Mises Wire

Home | Wire | Un choque sobre moralidad en tiempos de guerra

Un choque sobre moralidad en tiempos de guerra

  • phil

Etiquetas Filosofía y MetodologíaTeoría Política

12/11/2020

Dos de los principales filósofos morales británicos en los años posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial se enfrentaron por el lanzamiento de bombas atómicas por parte de Estados Unidos en Hiroshima y Nagasaki, y su enfrentamiento tiene mucho que enseñarnos sobre los principios que deben regir una sociedad libre. Los dos pensadores son R.M. Hare y Elizabeth Anscombe. Empezaré con Hare porque su forma de ver las decisiones morales es una que mucha gente encontrará razonable, incluso si no están de acuerdo con sus conclusiones en este caso particular. Pero es la posición de Anscombe la que más nos enseñará.

En un artículo, «Was Hiroshima Necessary?», que se publicó en la New York Review of Books en mayo de 1971, Hare sugiere firmemente que la respuesta es sí. Pero en lo que quiero concentrarme primero no es en su argumento de que lo era, sino en la forma en que llega a su conclusión. Dice que cuando uno se enfrenta a una decisión, debe hacer una lista de las consecuencias buenas y malas de los cursos de acción que tiene a su disposición y luego elegir la mejor.

Cree que así razonó el presidente Truman, que ordenó el lanzamiento de las bombas. Si Truman estaba en lo cierto en su evaluación de las consecuencias, estaba justificado en lo que hizo, y de lo contrario no.

Si se le va a condenar, tendrá que ser porque no hizo lo mejor que pudo en las circunstancias y no se tomó suficientes molestias para informarse de las circunstancias para determinar qué era lo mejor. Si esta acusación se mantiene, su segunda cláusula es crucial. Truman fue, o habría sido, muy culpable si hubiera habido otros posibles cursos de acción además del bombardeo (tanto «convencional» como atómico) que hubieran terminado la guerra a menor costo en vidas y sufrimiento, y si hubiera podido descubrirlos y adoptarlos, pero no lo hizo.

Hare menciona otra forma de ver la cuestión, y aquí su objetivo es Elizabeth Anscombe, aunque no la menciona por su nombre. Por cierto, Hare y Anscombe se odiaban intensamente, y Hare también despreciaba a su amiga y compañera filósofa Philippa Foot, que apoyaba su punto de vista.

Según Anscombe, tú, como dice Hare, al tomar una decisión sopesas las consecuencias buenas y malas de los diversos cursos de acción que se le ofrecen. Pero la falacia que hace Hare es asumir que cualquier curso de acción que seas físicamente capaz de hacer debe ser incluido en tu lista de consecuencias. Ella niega esto. Ella piensa que hay algunos cursos de acción que están absolutamente prohibidos. Estos no van en absoluto en su lista. Entre ellas está la matanza directa de los inocentes.

Hare responde a su posición de esta manera:

Hay quienes dirían que... el lanzamiento de la bomba era en sí mismo un crimen moral que no podía justificarse por ninguna buena consecuencia, ni siquiera por salvar más vidas (tanto del enemigo como del aliado) de las que destruía. Las personas que discuten la moralidad de las acciones se dividirán quizás siempre en dos clases: los que piensan que hay que hacer lo mejor que se pueda en un mundo malvado, y los que piensan que es más importante mantenerse impoluto, observando, «cualesquiera que sean las consecuencias», ciertos principios morales sencillos que no pueden exceder de unas doce palabras.

Anscombe pensó que incluso en sus propios términos, la forma de Hare de evaluar las consecuencias de lanzar las bombas estaba equivocada. ¿Por qué las únicas alternativas que se están considerando son el lanzamiento de las bombas y una invasión a gran escala del territorio continental japonés? ¿Qué hay de un acuerdo pacífico? Como ella dice,

No lo discuto. Dadas las condiciones, esa [una invasión costosa en vidas] fue probablemente evitada por esa acción. ¿Pero cuáles eran las condiciones? «El objetivo ilimitado». Dadas ciertas condiciones, parece que se necesitan medidas drásticas; pero, ¿no debería este mismo hecho hacernos mirar de cerca las supuestas necesidades del estado actual de las cosas? Si no lo hacemos, sino que insistimos en que las circunstancias extremas exigen respuestas extremas, corremos el peligro de adoptar la máxima de que «todo tonto puede ser tan bribón como le convenga».

Pero lo que me gustaría destacar aquí es algo más general, cómo su posición se asemeja a la defensa de los derechos de Murray Rothbard. Para Rothbard, los derechos son barreras que te prohíben hacer ciertas cosas. Más específicamente, su principio de no agresión te prohíbe iniciar la fuerza. Sólo puedes usar la fuerza en defensa de una violación de derechos. No sopesas las buenas y malas consecuencias de iniciar la fuerza; simplemente no lo haces. La similitud con la opinión de Anscombe es inconfundible.

Una mala consecuencia de la posición de Hare es que sus poseedores a menudo apoyan la acción violenta del Estado. Hare no sólo defiende el lanzamiento de las bombas, sino que también piensa que tener el poder del gobierno tiende a mejorar a la gente. Dice, «el poder, aunque puede corromper, también, a menudo, trae consigo un sentido de esa responsabilidad de la que es inseparable».

De alguna manera dudo que Murray Rothbard esté de acuerdo. Hare y los de su calaña no sólo no odian al Estado, sino que lo adoran y a sus secuaces.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire