Mises Wire

Home | Wire | Willmoore Kendall sobre Mill y la libre expresión

Willmoore Kendall sobre Mill y la libre expresión

  • phil

Etiquetas Filosofía y Metodología

09/18/2020

Willmoore Kendall fue editor de la National Review de William F. Buckley y desempeñó un papel destacado en el esfuerzo de Buckley por reemplazar el no intervencionismo de la Vieja Derecha con las cruzadas globales de la Guerra Fría. Como Buckley, tenía una conexión con la CIA. Era notorio por su temperamento fogoso, y demostró ser tan difícil que la Universidad de Yale compró su contrato para deshacerse de él. Admiraba a Jean-Jacques Rousseau, y en respuesta a los críticos que afirman que la voluntad general de Rousseau suprime la libertad de opinión, no respondió que no lo hiciera. En cambio, esta era una de las cosas que le gustaban de Rousseau. Tenía un intelecto poderoso y vale la pena leerlo, pero tenía más que unas pocas abejas en su capó.

En un memorándum a la Fundación Volker reimpreso en mi colección editada Estrictamente confidencial, Murray Rothbard pinchó a Kendall con una brillantez característica. Murray dijo: «Kendall, por el contrario, es, como he dicho, el patrón de la chusma de Lynch, es un ur-democrat, un jacobino impaciente de cualquier restricción en su amada comunidad. Odia la burocracia, pero no como nosotros, porque es tiránica; la odia porque ha usurpado el control de las masas populares».

En el artículo de hoy, me gustaría ver algunos de los argumentos de uno de los artículos más importantes de Kendall «La “Sociedad Abierta” y sus Falsedades», que apareció en la edición de diciembre de 1960 de la American Political Science Review. (El título es una obra de teatro sobre

La sociedad abierta y sus enemigos, uno de los objetivos del artículo).

Kendall está horrorizado por la defensa de la libertad de expresión de John Stuart Mill en «Sobre la Libertad». Como los lectores de la Historia del pensamiento económico de Rothbard sabrán, Mill tenía muchos fallos, pero hizo algunas cosas bien, y la mayoría de los argumentos de Kendall son débiles. Mill defiende, para las sociedades que han alcanzado una etapa de civilización prevaleciente en Europa cuando escribió, la mayor libertad posible de pensamiento y de expresión. Para Kendall, este es un punto de vista absurdo. Implica que la libertad de pensamiento y de expresión es el único bien social valioso. ¿Pero no es obvio que es sólo uno de varios bienes que compiten entre sí? Kendall dice que para Mill, la libertad de expresión «no es uno de los varios bienes en competencia que la sociedad debe fomentar, uno que en ocasiones puede ser razonablemente sacrificado, al menos en parte, para la preservación de otros bienes; es decir, se niega a reconocer cualquier bien en competencia en nombre del cual pueda ser limitado».

Este argumento se basa en dos supuestos falsos. Una es que los bienes sociales competidores son siempre fungibles, de modo que una cantidad suficiente de un bien siempre superará a otro, incluso si el otro bien suele ocupar un lugar más alto. En otras palabras, Kendall afirma sin argumentos que si hay más de un bien social, no puede haber uno que siempre salga ganando. Pero, ¿por qué no?

La otra falsa suposición es más profunda, y nos permite responder a la primera objeción. La respuesta es ésta: ¿No es obvio que Kendall tiene razón? La libertad de expresión es un bien, bastante cierto, pero ¿no hay otros bienes más elevados, como la religión y la familia? Pero esta respuesta también falla. Presupone que si nunca se interfiere con la libertad de expresión, debe ser porque la clasifica más alto que cualquier otro bien. Pero no es así. Puede tomar la regla contra la interferencia como un caso de lo que Robert Nozick llama «restricciones laterales». Estas son como las reglas de un juego, no los movimientos dentro de él. Un ejemplo puede hacer esto más claro. Supongamos que estás jugando al ajedrez. El objetivo del juego es hacer jaque mate al rey del oponente. Una forma de hacerlo sería derribar algunas de las piezas del tablero y arreglar el resto para que el rey del oponente no pueda escapar del mate. Pero si hicieras eso, no estarías jugando al ajedrez. Se requiere que siga ciertas restricciones para que se considere que está jugando al ajedrez. A esto, hay otra objeción obvia. Si no estás jugando un juego, ¿por qué deberías preocuparte por las restricciones de los lados? La respuesta es que respetar el estatus de los demás como fines en sí mismos requiere que no los tratemos de ciertas maneras. Las personas no son medios para maximizar el buen estado de las cosas.

Kendall avanza un argumento aún peor más adelante en el artículo. Dice que,

Mill niega la existencia—es decir, en cualquier lugar y momento—no sólo de una verdad pública, sino de cualquier verdad, a menos que sea la verdad de la negación misma... Reducido a sus términos más simples, el argumento del Ensayo es el siguiente: dondequiera y cuando quiera que los hombres estén en desacuerdo sobre una enseñanza, una doctrina, una opinión, una idea, no tenemos forma de saber qué parte es la correcta; el hombre (o el grupo) que se mueve para silenciar una enseñanza basándose en que es incorrecta se atribuye a sí mismo un tipo de conocimiento (Mill dice una «infalibilidad») que nadie tiene derecho a reclamar si no es en el caso mismo en que es seguro que no se produzca, es decir, cuando hay unanimidad, y por lo tanto no hay ninguna tentación de silencio para empezar.

Pero Mill no necesita, y no asume, que no tenemos forma de saber la verdad. Sólo tiene que afirmar que aunque tengamos buenos motivos para afirmar que algo es cierto, nos beneficia escuchar las objeciones. Igualmente equivocado es otro argumento que Kendall da contra Mill. Kendall piensa que aunque, según su interpretación, Mill es escéptico de toda pretensión de verdad, debe al mismo tiempo afirmar que su propia visión del valor absoluto de la libertad de expresión es verdadera. Kendall llama a esto un ejemplo del «talón de Aquiles de todos los escepticismos»). Pero Mill puede decir consistentemente que aunque su propia visión de la verdad es correcta, la gente debería ser libre de desafiarla.

Lo que me llevó a escribir el artículo de hoy fue un post que vi en Facebook que se refería al memo de la Fundación Volker de Murray sobre Kendall. El post sugería que Murray tenía miedo de confrontar a Kendall con sus críticas porque sabía que Kendall lo habría destruido en una discusión. No hay ninguna posibilidad de eso.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire