Mises Wire

Home | Node | La Prop. 13 de limitación de impuestos de California sobrevive a otro ataque

La Prop. 13 de limitación de impuestos de California sobrevive a otro ataque

  • california

Tags Taxes and SpendingPolitical Theory

11/19/2020

El intento de la Proposición 15 de socavar las protecciones de la Proposición 13 de California en materia de impuestos sobre la propiedad para las empresas mediante una lista dividida aparentemente ha fracasado por poco. Pero una cosa que me llama la atención es que, incluso después de los hechos, las mismas afirmaciones falsas—o noticias falsas—contra la Proposición 13 siguen repitiéndose. Como dijo un editorial del 12 de noviembre de Los Angeles Times: «No es exagerado trazar una línea recta desde la Proposición 13 y las medidas anti-impuestos relacionadas a las carreteras en ruinas de California, las escuelas en dificultades y los programas de servicios sociales reducidos», porque privó al gobierno de ingresos.

Poco después de que la Proposición 13 fuera aprobada en 1978 con el 64,8 por ciento de los votos emitidos, la gente empezó a culparla por cada pellizco fiscal estatal y local, cada queja de los ciudadanos y cada «buena acción» del gobierno que se dejaba sin hacer. Cualquiera que sea el problema, la Prop. 13 supuestamente lo causó. Así que el LA Times acaba de subirse una vez más a un vagón de largo recorrido.

He leído ataques a la Prop. 13 por secuestros sin resolver, asesinatos y robos de autos, recortes en bibliotecas y educación, insuficiente pago a los maestros, bajo rendimiento escolar, problemas de bacheo, aumento de tarifas, incremento de las tensiones raciales y demográficas, demasiado desarrollo comercial, aumento de la congestión y contaminación de las carreteras, ad infinitum. Sin embargo, esos ataques siempre han girado en torno a la premisa de que la Proposición 13 hasta el día de hoy ha diezmado los fondos de los gobiernos estatales y locales. Pero esa premisa ha sido falsa durante mucho tiempo.

Los datos más citados para apoyar los argumentos de «culpar a la 13» son que los impuestos estatales y locales por cada $1000 de ingresos personales cayeron después de que la Prop. 13 fue aprobada. Pero esos datos no pueden probar que la Prop. 13 destruyó los ingresos estatales y locales, porque no miden si el gobierno se vio obligado a reducirse. Miden la parte de los ingresos de los californianos que va al gobierno. Sin embargo, el argumento se basa en un recorte continuo de la cantidad real de recursos gubernamentales disponibles por residente. En una economía en crecimiento, incluso si la cuenta del gobierno se redujera como una proporción de los ingresos totales de los ciudadanos, aún podría ordenar sustancialmente más recursos por ciudadano.

Por eso una mejor medida son los datos reales per cápita, que se ajustan tanto a los cambios de la población como a la inflación. Un gobierno con ingresos o gastos reales per cápita constantes debería ser capaz de mantener el mismo nivel de servicios por ciudadano. Si se prestan menos servicios, el gobierno se está volviendo menos productivo y/o está desplazando los recursos a otros lugares. Y las medidas reales per cápita distan mucho de ser coherentes con la historia de la reducción forzada.

Una segunda falla importante de los datos de impuestos que se citan habitualmente en contra de la Prop. 13 es que, como puede atestiguar cualquier persona que tenga tratos extensos con los diversos gobiernos de California, los impuestos están lejos de ser la única forma en que nuestro gobierno desvía recursos de sus ciudadanos. De hecho, las medidas fiscales omiten lo que se convirtió con mucho en la fuente de ingresos gubernamentales de más rápido crecimiento después de la Prop. 13: cargos, cuotas y evaluaciones (agrupados en la inocua categoría de «cargos e ingresos varios»). Aunque no se llaman oficialmente impuestos, tienen el mismo efecto en los bolsillos de los ciudadanos. Cualquier evaluación exacta de si la Prop. 13 impuso un torniquete fiscal sobre los ingresos estatales y locales debe incluir estas fuentes, no sólo los impuestos.

El examen de las tendencias reales (ajustadas a la inflación) de los ingresos y gastos estatales y locales per cápita revela que California ya había superado sus picos anteriores a la Prop. 13 en 1989. Para 1990, los gastos reales per cápita en bienestar, policía y bomberos eran superiores a sus picos anteriores a la Prop. 13, y los de educación eran sólo ligeramente inferiores. Y esas tendencias no se han invertido desde entonces. Por ejemplo, el gasto del gobierno local en el estado aumentó un 63 por ciento en la última década. Estos hechos hacen imposible culpar honestamente a la Prop. 13 por cada problema fiscal de las últimas cuatro décadas. Y eso es aún antes de contar las cargas impuestas por el régimen regulatorio notoriamente menos amigable de Estados Unidos.

Aquellos que quieren que el gobierno tome aún más de los contribuyentes de California fueron los defensores de la Prop. 15. Pero en un estado con el impuesto sobre la renta más alto de la nación y donde más de la mitad de los votantes de UC Berkeley habían pensado en irse a otro estado debido a nuestro clima fiscal y regulatorio poco amistoso, nunca he escuchado a nadie pensar en irse porque el estado no nos dice qué hacer con suficiente frecuencia o tomar suficiente de nuestros bolsillos. Tiene muchos más recursos reales per cápita que antes. Si se logra muy poco con esos recursos, no es culpa de la proposición 13 por limitar a California. Es culpa del gobierno.

En respuesta a los que están impulsando la táctica del split roll, que sin duda ya están planeando su próximo asalto a la Prop. 13, también debemos recordar que compartió la votación de 1978 con la Prop. 8, un impuesto sobre la propiedad del split roll que habría eliminado las protecciones de la Prop. 13 para las propiedades comerciales. Pero la prop. 8 ganó sólo el 47 por ciento de los votos (contra el 64,8 por ciento de la Prop. 13), a pesar del amplio respaldo de los políticos y los grupos de contribuyentes que empujaron a la Prop. 15 a un resultado apenas distinguible este año. Tal vez a pesar de todas las maquinaciones y tergiversaciones, sin mencionar los miles de millones gastados para convencer a los californianos de lo contrario, la realidad ha sido lo suficientemente obvia como para que esos esfuerzos no hayan logrado mover la aguja política. Si eso es cierto, y persiste, sería un motivo de mayor esperanza para los californianos. Y si la gente de otros estados se hace las mismas preguntas a sus gobiernos, sería una razón para aumentar la esperanza de mucha más gente.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a professor of economics at Pepperdine University. He is the author of The Apostle of Peace: The Radical Mind of Leonard Read.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon library