Mises Wire

La «nueva» Sudáfrica es ahora un nuevo Estado fallido: no busques que las cosas mejoren

Recientemente, Sudáfrica suscitó la oposición de algunos sectores al presentar una demanda contra Israel ante la Corte Internacional de Justicia por considerar que este último está perpetuando un genocidio contra los palestinos. La respuesta de Israel al terror de Hamás ha sido ampliamente denunciada por la prensa generalista, pero independientemente de la legitimidad de las pretensiones sudafricanas, este asunto ha llevado a Sudáfrica al primer plano del discurso público y, como tal, es necesario un examen del país.

Sudáfrica es un país sumido en la confusión social y económica. Tras el colapso del régimen del apartheid en 1994, muchos pensaron que la nación se embarcaría en una era de prosperidad sostenida, pero esta ambición no se materializó. En cambio, el Congreso Nacional Africano se vio tan envuelto en la corrupción que el estudio de las trampas de la Sudáfrica postapartheid surgió como una industria casera académica. La investigación ha demostrado que una relación perversa entre el Congreso Nacional Africano y los capitalistas amigotes ha enriquecido a políticos y élites empresariales a costa de los sudafricanos de a pie.

Bajo el liderazgo del anterior presidente, Jacob Zuma, esta relación incestuosa floreció en detrimento de las finanzas públicas. En colaboración con el gobierno, destacados empresarios se beneficiaron de lucrativos contratos, y los funcionarios del gobierno que se negaron a avalar la corrupción fueron sustituidos. Zuma dimitió en 2018 y fue abofeteado con una letanía de cargos, desde evasión fiscal hasta fraude.

Socialmente, Sudáfrica se desmorona con un sistema educativo en ruinas. La mayoría de las escuelas gubernamentales rinden por debajo de lo esperado y muchas carecen de laboratorios, aseos, bibliotecas e instalaciones deportivas. Para empeorar las cosas, Rosa Sommer informó en un artículo de que en 2022 había más de mil quinientos profesores subcualificados y no cualificados en las escuelas públicas. La mala gestión de los recursos es un grave problema en Sudáfrica porque los países más pobres superan a los estudiantes sudafricanos en pruebas importantes.

BusinessTech, que analiza la investigación del Centro para el Desarrollo y la Empresa, señala algunas estadísticas estremecedoras:

  • Tras un año de asistencia a la escuela, más del 50% de los alumnos de primer curso son incapaces de identificar todas las letras del alfabeto.
  • De los alumnos de cuarto curso, el 78% no son lectores funcionales en ningún idioma.
  • El profesorado medio de las escuelas públicas carece de conocimientos sobre la materia y de las competencias profesionales necesarias para enseñar.
  • Aún más chocante es que el 79% de los profesores de matemáticas de sexto curso obtuvieron una puntuación inferior al 60% en un examen de sexto curso.
  • Los estudiantes sudafricanos también quedaron en último lugar en una prueba internacional de aptitud científica.

Leer los informes internacionales sobre Sudáfrica es bastante preocupante, ya que rara vez promueven una imagen favorable. En su artículo para Bloomberg, S'thembile Cele compara a Sudáfrica con un Estado fallido en el que la gente controla meticulosamente el tiempo para poder utilizar los servicios antes de que fallen. Los cortes de electricidad son una rutina y los servicios gubernamentales apenas funcionan, por lo que la gestión del tiempo es imprescindible para realizar las tareas cotidianas. Destacados sudafricanos creen que el gobierno está fallando a la sociedad. Cele cita las sombrías declaraciones de la analista política Tessa Doom: «No sentimos los efectos de tener un Estado fallido. . . . Pero sin duda sentimos los efectos de un gobierno fracasado».

En Spiegel International, los periodistas revelan que el 60 por ciento de los jóvenes carecen de empleo, más de la mitad de los residentes están afectados por la pobreza y veinticinco mil personas son asesinadas anualmente, lo que convierte a Sudáfrica en uno de los países más violentos del planeta. Con unos niveles de pobreza tan elevados, no es de extrañar que el 47% de la población dependa de la asistencia social. El presidente sudafricano, o bien ignora que una dependencia tan elevada de la asistencia social indica estancamiento, o (probablemente) está jugando a la política, ya que piensa que una población atrapada en la dependencia es un logro: «Somos el único país de África que da subsidios a casi la mitad de su población, porque en Sudáfrica hay 60 millones de personas y 29 millones reciben dinero del Estado cada mes. No hay otro país en África que cuide de su gente como lo hacemos aquí en Sudáfrica».

También resulta irónico que Sudáfrica acuse a Israel de genocidio cuando el gobierno ha hecho caso omiso de las matanzas de agricultores blancos por motivos raciales. Sin embargo, la locura continúa porque el gobierno sigue persiguiendo la expropiación de tierras en aras del interés público, aunque a los terratenientes se les dé mejor comercializar sus propiedades que al gobierno. El proyecto de ley podría permitir al gobierno confiscar tierras con fines especulativos, lo que constituye una violación de los derechos, ya que el gobierno no tiene por qué decirle a la gente cómo explotar el potencial económico de sus propiedades.

Curiosamente, cuando el Estado redistribuyó tierras de cultivo a algunos particulares hace años, éstos no consiguieron producir. En 2010, el ministro de Reforma Agraria y Desarrollo Rural, Gugile Nkwinti, afirmó que la mayoría de las granjas que el Estado había comprado a los agricultores estaban sin explotar: «Más del 90% de ellas no son funcionales, no son productivas y, por tanto, el Estado pierde ingresos. . . . Esas tierras se han dado a la gente y no las están utilizando. Ningún país puede permitirse eso».

Sudáfrica es un país sin sentido de la dirección, por lo que en lugar de luchar contra Israel, probablemente Cyril Ramaphosa debería centrarse en mejorar los estándares de su país. Sin duda, esto será más beneficioso para los sudafricanos que un proceso contra Israel.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows