les habrían costado. Los mercados nos han asustado mucho más de lo que nos han perjudicado.

Aunque los casandras pueden ser grandes políticos de carrera y comentaristas de mercado, han demostrado ser muy costosos en la política pública y en la inversión. Sabemos que los tiempos están cargados de incertidumbre, y que los mercados financieros quizá nunca hayan sido tan vulnerables a un desplome. Pero, ¿debemos buscar una seguridad tal que nos haga estar peor independientemente de lo que ocurra?

Debemos apuntar nuestras flechas de manera que mitiguemos nuestros malos tiros potenciales y, como resultado directo, aumentemos nuestra probabilidad de dar en la diana. Nuestra mitigación de riesgos debe ser rentable. Esto es mucho más fácil de decir que de hacer. Pero con el simple hecho de reconocer el problema de los costes engañosos a largo plazo de la mitigación del riesgo, podemos avanzar. Si la historia nos sirve de guía, esto podría ser lo más valioso y rentable en lo que puede centrarse cualquier inversor. 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿Siempre fue siempre de este modo?

07/27/2021Robert Aro

¿Qué tan bien puede recordar alguien a los anteriores presidentes de la Reserva Federal? Estaba Volcker, que supuestamente resolvió la crisis de la inflación subiendo los tipos y provocando una recesión. Después de Volker estuvo Greenspan, a quien todavía se le llama «el Maestro». Seguido por el «Helicóptero» Ben Bernanke... un nombre que probablemente no aprecia mucho. Después de Ben vino Yellen y ahora Powell. Con cada nuevo presidente llegó un balance más y más grande y la expansión de los poderes del banco central. Ahora vivimos en una época en la que la Fed acapara una cantidad significativa de atención; pero, ¿siempre fue así?

Aproximadamente cada 6 semanas el mundo espera a ver qué dice la Fed, escuchando atentamente las pistas sobre lo que podría hacer a continuación. Una parte importante de nuestro tiempo y de nuestra toma de decisiones gira en torno a este escurridizo club de planificadores centrales que crean dinero a voluntad y determinan el tipo de interés de referencia para toda una nación.

Como es habitual, antes del evento principal, los titulares de las noticias económicas están llenos de especulaciones sobre las decisiones que se tomarán en la reunión de la Fed de este miércoles. La CNBC señala que:

Aunque no se espera ninguna acción, podría haber alguna mención a la posible reducción del programa de bonos del banco central. Eso podría mover los mercados, ya que la reducción de las compras de bonos del banco central se considera el primer paso en el camino hacia la subida de los tipos de interés.

El artículo continúa diciendo que la Reserva Federal podría tardar un año en reducir su compra de bonos de 120.000 millones de dólares al mes a cero, lo que debería abrir la puerta a la subida de tipos.

Reuters señala un nuevo dilema en el horizonte: una Fed que se enfrenta ahora a un aumento de precios mayor de lo previsto, acompañado de un «lento crecimiento económico anual» (que achaca a los problemas de la cadena de suministro) y al aumento de la variante delta. No se ha dado una respuesta definitiva, pero se cree que:

Las cosas podrían desarrollarse de una manera que no esperaban.

La Fed siempre podría reducir su balance más rápido de lo esperado, pero lo contrario puede darse fácilmente y podría encontrar razones para aumentar sus compras de activos. Si la ampliación del balance se produjera este año, sería sin duda algo que «no se esperaban», pero aún así sería una medida que no se le puede imputar a la Fed dada su agilidad para actuar cuando las circunstancias cambian (según ellos).

Mientras el mundo espera, varios índices bursátiles coquetean con los máximos históricos, los precios de la vivienda siguen subiendo y los cálculos de la inflación continúan al rojo vivo, mientras se anunció justo la semana pasada que la recesión terminó oficialmente en abril de 2020... hace más de un año.

¿Pero siempre fue así?

¿Siempre esperó el mundo a ver qué decía o hacía la Fed, especulando sobre los efectos en los precios de los activos y en general? Dado el monumental crecimiento del balance, el porcentaje de deuda respecto a la deuda nacional que posee, y su sólido conjunto de activos como la deuda hipotecaria y los bonos corporativos, es seguro decir que el papel que la Fed ha desempeñado en nuestras vidas ha aumentado con cada presidente de la Fed que pasa. Combinando su poder con la era digital, no es de extrañar que no pase un día en cualquier canal de noticias de negocios en el que no se mencione «la Fed» de alguna manera.

Es difícil decir cómo era el sentimiento hacia la Fed hace varias generaciones. Pero si se utilizan como medida los anteriores presidentes de la Fed y su creciente nivel de intervención bajo cada mandato, entonces nuestro futuro es seguro. Cualquier conversación sobre la reducción del balance, la subida de los tipos o la vuelta a la normalidad será, en el mejor de los casos, una fase «transitoria».

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La Reserva Federal no puede ayudar a América

07/21/2021Robert Aro

Durante el fin de semana, el editor jefe de Yahoo Finanzas, Andy Serwer, escribió un artículo titulado: Cómo la Reserva Federal puede realmente ayudar a América. Su error es tan antiguo como la propia palabra «socialismo». El autor parece genuino en su deseo de una sociedad mejor, pero su creencia errónea es que la manera de lograrlo es a través de una mejor planificación por parte del gobierno y la Reserva Federal. Por desgracia, esto es pedir algo inalcanzable, como ha demostrado la historia.

Abre con un guiño a la banca central, diciendo que el:

La Reserva Federal ha ayudado en gran medida a nuestro bienestar económico (amortiguando e incluso ayudando a evitar la catástrofe económica)...

Se entiende que la Fed nos diga que sin su interferencia en el libre mercado, la sociedad sería un lugar peor; pero múltiples generaciones de autores austriacos han escrito lo contrario. En concreto, sobre el ciclo de auge y caída que provocan los bancos centrales a través de la interferencia de la oferta monetaria y los tipos de interés, que es lo que más afecta a los miembros vulnerables de la sociedad. Sin embargo, las advertencias no son escuchadas.

Dice cosas como:

El impulso de la Fed a la economía manteniendo los tipos de interés bajos ayuda de forma desproporcionada a los ricos y, por tanto, perjudica a los necesitados.

La revelación puede ser aplaudida. Pero Mises, Rothbard, Hayek, Hazlitt, por nombrar algunos de una larga lista de autores, llevan mucho tiempo diciendo esto y mucho más. ¿Por qué no se exploran más sus ideas?

Un pasaje difícil es el de un profesor asociado de la Universidad de Chicago, Michael Weber, que, según el autor, dice

Es importante señalar aquí que los tipos bajos y el goteo de la economía sí ayudan a la gente de color, a las mujeres con menor nivel educativo y a otros grupos menos ricos... Es sólo que beneficia más a los ya aventajados.

En una época en la que se derriban estatuas y el jarabe de arce se ha convertido en algo ofensivo, es vergonzoso pensar que los comentarios de un académico como el Sr. Weber pasan desapercibidos. Que se pague a un puñado de expertos para que apoyen un sistema que planifica el panorama económico de la «gente de color» y de las «mujeres con menor nivel educativo» es una gran falta de respeto.

A pesar de mencionar la «desigualdad» casi 20 veces, el autor nunca define los aspectos específicos que se pueden resolver. El artículo continúa con diversas opiniones sobre cómo se puede intervenir para abordar la desigualdad, sin otro mensaje claro que el de que la Fed debería hacer algo, lo que siempre se reduce a la creación de dinero o a la manipulación de los tipos de interés.

La esperanza de utilizar la creación de dinero para crear una sociedad más justa es en realidad una táctica muy antigua conocida como «inflacionismo». Mises discutió esto hace más de 100 años, los diversos problemas de juguetear con la oferta monetaria y cómo en última instancia perjudica a la sociedad. El autor ni siquiera se plantea que la impresora de dinero metafórica de la Fed se detenga.

Al final, una pregunta ilustra el problema que el autor pasó por alto por completo, preguntando:

¿Qué pasaría si la Reserva Federal, la Secretaria del Tesoro (y ex presidenta de la Reserva Federal) Janet Yellen y los líderes del Congreso de ambos partidos, convocaran una cumbre sobre cómo el gobierno federal debe abordar la desigualdad?

La apelación a un poder superior es tentadora. Pero deja de lado más de un siglo de intervención de la Reserva Federal, el ciclo de auge y caída, la pérdida perpetua del poder adquisitivo del dólar, las burbujas de activos y el pésimo historial de los gobiernos en la creación de soluciones a nuestros problemas.

El deseo de mejorar la disparidad económica es encomiable. Pero como son el gobierno y la Fed quienes crean la disparidad, la petición es poco más que una apelación a la esperanza y la emoción populares. El autor incluso cita algunos de los errores de la Fed, pero en lugar de pedir que se detenga la planificación central, pide un plan central mejor.

Pide que una mezcla de funcionarios elegidos y no elegidos, mediante impuestos o creación de dinero, confisquen o creen dinero para desembolsarlo a ciertos miembros de la sociedad, así como que manipulen los tipos de interés para ayudar a los que se consideran más necesitados. La esperanza es que esta nueva asignación de fondos y los cambios en los tipos de interés mejoren la sociedad.

El Congreso encomendó a la Fed las tareas de pleno empleo y estabilidad de precios; pero debemos profundizar para entenderlo. Los objetivos sólo pueden alcanzarse cuando la Fed dice que se alcanzan, a juzgar por las mediciones que sólo conoce la Fed. Aunque no existe una oferta monetaria óptima ni un tipo de interés ideal, la Fed insiste en controlarlos en nombre de la nación; siendo ambas tareas que cientos de millones de participantes en el mercado pueden hacer mejor que cualquier banco central.

Si no se plantean soluciones de libre mercado para el problema económico de Estados Unidos, la alternativa siempre será un llamamiento a más socialismo, salvo que esta vez se hará definitivamente bien.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Hodling de bitcoin y ley de Gresham

07/16/2021Connor Mortell

En 2013, un bitcoinero publicó «I AM HODLING» en un foro de bitcoin, con la intención de escribir que estaba aguantando durante una gran caída de precios. Explicaba que la mayoría de la gente no tiene éxito como trader y que, por lo tanto, inevitablemente perderá en el proceso de tratar de medir el tiempo del mercado bajista, por lo que animaba a los bitcoineros a mantener y confiar en el bitcoin. Desde ese día, este error tipográfico, «hodl», se ha introducido en el lenguaje cotidiano de los bitcoineros. Ahora representa la postura de que no sólo no se debe intentar comerciar con el bitcoin durante las rachas alcistas y bajistas, sino que tampoco se debe vender el bitcoin bajo ninguna circunstancia porque cualquier activo que se compre con él será superado algún día por el bitcoin. Para algunos propósitos, esto puede ser útil, pero para la adopción de un dinero privado, esto es excesivamente peligroso.

