Cómo los préstamos estudiantiles aumentaron los costes de las matrículas

Cómo los préstamos estudiantiles aumentaron los costes de las matrículas

11/30/2021Grace Walter

El gobierno federal americano desde su creación ha expresado poderes que no tienen derecho a expresar. Uno de estos poderes que se otorgaron respectivamente es el poder de otorgar préstamos estudiantiles a prácticamente cualquier persona que planee ir a la universidad y necesite un préstamo. Actualmente, en noviembre de 2021, 44,7 millones de americanos tienen deudas por préstamos estudiantiles. 42,3 millones de esas personas están en deuda con el gobierno federal. El gobierno de Biden ha condonado graciosamente, hasta ahora, 11.500 millones de dólares en deudas de préstamos estudiantiles a más de 580.000 prestatarios. Muchos dirían que esto es una victoria para estas personas, pero la verdad es que no es así. Hay tres consecuencias principales que surgen del gobierno: 1) prestar dinero a los americanos, 2) cancelar o perdonar la deuda que se produce por el préstamo de dinero.

  1. El ex secretario de Educación de Ronald Regan, William Bennett, sostenía la idea de que los aumentos de las ayudas federales sólo contribuyen a elevar el precio de las matrículas de las universidades porque éstas confían en que los préstamos y las ayudas federales ayudarán a «amortiguar» el aumento. Esta afirmación no está muy alejada de la realidad según los datos de los últimos años. En 2016 Grey Gordon y Aaron Hedlund realizaron un «modelo cuantitativo de la educación superior» para explicar el aumento de las matrículas universitarias entre 1987 y 2010. De 1987 a 2010 hubo un aumento del 106% en las matrículas en general y el 102% de ese aumento se debe únicamente a los cambios en el Programa Federal de Préstamos para Estudiantes (FSLP). Llegaron a la conclusión de que la teoría de «Bennett'' tiene validez basándose en los datos acumulados que revisaron. Stephanie Riegg y Claudia Goldin analizaron para ver la diferencia de matrícula entre las escuelas T4, que participan en el Título IV de la HEA de 1965, y las escuelas NF4 que no participan. Controlaron el programa, el condado, los efectos fijos del año, las inscripciones, la duración del programa, etc. Encontraron una diferencia «grande y significativa» entre las matrículas de los dos tipos de escuelas. Las escuelas T4 cobran un 78% más que las NT4. Esta hipótesis de «Bennett'' se ha demostrado correcta mediante una revisión honesta de los precios de las matrículas durante décadas.
  2. Existe un enorme riesgo moral cuando se trata de perdonar la deuda de los préstamos estudiantiles y de que el gobierno preste dinero a los individuos. Por un lado, perdonar la deuda de aquellos que tomaron malas decisiones no es el papel del gobierno. No está bien ni es justo que el gobierno recompense a una persona por tomar malas decisiones financieras. Digamos que una persona acaba con una deuda de 150.000 dólares en préstamos estudiantiles, pero que por haber elegido una mala titulación sólo acaba ganando 60.000 dólares al año. Les llevará más de una década pagar eso. Todo el mundo puede reconocer que esta no es una situación ideal, pero las consecuencias de sus elecciones las tienen que asumir ellos, no otros. Elizabeth Warren (M-D) y Bernie Sanders (V-I), que son notorios estatistas, han propuesto nuevos impuestos a los «ricos» para compensar el coste de la condonación de la deuda. Creen que robar a los ricos es de alguna manera justificable porque ayuda a los que se ahogan en la deuda de los préstamos estudiantiles. Lo que no parecen entender es que esto obliga a las personas responsables e inteligentes que no pidieron préstamos o que ya pagaron los suyos a cargar con la responsabilidad de aquellos que tomaron malas decisiones de forma consciente y voluntaria. No es la responsabilidad financiera de ningún individuo compensar el dinero de un grupo colectivo de personas que tomaron malas decisiones. Si el gobierno sigue perdonando la deuda de los préstamos estudiantiles como lo hace ahora, y si pronto lo hace a una escala más masiva, sólo indicará al público irresponsable que pueden salirse con la suya con estas malas decisiones financieras. Los jóvenes estudiantes seguirán pidiendo prestado todo lo que puedan porque el gobierno prácticamente los ha incentivado a hacerlo.
  3. Todas estas décadas de préstamos y condonaciones del gobierno han creado una dependencia masiva en la que millones de personas confían cada año en que el gobierno sea su servicio de préstamo garantizado. Esto ha otorgado una gran cantidad de poder al gobierno federal mientras que simultáneamente ha destruido las condiciones financieras de millones de personas a lo largo de los años. El gobierno federal también ha creado un monopolio excepcional sobre los préstamos estudiantiles. El porcentaje de todos los préstamos estudiantiles en manos privadas es del 7,71%. La deuda de los préstamos estudiantiles establece tu estabilidad financiera para el resto de tu vida después de salir de la universidad. Si no tomaste las decisiones integrales en la universidad, sufrirás para pagar la deuda que tienes. Esto sólo aporta poder al gobierno y su objetivo de hacerte siempre dependiente. El resultado de que el gobierno se involucre en los préstamos estudiantiles y subvencione cada vez más la educación postsecundaria ha tenido efectos dramáticos que sólo han empeorado cuanto más ha intervenido el gobierno. Gravar a los americanos ricos y limitarse a arrojar dinero al problema no solucionará los problemas iniciales. Tenemos que abordar los precios extremadamente altos de la educación superior y por qué se ha puesto en un pedestal como la única opción legítima después de la escuela secundaria. También tenemos que inculcar a nuestros jóvenes el valor de la responsabilidad financiera que nos evite tener que pedir préstamos mortales.

En general, lo que realmente tiene que ocurrir es un éxodo masivo del gobierno. Para empezar, nunca deberían haber tenido el poder de conceder préstamos. Un retroceso gradual de las recientes expansiones en cuanto a quién, por qué y cuánto se puede obtener ayudaría a todos los americanos financieramente y les ayudaría a pensar más en lo que realmente quieren hacer con su futuro. Desgraciadamente, dado que el gobierno ha subido tanto los precios, la cantidad de personas que pueden permitirse ir a estas universidades disminuirá considerablemente. El gobierno tiene que evaluar la cuestión y ver la carnicería que ha creado. En primer lugar, el gobierno debe dejar de prestar más de lo que sabe que el individuo puede devolver. Mejor aún, deberían acabar con el Programa Federal de Préstamos para Estudiantes por completo, pero es un paso mucho mayor. Otra solución pragmática sería recortar los impuestos a quienes tienen una deuda agobiante de préstamos estudiantiles para que tengan alguna esperanza financiera. Otra cosa que debería haberse hecho hace décadas es enseñar a los individuos a no averiguar lo que quieres hacer después de la universidad, sino antes de ir. Hay muchos trabajos para los que no se necesita un título sin sentido. Hay opciones fuera de los colegios y universidades de nuestro país.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Nominaciones de Biden para la Fed

01/15/2022Robert Aro

¿Deben el sexo o la raza desempeñar un papel en las decisiones de contratación en la Reserva Federal?

Considera el supuesto problema en el que los principales medios de comunicación, los economistas y el Congreso quieren que se centre, por cortesía de Reuters:

En la actualidad, el consejo de administración de la Fed sólo cuenta con cinco miembros, todos ellos blancos y tres de los cuales son hombres.

En 2022, uno podría pensar que hay algo intrínsecamente malo en esto. El mensaje es que si más mujeres o personas de color estuvieran al frente del banco central de Estados Unidos, las cosas irían mejor para la economía. No se explica la razón de ser del impulso a la diversidad. Se supone que lo mejor es una Fed más diversa (físicamente).

No se puede medir la importancia de la inclusión de la diversidad en los nombramientos de Biden. Nombró a tres personas, dos mujeres y dos afroamericanos. Si sus nominaciones se confirman:

La elección de Biden significaría que la Junta de Gobernadores de siete miembros incluiría a cuatro mujeres, también por primera vez.

Compartiendo su euforia, el profesor de economía de Harvard Larry Katz dijo que «es claramente un cambio de guardia» y:

Se trata de un «nuevo conjunto de nominados que abrirá camino y aportará importantes perspectivas y representación al consejo».

Entre los candidatos, está la ex gobernadora de la Fed Sarah Bloom Raskin:

...que pasó cuatro años como gobernador de la Reserva Federal antes de ser nombrado subsecretario del Tesoro de 2014 a 2017, se espera que ejerza una supervisión más estricta sobre Wall Street...

A diferencia de Raskin, un miembro de alto rango del sistema, los otros dos candidatos no lo son. Lisa Cook es profesora de economía del Estado de Michigan y Philip Jefferson, profesor del Davidson College de Carolina del Norte.

Cook ha escrito mucho sobre las consecuencias económicas de las disparidades raciales y la desigualdad de género, y al crecer vivió la violencia de la desegregación escolar en el sur de Estados Unidos. Jefferson ha escrito mucho sobre los salarios, la pobreza y la distribución de la renta.

Ya sea por casualidad o por un gran diseño, el problema de enfatizar el sexo o la raza oscurece la necesidad de llenar un consejo de administración basado en las competencias.

Si la Fed estuviera compuesta por 4 mujeres y 3 hombres, pero fueran educados en la tradición neoclásica, se podría decir que son diversos en apariencia, pero similares intelectualmente. Esto es problemático porque sin diversidad de opiniones o desafíos a las ideas, no se puede esperar una mejora de la política monetaria. La creencia de que la Reserva Federal debe gestionar la oferta monetaria y los tipos de interés seguiría sin cuestionarse. Los auges y caídas económicas que esto provoca continuarían indefinidamente.

Contrasta esto con una junta homogénea. Una Reserva Federal compuesta por 7 mujeres u hombres, o 7 blancos o negros, pero con 3 economistas austriacos y 4 neoclásicos, supondría una diferencia asombrosa. El público sería testigo de uno de los debates económicos más espléndidos de todos los tiempos, aunque sólo fuera a través de entrevistas y actas de reuniones. Sin embargo, al menos existiría la posibilidad de que el cambio económico se realizara desde dentro.

Por desgracia, la importancia de la diversidad intelectual recibe poca o ninguna atención. La idea de que incluso una persona que posea una comprensión básica del libre mercado, la libertad o la libertad pueda ser acogida en la Junta de Gobernadores sigue siendo poco más que un sueño inalcanzable. Si la Reserva Federal tiene una junta de 7 miembros, procedentes de 7 razas diferentes, pero ninguno entiende la economía austriaca, entonces los próximos 100 años de política monetaria se parecerán mucho a los últimos 100... o se producirá un colapso económico, lo que ocurra primero.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El unipartido no puede resolver la inflación. Así es como los populistas pueden hacerlo.

01/14/2022Tho Bishop

La inflación de los precios es la más alta desde 1982. Los salarios reales están cayendo en picada. Los índices de aprobación de Joe Biden están ahora a la par con los de George W. Bush después de la guerra de Irak, la crisis financiera y ocho años de Jon Stewart. Esto es con el beneficio de la devoción a nivel familiar de Kim de la prensa corporativa, las grandes tecnológicas, y casi todas las figuras de la cultura pop.

En este caso, la correlación es la causalidad. La inflación ha superado al covid como la mayor preocupación de los americanos.

Como muestra la historia, esto no debería sorprender. Aunque los políticos modernos se han creído el mito de que la política monetaria es algo que debe dejarse en manos de una élite tecnocrática, las cuestiones monetarias han sido durante mucho tiempo un tema motivador para las causas populistas. No hay tema más «de mesa» que el recordatorio diario de que tu sueldo compra menos de lo que compraba el año pasado.

Los benefactores políticos de la inflación son obvios: cualquiera que se presente contra Joe Biden. El 2022 será un año en el que muchos asesores políticos republicanos sin talento podrán montar una ola roja y reclamar una victoria en la que basarán toda su carrera. Por desgracia, el Partido Republicano es tan culpable de la crisis inflacionaria de Estados Unidos como Joe Biden. Veremos si alguien en DC capta la ironía cuando la mayoría de los senadores Republicanos acaben respaldando otro mandato para Jay Powell.

Esto llega al núcleo del problema. Mientras vemos cómo la inflación se convierte en el problema político más acuciante de Estados Unidos, tenemos un sistema político completamente desprevenido para afrontarlo.

Después de todo, pocos en Washington saben siquiera cuál es la causa subyacente de la inflación. No es la capacidad portuaria, ni las empresas codiciosas. No se trata simplemente de los objetivos de los progresistas de eliminar el precio de los combustibles fósiles o del precio de un proyecto de ley específico.

No, la causa de la inflación es la arrogancia de los modernos doctores en economía. Es la consecuencia de convertir el dinero en una herramienta del Estado, un poder del que se ha abusado para saquear al pueblo y que los políticos puedan gastar libremente. Es una era de hedonismo monetario, mantenido por una institución que desde hace más de una década ha fracasado sistemáticamente según su propia medida. El hecho de que este sistema haya durado cincuenta años se debe en gran parte a que la mayoría de los bancos centrales del mundo han aplicado políticas similares —si no más imprudentes— a las de la Reserva Federal.

Las universidades de la Ivy League son tan capaces de infectar el mundo como cualquier laboratorio chino.

Desgraciadamente, el GOP se ha definido por su total desinterés en erradicar la malversación institucional. Abolir una agencia federal es una pegatina que los republicanos utilizan para recaudar fondos para la campaña, no un objetivo político. Cualquier intento de impulsar una reforma significativa de la Reserva Federal será tratado como una amenaza para todo el sistema financiero mundial, y los republicanos cederán—al igual que votaron para rescatar a México en los años 90, al igual que votaron para rescatar a Wall Street en 2008, al igual que ceden repetidamente a los techos de deuda y a los cierres del gobierno.

Si no hay solución política para la Reserva Federal, ¿significa que no hay remedios posibles para ayudar a proteger a los americanos medios de la inevitable crisis monetaria?

No. La respuesta al problema de la inflación en Estados Unidos es dar a los ciudadanos la posibilidad de ahorrar en monedas alternativas. Al igual que los Republicanos han encontrado que la elección de escuela es más fácil de impulsar que la abolición del Departamento de Educación, la elección monetaria ofrece un enfoque político que no requiere un asalto total a una institución poderosa con un ejército bien pagado de propagandistas.

Este enfoque de la Reserva Federal fue algo promovido con fuerza por Ron Paul durante su carrera en el Congreso. El componente más significativo de su Ley de Libre Competencia en Moneda fue la eliminación de los impuestos sobre el oro y la plata—algo que podría actualizarse para incluir la criptodivisa. Si las únicas victorias políticas importantes que los republicanos son capaces de tener en DC son los recortes de impuestos, estos técnicamente calificarían.

La abolición de estos impuestos eliminaría una de las herramientas más poderosas del Estado para imponer el dólar a sus ciudadanos. Si los americanos pueden trasladar libremente su riqueza del control de la Reserva Federal a activos no políticos, tendrán una protección real contra las consecuencias a largo plazo de la inflación. Mejor aún, esto socavará los esfuerzos concertados de Washington para armar el sistema bancario contra los disidentes políticos.

Pero lo más importante es que se trataría de un recorte de impuestos que redistribuiría inmediatamente la riqueza de Wall Street a los bolsillos de los americanos promedios. Como tal, es un objetivo político ideal para la creciente derecha populista.

Después de todo, si el objetivo de un movimiento político es derrocar a una poderosa cábala de oligarcas globalistas neoliberales, el éxito va a depender de lograr victorias políticas que no sólo debiliten a tus enemigos sino que enriquezcan a tus aliados. Los progresistas y los autoritarios están sobrerrepresentados en los pasillos de un Wall Street cada vez más woke, mientras que los escépticos del régimen están sobrerrepresentados en las criptomonedas y entre los que compran oro.

Como en el pasado, existe la oportunidad de que la actual crisis de inflación transforme radicalmente la política americana. Mientras la nación sigue perdiendo la confianza en las instituciones, y mientras una nueva generación de Republicanos populistas aumenta su número en el partido, existe la oportunidad de asestar un gran golpe a la clase financiera que se ha apoderado de la economía mundial.

¿Está la actual generación de populistas de derecha preparada para escuchar a Ron Paul y abrazar una derecha rothbardiana?

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Finalicen las leyes de curso legal

01/14/2022Patrick Barron

Si se menciona el término «moneda de curso legal» en compañía de personas educadas, la mayoría de ellas se quedarán como un ciervo en los faros. En términos sencillos, la moneda de curso legal es un tipo de dinero que un acreedor no puede rechazar para saldar una deuda contraída con él en el dinero emitido por el gobierno. Se trata de una designación legal para el dinero emitido por el gobierno —normalmente dinero fiat, hoy en día— con un estatus especial. Y aunque las leyes de curso legal no obligan a los consumidores y comerciantes a utilizar el dinero «oficial», este dinero llega a ser muy favorecido. Así, aquí en América compramos y vendemos utilizando dólares. En el Reino Unido, la libra esterlina es de curso legal. En Japón, el yen. Ya te haces una idea. No es imposible utilizar otras monedas que no sean de curso legal, pero utilizar otra cosa suele ser más parecido a un trueque privado y extraoficial. Por ejemplo, quizá quiera comprar el cortacésped usado de mi vecino. Me quedan algunas libras esterlinas de mi último viaje. Mi vecino está planeando un viaje al Reino Unido. Accede a venderme su cortacésped usado a cambio de algunas de mis libras esterlinas. Sin embargo, mi vecino todavía tendría que pagar legalmente sus impuestos en dólares y sus créditos probablemente seguirían exigiendo dólares. Así que se preferirán los dólares para casi todas las transacciones.

Ahora bien, todo esto puede parecer perfectamente razonable, pero las leyes de curso legal presentan una enorme oportunidad para que quienes monopolizan su producción manipulen la moneda, principalmente para permitir un mayor gasto gubernamental. Los gobiernos succionan recursos de la economía saltándose las limitaciones naturales de buscar un aumento de impuestos, siempre políticamente impopular, o de pedir prestado honestamente en el mercado de bonos, lo que hará subir los tipos de interés. El gobierno del pueblo se ve frustrado, y el aumento de la oferta monetaria causa un gran daño a la economía.

¿Por qué derogar las leyes de curso legal?

Naturalmente, los defensores de la eliminación de las leyes de curso legal tienen la obligación de convencer al público de que es lo correcto. ¿Por qué querría una nación, especialmente Estados Unidos, utilizar otro medio de cambio que no sea el dólar? Sencillamente, degradar el dólar permite al gobierno robar al pueblo. El gobierno imprime dinero de la nada para equilibrar su presupuesto en constante expansión. Esto lleva a consecuencias económicas vastas y nefastas, tales como precios más altos, ciclos de crédito de auge y caída, y transferencias de riqueza de los primeros receptores del nuevo dinero a los últimos receptores del nuevo dinero. Este es el efecto Cantillon, como lo describe Emile Woolf en su último ensayo.

El camino hacia un dinero mejor

La siguiente pregunta que puede hacerse el público es qué sustituiría al dólar. La respuesta es que el dólar no sería necesariamente sustituido, pero tendría que competir por el patrocinio del público en un mercado monetario libre. Tendría que competir no sólo con otras monedas nacionales, sino también con medios de cambio de reciente creación, como el bitcoin y otras criptodivisas. Además, cabría esperar que materias primas como el oro y la plata recuperaran una parte significativa del mercado, especialmente porque estas materias primas se han utilizado como medios de intercambio durante miles de años hasta los recientes experimentos con monedas nacionales fiduciarias protegidas por leyes de curso legal.

Alasdair Macleod, de Goldmoney.com, ha explicado por qué las criptomonedas no son adecuadas como medios de cambio alternativos, aunque la tecnología de libro mayor distribuido pueda tener aplicaciones en un régimen monetario sólido. Más bien, lo más probable es que el oro y la plata recuperen su protagonismo. Hay una razón por la que el término «patrón oro» se sigue utilizando para describir algo que es de la máxima calidad. El oro como medio de intercambio tiene muchas ventajas, pero las más importantes son su aceptación universal por parte de personas de toda condición en todo el mundo, el hecho de que no puede ser falsificado y que es raro. La propia especie de oro podría ser intercambiada por los particulares para satisfacer las compras importantes, pero para las transacciones cotidianas el público encontraría ventajoso confiar en un tercero de confianza para guardar el oro de forma segura y hacerlo canjeable bajo demanda a través de cualquiera de los métodos modernos de transferencia de dinero, como el cheque de papel, los certificados de papel y los medios digitales. Por supuesto, el propio gobierno podría ofrecer «dólares de oro». Después de todo, afirma tener más de ocho mil toneladas de oro en sus bóvedas. Pero el historial del gobierno de emitir más recibos de dinero real, oro y/o plata, de los que tiene en sus bóvedas, probablemente impediría ganar la aceptación del público. Lo más probable es que los grandes bancos emitan su propio dinero respaldado en oro. Los bancos podrían ganar aceptación en el mercado porque estarían sujetos al derecho comercial ordinario que describe un «comodato». Un comodato es una transacción en la que alguien asume la custodia pero no la propiedad de un bien en beneficio de otro. Cuando llevamos un traje a la tintorería, hemos celebrado un contrato de comodato. La tintorería no es propietaria de nuestro traje. Lo custodia temporalmente. Lo mismo ocurre cuando compramos un abrigo en el teatro o en un restaurante. Si la tintorería vende nuestro traje o el restaurante entrega nuestro abrigo a otra persona, podemos demandar por daños y perjuicios y posiblemente presentar cargos penales. Por lo tanto, la cuenta de oro en dólares que uno tiene en un banco importante debe ser legalmente canjeable en especie a petición. Si el banco no tiene el oro, el cliente puede llevarlo a los tribunales acusado de fraude. Incluso los funcionarios y propietarios del banco podrían ser acusados de un delito. ¡Intenta hacer esto con el gobierno!

Las consecuencias

Al igual que una mejor trampa para ratones expulsa del mercado a las menos eficaces, un dinero mejor expulsará al dinero malo. El dinero emitido por el sector privado ganará más aceptación con el paso del tiempo, a medida que el público aprenda que puede confiar en que los emisores no emitirán más recibos que la especie que tienen en reserva. No ocurre lo mismo con el dinero del gobierno. Una vez que se ha perdido la confianza del público, será imposible que el gobierno la recupere frente a la competencia honesta. Lo más probable es que los medios fiduciarios emitidos por los bancos (técnicamente el verdadero «dinero» es el oro o la plata en su bóveda) se utilicen primero para las transacciones entre bancos, comerciantes de bonos y grandes empresas. Pero con el tiempo el público aprenderá que los métodos modernos de transferencia de dinero electrónico son igual de fiables para el uso minorista. Entonces podemos esperar que la competencia de los grandes bancos se extienda con bastante rapidez. Finalmente, el dinero fiduciario del gobierno se abandonará por lo que se pueda conseguir en, por ejemplo, Goldmoney.comDollars respaldados por oro, CitibankDollars, BankAmeriDollars, DeutscheMarks, BarclayPounds, o similares.

La necesidad de la verdad financiera

Cuando el gobierno ya no pueda imprimir dinero para satisfacer su despilfarro, el ajuste de cuentas habrá llegado. No creamos que el ajuste de cuentas es evitable. No lo es. Ni debemos desearlo. Seguir imprimiendo dinero en cantidades masivas, como hace ahora el gobierno, conducirá a un colapso financiero y económico. ¿Querríamos que nuestro médico nos dijera que todo está bien cuando sus pruebas dicen lo contrario? ¿Querríamos que recalibrara su termómetro, tensiómetros, etc. para que dieran indicaciones falsas con el fin de que pudiéramos continuar con un estilo de vida poco saludable hasta el punto del colapso? Por supuesto que no. Sin embargo, esta es una consecuencia del dinero fiduciario; es decir, se oculta el verdadero estado de la salud financiera y económica de la nación. Por otro lado, el dinero sano revela el verdadero estado de nuestros asuntos financieros, tanto privados como públicos, para que no destruyamos involuntariamente el capital y/o hagamos promesas que no puedan cumplirse. Además, no hagamos falsas promesas de que todo el mundo se librará de verdaderas penurias con la vuelta al dinero sano. Los que han confiado en el gobierno para pagar sus facturas se encontrarán con que no todas las facturas se pagarán como en el pasado.

Será necesario un verdadero espíritu de Estado para recortar el gasto público y explicar las razones al público. Los verdaderos villanos no serán los que saquen al mundo del precipicio financiero y económico, sino los que nos metieron en este lío en primer lugar: los economistas keynesianos, los teóricos monetarios modernos, los socialistas y, sobre todo, los políticos insensibles que se tragaron los cantos de sirena imposibles de estos charlatanes y los impusieron al público para comprar votos prometiendo la luna. Tengamos el valor de exigir la verdad, por muy desagradable que sea. La eliminación de las leyes de curso legal pondrá en marcha las ruedas de la reforma monetaria y económica.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Los rojos tienen razón sobre Assange

Los comunistas chinos están izando al gobierno de Estados Unidos en su propia petarda, al menos con respecto a Julian Assange, el ciudadano australiano que, con WikiLeaks, reveló los crímenes de guerra cometidos por el establecimiento de seguridad nacional de Estados Unidos.

Durante décadas, desde la Guerra Fría, los funcionarios de EEUU se han deleitado en condenar y criticar a la China Roja por sus abusos de los derechos humanos y la negación de las libertades civiles.

Lo que siempre me ha sorprendido es que los chinos no hayan respondido señalando la gran hipocresía del gobierno de Estados Unidos, dados los horribles abusos de los derechos humanos y la negación de las libertades civiles ejercidos durante mucho tiempo por el Pentágono, la CIA y la NSA, especialmente con su programa de asesinatos, el programa de torturas, el programa de secuestros, la detención indefinida, la negación de un juicio rápido, la negación de un juicio con jurado y la vigilancia secreta masiva.

Todo eso ha cambiado con el caso de Julian Assange. Los rojos ya no guardan silencio. Están pasando al ataque con condenas y críticas al gobierno de Estados Unidos con respecto a Assange.

Tomemos, por ejemplo, esta presentación en vídeo de Yonden Lhatoo, editor jefe de noticias del South China Morning Post. Se titula «La insufrible hipocresía de los gobiernos occidentales empeñados en destruir a Julian Assange». Merece la pena verlo. Lhatoo arremete contra los funcionarios de EEUU y británicos por su persecución, persecución y maltrato a Assange por decir la verdad sobre los crímenes de guerra cometidos por el Estado de seguridad nacional de Estados Unidos.

Ahora bien, como medio de comunicación de Hong Kong, el South China Morning Post no es técnicamente propiedad del régimen comunista de China Roja. Pero tal y como van las cosas en Hong Kong, es prácticamente seguro que el Morning Post está siendo vigilado de cerca, si no controlado indirectamente, por el régimen comunista. De hecho, según Wikipedia, «desde el cambio de propiedad en 2016, críticos como The New York Times, Der Spiegel y The Atlantic han alegado que el periódico tiene la misión de promover el poder blando de China en el extranjero. Según los críticos, se está alejando del periodismo independiente y es pionero en una nueva forma de «propaganda».

Lhatoo señala que si Assange hubiera sido un ciudadano chino que hubiera revelado pruebas verídicas de crímenes de guerra cometidos por China, los funcionarios de EEUU y británicos lo estarían aclamando como un héroe valiente, merecedor del Premio Nobel. Es un punto excelente, uno que es indiscutible.

Lamentablemente, lo que dicen los rojos sobre la hipocresía de Estados Unidos es absolutamente correcto. Lo que me sorprende es que todavía no hayan señalado, que yo sepa, el centro de tortura y prisión del Pentágono/la CIA en la Bahía de Guantánamo, Cuba, que podría haber sido fácilmente modelado en estructuras similares en países comunistas.

Es bastante triste que los comunistas condenen y critiquen al gobierno de Estados Unidos por su hipocresía cuando se trata de abusos de los derechos humanos y de las libertades civiles. Es aún más triste cuando tienen razón, especialmente en el caso de Julian Assange.

Reproducido del Blog de Jacob Hornberger.

 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Algunos aspectos básicos de la secesión

01/13/2022John M. Taylor

«Si algún Estado de la Unión declara que prefiere la 'separación' a la 'unión', «no dudo en decir: 'separémonos'».1

~ Thomas Jefferson

En 1998, el profesor ruso Igor Panarin, antiguo analista del KGB, conferenciante y escritor vinculado al Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, predijo el colapso económico y moral de estos Estados Unidos, lo que llevaría a una eventual guerra civil y a su ruptura en 2010. Sus predicciones aparecieron en The Wall Street Journal y otras publicaciones. Por supuesto, hasta la fecha, no se ha producido tal separación. Sin embargo, con las persistentes controversias sobre las elecciones de 2020 (miles de votos que aparecieron misteriosamente antes de tiempo el 4 de noviembre, cientos de firmas de declaraciones juradas que atestiguan el fraude electoral y la casi imposibilidad de que alguna de estas acusaciones sea examinada, máquinas de votación cuestionables, etc.), varios asaltos a los derechos individuales, el aumento de la centralización del poder gubernamental, el adoctrinamiento marxista dentro del sistema educativo, y otros factores, algunos en Texas y otros estados han hablado abiertamente de la secesión.

Tras un considerable derramamiento de sangre, las Trece Colonias Originarias se separaron del Imperio Británico. Después de la Guerra de la Independencia, Gran Bretaña y estos «Estados Unidos» firmaron el Tratado de París de 1783, que establecía lo siguiente «Su Majestad Británica reconoce a dichos Estados Unidos, a saber, New Hampshire, la Bahía de Massachusetts, Rhode Island y las Plantaciones de Providence, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia, como Estados libres, soberanos e independientes».2 Además, «En 1781, los trece Estados originales entraron en una 'Confederación', y redactaron 'Artículos', uno de los cuales decía: 'Cada estado retiene su soberanía, libertad e independencia, y todo poder, jurisdicción y derecho que no esté por esta Confederación expresamente delegado a los Estados Unidos'».3 Los Estados nunca han renunciado a su soberanía.

Entre los acontecimientos de la década de 1800 se encuentran:

  • En 1803 los Estados de Nueva Inglaterra amenazaron con la secesión; la Compra de Luisiana se consideraba una dilución de su poder. El senador de Massachusetts Thomas Pickering declaró: «Prefiero anticipar una nueva Confederación exenta de la influencia corrupta de los demócratas aristocráticos del Sur... Habrá una separación...»4
  • Debido en gran parte al descontento con la Guerra de 1812, los estados de Nueva Inglaterra consideraron la secesión en 1814 durante la Convención de Hartford. Los sentimientos de secesión disminuyeron cuando se aseguró la victoria americana.
  • Los Estados de Nueva Inglaterra reflexionaron sobre la secesión en 1845. «John Quincy Adams y sus compañeros de Nueva Inglaterra se opusieron tanto a la admisión de Texas que instaron abiertamente a la retirada de la Unión».5 De nuevo, lo veían como una dilución de poder.
  • Siete Estados del Sur se separaron en 1860-1861. (El resto se separó después de que Lincoln llamara a 75.000 soldados para invadir Estados soberanos). Protestaban por la perversión de la Constitución de EEUU por parte del Norte, por ejemplo, la usurpación de los derechos del Sur, los desacuerdos sobre la esclavitud y los aranceles proteccionistas punitivos que apoyaban a la industria del Norte. El difunto Charles Adams explicó: «Cuando los sureños se dieron cuenta de a qué se enfrentaban con respecto a un arancel elevado y un nuevo Congreso y administración republicana, sólo les parecían posibles dos cursos de acción: la secesión de la Unión y un arancel bajo para los estados confederados».6

Tanto las Colonias Americanas como los Estados del Sur tenían razones válidas para separarse. Como miembros de un pacto voluntario, los Estados del Sur tenían el mejor caso; mientras que las Colonias Americanas eran una parte de un vasto imperio. Virginia, Nueva York y Rhode Island entraron en la Unión con la condición de que podían retirarse si les convenía. De la Convención de Virginia de 1788, tenemos lo siguiente: «Nosotros, los delegados del pueblo de Virginia, debidamente elegidos en cumplimiento de una recomendación de la Asamblea General y ahora reunidos en Convención, habiendo investigado y discutido plena y libremente los procedimientos de la convención federal y estando preparados así como la más madura deliberación nos ha permitido decidir al respecto, declaramos y hacemos saber, en nombre y representación del Pueblo de Virginia, que los poderes otorgados bajo la Constitución, al ser derivados del Pueblo de los Estados Unidos, pueden ser reasumidos por éste cuando los mismos sean pervertidos en su perjuicio y opresión, y que todo poder no otorgado por la misma permanece con ellos y a su voluntad».7 Nueva York y Rhode Island reflejaron el lenguaje de Virginia: «sus convenciones ordenaron los principios fundamentales sobre los que se fundó el derecho: 'Que todo el poder está naturalmente investido en el pueblo y, en consecuencia, se deriva de él': y 'Que los poderes del gobierno pueden ser reasumidos por el pueblo cuando sea necesario para su felicidad'».8

Incluso Lincoln, el nacionalista extremo, comentó el 12 de enero de 1848 «Cualquier pueblo, en cualquier lugar, que esté inclinado y tenga el poder, tiene el derecho de levantarse y sacudir el gobierno existente, y formar uno nuevo que le convenga más. Este es un derecho muy valioso, muy sagrado, un derecho que esperamos y creemos que va a liberar al mundo».9

Si las predicciones de Panarin acaban haciéndose realidad, todos debemos esperar que se lleve a cabo de forma pacífica. Después de todo, no hay nada más americano que la secesión.

  • 1. Earl Starbuck, «¿Fue la secesión una traición?» [Cita de una carta de 1816 a William H. Crawford], Blog del Instituto Abbeville, 18 de septiembre de 2020, en: https://www.abbevilleinstitute.org/was-secession-treason/.
  • 2. John S. Tilley, Facts the Historians Leave Out, Twenty-Second Printing (Nashville, Tennessee: Bill Coats, Ltd., 1991), 25-26.
  • 3. Ibídem, 25.
  • 4. Ibídem, 34.
  • 5. Ibid.
  • 6. Charles Adams, When in the Course of Human Events--Arguing the Case for Southern Secession, (Lanham, Maryland: Rowman & Littlefield Publishers, Inc., 2000), 81.
    [1] John Remington Graham,A Constitutional History of Secession, (Gretna, Louisiana: Pelican Publishing Company, 2002), 106.
  • 7. John Remington Graham, A Constitutional History of Secession, (Gretna, Louisiana: Pelican Publishing Company, 2002), 106.
  • 8. Ibid.
  • 9. Tilley, 32.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Truco contable de 10 mil millones de dólares del banco central de Turquía

01/10/2022Robert Aro

Resulta extraño que al 30 de diciembre de 2021, el banco central de Turquía tuviera una pérdida de 5.200 millones de dólares; luego, en el último día del año, ganó milagrosamente 10.000 millones de dólares, cerrando el año con una ganancia de 4.400 millones de dólares. ¿Fue un golpe de suerte o sólo un truco contable?

Según informa AlJazeera:

El banco central declinó hacer comentarios sobre el dramático movimiento de su balance...

No está claro por qué aún no han revelado el secreto de su estrategia para ganar dinero.

Pero si te sirve de consuelo:

Dos funcionarios familiarizados con el asunto dijeron que se ajustaba a los consejos contables de los auditores independientes, pero pidieron no ser identificados debido a lo delicado del asunto.

Tampoco está claro qué firma contable dio el asesoramiento. Sin embargo, en 2020 una firma miembro de Ernst and Young firmó los estados financieros auditados.

Sin embargo, la ganancia de mil millones de dólares podría significar mucho para el tesoro turco. Según el artículo:

En febrero, el Ministerio del Tesoro y Finanzas —como principal accionista del banco central— empezará a cobrar gran parte de esa suma en forma de dividendos.

Desgraciadamente, no es oro todo lo que reluce, como dice el ex subgobernador del banco:

...una posible explicación del considerable aumento de los beneficios durante la noche podría estar en la venta de reservas de divisas al Tesoro.

Lo cual es extraño porque, de ser así:

A continuación, habría que recomprar la misma cantidad de dólares para mantener el nivel de reservas.

Si el banco central obtuviera su beneficio de una venta al tesoro, pero tuviera que recomprar al tesoro, e incluso remitir un dividendo al tesoro, los beneficios económicos de los 10.000 millones de dólares apenas se entenderían. Peor aún, el banco central tendría que adquirir dinero de algún sitio.

¿Pero qué importa? Estamos en 2022. Esta puede pasar a la historia como la década perdida bajo llave en la que los gobiernos y sus bancos centrales hicieron prácticamente todo lo que quisieron... No importa lo descarada que sea la mentira, lo atroz que sea la afirmación, o lo mucho que una política económica vaya en contra del interés público, se enfrentan a pocas o ninguna consecuencia, salvo quizás una pequeña reacción en las redes sociales.

Es importante mirar a otras naciones, como Turquía, para ver los efectos del inflacionismo como política monetaria, dándose cuenta de cómo todo tipo de esquemas económicos no son más que eso: esquemas. El principal componente de estos esquemas requiere aumentar la cantidad de dinero y crédito en circulación con la esperanza de conducir a la creación de riqueza.

De vuelta a casa, también podemos culpar a los poderes fácticos de difundir ideas económicas erróneas. Pero no sólo viene de los de arriba. La CNBC informó de una historia en la que el propietario de un restaurante de Denver inició una petición en línea:

...pidiendo 2.000 dólares mensuales de ayuda a cada americano durante la pandemia.

A día de hoy, más de 3.000.000 de americanos han firmado la petición. Siéntase libre de unirse a la causa aquí si está dispuesto a hacerlo.

Recuerda que no puedes convertir las piedras en pan. El camino hacia la prosperidad no se crea a través de trucos de contabilidad, esquemas de creación de dinero, cheques de estímulo, fluctuaciones de los tipos de interés, cambios en la oferta monetaria, ni ningún otro esquema monetario. Ya sean decisiones políticas del banco central turco, de la Fed, del Congreso o de millones de americanos que piden ayudas al gobierno, estos esquemas acaban fracasando. Parece un arte perdido, pero el uso de la mano de obra para producir bienes y servicios, o la utilización de los ahorros para la inversión de capital siguen siendo las mejores formas de creación de riqueza.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El poder en el pueblo, no contra el pueblo

01/10/2022Gary Galles

El año 2021 puede haber sido testigo de la mayor proliferación de mando y control del gobierno americano, con su correspondiente constricción de la libertad, en toda mi vida. El poder se ha centralizado dramáticamente en el gobierno federal —a expensas de los individuos y sus acuerdos voluntarios— con billones de dólares en nuevos programas y propuestas (promovidas como sin costo para los americanos), abusos regulatorios expandidos y esfuerzos impresionantes de redistribución de ingresos que no están autorizados en ninguna parte de la Constitución.

Aunque el engrandecimiento de nuestro gobierno federal ya implementado o propuesto no tiene precedentes, en parte sigue el mismo camino que episodios anteriores, como el New Deal de FDR. Por eso hay que encontrar la sabiduría de quienes entendieron y se opusieron a esa acumulación de poder en manos del gobierno que lo sacó de las manos de los individuos. Tal vez nadie nos ofrezca una mayor perspicacia en este sentido que Felix Morley, en su obra The Power in the People (1949).

