Mises Wire

Home | Node | Cancelar atletas americanos para castigar a Rusia: el boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980

Cancelar atletas americanos para castigar a Rusia: el boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980

  • Olympics

Tags Anti-Politics

Mientras las tropas, los misiles y los tanques rusos se adentran en Ucrania, las élites políticas americanas y sus aliados hacen lo que mejor saben hacer: castigar a personas inocentes por los pecados de otros. Los músicos, atletas, artistas y escritores rusos se están dando cuenta de que no son bienvenidos en los lugares donde han actuado durante años, no por nada que hayan hecho o dicho, sino porque son objetivos fáciles para los occidentales indignados que buscan culpar a alguien de la carnicería.

Por ejemplo, el Comité Olímpico Internacional exige la prohibición de los atletas rusos en los Juegos Olímpicos. La prohibición actual afecta a casi todos los deportes internacionales, incluidos el atletismo, el fútbol, el hockey y el patinaje sobre hielo, entre otros. Aunque los gobiernos occidentales y las autoridades deportivas no tienen ninguna influencia sobre las decisiones del líder ruso Vladimir Putin, han decidido castigar a personas -muchas de las cuales han denunciado públicamente (y con valentía) la invasión de Ucrania- en lo que realmente es un gesto mezquino y vacío.

Hace más de cuarenta años, tras la invasión de Afganistán por parte de la Unión Soviética en 1979, en lugar de prohibir a los atletas de la URSS participar en competiciones internacionales, el presidente Jimmy Carter se las ingenió para prohibir a los atletas de Estados Unidos. Se trataba de los Juegos Olímpicos de 1980, organizados por la Unión Soviética en Moscú, y al igual que hacen hoy los occidentales, el presidente Carter se empeñó en castigar a personas que no tenían nada que ver con la invasión para tomar una medida que no tuvo ningún efecto sobre el ejército soviético y que, desde luego, no benefició a las víctimas de Afganistán.

Al igual que los ataques a transeúntes inocentes de hoy, la estrategia de Carter se basaba más en parecer que estaba «haciendo algo» que en permitir que «todo siguiera igual». Hay que entender que la invasión de Afganistán fue un acontecimiento brutal y que la URSS no se ganó ningún amigo en la década que ocupó ese desventurado país. Carter no se equivocó al protestar por lo que hacían los rusos, al igual que no hay nada de malo en condenar a Putin y a sus aliados gubernamentales por sus acciones.

Sin embargo, el síndrome de «tenemos que hacer algo» era tan fuerte entonces como ahora, y la respuesta de EEUU implicó algo más que promover un boicot olímpico. A través de la Agencia Central de Inteligencia, Estados Unidos promovió una guerra por delegación armando a las guerrillas afganas, y aunque eso pudo ser popular entre los americanos, a la larga condujo a la tragedia. En primer lugar, si bien los combatientes afganos lograron resistir a los soviéticos, su victoria acabó dando lugar a los infames talibanes, que impusieron uno de los regímenes más represivos de los tiempos modernos. Al final, la implicación de Estados Unidos con estos combatientes condujo indirectamente a los atentados del 11 de septiembre y luego a la guerra de Estados Unidos en Afganistán, que duró más de veinte años.

En segundo lugar, al dar poder a la CIA, la agencia se ganó un nuevo favor a los ojos de la opinión pública después de que se expusieran sus fechorías durante la década de 1970. Mientras que el estado de seguridad nacional en el que se ha convertido EEUU ya había echado raíces y se estaba expandiendo, la participación de la CIA en Afganistán no hizo más que aumentar el papel que la CIA asumiría no sólo en los asuntos mundiales, sino también en la vida doméstica. La CIA podría haber crecido de todos modos, pero Afganistán le dio nueva vida, y somos más pobres por ello.

Mientras la CIA se enredaba en Afganistán, el boicot olímpico tomaba forma. Irónicamente, Estados Unidos había sido el anfitrión de los Juegos Olímpicos de Invierno en Lake Placid, Nueva York, y la gran noticia fue la improbable derrota del equipo de hockey sobre hielo de la URSS. Los americanos tuvieron una actuación excepcional en Lake Placid, y cuando el presidente Carter recibió a los miembros del equipo americano en la Casa Blanca, los felicitó por sus actuaciones, pero luego volvió a insistir en su idea de que los atletas americanos no irían a los Juegos Olímpicos de verano en Moscú.

Aunque la celebración de los Juegos Olímpicos de verano en Moscú era controvertida, dada la naturaleza del gobierno comunista, a los ojos de los líderes soviéticos, no dejaba de ser una oportunidad para dar a su régimen cierta legitimidad internacional, y se tomaron muy mal el boicot liderado por Estados Unidos. En este sentido, los atletas americanos también se lo tomaron muy mal, y muchos protestaron enérgicamente.

Un aspirante a atleta olímpico, el difunto Dick Buerkle, que por entonces tenía el récord mundial de la milla en pista cubierta, me dijo que le molestaba «que le obligaran a formar parte de la campaña de reelección de Jimmy Carter». Otros atletas estaban igual de resentidos, y presentaron alternativas a la Casa Blanca, como no participar en las ceremonias de apertura y clausura y tomar otras medidas de protesta. Pero Carter, reforzado por la opinión pública, se negó a ceder.

Al final, los atletas americanos no acudieron a los juegos y la NBC, que había pagado una gran suma de dinero para retransmitirlos en Estados Unidos, se llevó un gran golpe financiero. Deportes como el atletismo realizaron pruebas olímpicas y tuvieron equipos oficiales, pero eran equipos disfrazados que no iban a ninguna parte. El Congreso encargó la entrega de conjuntos de medallas a cada uno de los atletas, como si eso fuera a sustituir la oportunidad única de un atleta de competir contra los mejores del mundo.

Aunque se puede criticar o incluso condenar los Juegos Olímpicos, excesivamente políticos, para los atletas los momentos son, sin embargo, muy personales. Habiendo tenido muchos amigos que eran atletas olímpicos e incluso ganadores de medallas, es difícil incluso explicar lo que el boicot significó —y lo hizo— para ellos. Después de todo, como dijeron algunos de ellos en su momento, el boicot no tuvo ningún efecto en la guerra de Afganistán y, por lo demás, a los olímpicos americanos nunca se les había prohibido participar en los juegos, ni siquiera durante la guerra de Vietnam, ni se les excluyó durante las posteriores invasiones de Iraq y Afganistán.

El gesto, al final, fue totalmente inútil, pero creó mucho daño político y casi garantizó un boicot soviético y de Europa del Este a los Juegos Olímpicos de 1984 celebrados en Los Ángeles. Si añadimos el boicot africano a los Juegos de Verano de 1976, el movimiento olímpico fue testigo de tres grandes boicots seguidos que estuvieron a punto de derribar toda la casa. Y al final, ninguno de esos boicots consiguió nada positivo. Los mejores atletas del mundo quedaron expuestos como peones de los políticos que no afrontaron ninguna consecuencia por negar a otros la oportunidad de hacer lo que mejor sabían hacer: competir.

Con el tiempo, mucha gente se dio cuenta del daño causado por los boicots, pero uno se pregunta si las clases políticas han aprendido alguna lección real. Impedir que los atletas, artistas, músicos y actores rusos participen en su oficio no acabará con la invasión de Putin ni la acción traerá buena voluntad, algo muy necesario en estos momentos. En lugar de ello, una vez más, vemos que las clases políticas quedan expuestas como mezquinas, malintencionadas y siempre destructivas.

Author:

Contact William L. Anderson

William L. Anderson is a professor emeritus of economics at Frostburg State University in Frostburg, Maryland.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Mike_fleming via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here