Mises Wire

Home | Wire | Una pelea americana en Ucrania trae grandes costes, ningún beneficio

Una pelea americana en Ucrania trae grandes costes, ningún beneficio

  • Russia Ukraine geopolitics

Etiquetas Guerra y política exterior

Si hubo algo que unió de forma previsible a la habitualmente reñida élite romana, fue la aparición de una amenaza percibida para la hegemonía mediterránea y casi continental de Roma. Hasta cierto punto, aunque sea difícil de calcular, es imposible negar que la disolución de la Unión Soviética ha sido responsable de la creciente polarización de la política americana. Mijail Gorbachov lo predijo cuando la Guerra Fría se acercaba a su fin, diciendo: «Nuestra principal arma secreta es privarlos de un enemigo». Efectivamente, vencido su enemigo mortal, Republicanos y Demócratas se lanzaron a la lucha por la posición y los privilegios con un vigor desenfrenado que en el transcurso de treinta años llevó a la violación de muchas de las llamadas normas democráticas de la República mucho antes de que Donald Trump se convirtiera en el candidato Republicano a la presidencia en 2016.

No debería sorprender, por tanto, que Republicanos y Demócratas traten de recuperar parte de ese célebre bipartidismo uniéndose de nuevo para luchar contra la siguiente ronda de desafíos a la hegemonía capitalista liberal. Sin embargo, en esta nueva lucha de la Guerra Fría, que ahora se presenta como «democracia contra autoritarismo», Estados Unidos parte de una posición relativa mucho más débil que la que tenía, por ejemplo, en 1950. En 1950, por ejemplo, su producción industrial constituía la mitad del total mundial. También pesa a su favor el hecho de que Europa, en aquella época, dependía completamente de los americanos, tanto económica como militarmente, por lo que permitía a Washington dictar, más o menos, una política exterior conjunta frente a la Unión Soviética a su discreción.

Ambas condiciones no se dan ahora, y como los recursos militares, económicos y diplomáticos son cada vez más escasos para una América que luchan por un evidente declive, evitar conflictos innecesarios será crucial para preservar el actual estatus y la prosperidad del país. Aunque las fricciones transitorias son inevitables, y de hecho puede haber cosas por las que merezca la pena luchar, Ucrania no es una de ellas

Para destacar algunas de las diversas razones por las que Ucrania representa una mala inversión para el pueblo americano, resulta útil compararla con otra cuestión territorial cargada de un peligro similar: Taiwán. Esto es especialmente oportuno teniendo en cuenta la declaración conjunta emitida por el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente chino, Xi Jinping, la semana pasada, que más o menos formalizó lo que hasta ese momento había sido una suposición tácita: apoyarán los ajustes deseados por la otra parte en los límites territoriales y las instituciones geopolíticas existentes.

Dejando a un lado el hecho de que Taiwán es parte de una guerra civil aún en curso, de setenta años de duración, contra el control del continente y que el acto de América de armar a la provincia separatista es altamente provocativo e imprudente, el caso para hacerlo, en términos de realpolitik, es bastante coherente desde las perspectivas imperialista liberal y neoconservadora: Taiwán forma parte de una estrecha cadena de islas que encierra a la armada china y amenaza sus cadenas de suministro marítimo; es una democracia etnolingüísticamente homogénea y de alto rendimiento, y sus exportaciones de alta tecnología constituyen un componente crítico en las cadenas de suministro occidentales; no ha sido gobernada por el continente en más de un siglo y está respaldada por un anillo de aliados comprometidos con el mantenimiento de su status quo de independencia.

Este último punto es crucial, ya que mientras Europa ha vacilado sobre cómo manejar el revanchismo ruso, no existe tal incertidumbre entre los líderes de Japón, Corea del Sur, India, Filipinas, Australia y una serie de otros países que necesitan contener a China.

Volviendo al caso de Ucrania, aparte de la relativa ambivalencia europea, las propias deficiencias comparativas de Ucrania hacen dudar aún más de los probables rendimientos de su defensa: no produce nada de lo que Estados Unidos necesita, es un estado corrupto y etnolingüísticamente dividido, y comparte una frontera larga y abierta con Rusia; formó parte del imperio soviético y durante al menos doscientos años antes de eso había sido reconocido por varias potencias occidentales como la esfera de influencia del Imperio Ruso.

Aunque es habitual escuchar a personas como el ex embajador de EEUU y profesor de Stanford Michael McFaul decir que ningún dirigente ruso había planteado nunca ninguna objeción a la expansión de la Organización del Tratado de América del Norte (OTAN), esto es verdaderamente falso. Por supuesto que los rusos se opusieron—y el hecho de que a menudo lo hicieran en silencio o de forma ineficaz, como en los Balcanes, era simplemente una función del estado relativamente debilitado de Rusia en ese momento. Pero ya en 1995 el entonces presidente ruso Boris Yeltsin emitió una declaración en la que reafirmaba el derecho tradicional de Rusia a tener una esfera de influencia sobre su entorno más cercano; y en 2007, tras otra ronda de expansión de la OTAN hacia el este, Putin emitió una memorable denuncia de la acción en la Conferencia de Seguridad de Munich, cuyo significado no podía confundirse—«¿Contra quién se pretende esta expansión?», fulminó retóricamente.

Aunque Estados Unidos y Rusia se comprometieron conjuntamente a observar y proteger la soberanía de Ucrania en 1994 a cambio de que este país renunciara a sus armas nucleares, las administraciones de Clinton y George W. Bush ignoraron posteriormente las advertencias de Yeltsin sobre las prerrogativas rusas en la región y violaron lo que muchos habían considerado un acuerdo de que la OTAN no se expandiría «ni un centímetro hacia el este». Tras dos rondas completas de ampliación de la OTAN, en 2008 la administración Bush torció el brazo a los líderes alemanes y franceses para conseguir un compromiso público suave sobre la futura pertenencia de Ucrania a la OTAN. Cuando la administración Obama apoyó posteriormente la destitución del presidente ucraniano aliado de Rusia, Viktor Yanukovich, en 2014, el Kremlin respondió anexionándose Crimea—salvaguardando así la base naval que había alquilado a Ucrania desde la independencia del país e impidiendo que el Kremlin siguiera perdiendo influencia en la política interna de Ucrania.

Desde las elecciones de 2012 que devolvieron a Putin al poder, pero sobre todo desde 2014 y la anexión de Crimea por parte de Rusia, el público occidental ha sido inundado con una letanía de artículos y libros dedicados a explicar la inevitabilidad de un Putin agresivo en marcha. La verdad es que, al igual que el armamento de Taiwán, la expansión de la OTAN y el apoyo al derrocamiento inconstitucional del presidente ucraniano alineado con Rusia fueron actos temerarios e imprudentes que ignoran las probables implicaciones de seguridad a largo plazo en favor de ganancias geopolíticas y domésticas a corto plazo. Además, es evidente que el conflicto aparentemente inminente entre la democracia y el autoritarismo es una pretensión, una construcción retórica de las élites militares, de seguridad, académicas, mediáticas y políticas occidentales, decididas a mantener la hegemonía occidental frente a los crecientes desafíos. Por ejemplo, no se puede dejar de observar que la dictadura teocrática y patriarcal que gobierna Arabia Saudí sigue contándose entre los aliados de América —incluso mientras sigue librando una guerra brutal e ilegal contra el vecino Yemen. También se sigue apoyando a Egipto, Jordania, Israel, etc.

El liberalismo como política interior es estupendo, pero como política exterior es posiblemente el peor, ya que implica que sólo los gobiernos elegidos democráticamente son verdaderamente legítimos, sirviendo así de pretexto o tentación para el conflicto con grandes potencias que, por lo demás, son distantes, mientras que, al mismo tiempo, el descarado doble rasero que América aplica al considerar sus asociaciones estratégicas, y de hecho muchas de sus propias acciones, erosiona la credibilidad americana como supuesta fuerza moral.

Aunque el gobierno de Biden ya ha ordenado el despliegue de tropas americanas en Europa del Este debido a la posibilidad de una guerra entre la OTAN y Rusia por Ucrania, y no ha hecho mucho más para diluir el conflicto, lo que los políticos de EEUU deberían hacer en interés del pueblo americano es obvio: quedarse en casa, salvar vidas.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. An independent researcher and journalist, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, Journal of the American Revolution, Antiwar.com, and the Journal of Libertarian Studies. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter @solis_mullen.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here