Mises Wire

Home | Wire | Rothbard y la doble restitución

Rothbard y la doble restitución

  • phil

Etiquetas Sistema LegalFilosofía y Metodología

09/04/2020

La teoría del castigo de Murray Rothbard ha sido a menudo mal entendida. Los economistas que han escrito sobre el castigo y han mencionado a Rothbard encuentran su idea de la «doble restitución» desconcertante, porque piensan en ella sólo en términos de eficiencia económica. Esto no es lo que él tiene en mente. Está combinando la economía y la filosofía moral.

Muchos economistas razonan de esta manera. Supongamos que tenemos una sociedad en la que la pena por robo es que tienes que devolver el artículo que has robado. Si ya no tienes el artículo, tienes que pagar el valor monetario del mismo. En ese caso, un ladrón no tiene nada que perder si es atrapado, y algo que ganar si no es atrapado. En otras palabras, si el ladrón está motivado por su propio interés, debe robar cuando crea que puede salirse con la suya. Tiene al menos alguna posibilidad de tener éxito.

En «Castigo y Proporcionalidad», Rothbard reconoce este argumento: «si no hubiera ningún castigo para el crimen, un gran número de personas cometerían pequeños robos, como robar fruta de un puesto de fruta». Pero rechaza un principio de castigo puramente disuasorio:

la mayoría de la gente tiene una objeción interna mucho mayor a cometer un asesinato que a robar en tiendas, y sería mucho menos propensa a cometer un crimen más grave. Por lo tanto, si el objeto del castigo es disuadir del delito, entonces se requeriría un castigo mucho mayor para prevenir el hurto en las tiendas que para prevenir el asesinato, un sistema que va en contra de las normas éticas de la mayoría de las personas. Como resultado, con la disuasión como criterio, tendría que haber una pena capital estricta para los hurtos menores — para el robo de chicle — mientras que los asesinos sólo podrían incurrir en la pena de unos pocos meses de cárcel.

Su punto de vista sobre el castigo es diferente. La víctima puede hacerle al criminal lo que el criminal le hizo a él. Este es el famoso principio de «doble restitución»:

Si, entonces, debemos decir que el criminal pierde derechos en la medida en que priva a la víctima, entonces debemos decir que el criminal no sólo debe devolver los 15.000 dólares, sino que debe ser obligado a pagar a la víctima otros 15.000 dólares, para que, a su vez, pierda esos derechos (hasta 15.000 dólares de bienes) que le había quitado a la víctima. En el caso del robo, entonces, podemos decir que el criminal debe pagar el doble de la cantidad robada: una vez, por la restitución de la cantidad robada, y otra vez por la pérdida de lo que había privado a otro.

Esto desconcierta a algunos economistas. Uno de ellos escribió que esta teoría es arbitraria: ¿Por qué no una triple restitución o una décima parte? En su lugar, estos economistas quieren calibrar el castigo para que tengamos la cantidad económicamente «eficiente» de disuasión.

Lo que estos críticos no ven es que la teoría de Rothbard se basa en un principio moral:

Debería ser evidente que nuestra teoría del castigo proporcional — que la gente puede ser castigada perdiendo sus derechos en la medida en que han invadido los derechos de los demás — es francamente una teoría retributiva de castigo, una teoría de «diente (o dos dientes) por diente».

Obviamente, la doble restitución tiene un efecto disuasorio, pero esa no es su razón de ser.

Si se tiene esto en cuenta, es obvio por qué favorece la doble restitución en lugar de una cantidad mayor. Es un principio moral básico, piensa, que el castigo debe ser proporcional al crimen:

La regla de la proporcionalidad nos dice cuánto castigo puede exigir un demandante a un infractor condenado, y nada más; impone el límite máximo de castigo que puede ser infligido antes de que el propio castigador se convierta en un agresor criminal.

Por lo tanto, debe quedar claro que, según la ley libertaria, la pena capital tendría que limitarse estrictamente al crimen de asesinato. Porque un criminal sólo perdería su derecho a la vida si primero hubiera privado a alguna víctima de ese mismo derecho. No sería permisible, entonces, que un comerciante al que le hayan robado un chicle, ejecute al ladrón de chicles condenado. Si lo hiciera, entonces él, el comerciante, sería un asesino injustificable, que podría ser llevado ante la justicia por los herederos o cesionarios del ladrón de chicles.

Ahora Rothbard tiene que enfrentar una nueva objeción. ¿No es obvio que las teorías retributivas de castigo están equivocadas? El argumento más importante a favor de este punto de vista parte de la premisa de que el dolor es malo. El dolor que el criminal causa a la víctima es malo, y sumado a ese dolor también es malo. El castigo es infligir dolor. Puede ser necesario infligirlo para lograr algún objetivo como la disuasión, pero en sí mismo el castigo es malo. El castigo retributivo, ya que se lleva a cabo por sí mismo, es por lo tanto malo.

Hay una forma filosóficamente muy interesante de responder a este argumento. Dejaré que los lectores evalúen el mérito de esta respuesta, pero creo que vale la pena considerarlo. Una suposición clave del argumento anti-retribución es que la maldad del dolor es siempre aditiva. (No, eso no es un error de imprenta para «adictivo».) Si se combina el dolor del castigo con el dolor causado por el crimen, se incrementará la cantidad total de dolor. Pero, como el filósofo austriaco Franz Brentano señaló, es una opinión inteligible que esto disminuye, en lugar de aumentar, la maldad de este estado de cosas. Se podría pensar que el conjunto compuesto por el dolor causado por el crimen más el dolor causado por la retribución es mejor que la maldad del dolor del crimen por sí mismo, aunque por supuesto la cantidad de dolor aumenta con la retribución. Podemos ver la retribución, según Brentano, como quitar parte de la maldad de la situación, aunque — o más bien porque — el dolor total aumenta. Si se piensa en esto, se verá que esta visión puede ser utilizada para socavar ciertas formas de utilitarismo también.

Como de costumbre, Rothbard abre profundidades que los economistas menores ignoran.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
diego_cervo via Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire