Mises Wire

La cosecha de maíz de América proviene de subsidios «cursis»

El maíz se cultiva en los Estados Unidos como cultivo básico para la alimentación humana, como pienso para el ganado y como insumo para su conversión en etanol de maíz. Las leyes y normas federales para la industria del etanol de maíz se iniciaron en los 1970 y han continuado hasta hoy con las subvenciones al etanol. El argumento federal para la venta de etanol de maíz es que los Estados Unidos gane independencia energética reduciendo las emisiones del tubo de escape de los vehículos mediante la mezcla obligatoria de etanol en el suministro de gasolina del país, lo que se traduce en una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono).

Los cultivadores del Cinturón del Maíz y sus representantes federales abrazan e impulsan las subvenciones federales al maíz y otras intervenciones para que se conviertan en leyes. El Cinturón del Maíz se centra en los estados del Medio Oeste de EEUU de Illinois, Indiana y Iowa.

La producción de etanol de maíz como fuente de energía consume mucha energía. Dos factores principales determinan si una fuente de energía es viable a largo plazo. El primero es la cantidad total de energía disponible. El segundo es la energía necesaria para utilizar la fuente de energía. Esto se conoce como rendimiento energético de la energía invertida. Una fuente de combustible viable como el petróleo requiere poca energía para su extracción. Normalmente se excava un agujero, se bombea petróleo del suelo, se refina y se transporta a los usuarios. Con el etanol, se cultiva maíz u otra materia orgánica, que luego se fermenta y destila para producir alcohol puro de grano.

La cantidad de energía necesaria para cultivar maíz se mantiene constante. La energía necesaria para producir etanol es aproximadamente igual a la que se obtiene al quemarlo. Las sustancias utilizadas en la producción de etanol son importantes para la alimentación humana. La gente come maíz. El maíz convertido en combustible para coches es maíz que no se convierte en combustible para humanos. Desde que el gobierno de EEUU subvenciona el etanol, el precio del maíz para la alimentación está subiendo.

Una de las razones clave del crecimiento de la producción de etanol han sido las subvenciones gubernamentales al mismo. 45.000 millones de dólares en créditos fiscales dieron 0,45 dólares a los productores de etanol por cada galón producido entre 1980 y 2011. Se trataba de una subvención extraña teniendo en cuenta la ineficacia del etanol como combustible, así como el hecho de que, a diferencia de otras energías renovables, la quema de etanol sigue bombeando dióxido de carbono a la atmósfera.

Aaron Smith, del American Enterprise Institute, escribió un artículo en enero de 2012 sobre las subvenciones federales al etanol. La legislación federal que autorizaba los créditos fiscales al etanol había expirado en 2012, pero las subvenciones al etanol continuaron. ¿Por qué el poderoso lobby del etanol de maíz dejó que expiraran los créditos fiscales? Parte del artículo afirma:

La respuesta está en la legislación federal conocida como Renewable Fuel Standard (RFS), que crea una demanda garantizada por el gobierno que mantiene altos los precios del maíz y genera enormes beneficios agrícolas. Eliminar la desgravación fiscal pero mantener el RFS es como quitarle un poco de glaseado al pastel de la farsa del etanol.

El RFS exigía que al menos el 37% de la cosecha de maíz de 2011-12 se convirtiera en etanol y se mezclara con gasolina para automóviles. La demanda garantizada por el gobierno a partir del mandato del RFS ha mantenido las subvenciones al etanol cada año. Esto ha provocado que la demanda de maíz supere a la oferta y ha creado un mercado vulnerable en el que incluso la más mínima alteración de la producción ha tenido consecuencias para los pobres del mundo.

Existe una desgravación fiscal federal aparte para el etanol fabricado a partir de productos no alimentarios, como hierba, virutas de madera y hojas y tallos de maíz. El crédito fiscal a la producción es de hasta 1,01 dólares por galón. Puede que esto no afecte directamente al coste de los alimentos, pero no hace que el etanol sea más eficiente o abundante.

Los precios de mercado determinan la forma en que el maíz entra en el sistema alimentario. El mandato del RFS exige que cada año se convierta en etanol una cantidad masiva de maíz, independientemente del precio o de la oferta disponible.

Gráfico 1: 1959-2023

Image
anderson1

 

Fuente: «Precios del maíz - Gráfico histórico de 59 años», Macrotrends, consultado el 6 de diciembre de 2023.

Este gráfico histórico del precio del bushel de maíz muestra su evolución ascendente y descendente entre 1980 y 2010, vinculada a las subvenciones federales al maíz. El aumento del precio desde 2010 hasta la actualidad puede atribuirse al mandato de etanol de maíz RFS, que incrementa la demanda de maíz por encima de la oferta disponible.

Los mandatos federales sobre el etanol introducidos en 2005 provocaron la proliferación de instalaciones de producción de etanol por todo el país. Las empresas entraron en la industria del etanol con la seguridad de que el gobierno garantizaba la demanda de su producto. A finales de 2005, existían 4.300 millones de galones de capacidad de producción de etanol y se estaban construyendo 1.800 millones de galones. Un año después, la capacidad en construcción se triplicaba y representaba más producción de la que existía en ese momento.

El auge de la construcción de etanol avisó al mercado del maíz de un aumento inminente de la demanda y le permitió absorber el incremento inicial. Las existencias de maíz se acumularon y en 2007 se plantó un número récord de hectáreas de maíz. Sin embargo, la producción de maíz no pudo seguir el ritmo de la demanda. Según estimaciones de 2011 del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, las existencias de maíz de arrastre en la campaña agrícola de 2012 fueron de solo el 6,7% del uso anual, un nivel que solo se ha visto una vez desde 1950. Esto supondría un bajo suministro de maíz para trasladar al año siguiente. La política del etanol está afectando a los precios de los alimentos.

Los productores de etanol reciben un trato favorable en virtud del código fiscal federal, protección arancelaria frente a la competencia extranjera y un mandato gubernamental para su uso en la gasolina. Como resultado, los contribuyentes han gastado miles de millones de dólares en los últimos cincuenta años subvencionando este biocombustible maduro. Décadas de subvenciones federales no han conseguido reducir los supuestos riesgos climáticos globales ni servir de puente hacia la próxima generación de biocombustibles no alimentarios, lo que ha provocado varias consecuencias imprevistas, ha malgastado el dinero de los contribuyentes federales y ha distorsionado los mercados.

La intervención económica federal sigue dando lugar a algunos resultados «cursis» para los agricultores, la industria ganadera, el suministro de alimentos, la producción de etanol y los depósitos de gasolina. El núcleo de la verdad es arar bajo todos los subsidios federales de etanol de maíz, créditos fiscales, leyes y normas para que los agricultores puedan hacer elecciones de cultivos independientes y ayudar al suministro mundial de alimentos.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows