Mises Wire

Estudiar datos económicos no es «hacer economía»

La mayoría de los economistas de la corriente dominante creen que la aplicación de métodos cuantitativos a los datos históricos puede explicar el estado de la economía. Otros, como Ludwig von Mises, sostienen que los datos utilizados por los economistas son una muestra histórica, que por sí sola no puede proporcionar los hechos de la economía. Ludwig von Mises escribió: «La experiencia de la historia económica es siempre la experiencia de fenómenos complejos. Nunca puede transmitir conocimientos del tipo que el experimentador extrae de un experimento de laboratorio.»

Para dar sentido a los datos históricos, los economistas deben tener una teoría que se sostenga por sí misma y no se origine en los propios datos. Incluso los economistas que se llaman a sí mismos «prácticos» deben emplear una teoría para dar sentido a los datos históricos. Incluso buscar correlaciones entre los distintos datos históricos es utilizar una teoría que dice que las correlaciones ayudan a explicar la realidad. No puede haber análisis de datos históricos sin una teoría que lo dirija.

Una teoría basada en la idea de que los seres humanos actúan consciente y deliberadamente cumple este requisito. Que los seres humanos actúan consciente y deliberadamente no puede refutarse, pues cualquiera que lo intente lo hace consciente y deliberadamente, contradiciéndose así a sí mismo. Murray N. Rothbard escribió: «Pero mientras que la mayoría de las cosas no tienen conciencia y, por tanto, no persiguen objetivos, es un atributo esencial de la naturaleza del hombre que tenga conciencia y, por tanto, que sus acciones estén autodeterminadas por las elecciones que hace su mente.»

Que la acción humana sea consciente y tenga un propósito permite dar sentido a los datos históricos. Contrariamente a las diversas teorías que se basan en correlaciones, que se limitan a describir los datos, la teoría de que las acciones humanas son conscientes e intencionadas los explica.

Por qué los métodos de las ciencias naturales no son aplicables a la economía

La mayoría de los economistas creen que los métodos de las ciencias naturales, como los experimentos de laboratorio, pueden suponer un gran avance en nuestra comprensión de la economía. Según Rothbard,

En pocas palabras, esta metodología consiste en observar los hechos, formular hipótesis cada vez más generales para explicar los hechos y, a continuación, poner a prueba estas hipótesis verificando experimentalmente otras deducciones realizadas a partir de ellas. Pero este método sólo es apropiado en las ciencias físicas, donde empezamos por conocer los datos sensoriales externos y luego procedemos a nuestra tarea de intentar encontrar, lo más cerca que podamos, las leyes causales del comportamiento de las entidades que percibimos. No tenemos forma de conocer estas leyes directamente; pero, afortunadamente, podemos verificarlas realizando experimentos de laboratorio controlados para poner a prueba las proposiciones deducidas de ellas. En estos experimentos podemos variar un factor, manteniendo constantes todos los demás factores relevantes. Sin embargo, el proceso de acumulación de conocimientos en física es siempre bastante tenue; y, como ha sucedido, a medida que nos volvemos más y más abstractos, aumenta la posibilidad de que se conciba alguna otra explicación que se ajuste más a los hechos observados y que pueda sustituir entonces a la teoría más antigua.

Por el contrario,

Mientras que los experimentos de laboratorio son válidos en las ciencias naturales, no ocurre lo mismo en economía. En el estudio de la acción humana, en cambio, el procedimiento adecuado es el inverso. Aquí comenzamos con los axiomas primarios; sabemos que los hombres son los agentes causales, que las ideas que adoptan por libre albedrío gobiernan sus acciones. Por tanto, empezamos por conocer plenamente los axiomas abstractos, y luego podemos basarnos en ellos por deducción lógica, introduciendo algunos axiomas subsidiarios para limitar el alcance del estudio a las aplicaciones concretas que nos interesan. Además, en los asuntos humanos, la existencia del libre albedrío nos impide realizar experimentos controlados, ya que las ideas y valoraciones de las personas están continuamente sujetas a cambios y, por tanto, nada puede mantenerse constante. La metodología teórica adecuada en los asuntos humanos es, pues, el método axiomático-deductivo. Las leyes deducidas por este método están más, y no menos, firmemente fundamentadas que las leyes de la física; pues puesto que las causas últimas se conocen directamente como verdaderas, sus consecuentes también lo son.

Aunque los científicos pueden aislar varias partículas, no conocen las leyes que rigen esas partículas. Todo lo que pueden hacer es formular hipótesis sobre la «verdadera ley» que rige el comportamiento de las partículas identificadas y nunca pueden estar seguros de cuál podría ser esa ley.

Según Mises,

El físico no sabe lo que «es» la electricidad. Sólo conoce los fenómenos atribuidos a algo llamado electricidad. Pero el economista sabe qué es lo que actúa en el proceso de mercado. Sólo gracias a este conocimiento está en condiciones de distinguir los fenómenos del mercado de otros fenómenos y de describir el proceso del mercado.

Los economistas de la corriente dominante emplean diversos métodos cuantitativos. Rothbard y otros, sin embargo, han tenido serias dudas sobre el uso de métodos cuantitativos en economía. Sobre esto Rothbard escribió,

No sólo la medición, sino el uso de las matemáticas en general en las ciencias sociales y la filosofía actuales, es una transferencia ilegítima de la física. En primer lugar, una ecuación matemática implica la existencia de cantidades que pueden equipararse, lo que a su vez implica una unidad de medida para estas cantidades. En segundo lugar, las relaciones matemáticas son funcionales; es decir, las variables son interdependientes, y la identificación de la variable causal depende de cuál se mantiene como dada y cuál se modifica. Esta metodología es apropiada en física, donde las entidades no proporcionan por sí mismas las causas de sus acciones, sino que están determinadas por leyes cuantitativas descubribles de su naturaleza y de la naturaleza de las entidades que interactúan. Pero en la acción humana, la elección de libre albedrío de la conciencia humana es la causa, y esta causa genera ciertos efectos. El concepto matemático de «función» interdeterminante es, por tanto, inadecuado. De hecho, el propio concepto de «variable», tan utilizado en econometría, es ilegítimo, ya que la física sólo puede llegar a leyes descubriendo constantes. El concepto de «variable» sólo tiene sentido si hay cosas que no son variables, sino constantes. Sin embargo, en la acción humana, el libre albedrío excluye cualquier constante cuantitativa (incluidas las unidades de medida constantes). Todos los intentos de descubrir tales constantes (como la teoría cuantitativa estricta del dinero o la «función de consumo» keynesiana) estaban intrínsecamente condenados al fracaso.

Una vez más, a diferencia de las ciencias naturales, los factores de la acción humana no pueden aislarse y descomponerse en sus elementos simples. Sin embargo, en economía sabemos que los seres humanos actúan consciente y deliberadamente. Este conocimiento, a su vez, nos ayuda a comprender mejor la economía.

Consideremos una situación en la que el banco central anuncia que aumentar la tasa de crecimiento de la masa monetaria mientras la inflación de precios es baja podría impulsar el crecimiento económico real. Sin embargo, al ser el medio de cambio, el dinero sólo puede facilitar la riqueza existente. No puede generar más riqueza por sí mismo. El dinero no es un factor físico de producción, ni puede consumirse. Por lo tanto, podemos concluir que imprimir dinero no puede aumentar el crecimiento económico. Al contrario, aumentar la tasa de crecimiento de la masa monetaria conducirá al empobrecimiento económico. Por lo tanto, podemos concluir que la oferta monetaria no es un medio adecuado para aumentar el crecimiento económico real.

El hecho de que los individuos persigan acciones con un propósito implica que las causas en economía emanan de los seres humanos, no de factores externos. Esto significa que los métodos cuantitativos no serán útiles para explicar la economía. Lo único que pueden hacer los métodos cuantitativos es describir movimientos de datos históricos; no pueden identificar las fuerzas motrices de la actividad económica.

Conclusión

La confianza en los datos históricos como base para entender la economía es problemática. Los datos no pueden explicar los hechos de la realidad sin una teoría que «se sostenga por sí misma» y que no se derive de los propios datos.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows