Mises Wire

La impresión de dinero masiva se acelerará al elevarse la deuda

El gobierno federal de EEUU publicó en diciembre un déficit de 129.000 millones de dólares, un 52% más que el año anterior. La recesión del sector privado es evidente, ya que los gastos siguen aumentando mientras que los ingresos fiscales disminuyen. Si nos fijamos en el periodo comprendido entre octubre y diciembre de 2023, el déficit se disparó hasta la asombrosa cifra de 510.000 millones de dólares.

Recordarán que la administración Biden esperaba una reducción significativa del déficit gracias a sus subidas de impuestos y a los beneficios esperados de su Ley de Reducción de la Inflación.

Lo que los americanos obtuvieron fue un déficit masivo y una inflación persistente. Según el economista jefe de Moody's, Mark Zandi, todo el proceso de desinflación observado en los últimos años se debe a factores exógenos como «la desaparición de las repercusiones de la pandemia mundial en las cadenas de suministro y los mercados laborales mundiales, y la guerra rusa en Ucrania y su impacto en los precios del petróleo, los alimentos y otras materias primas». La tendencia a la desinflación completa sigue el desplome de la masa monetaria (M2), pero el Índice de Precios al Consumidor (IPC) debería haber caído más rápido si se hubiera controlado el gasto deficitario, que supone un mayor consumo de moneda de nueva creación. Diciembre fue decepcionante y más alto de lo que debería haber sido.

El IPC anual de los Estados Unidos (+3,4%) superó las estimaciones, lo que demuestra que el reciente rebote de la masa monetaria y el aumento del gasto deficitario siguen erosionando el poder adquisitivo de la moneda y que el efecto base generó demasiado optimismo en las dos últimas impresiones. La mayoría de los precios subieron en diciembre, y sólo bajaron cuatro artículos. De hecho, a pesar de la gran bajada de los precios de la energía, los servicios anuales (+5,3%), la vivienda (+6,2%) y los servicios de transporte (+9,7%) siguen mostrando la magnitud del problema de la inflación.

El déficit masivo significa más impuestos, más inflación y menor crecimiento en el futuro.

La Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) prevé una senda insostenible que aún dejará un déficit del 5,0% en 2027, creciendo cada año hasta alcanzar un enorme 10,0% del PIB en 2053 debido a un crecimiento mucho más rápido del gasto que de los ingresos. El enorme aumento de la deuda también conducirá a un crecimiento extremadamente pobre, con un aumento del PIB real mucho más lento a lo largo del periodo 2023-2053 de lo que lo ha hecho, de media, «en los últimos 30 años».

Los déficits no son una herramienta para el crecimiento; son herramientas para el estancamiento.

Los déficits significan que el poder adquisitivo de la moneda seguirá desvaneciéndose con la impresión de dinero y que la renta real disponible de los americanos será demolida con una combinación de impuestos más altos y un valor real más débil de sus salarios y ahorros en depósitos.

Hay que recordar que, según las propias estimaciones de la administración de Biden, el déficit acumulado alcanzará los 14 billones de dólares hasta 2032.

Este nivel insostenible de irresponsabilidad fiscal también conducirá a una mayor impresión masiva de dinero. La Reserva Federal tendrá que dirigir con mayores desequilibrios fiscales federales que los vistos en tiempos de crisis, incluso considerando estimaciones que asumen que no hay recesión ni crisis. Por lo tanto, si se produce una crisis, la situación simplemente explotará.

Teniendo en cuenta todos estos elementos, no es difícil pensar en un balance de la Fed que se dispare desde un ya elevado 29% del PIB hasta el cincuenta por ciento, ¡y seguirá siendo inferior al balance del BCE!

Los lectores pueden pensar que la monetización de la deuda será una medida incómoda pero necesaria para reducir el endeudamiento. Sin embargo, ya deberíamos haber aprendido que la monetización de la Reserva Federal sólo hace que los gobiernos sean más imprudentes fiscalmente. La deuda pública sigue alcanzando nuevos máximos históricos tanto en periodos de expansión monetaria como en periodos de supuesta contracción.

2023 demostró que la política de los bancos centrales sólo era restrictiva de nombre, ya que continuaron las inyecciones netas de liquidez y los programas antifragmentación. La política fue restrictiva para el sector privado, especialmente las pequeñas y medianas empresas, y las familias, no para los gobiernos.

2024 será aún peor porque el gobierno no contará con un aumento de los ingresos y una recuperación económica dopada. Por lo tanto, es probable que los déficits vuelvan a sorprender negativamente, lo que significa más impuestos y un menor crecimiento potencial disfrazado con una nueva serie de inyecciones de liquidez.

¿Qué significa esto para los ahorradores? Sus dólares de EEUU valdrán menos, los salarios reales seguirán mostrando un escaso crecimiento y, después de impuestos, la renta disponible disminuirá. La única forma de protegerse es encontrar reservas de valor reales alternativas, desde el oro hasta el bitcoin, que compensen la destrucción monetaria que está a punto de acelerarse.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Group photo of Mises staff and fellows