Mises Wire

Home | Node | Cómo las estadísticas del PIB crean la ilusión de crecimiento económico impulsado por la Fed

Cómo las estadísticas del PIB crean la ilusión de crecimiento económico impulsado por la Fed

  • money

01/11/2022

La mayoría de los expertos tienden a evaluar la fortaleza de una economía en términos de producto interior bruto (PIB) real. El marco del PIB considera el valor de los bienes y servicios finales producidos durante un intervalo de tiempo determinado, normalmente un trimestre o un año. El PIB se forma como la suma de los desembolsos de los consumidores en bienes y servicios; los desembolsos de las empresas en instalaciones, maquinaria e inventarios; los desembolsos del gobierno; y las exportaciones menos las importaciones.

Un aumento del gasto de los consumidores, de la inversión de las empresas y del gasto público fortalece la economía tal y como se describe en la estadística del PIB. Además, siempre que el diferencial entre exportaciones e importaciones muestra un fortalecimiento, la estadística del PIB hace lo mismo.

Según esta forma de pensar, un aumento de los componentes del PIB provoca un aumento de la demanda global de bienes y servicios en la economía. Como resultado, se sostiene, esto provoca un aumento de la oferta de bienes y servicios. El aumento de la demanda provoca un aumento de la oferta global.

También se sostiene que, mediante el bombeo monetario del banco central, se puede impulsar la tasa de crecimiento del PIB. Según este razonamiento, en respuesta al aumento de la oferta monetaria, los consumidores van a intentar deshacerse del dinero sobrante en sus bolsillos. En consecuencia, es probable que aumenten su gasto en bienes y servicios.

Además, la demanda global de bienes y servicios se va a reforzar con el aumento del diferencial entre las exportaciones y las importaciones. Un aumento del diferencial implica un fortalecimiento de la demanda de bienes y servicios de producción local por parte de los extranjeros en relación con la demanda nacional de bienes y servicios de ultramar.

Parece que, al influir en los componentes del PIB, el gobierno y el banco central pueden ejercer un control sobre la tasa de crecimiento de la economía. Sin embargo, ¿es este el caso?

Sin ahorro no es posible el crecimiento económico

La estadística del PIB real se construye de acuerdo con la opinión de que lo que impulsa una economía no es la producción de riqueza, sino su consumo. Lo que importa aquí es la demanda de bienes y servicios finales. Dado que los desembolsos de los consumidores constituyen la mayor parte de la demanda global en el marco del PIB, se suele sostener que la demanda de los consumidores es el principal motor del crecimiento económico. Lo único que importa en esta opinión es la demanda de bienes, que a su vez dará lugar casi inmediatamente a su oferta.

Obsérvese que la escasez de demanda limita el crecimiento económico en esta forma de pensar. Pero la demanda nunca es escasa. Más bien, sin la expansión y la mejora de la estructura de producción, va a ser difícil aumentar la oferta de bienes y servicios debido al aumento de la demanda total.

La expansión y la mejora de la infraestructura dependen de la ampliación de la reserva de ahorros (esta reserva comprende los bienes de consumo final). (La reserva de ahorro es necesaria para mantener a las personas que trabajan en la mejora y la ampliación de las infraestructuras.

Obsérvese que el ahorro es el factor determinante del futuro crecimiento económico. Si un fortalecimiento del crecimiento económico requiere una determinada infraestructura mientras que no hay suficiente ahorro para construirla, no se producirá el deseado fortalecimiento del crecimiento económico. El marco del PIB, sin embargo, es hostil al ahorro, dado que en este marco más ahorro debilita el consumo.

Además, el aumento del gasto público provoca el desvío del ahorro del sector privado generador de riqueza hacia el gobierno, lo que socava el proceso de generación de riqueza. Asimismo, el bombeo monetario pone en marcha el desvío de riqueza desde los generadores de riqueza hacia los consumidores de riqueza al establecer un intercambio de nada por algo. Obsérvese que, dado que las actividades del gobierno no generan riqueza, estas actividades dan lugar a un consumo sin una producción previa de riqueza.

Del mismo modo, el aumento de la masa monetaria pone en marcha el consumo sin la producción previa, es decir, un intercambio de nada por algo. Por lo tanto, los aumentos de los gastos públicos y los aumentos del bombeo monetario dan lugar a un consumo sin el respaldo de la producción.

Por lo tanto, los aumentos de la demanda total causados por el gasto público y el bombeo monetario del banco central son una mala noticia para el crecimiento económico. Obsérvese que el consumo no respaldado por la producción debilita el flujo de ahorro. Esto, a su vez, debilita el proceso de formación de capital, socavando así las perspectivas de crecimiento económico.

La producción real total no puede definirse de forma significativa

Para calcular un total, hay que sumar varias cosas. Para poder sumar cosas, éstas deben tener alguna unidad en común. Sin embargo, no es posible sumar frigoríficos con coches y camisas para obtener la cantidad total de bienes.

Dado que la producción real total no puede definirse de forma significativa, es evidente que no puede cuantificarse. Para superar este problema, los economistas emplean el gasto monetario total en bienes, que dividen por un precio medio de los mismos. Sin embargo, ¿es posible el cálculo de un precio medio?

Supongamos que se realizan dos transacciones. En la primera, se intercambia un televisor por 1.000 dólares. En la segunda transacción, se intercambia una camisa por 40 dólares. El precio, o el tipo de cambio, en la primera transacción es de $1000/televisor. El precio de la segunda transacción es de 40 $/camisa. Para calcular el precio medio, debemos sumar estas dos relaciones y dividirlas por 2. Sin embargo, no es posible sumar $1000/conjunto de TV a $40/camisa, lo que implica que no es posible establecer un precio medio. Sobre esto, Rothbard escribió: «Por lo tanto, cualquier concepto de nivel de precio medio implica sumar o multiplicar cantidades de unidades de bienes completamente diferentes, como mantequilla, sombreros, azúcar, etc., y por lo tanto carece de sentido y es ilegítimo.»

Dado que el PIB se expresa en términos de dólares, que se deflactan mediante un dudoso deflactor de precios, es obvio que las llamadas fluctuaciones del PIB real responden a las fluctuaciones de la cantidad de dólares bombeados a la economía.

Ahora bien, una vez que se evalúa la economía en términos de PIB real, no es de extrañar que el banco central parezca ser capaz de dirigir la economía. Por ejemplo, al aumentar la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, las acciones del banco central supuestamente fortalecen la economía. Obsérvese que, tras un lapso de tiempo, la tasa de crecimiento del PIB real va a mostrar una respuesta positiva a este bombeo. Del mismo modo, si el banco central reduce la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, esto va a frenar el crecimiento económico en términos de la estadística del PIB real.

Las políticas de los bancos centrales y los ciclos de auge-caída

Una política monetaria relajada de los bancos centrales, que se traduce en una expansión del dinero de la nada, pone en marcha un intercambio de nada por algo, lo que equivale a una desviación de la riqueza de las actividades generadoras de riqueza a las actividades no generadoras de riqueza.

Estas actividades son burbujas. Surgieron por la postura monetaria flexible del banco central y no por el libre mercado. En el proceso, esta desviación debilita a los generadores de riqueza, lo que a su vez debilita su capacidad de hacer crecer el conjunto de la riqueza.

Obsérvese que un aumento del bombeo monetario causado por la política monetaria flexible del banco central eleva el volumen de negocios monetario y, por tanto, el PIB. Obsérvese de nuevo que el aumento del PIB refleja aquí el aumento de las actividades de la burbuja.

Una vez que el volumen de negocios monetario se desinfla con el llamado índice de precios medios, es probable que esto se manifieste en términos de un fortalecimiento del PIB real. Este fortalecimiento se denomina auge económico. La mayoría de los expertos y comentaristas consideran que este fortalecimiento es una prueba fáctica de que las políticas monetarias relajadas del banco central tuvieron éxito en el crecimiento de la economía.

Sin embargo, una vez que el banco central endurece su postura monetaria en respuesta a las expectativas de fuertes aumentos de los distintos índices de precios en los próximos meses, esto frena el desvío de riqueza de los productores de riqueza a las actividades de la burbuja. Estas actividades reciben ahora menos apoyo de la oferta monetaria, por lo que surge un desplome económico o una recesión.

Hay que tener en cuenta que estas actividades nunca fueron económicamente viables —no podían mantenerse sin el desvío de la riqueza hacia ellas mediante una expansión de la oferta monetaria. En consecuencia, la mayoría de estas actividades probablemente perecerán o apenas sobrevivirán. De esto podríamos concluir que las recesiones consisten en la liquidación de las actividades económicas que surgieron a raíz de la política monetaria flexible del banco central. Este proceso recesivo se pone en marcha cuando el banco central revierte su anterior política monetaria flexible.

Las políticas en curso de los bancos centrales, destinadas a mitigar las consecuencias que se derivan de sus anteriores intentos de estabilizar la llamada economía, es decir, el PIB real, son factores clave detrás de los repetitivos ciclos de auge-caída.

Debido a los desfases variables entre los cambios en el dinero y los cambios en los precios y en el PIB real, los responsables de la política de la Fed se enfrentan a datos económicos que podrían entrar en conflicto con los objetivos de la Fed. Esto obliga a los funcionarios del banco central a responder a los efectos de sus propias políticas monetarias anteriores. Estas respuestas a los efectos de las políticas anteriores dan lugar a fluctuaciones en la tasa de crecimiento de la oferta monetaria y, a su vez, a ciclos recurrentes de auge-caída.

Ni siquiera las actividades de la burbuja bien gestionadas pueden escapar a la crisis económica

Algunos comentaristas sostienen que las empresas bien gestionadas pueden escapar de una crisis económica. Pero éste no va a ser el caso. Por ejemplo, debido a la postura monetaria flexible por parte de la Fed, surgen diversas actividades para acomodar la demanda de bienes y servicios de los primeros receptores del dinero recién inyectado.

Ahora bien, aunque las actividades de la burbuja estén bien gestionadas y los gestores mantengan un control de inventarios muy eficiente, es poco probable que este hecho les ayude una vez que el banco central revierta su postura monetaria laxa. Las actividades de la burbuja son el producto de la postura monetaria flexible del banco central —nunca fueron «aprobadas» por el mercado como tales. Surgieron debido al aumento de la oferta monetaria, que dio lugar a la producción de bienes y servicios producidos por las actividades de la burbuja.

Una vez que la postura monetaria del banco central se revierte, independientemente de lo bien que se gestionen las actividades de la burbuja, es probable que estas actividades se vean sometidas a presión y corran el riesgo de ser liquidadas. Dado que los consumidores no destinaron sus ahorros a las actividades de la burbuja, una vez que la tasa de crecimiento de la oferta monetaria disminuye, estas actividades se ven presionadas. Las actividades de la burbuja no pueden sostenerse sin el apoyo del bombeo monetario del banco central.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library