Morley fue becario de Rhodes, becario de Guggenheim, doctorado por la Brookings Institution, editor del Washington Post galardonado con el premio Pulitzer, presidente del Haverford College y fundador de Human Events, que tiene un premio de periodismo que lleva su nombre. James Person señaló que era «respetado por su perspicacia e imparcialidad por sus colegas de todo el espectro político», y la crítica Edith Hamilton calificó El poder en el pueblo como «un libro notable, noblemente escrito y profundamente pensado».

La distinción clave de Morley era entre el autogobierno y el gobierno coercitivo. Como lo resumió Leonard Liggio,

Morley basa su distinción entre Sociedad y Estado en el origen de las palabras. Sociedad deriva del latín socius, compañero. La sociedad y la asociación tienen sus raíces en el voluntarismo del compañerismo... Morley continúa con la palabra Estado, que tiene sus raíces en la asociación involuntaria o forzada. Considera que la ausencia de libre elección y de libre contrato es la base de la palabra status, de la que se deriva Estado.

Cuando se hizo una nueva edición de The Power in the People en 1972, 23 años después de su primera publicación, se reimprimió sin cambios. Una docena de años después todavía, Sydney Mayers concluyó: «Tampoco se requiere ningún cambio en la actualidad». Considere hasta qué punto lo mismo es cierto hoy en día, en un momento en el que el autogobierno está ciertamente en rápido declive.

Autogobierno y cooperación voluntaria son las claves del éxito de América

Esta República se basa en la creencia de que el individuo puede gobernarse a sí mismo. …

Los fundadores... afirmaron con frecuencia que el propósito principal del gobierno es asegurar la propiedad privada. …

La República Americana fue diseñada específicamente para salvaguardar la empresa individual frente al Estado.

La Constitución de los Estados Unidos establece límites específicos al poder del gobierno para que éste no pueda reprimir al individuo.

El énfasis dominante estaba en el autogobierno más que en el gobierno impuesto; en el desarrollo de la Sociedad, no en el engrandecimiento del Estado.

El individuo...se realiza a través de la cooperación voluntaria en una sociedad libre. Esto... implica una hostilidad instintiva al Estado... con una... tendencia a asumir la dirección de todas las funciones sociales.

En América, el individuo, conservando la soberanía, pretendía realizar su destino a través de una Sociedad libre, manteniendo al Estado atado.

Cualquier sistema de gobierno que aprecie al individuo... no debe impedir su ajuste voluntario.

Lo que teníamos no es lo que tenemos ahora

Un gobierno concebido para animar a los ciudadanos a gobernarse a sí mismos se desvirtúa cada vez más para someterlos al dictado administrativo remoto.

Los americanos han... dejado de reflexionar en gran medida sobre las implicaciones de la entrega incondicional del poder al gobierno político... totalmente contraria a los principios de la República.

La supervivencia de la República no está en peligro por la debilidad del gobierno central, sino por la presión popular para su engrandecimiento.

El desarrollo del Estado ha sido el del engrandecimiento constante... a costa de la Sociedad y de los individuos que la crean.

El Estado, en definitiva, somete a las personas; mientras que la Sociedad las asocia voluntariamente.

Un gobierno establecido para asegurar las bendiciones de la libertad ha producido en realidad... la tiranía... [con] el gobierno en manos de hombres dispuestos a explotar la ignorancia para promover la centralización del poder.

El hombre... cambia ahora la pertenencia a la Sociedad por la servidumbre al Estado.

La cuestión se plantea claramente. ¿Debe el hombre estar sometido al Estado autoritario o debe limitar los poderes del Estado al mínimo necesario para una Sociedad ordenada?

Lo que hay que recordar

La tradición americana es... completamente opuesta al gobierno autoritario... la «Seguridad y Felicidad» de los gobernados tiene prioridad sobre cualquier prerrogativa gubernamental y... la deferencia no se debe necesariamente a aquellos que están temporalmente en una posición de mando político.

El poder del Estado, por muy bien que se disfrace con palabras seductoras, es en última instancia siempre poder físico coercitivo... y por su naturaleza trabaja incesantemente para ampliar ese poder.

La característica distintiva de la civilización americana es la subordinación del poder centralizado en nombre de la libertad individual.

Sólo una forma de gobierno puede alimentar la libertad, y es el autogobierno personal.

La teoría americana es que todo hombre tiene dentro de sí el potencial de hacer una contribución significativa de algún tipo al bienestar humano. Por lo tanto, toda minoría... debe ser protegida contra la siempre posible tiranía de la opinión de las masas.

La ampliación del ámbito de la autoridad del Estado... contrae la condición de la libertad económica... este falso dios sobre toda forma de organismo social es enorme y devastador.

La fuerza social puede verse disminuida por una constante centralización y ampliación de las funciones gubernamentales, la gran mayoría de las cuales son improductivas y... debilitan la base económica por los efectos acumulativos de la regulación y la fiscalidad.

La legislación social es un signo de retroceso, no de progreso.

Que el Estado deba resolver, por métodos necesariamente coercitivos, cualquier problema que los individuos son capaces de resolver voluntariamente, es... la esencia de la tiranía.

Transferir el poder al Estado... sólo sirve para monopolizar el poder en manos totalmente irresponsables.

La única locura política duradera es concentrar en manos de hombres ambiciosos un poder que no tienen la capacidad de ejercer con sabiduría.

Lo máximo que puede hacer cualquier gobierno es poner a la gente «en libertad». El Estado puede estabilizar la condición de la libertad, y esa es su única excusa para existir... [pero] los hombres deben desarrollar su libertad desde dentro. No puede ser repartida por los organismos gubernamentales.

Hace más de 7 décadas, Felix Morley dijo que «los principios políticos americanos están siendo agresivamente desafiados por la filosofía de la planificación gubernamental». Ese desafío es hoy mucho mayor. Según Joseph Stromberg, «Felix Morley... entendía la vieja república, la constitución, la paz y el libre mercado, así como sus opuestos, el imperio, el gobierno sin ley, la guerra y el estatismo generalizado». Esa es la comprensión que los americanos necesitan redescubrir para defender nuestra libertad. Y la lectura de El poder en el pueblo conlleva lo que Sydney Mayers denominó «un privilegio inusual, la rara experiencia de disfrutar de un estilo literario brillante a la vez que de una educación absorbente gracias a la mente aguda y la pluma diestra del autor».

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Gordon es un genio, y yo soy un liberal clásico

01/10/2022Jim Fedako

David Gordon es un genio, un hombre cuyas capacidades intelectuales y rendimiento superan los míos. Hago esta afirmación sin ningún sentimiento de envidia. También afirmo que nuestras condiciones desiguales son beneficiosas para el otro y para la sociedad en general. Por estas declaraciones, soy un liberal clásico en el sentido misesiano. Me explico.

En primer lugar, tengo que definir la izquierda y la derecha tal y como yo las veo. Para ello, parafraseo a Paul Gottfried y delimito la izquierda y la derecha en tres aspectos: artificial frente a orgánico; igualitario frente a jerárquico; e internacional frente a nacional.

Para poner la primera división en perspectiva, consideremos la prohibición del alcohol a principios del siglo XX. Los progresistas de la izquierda creían que sin el alcohol surgiría un Nuevo Hombre Soviético. Un hombre que ya no se bebía el sueldo, sino que pasaba las tardes escribiendo poesía y llevando a sus hijos a óperas y sinfonías. Por el contrario, un progresista de derechas simplemente esperaba que la vida mejorara a medida que las familias tuvieran el dinero de la cerveza de su padre para utilizarlo en gastos más apropiados, como la comida y el alquiler. Alguien de derechas no esperaría que la esencia de un hombre cambiara, sólo sus acciones.1

Un ejemplo más reciente sería la sociedad de propiedad de George W. Bush. Se trataba de una política progresista de izquierda que esperaba que surgiera un nuevo hombre soviético al entregar las llaves de una casa.

La siguiente división es un derivado de la primera. Sólo una construcción artificial podría plantear un mundo en el que todos son iguales en capacidades y resultados; un mundo en el que no surgen las jerarquías naturales. Como si la reorganización de los medios de producción -la propiedad- pudiera crear una situación en la que mis capacidades fueran iguales a las de David. Más adelante hablaremos de ello.

La tercera y última división es también un derivado de la primera, una noción artificial de que todos los grupos y pueblos están de acuerdo con los mismos medios y fines. Como si todos compartieran necesariamente la misma visión de una vida buena y, por tanto, la fuerza estuviera justificada para instanciar esa vida buena.

En la comprensión más general, es la apelación a lo artificial lo que delimita la izquierda y la derecha.

Basándome en lo anterior, soy un hombre de derecha. No creo en construcciones artificiales ni apelo a ellas, acepto las jerarquías naturales y creo que las personas tienden a clasificarse en grupos con creencias compartidas. Sin embargo, ser de derechas no me convierte necesariamente en un liberal clásico.

Liberalismo clásico = propiedad

«El programa del liberalismo, por lo tanto, si se condensara en una sola palabra, tendría que decir: propiedad, es decir, propiedad privada de los medios de producción (pues en lo que respecta a las mercancías listas para el consumo, la propiedad privada es algo natural y no es discutida ni siquiera por los socialistas y comunistas)». Mises, Liberalismo

Lo artificial no tiene cabida en el liberalismo clásico. Una vez que se consideran los arreglos artificiales, surge el mal de lo que Mises denominó, el complejo de Fourier. Se trata de la creencia de que los fallos de uno en la vida son el resultado de la estructura actual de los medios de producción.

No puedo concebir un acuerdo de propiedad diferente, sin violencia, en el que mis capacidades sean iguales a las de David. Nunca igualaré a David, nuestras diferencias son dadas por Dios, no estructurales. No creo que bajo el esquema socialista, «el tipo humano medio se elevará a las alturas de un Aristóteles, un Goethe o un Marx. Y por encima de esta cresta se elevarán nuevas cumbres». Así que no me permito (parafraseando a Mises) abrumarme y buscar refugio en el consuelo de la mentira salvadora del antiliberalismo y el socialismo. En cambio, acepto y encuentro consuelo en nuestras posiciones relativas.

El beneficio de las diferencias y jerarquías interpersonales

Conocí a David una vez, hace años; sólo nos dimos la mano en un acto de Mises en la isla de Jekyll, así que sé poco de él en sentido personal. Sin embargo, veo y leo su producción intelectual con regularidad. Es capaz de producir reseñas y artículos sucintos y detallados que se basan en múltiples y variadas fuentes. Seguro que yo también podría hacerlo. Pero en lugar de esforzarse por producir, en el mejor de los casos, un artículo similar al mes, David parece hacer dos o más por semana.

Estoy dispuesto a aceptar que David también puede superar mis capacidades en otras áreas. Mientras David escribe sobre filosofía y economía política, yo produzco, entre otras cosas, flujos de datos e informes. Puede ser cierto que él podría producir el doble de lo que yo produzco, si se tomara el tiempo de aprender las herramientas de software, etc. Sin embargo, si él se centrara en los datos y los informes, dejándome a mí escribir en su campo, se produciría mucho menos en total.

De hecho, esa situación no me gustaría. Prefiero leer los más o menos ocho artículos de David al mes y reflexionar sobre sus ideas que luchar durante 160 horas para producir uno solo de ellos. Estoy mejor incluso con una ventaja absoluta a favor de David; todos lo estamos.

Conclusión

Siendo un liberal clásico y un hombre de derecha, soy capaz de resistir el canto de sirena de la envidia que se repite sin cesar en los medios de comunicación, las artes, la política, etc. En todo, estar armado con la verdad es la mejor defensa. Así que, en lugar de abogar por la destrucción de nuestra sociedad, debemos oponernos a las ideologías actuales, permitiendo que las generaciones posteriores disfruten de la producción que surge de la propiedad y del yo, incluso cuando la distribución de los talentos y los resultados es desigual.

  • 1. Como liberal clásico, no defiendo la prohibición. Simplemente afirmo que la izquierda y la derecha esperaban resultados diferentes. Ciertamente, la prohibición fue un fracaso político y una violación de los derechos naturales, y una aplicación de la fuerza. Sin embargo, ningún Nuevo Hombre Soviético surgió debido a la prohibición. Eso es cierto tanto en Estados Unidos como en la Unión Soviética bajo Gorbachov.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La triple amenaza de la Fed

01/07/2022Robert Aro

Los economistas convencionales y los medios de comunicación tienen una conocida afición a utilizar palabras desenfadadas para describir decisiones políticas y conceptos económicos que les resultan difíciles de explicar. La CNBC utiliza el término «triple amenaza» para describir lo que se reveló en la reunión del Comité federal de mercado abierto (FOMC) de diciembre de esta semana. La triple amenaza se produciría si la Fed:

...empezar a subir los tipos de interés y reducir la compra de bonos, pero también estar preparados para entablar conversaciones de alto nivel sobre la reducción de las tenencias de bonos del Tesoro y de valores respaldados por hipotecas.

La mera mención de la reducción del balance debería ser suficiente para provocar esta triple amenaza. Pero el mundo lleva mucho tiempo acostumbrado a las políticas de dinero fácil. La mera conversación sobre la reducción del balance de la Fed podría ser suficiente para asustar a los inversores.

En otro artículo del viernes, la CNBC lo dijo claramente:

Parece que el tren del dinero fácil se va a detener este año.

El autor se las arregla para ver algo de luz al final de este túnel, creyendo que «la economía es fuerte» y que a Main Street (la economía real) le irá mucho mejor que a Wall Street. Continúa afirmando:

Si la historia sirve de guía -y es una guía muy aproximada para nuestras circunstancias actuales- las políticas monetarias más estrictas, especialmente cuando es probable que se sincronicen en gran parte del mundo occidental, es probable que provoquen esa tan esperada corrección del 20% en Wall Street y en otros mercados financieros de todo el mundo. Incluso pueden provocar mercados bajistas en toda regla.

Aunque el endurecimiento de la Reserva Federal podría muy bien traer una corrección, existe una desconexión entre la economía real y el mercado de valores. Si los dos últimos años sirven de guía, considere el aumento del coste de la vida, la escasez de mano de obra, bienes y servicios, y la falta general de optimismo, frente a un mercado de valores en perpetuo aumento. Está claro que la mayoría de los americanos de clase media entienden la desconexión entre Main Street y Wall Street.

La CNBC plantea inadvertidamente una pregunta interesante: ¿es posible que a Main Street le vaya mejor que a Wall Street si la Fed finalmente actúa en su triple amenaza de subir los tipos, deteniendo las nuevas compras de activos y reduciendo finalmente el balance?

Es difícil concebir un futuro en el que la Fed exista y al ciudadano medio le vaya mejor que a los de Wall Street o a los estrechamente relacionados con la Fed.

Tanto si se trata de un aumento del Índice de precios al consumo (IPC) como de los tipos de interés, los menos vulnerables se ven invariablemente afectados en mayor proporción que los ricos. No todos los habitantes de Main Street, por ejemplo, pueden aprovechar los bajos tipos de interés para invertir en empresas o especular con margen en su cuenta de corretaje. El aumento de los activos, como las viviendas, difícilmente puede ser una bendición para aquellos que ahora deben soportar cargas de deuda más elevadas y con mayores tipos de interés.

En caso de que el mercado bursátil se convierta en un mercado bajista, los individuos con un alto poder adquisitivo estarían mejor aislados de ello, ya que normalmente no dependen de los ingresos por pensiones ni de la seguridad social. Los más ricos de la sociedad suelen tener corredores de bolsa, gestores de dinero, acceso a mejor información y una amplia diversificación de activos. Muchos pueden encontrar formas de beneficiarse incluso de una caída de la bolsa.

No es que la Fed deba tratar de salvar a Wall Street o a Main Street. Pero es mejor entender que un banco central no está al servicio de la economía en general. No se trata de saber a qué ritmo o en qué medida la Fed debe cambiar los tipos o el balance; sino que la propia existencia de una entidad con estas capacidades es la causa de nuestros problemas económicos en primer lugar. Independientemente de la dirección que tomen los tipos y el balance, e incluso si la triple amenaza de 2022 se hace realidad, Main Street seguirá sufriendo debido a las intervenciones políticas de la Fed.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Cómo los federales quebraron la industria cárnica

El gobierno rompe cosas. Luego, a menudo, monta en un caballo blanco prometiendo «arreglar» las mismas cosas que rompió.

En el último ejemplo de que el gobierno afirma que va a resolver un problema que creó para empezar, el presidente Joe Biden se ha comprometido a solucionar el aumento del coste de la carne.

En general, los precios de la carne han subido un 16% en el último año. Los precios de la carne de vacuno han subido un 20,9%. Biden dice que el problema es la falta de competencia en la industria cárnica.

«El capitalismo sin competencia no es capitalismo, es explotación», dijo Biden.

Según una hoja informativa publicada por la administración Biden, cuatro empresas de transformación controlan el 85% del mercado de la carne de vacuno. Las cuatro mayores empresas controlan el 70% del mercado de la carne de cerdo y el 54% del mercado de las aves de corral.

El plan de Biden consiste en distribuir 1.000 millones de dólares en fondos de ayuda contra el coronavirus para ayudar a los empacadores de carne independientes a ampliar sus negocios. Según AP, el plan también asignaría fondos para formar a los trabajadores del sector y mejorar sus condiciones. La administración también emitiría nuevas normas para los empacadores de carne y requisitos de etiquetado para ser designado como «Producto de EEUU».

Pero queda una pregunta: ¿cómo han llegado unas pocas grandes empresas a dominar la industria cárnica? Biden y otros partidarios de la intervención federal en la economía quieren hacernos creer que se trata de la marcha inevitable del capitalismo. Las corporaciones codiciosas se hacen cada vez más grandes y se tragan al «pequeño». Si crees en esta narrativa, los altos precios de la carne se derivan de la codicia corporativa y de los males inherentes al libre mercado.

Pero no fue el «capitalismo» ni las codiciosas corporaciones las que provocaron esta concentración en la industria cárnica. Fue el gobierno federal.

El Congreso rompió la cadena de suministro de carne hace décadas.

La Ley carne sana de 1967 exige que la carne sea sacrificada y procesada en un matadero inspeccionado por el gobierno federal, o en una instalación inspeccionada en un estado con leyes de inspección de la carne al menos tan estrictas como los requisitos federales. A los pequeños procesadores les resultaba difícil, sino imposible, cumplir los requisitos federales. El coste era simplemente demasiado elevado. Por supuesto, las grandes empresas pueden asumir los costes de la normativa. Como resultado, la industria de procesamiento de carne pasó por una concentración masiva después de la promulgación de esta ley.

Desde la aprobación de la Ley carne sana, el número de mataderos se redujo de más de 10.000 a 2.766 en 2019. Hoy, en lugar de cientos de empresas que procesan carne, tres corporaciones controlan prácticamente toda la industria.

La ley federal también prohíbe la venta interestatal de carne procesada por encargo, es decir, carne procedente de un animal sacrificado y procesado en una instalación en la que no se requiere la presencia de un inspector para observar el sacrificio y realizar una inspección ante mortem y post mortem del animal.

Constantemente oímos hablar de los problemas de la cadena de suministro debido a la pandemia de coronavirus. (Más exactamente, la respuesta del gobierno a la pandemia.) Pero la falta de capacidad de procesamiento adecuada debido a la concentración ya estaba causando problemas de suministro en 2015. Un informe del Farm-to-Consumer Legal Defense Fund dio la voz de alarma en aquel momento.

«El cuello de botella provocado por la falta de mataderos ha frustrado a las pequeñas explotaciones ganaderas a la hora de sacar sus productos al mercado y ha provocado la incapacidad de satisfacer la demanda global de carne producida localmente. La Ley de 1967 ha sido una de las peores leyes aprobadas para la alimentación local; es más, desde el principio se sabía que la Ley tendría el efecto que tuvo».

El impacto en las pequeñas empresas de procesamiento de carne se hizo evidente pocos años después de la aprobación de la ley. En 1971, la Administración de la Pequeña Empresa (SBA) presentó un documento al Comité Selecto del Senado de los Estados Unidos sobre la Pequeña Empresa titulado: «The Effects of the Wholesome Meat Act of 1967 upon Small Business – A Study of One Industry’s Economic Problems Resulting from Environmental-Consumer Legislation Prepared by the Small Business Administration».  El documento advertía de que el coste de su cumplimiento tendría efectos adversos en los mataderos y plantas de envasado a pequeña escala, afirmando que «la Ley carne sana fue para muchas pequeñas empresas cárnicas un desastre tan grande como un huracán.»

Las industrias cárnicas se encuentran entre las más competitivas de la economía americana. Pero la Ley de la Carne Sana podría conducir a una disminución significativa de la competencia. ¿Cuántas empresas tendrían que cerrar por no poder competir debido a la nueva ley? ... ¿La Ley de la Carne Sana conduciría, aunque sea involuntariamente, a un indeseable aumento de la concentración en las industrias cárnicas? Preguntas como éstas, muy fundamentales, apenas se plantearon durante el proceso legislativo.

No es de extrañar que esta normativa haya provocado una concentración masiva de la industria de transformación de la carne. Y no es de extrañar que esta concentración haya provocado rupturas en la cadena de suministro. Los sistemas centralizados son sistemas frágiles. Carecen de redundancia. Carecen de válvulas de escape. Son propensos a fallar bajo presión. Esto es cierto para las cadenas de suministro, las economías y los gobiernos.

En otras palabras, esto era totalmente predecible.

Pero ahora Biden quiere arreglar lo que el gobierno federal rompió arrojando más dinero.

He aquí una idea: ¿por qué no eliminar el control federal?

Los partidarios de la intervención federal gritarán «¡Seguridad!». Pero si la Ley de la Carne Sana se refería realmente a la seguridad alimentaria, ni siquiera cumple con sus propios términos.

Al concentrar el procesamiento de la carne en un número relativamente reducido de instalaciones, aumenta la probabilidad de una contaminación generalizada. Una sola vaca enferma puede infectar miles de kilos de carne en uno de estos mataderos corporativos. En un sistema más diversificado y descentralizado, los brotes suelen limitarse a pequeñas regiones. Según el informe de Farm-to-Consumer Legal Defense, «la Ley de Carne Sana no ha conducido a la producción de carne más segura hoy en día; hay más retiradas que nunca por pruebas positivas de patógenos en productos cárnicos». Rara vez se veían retiradas de productos a nivel nacional en la era del procesamiento diversificado de la carne.

En general, los estados con leyes de «libertad alimentaria» que permiten a los pequeños productores vender alimentos al margen de la estructura reguladora establecida no han registrado un aumento de las enfermedades transmitidas por los alimentos. Según Forbes, los representantes de los departamentos de salud de Wyoming, Dakota del Norte y Utah informaron de exactamente cero brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos relacionados con un negocio que opera bajo una ley de libertad alimentaria. Mientras tanto, «el año pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades investigaron y asesoraron al público sobre 24 brotes multiestatales de enfermedades transmitidas por los alimentos, el más alto en más de una década, con la lechuga romana regulada por el gobierno federal, la ensalada de pollo e incluso el cereal Honey Smacks, todos vinculados a brotes que hospitalizaron a los americanos».

En cierto sentido, Biden tiene razón — los EEUU necesitan más actores en la industria cárnica. Pero el gobierno creó el problema y no hay ninguna autorreflexión ni asunción de responsabilidades. Sólo promesas de arreglar lo que los federales ya rompieron.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2