La ley de Gresham es lo que hace que esto sea una amenaza para la adopción del bitcoin. La ley de Gresham se expresa coloquialmente como «la tendencia del dinero malo a expulsar al dinero bueno». Esto sucede porque el consumidor encontrará preferible deshacerse de su «dinero malo» y como resultado cuando tenga que gastar algo, gastará el «dinero malo» y acabará siendo el dinero más aceptado. Se utiliza regularmente para argumentar en contra de las monedas privadas con individuos como W.S. Jevons incluso citándolo como la razón de que «no hay nada menos adecuado para ser dejado a la acción de la competencia que el dinero». Sin embargo, Friedrich A. Hayek desmonta esta afirmación en su ensayo Denationalisation of Money: The Argument Refined:

Lo que Jevons, como tantos otros, parece haber pasado por alto, o haber considerado irrelevante, es que la ley de Gresham sólo se aplicará a los diferentes tipos de dinero entre los que se aplica un tipo de cambio fijo por ley. Si la ley hace que dos tipos de dinero sean sustitutos perfectos para el pago de las deudas y obliga a los acreedores a aceptar una moneda con menor contenido de oro en lugar de una con mayor contenido, los deudores, por supuesto, pagarán sólo en la primera y encontrarán un uso más rentable para la sustancia de la segunda.

Sin embargo, con tipos de cambio variables, la moneda de calidad inferior se valoraría a un tipo de cambio más bajo y, sobre todo si amenazara con bajar más su valor, la gente trataría de deshacerse de ella lo antes posible. El proceso de selección se dirigirá hacia el dinero que se considere mejor entre los emitidos por los distintos organismos, y expulsará rápidamente el dinero que se considere inconveniente o sin valor. De hecho, siempre que la inflación ha sido realmente rápida, todo tipo de objetos de valor más estable, desde las patatas hasta los cigarrillos y las botellas de brandy hasta los huevos y las monedas extranjeras como los billetes de dólar, han llegado a utilizarse cada vez más como dinero, de modo que al final de la gran inflación alemana se sostenía que la ley de Gresham era falsa y la oposición y lo contrario verdaderos. No es falsa, pero sólo se aplica si se impone un tipo de cambio fijo entre las distintas formas de dinero.

Seguro que el consumidor tendría el deseo de gastar su «dinero malo» para deshacerse de él a cambio de productos preferibles, pero el productor tendría el deseo de no aceptar este «dinero malo» y, por tanto, exigiría más de él a cambio de cualquier bien. Por eso, como explicó Hayek, la ley de Gresham no se cumple con tipos de cambio variables, como tiene el bitcoin con el dólar.

Bajo el sistema natural que plantea Hayek, si el bitcoin es realmente el llamado «dinero bueno», entonces, como el tipo de cambio entre estas dos monedas es variable, el bitcoin debería ser capaz de expulsar al «dinero malo». Sin embargo, si existe un desánimo cultural generalizado de renunciar al bitcoin a cambio de otros activos—dicho de forma más sencilla, de usar el bitcoin—se produce un efecto inverso al del tipo de cambio variable en relación con la ley de Gresham. En cambio, el bitcoinero medio vuelve a la imagen originalmente pintada en la ley de Gresham en la que los propietarios del «dinero bueno» lo guardan en una caja fuerte mientras que el dinero que realmente circula es el «dinero malo». A todos los efectos, el dinero malo acaba expulsando al bueno de nuevo cuando los bitcoineros se comprometen en exceso con el hodling.

Todo esto viene con una última advertencia: no hay nada malo en mantener/ahorrar. De hecho, como austriacos sabemos que el ahorro es vital para la economía. No estoy diciendo en absoluto que el bitcoin haya alcanzado algún valor objetivo que haga que merezca la pena venderlo y utilizarlo ahora. Obviamente, el valor del bitcoin es subjetivo y, por lo tanto, uno no debería gastarlo en cosas que tenga un valor ordinal inferior a esa cantidad de bitcoin. Simplemente estoy diciendo que mientras la comunidad bitcoin empuje una narrativa de hodling no importa qué y gastar ese bitcoin bajo ninguna circunstancia, empujará más y más un escenario en el que el «dinero malo expulsa al bueno».

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Los «temas especiales» de la Fed

07/15/2021Robert Aro

Esta semana, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, declaró durante dos días ante el Congreso. Como parte de su testimonio, presentó el Informe de Política Monetaria de julio de 2021. Dado que el principal flujo de noticias económicas de esta semana es, sin duda, que la inflación (de precios), medida por el Departamento de Trabajo, está aumentando de forma espectacular, es fácil perder de vista los «temas especiales» de la Fed expuestos en el informe de Powell.

El informe menciona:

La tasa de participación de la población activa ha mejorado muy poco desde el inicio de la recuperación y sigue estando muy por debajo de los niveles anteriores a la pandemia.

Pero esto parece extraño. Justo el mes pasado, varios medios de comunicación, incluida la CNBC, publicaron titulares del tipo:

Las aperturas de puestos de trabajo marcan un récord de 9,3 millones en el auge del mercado laboral.

El Presidente no menciona las ofertas de empleo, pero da varias razones por las que la TFLP ha bajado, incluida la explicación de que el:

El nivel de las prestaciones del seguro de desempleo también puede haber apoyado a los individuos que se retiraron de la fuerza laboral.

Imagínese una América en la que los individuos deben elegir entre trabajar para recibir un salario o no trabajar y seguir recibiendo un salario....

Powell pasa a hablar de las subidas de precios, señalando:

La inflación de los precios al consumo ha aumentado notablemente esta primavera, ya que el aumento de la demanda ha chocado con los cuellos de botella de la producción y las dificultades de contratación.

El concepto de «cuellos de botella» sigue teniendo gran parte de la culpa del aumento de los precios en los últimos tiempos. Sin embargo, Powell no ha especificado qué nivel de cuellos de botella debe haber en todas las industrias, ni si deben existir, ni qué puede hacer la Fed para gestionar dichos cuellos de botella.

«Las expectativas de inflación» son otro de los aspectos que la Fed trata de gestionar mejor, como se especifica en las notas del informe:

Las expectativas de inflación se consideran a menudo un motor de la inflación real, por lo que un aspecto fundamental del marco de política monetaria del FOMC...

Las expectativas de inflación han aumentado. Sin embargo, diversas encuestas, opiniones de expertos, pronósticos y medidas basadas en el mercado permiten a la Reserva Federal entender las expectativas de inflación, que a su vez impulsan la «inflación real» no cuadra. Si fuera tan fácil, no debería haber problemas de inflación en los Estados Unidos, ni en ningún otro lugar del mundo. Si las expectativas de inflación sólo influyen en una parte de las cifras de inflación real sin saber si esa influencia es del 1% o del 99%, la Fed no tendrá ningún concepto de la eficacia de sus esfuerzos para influir en las opiniones.

Por último, queda «el balance». Según el informe de Powell:

El balance de la Reserva Federal ha crecido hasta los 8,1 billones de dólares, frente a los 7,4 billones de finales de enero, lo que refleja las continuas compras de activos para contribuir a un funcionamiento fluido del mercado y a unas condiciones financieras acomodaticias, apoyando así el flujo de crédito a los hogares y las empresas.

De todos los temas especiales de la Fed, éste sigue siendo el más sorprendente: que vivamos en una sociedad en la que un banco central ha prestado 8 billones de dólares sobre la base de fomentar un mercado suave y acomodaticio. Lo que apenas puede explicarse con gran detalle se ha convertido en el principio rector de la Fed, responsable del aumento de la oferta monetaria y de la supresión de los tipos de interés durante mucho tiempo. La respuesta de los economistas de la corriente principal, de los miembros del gobierno y del público sigue siendo ensordecedora. O bien no entienden o no les importa lo suficiente como para exigir que se detenga la mano de la Fed. Y si entienden el problema, en la actualidad siguen estando en posición de hacer poco al respecto.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

A medida que aumenta la inflación, la Fed está perdiendo la narrativa

07/13/2021Tho Bishop

Otra semana, otro informe económico mucho peor de lo esperado.

Como señala Vladimir Zernov:

Estados Unidos acaba de publicar los informes sobre la tasa de inflación y la tasa de inflación subyacente de junio. La tasa de inflación creció un 0,9% intermensual en junio, frente al consenso de los analistas, que esperaban un crecimiento de sólo el 0,5%. En términos interanuales, la tasa de inflación aumentó un 5,4%, frente al consenso de los analistas, que la situaban en el 4,9%.

La inflación subyacente también superó las expectativas de los analistas, ya que aumentó un 4,5% interanual, frente al 4% estimado por los analistas.

Tan importante como las cifras oficiales es el creciente escepticismo de la Fed fuera de sus críticos habituales. Esta semana, antes del nuevo informe sobre el Índice de Precios al Consumo (IPC), el Wall Street Journal publicó los resultados de una encuesta realizada a economistas que pronostican una inflación superior a las previsiones de la Fed.

Los economistas encuestados este mes por The Wall Street Journal aumentaron sus previsiones sobre el nivel de inflación y su duración, en comparación con sus expectativas anteriores de abril.

En promedio, los encuestados esperan ahora que una medida de inflación ampliamente seguida, que excluye los componentes volátiles de los alimentos y la energía, suba un 3,2% en el cuarto trimestre de 2021 con respecto al año anterior. Prevén que la subida anual se reduzca a algo menos del 2,3% anual en 2022 y 2023.

Ello supondría un aumento medio anual del 2,58% entre 2021 y 2023, lo que situaría la inflación en niveles registrados por última vez en 1993.

La semana pasada, Kristalina Georgieva, del Fondo Monetario Internacional (FMI), también advirtió que la Reserva Federal podría estar subestimando los riesgos de inflación.

El mundo también sigue de cerca el reciente repunte de la inflación, sobre todo en EEUU. Sabemos que la aceleración de la recuperación en EEUU beneficiará a muchos países por el aumento del comercio; y las expectativas de inflación se han mantenido estables hasta ahora. Sin embargo, existe el riesgo de un aumento más sostenido de la inflación o de las expectativas de inflación, lo que podría requerir un endurecimiento de la política monetaria de EEUU antes de lo previsto.

Para una institución como la Fed, el creciente reconocimiento de que sus proyecciones futuras son totalmente poco fiables es tan importante como los preocupantes informes sobre la inflación. Los bancos centrales reconocen que la capacidad de dar forma a la narrativa es una herramienta política vital. Una Fed cuyas previsiones carecen de credibilidad es una Fed con problemas y que puede entrar en pánico para actuar de forma que contradiga las declaraciones anteriores.

Esto explica que el informe sobre la inflación de hoy haya aumentado las expectativas del mercado de que la Fed acabará subiendo los tipos a finales de 2022, más rápido de lo que la mayoría de los miembros de la Fed preveían el mes pasado.

Fuente: Bloomberg vía Tyler Durden, «Stocks, Bonds, and Bitcoin Slammed after Surgin CPI; Dollar, Rate-Hike Expectations Spike», 13 de julio de 2021, ZeroHedge.

No hace falta decir que los problemas de la Fed van mucho más allá de las malas previsiones. El hedonismo monetario del banco central de EEUU es uno de los grandes desastres políticos del siglo actual. La erosión de la confianza de la opinión pública en las previsiones de la Fed es un factor que podría contribuir a determinar el momento de la próxima crisis financiera.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Es Saigón en Afganistán

07/06/2021Ron Paul

El final de los 20 años de guerra de Estados Unidos en Afganistán era predecible: nadie ha conquistado Afganistán, y Washington fue tan tonto como Moscú en los años 70 por intentarlo. Ahora, las tropas americanas se apresuran a salir del país tan rápido como pueden, tras haber evacuado el símbolo de la ocupación americano de Afganistán, la base aérea de Bagram.

Aunque quizá no sea tan dramática como la «Caída de Saigón» en 1975, donde los helicópteros militares americanos se apresuraron a evacuar al personal del tejado de la Embajada de Estados Unidos, la lección sigue siendo la misma y sigue sin aprenderse: intentar ocupar, controlar y rehacer un país extranjero a imagen y semejanza de Estados Unidos nunca funcionará. Esto es cierto, no importa cuánto dinero se gaste ni cuántas vidas se apaguen.

En Afganistán, apenas las tropas americanas abandonan una zona, los combatientes talibanes se abalanzan sobre ella y toman el control. El ejército afgano parece estar más o menos fundido. Este fin de semana, los talibanes tomaron el control de un distrito clave en la provincia de Kandahar, mientras los soldados afganos desaparecían tras algunos combates.

Se calcula que Estados Unidos ha gastado cerca de 100.000 millones de dólares en el entrenamiento del ejército y la policía afganos. La cifra real es probablemente varias veces superior. A pesar de todo ese dinero y 20 años de entrenamiento, el ejército afgano no puede hacer su trabajo. Eso es toda una declaración sobre la calidad del entrenamiento, la calidad del ejército afgano, o alguna combinación de ambas.

Sea como fuere, estoy seguro de que no soy el único americano que se pregunta si puede obtener un reembolso. El producto es claramente defectuoso.

Hablando de dinero malgastado, en abril, el Proyecto Coste de la Guerra de la Universidad de Brown calculó el coste total de la guerra de Afganistán en más de dos billones de dólares. Eso significa que millones de americanos se han empobrecido por un proyecto previsiblemente fallido. También significa que miles de contratistas y empresas bien conectadas que merodean por el cinturón del Capitolio de Estados Unidos impulsando la guerra se han hecho mucho, mucho más ricos.

Esa es la política exterior de Estados Unidos en pocas palabras: tomar el dinero de los americanos de clase media y transferirlo a las élites del establecimiento militar y de política exterior de Estados Unidos. Es el bienestar de los ricos.

Reproducido con permiso.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Más detalles sobre Fedcoin

07/06/2021Robert Aro

El camino hacia la moneda digital del banco central de la Reserva Federal (CBDC), o Fedcoin, sigue jugándose ante el público. Esta vez, el vicepresidente de supervisión de la Fed, Randal K. Quarles dio un discurso el lunes compartiendo sus ideas generales. Sus conclusiones son interesantes:

En primer lugar, el sistema de pagos en dólares de Estados Unidos es muy bueno, y está mejorando. En segundo lugar, los beneficios potenciales de un CBDC de la Reserva Federal no están claros. En tercer lugar, el desarrollo de un CBDC podría, en mi opinión, plantear riesgos considerables.

Sin embargo, el hecho de que los beneficios de una nueva tecnología no estén claros o los elevados riesgos nunca han detenido el desarrollo de la tecnología. Continúa diciendo:

Aunque otros bancos centrales emitan CBDCs con éxito, no podemos asumir que la Reserva Federal deba emitir un CBDC. El proceso que el presidente Powell anunció recientemente es un proceso genuinamente abierto y sin una conclusión predeterminada.

Aunque parece sincero al señalar el riesgo, es poco probable que exista un futuro en el que otros bancos centrales tengan un CBDC pero la Fed no. Independientemente de que los banqueros centrales hagan ver que hay un debate en curso, el público debería estar preparado para que un día, dado el inevitable progreso de la tecnología y el miedo generalizado a perderse, haya un Fedcoin.

La pregunta sigue siendo: ¿Qué aspecto tendrá la fedcoin? Hasta ahora, nada bueno.

El vicepresidente Quarles presagia lo que está por venir, proporcionando algunas formas en que la moneda podría ser utilizada:

Uno es un modelo basado en cuentas, en el que la Reserva Federal proporcionaría cuentas individuales directamente al público en general. Al igual que las cuentas que la Reserva Federal ofrece actualmente a las instituciones financieras, el titular de una cuenta enviaría y recibiría fondos mediante débito o crédito en su cuenta de la Reserva Federal.

Piense en un futuro en el que pueda depositar y retirar fondos en su sucursal local de la Reserva Federal. Esto pondría al consumidor un paso más cerca del dinero recién creado, ¡saltándose por completo su banco local! Todavía está por ver si funcionaría a través de pagos directos de la Reserva Federal al público o si el individuo podría tomar prestados fondos de la Reserva Federal.

También menciona:

Un modelo diferente de CBDC podría implicar una CBDC que no se mantenga en las cuentas de la Reserva Federal. Esta forma de CBDC se acercaría más a un equivalente digital del efectivo. Al igual que el efectivo, representaría un derecho contra la Reserva Federal, pero podría transferirse de persona a persona (como un billete) o a través de intermediarios.

Según este método, parece que crearían un dólar de EEUU paralelo para que circule digitalmente...

Es todo bastante fantástico. El supervisor incluso admite:

Soy escéptico en cuanto a que la Reserva Federal tenga autoridad legal para seguir cualquiera de estos modelos de CBDC sin legislación. Sin embargo, el reciente clamor sobre los CBDCs hace que sea apropiado explorar los beneficios, los costes y los aspectos prácticos de la implementación de uno en Estados Unidos si se concediera dicha autoridad legislativa.

El problema, por todo lo que se puede debatir, contemplar y discutir en la opinión pública, es la incertidumbre. La tecnología tiene una forma de progresar y la legislación cambia para adaptarse a las necesidades del gobierno. Aunque nadie ha detallado formalmente cómo funcionará exactamente el Fedcoin en la sociedad, sabemos que es sólo cuestión de tiempo hasta que lo haga; cuando eso llegue, vendrán con él nuevos aumentos de la oferta monetaria y un mayor control del gobierno sobre el suministro de dinero.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Traducción al italiano de «Una breve historia de los referendos de secesión en Europa»

Mi agradecimiento a Carlo Lottieri por publicar una traducción al italiano de «Una breve historia de los referendos de secesión en Europa» en la publicación L'indro: «Breve storia dei referendum sulla secessione»:

Escocia aún no ha renunciado a la idea de celebrar otro referéndum de independencia en los próximos años. Aunque Londres se oponga, hay que tener en cuenta que el debate sobre la secesión escocesa no es sobre si una votación sobre tal cuestión es moral o si es legal. Más bien, la cuestión es si ese voto es prudente o, al menos, en este momento.

Esto es muy diferente de lo que ocurre en la política americana, donde cualquier hipótesis de independencia para cualquier zona de Estados Unidos —un país que ni siquiera es tan antiguo como la unión entre Inglaterra y Escocia, que ha durado trescientos años— se considera obviamente ilegal y ajena a una discusión política seria.

Lea el artículo completo.

 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La teoría del Bitcoin subjetivo

En un artículo reciente en el blog Poder y mercado del Instituto Mises, Kyle Ward apeló a la teoría del valor subjetivo para fustigar a Peter Schiff por su notorio escepticismo sobre el bitcoin:

Schiff se apresura a señalar que el oro tiene otros usos además de ser dinero. Se utiliza en electrónica, odontología y joyería, por nombrar algunos.... Esto lleva a Schiff a afirmar que el bitcoin se diferencia del oro en que no tiene un valor fundamental (u objetivo). Su error es evidente: no existe el valor objetivo, tanto si hablamos de oro como de bitcoin. El valor es subjetivo y está determinado internamente por los individuos.... Sí, el oro puede utilizarse para construir aparatos electrónicos, pero eso sólo tiene valor porque los consumidores valoran subjetivamente los aparatos electrónicos. (énfasis en el original)

Creo que Ward se equivoca al relacionar la teoría del valor subjetivo con el bitcoin, pero su error proviene tanto de una ambigüedad en frases como «valor objetivo» como de una ambivalencia en la forma en que los propios padres fundadores de la economía austriaca consideraban la relación entre el agente humano y el bien valorado.

En este artículo argumentaré que la posición «ortodoxa» de la escuela austriaca respecto a la aparición del dinero sólido a partir de las mercancías —propuesta por primera vez por Carl Menger, desarrollada posteriormente por Ludwig von Mises, y presumiblemente adoptada por Peter Schiff— es la correcta. Pero apelaré a una noción escolástica del bien para defender ese punto de vista. Esa noción del bien es también fundamental para asegurar la base de una ciencia económica sólida.

Valor vs. bondad

Al centrarse únicamente en la valoración subjetiva del consumidor para apoyar la legitimidad del bitcoin como dinero potencial, Ward pasa por alto que no todo es «valioso», es decir, apto para ser valorado por un actor humano.

Para ver esto, empecemos por observar que antes de introducir la teoría del valor subjetivo en sus Principios de Economía, Carl Menger se preocupó de desarrollar primero una teoría del bien en los primeros capítulos del texto. En esos capítulos se indica que el objeto propio de la valoración es «un bien», y que no todo lo que es—es decir, no todo «ser»—puede calificarse de bien.

La valoración no convierte las cosas en «bienes». La valoración es una asignación de importancia (o clasificación) de un bien en relación con otro, pero esa asignación debe aplicarse a los objetos propios de la valoración, es decir, a las cosas que, para empezar, son bienes.

En otras palabras, es cierto que no existe un «valor objetivo» en las cosas, ya que la valoración es subjetiva. En cambio, existe la «bondad objetiva».

Pero, entonces, ¿qué hace que una cosa sea un bien objetivo?

Menger propuso una definición que incluye 4 condiciones necesarias: un bien es aquel que (1) es capaz de causar la satisfacción de (2) una necesidad humana existente, y esta capacidad causal tiene que (3) ser reconocida por un agente humano que sea capaz de (4) convertirla en un efecto, es decir, provocar la satisfacción de la necesidad.

Resulta que la concepción de Menger sobre el bien era demasiado restrictiva. Por ejemplo, negaba que los amuletos, las medicinas populares, las varillas de adivinación, las pociones de amor y otras cosas similares pudieran tener el estatus de bienes, juzgándolas «incapaces de satisfacer realmente las necesidades a las que se supone que sirven» (p. 53).

Más importante aún, desde el punto de vista del realismo causal al que pretendía ser fiel, la teoría de Menger sobre el bien era ambigua. Al exigir que el agente humano reconozca una conexión causal con la satisfacción de una necesidad para que la cosa sea un bien, Menger situó la bondad de la cosa en la relación entre la mente del agente humano y la cosa misma (p. 52, nota 4).

Las ideas de Menger sobre el bien serían posteriormente criticadas por Mises, quien, al no tener un fuerte compromiso con el realismo, se negó a poner ninguna restricción objetiva a lo que podía o no constituir un bien. A su vez, sin embargo, la ambivalencia de Mises respecto al realismo lo expondría a ataques, especialmente por parte de los positivistas, que consideraron que su axioma de la acción humana carecía de sentido científico: decir que los seres humanos actúan intencionadamente al elegir emplear medios (bienes) para satisfacer deseos es una estipulación o una tautología. Según los positivistas, el único dato objetivo es la acción que se puede observar empíricamente. No se puede inferir nada sobre una supuesta elección teleológica realizada por un actor. Defender la objetividad de la acción intencionada es «la psicología de una secta», como dijo Paul Krugman hace unos años.

La crítica de los positivistas sería abordada por Hans Hermann Hoppe quien, en su Ciencia económica y el método austriaco, propuso que la categoría de acción en sí misma proporciona un punto de apoyo en la realidad y evita la acusación de tautología. Más recientemente, el axioma de la acción humana fue defendido en la Conferencia de Investigación de la Economía Austriaca por el profesor Douglas Rasmussen, quien empleó argumentos aristotélicos-tomistas para cumplir el deseo de Murray Rothbard de que la ciencia económica se estableciera sobre una sólida base realista.

De hecho, me parece que el fundamento más sólido de la economía austriaca tiene que ser un realismo sin concesiones. Los escolásticos medievales ofrecen tal fundamento al mostrar que el bien hacia el que se dirige la acción humana está directamente separado de la mente del agente. A continuación presentaré algunos aspectos de esta noción del bien, aunque sin su completa justificación filosófica.

Bienes reales frente a seres lógicos

Partiendo del realismo metafísico de Aristóteles, los escolásticos han demostrado que el bien es una propiedad trascendental de todos los «seres reales» (entia realia), es decir, seres cuyo principio de existencia es extra-mental. Los seres reales son cosas que no dependen de un intelecto o una mente para su existencia.

Los seres reales son los seres humanos, los animales, las plantas, las amebas, los minerales y los gases, pero también los artefactos, como los coches y los ordenadores. Las partes de los seres reales, así como las propiedades no físicas que se derivan de la naturaleza de los seres reales (como la salud, en el caso de los organismos vivos) también son seres reales.

Todos los Entia realia son capaces de provocar un deseo en otro y, por tanto, pueden ser llamados buenos. Ese deseo, a su vez, puede provocar un movimiento en el sujeto hacia el bien. El ser real que suscita un deseo en el sujeto puede ser deseado por sí mismo (por ejemplo, una manzana para ser consumida) o ser deseado como medio para un fin ulterior (por ejemplo, un tractor). En cualquiera de los dos casos, el deseo descansa en el bien o, por utilizar el lenguaje de los economistas, la necesidad se satisface en el bien.

Por supuesto, esto no quiere decir que todas las cosas reales provoquen realmente un deseo en todos los hombres en todo momento. Ese deseo puede ser latente. Pensemos que, en un tiempo, los pozos de petróleo, pegajosos y malolientes, fueron probablemente considerados una molestia por los seres humanos antes de que se descubriera la función del líquido negro como combustible. Sin embargo, el petróleo era bueno incluso antes de ser reconocido como tal por una mente humana. Su bondad no dependía ni depende del agente que lo considere bueno, aunque podemos estar de acuerdo en que su función como bien económico coincide con el descubrimiento de su utilidad y su entrada en la economía de intercambio.

El petróleo es bueno porque es real. El oro, la plata, el cobre —e incluso la arena o el barro— también son cosas reales y, por tanto, con la propiedad de la bondad. Pero si este pedazo de plata, o ese grano de arena, o este acre de barro en ese rincón del planeta es actualmente «valorado» por uno o más individuos, sólo puede descubrirse dejando que la elección humana se exprese a través de la acción libre.

Obsérvese también que los seres reales no necesitan ser bienes propiamente humanos para ser buenos. El estiércol de los caballos es bueno incluso si ignoramos su uso como fertilizante. Es un bien propio para algunos insectos y esos insectos, a su vez, son bienes propios para los pájaros u otras formas de vida, todos los cuales sostienen la ecología, es decir, la realidad de la que el hombre forma parte y en la que prospera.

En contraste con los entia realia están los «seres de razón», o entia rationis, también llamados «seres lógicos». A diferencia de los seres reales, los seres lógicos dependen de una mente que los conciba como principio de su existencia.

Los seres lógicos incluyen las ideas, los conceptos y las abstracciones como tales, incluidas las abstracciones matemáticas, las construcciones lingüísticas, las convenciones, ciertas relaciones lógicas entre cosas reales y los seres «negativos», como los agujeros o los túneles (la existencia del agujero depende de que un intelecto lo conciba como si fuera una realidad positiva, de lo contrario es simplemente la ausencia de pared o, a lo sumo, sólo aire).

Los seres lógicos no poseen las propiedades trascendentales de los seres reales y no tienen necesariamente la propiedad de la bondad. Si se dice que un ser lógico es bueno es siempre en referencia a un bien real con el que está relacionado.

Por ejemplo, la Constitución de los Estados Unidos no tiene la propiedad de la bondad intrínseca, sino que es buena por la bondad real de la paz civil que aporta al país (¡siempre que esa sea tu visión de ese documento fundacional!).

En otras palabras, los seres lógicos no son deseados en sí mismos como lo son los seres reales («bienes»). Los seres lógicos no pueden satisfacer deseos. Un agente deseante no puede depositar su deseo en un ser lógico dependiente de la mente.

Se podría objetar que algunos seres reales tampoco son deseados en sí mismos, sino sólo como medios para otros bienes, lo cual es cierto en cierto sentido, pero incluso en esos casos esos bienes intermedios satisfacen una necesidad.

Considere las siguientes experiencias psicológicas como evidencia de apoyo: si deseo tener provisiones a mano para cocinar con mi parrilla de barbacoa, mi deseo puede descansar en la bolsa de briquetas de carbón que compro incluso antes de tener la necesidad o el deseo de empezar a asar perritos calientes. Pero mi deseo no puede descansar, digamos, en una «buena idea» que he urdido sobre un punto fino de la filosofía hasta que esa idea se comunique a otros para cambiarlos o se ponga a trabajar de alguna manera para provocar un cambio en las cosas reales. Una idea guardada para mí o rechazada por los demás me mantiene inquieto. La satisfacción de una necesidad debe descansar en la realidad, es decir, en bienes reales fuera de una mente humana.

Una relación lógica

Volviendo al tema del bitcoin, deberíamos preguntarnos ahora qué tipo de seres son las criptodivisas. ¿Son seres reales, es decir, «bienes» propiamente valorables o, por el contrario, son entia rationis dependientes de la mente?

En su nivel más concreto, las criptomonedas son configuraciones electrónicas de una red informática que, por convención, se ponen en relación con usuarios individuales específicos de la red. Un bitcoin debe su existencia al acuerdo entre los usuarios de la red para que la configuración material de la que surge tenga un significado especial, un acuerdo sin el cual no se distinguiría de las innumerables configuraciones electrónicas posibles de la red.

Por esta razón, un bitcoin es una relación lógica, es decir, un tipo de ser lógico que no existe fuera de la mente humana de la misma manera que una onza de cobre existe en el mundo independientemente de si se piensa en ella o cómo se piensa. Un bitcoin no es un ser real y por tanto no puede tener la propiedad de ser «un bien». Un deseo humano no puede «descansar» propiamente en un bitcoin.

Pero, entonces, ¿cómo puede haber un mercado de bitcoins y por qué hay millones de seres humanos individuales reales tan ansiosos por adquirirlos e incluso por conservarlos? La respuesta es que los seres humanos pueden confundir fácilmente un ser lógico con uno real, un error llamado «reificación» (aunque este término moderno tiene una denotación algo diferente).

Un error de cosificación puede ser benigno, como cuando hablamos de la caries en el diente como si fuera una realidad positiva. No sólo no es perjudicial hablar de la caries como si fuera algo real, sino que incluso puede ser útil concebirla así (por ejemplo, para habituar a un niño a lavarse los dientes).

Sin embargo, a veces una cosificación puede ser un acto de grave engaño, y a veces un autoengaño, como cuando decimos «¡No confundas tu deseo con la realidad!»

Sin embargo, para el propósito de esta discusión, el ejemplo más pertinente de engaño reificativo es el uso generalizado del dinero fiduciario durante los últimos 100+ años. Porque ¿qué es el dinero fiduciario sino un ens rationis concebido como si tuviera los atributos del oro o la plata?

Una criptomoneda, por tanto, es un intento de sustituir el dinero fiduciario—un ser lógico que imaginamos que es real—no por un bien real, sino por otro ser lógico que también imaginamos que es real, aunque con la afirmación plausible de que este acto de imaginación es socialmente más ventajoso.

Por muy atractivo que resulte el bitcoin para eludir nuestra dependencia del dinero fiduciario, al menos deberíamos ser conscientes de que no es un bien real, sino un ser dependiente de la mente y, por tanto, sometido a los caprichos de las mentes humanas. Esto es evidente no sólo en la necesaria dependencia que tiene el bitcoin del dinero fiduciario (después de todo, la imprenta es su razón de ser), sino también en la rápida proliferación de monedas de imitación que desvirtúa la pretensión del bitcoin de ser un recurso escaso.

Ciencia sólida para un dinero sólido

Lo anterior no debe interpretarse como una predicción de la inminente caída de las criptomonedas ni como la negación de la posibilidad de que puedan desempeñar un papel beneficioso en la economía en relación con el sistema monetario actual. Pero es importante que el entusiasmo por el bitcoin no se interponga en el camino de la ciencia económica.

En una reciente aparición en The Bob Murphy Show, Vijay Boyapati, el autor de The Bullish Case for Bitcoin lamentó que los economistas austriacos no hayan prestado suficiente interés a las criptodivisas y se hizo eco de la posición planteada por Ward respecto a los orígenes del dinero:

Aunque los austriacos tienen la metodología correcta para entender algo como el bitcoin, no creo que se haya aplicado adecuadamente.... Una de las cosas en las que los austriacos se han quedado atrapados es [la idea de que] el dinero tiene que empezar realmente como una mercancía.

Boyapati, Ward y otros entusiastas de las criptomonedas deberían tener en cuenta que la ciencia económica es el estudio de la acción humana con propósito, una acción que es inteligible porque está dirigida a bienes reales. Es por esa razón que los austriacos ortodoxos insisten en que el dinero sea una mercancía.

Bitcoin no es un bien real, sino un ser lógico intrínsecamente ligado al sistema monetario establecido al que pretende sustituir. Puede que algún día el Bitcoin se convierta en dinero pero, si lo hace, no será un dinero sólido. Por eso los austriacos ortodoxos lo rechazan.

Image source:
Copyright: QuoteInspector.com
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2