Mises Wire

Home | Wire | ¿Qué pasa con los niños ricos revolucionarios?

¿Qué pasa con los niños ricos revolucionarios?

  • kid

Etiquetas ProgressivismMedios y Cultura

09/22/2020

A estas alturas, los lectores sin duda están familiarizados con la visión de turbas furiosas que rompen ventanas, saquean tiendas y acosan a los peatones y a los comensales de la calle en todo el país, supuestamente en nombre de la defensa de los derechos de los negros estadounidenses. En todo el país, estas turbas son diversas y tienen motivos diversos, que van desde el simple deseo de saquear y obtener cosas gratis hasta ser impulsados por creencias ideológicas muy arraigadas. Sin embargo, uno no puede dejar de notar que en muchos lugares un número significativo de los que causan disturbios no son los sujetos de la opresión estatal en cuestión, sino que a menudo son blancos y a veces incluso ricos, y como resultado están casi completamente aislados de las consecuencias de sus juergas destructivas.

Portland, lugar de más de cien días seguidos de protestas y a menudo de violentos disturbios, parece ser el ejemplo a seguir de este fenómeno. Portland es, de hecho, la ciudad más blanca de los Estados Unidos.

En la ciudad de Nueva York, el Daily Mail informó sobre el reciente arresto de siete miembros del New Afrikan Black Panther Party, un grupo revolucionario maoísta, después de una serie de disturbios que causaron al menos 100.000 dólares en daños. Cada uno de ellos parece ser blanco de sus fotos, y entre ellos hay un director de arte que ha hecho trabajos para Pepsi y Samsung, modelo y actriz, e hijo de famosos escritores de cómics. El New York Post hizo un perfil de una alborotadora de veinte años, Clara Kraebber, y descubrió que su madre dirige su propio estudio de arquitectura y su padre es un psiquiatra que enseña en la Universidad de Columbia. La familia pagó 1,8 millones de dólares en 2016 por su apartamento en la ciudad de Nueva York y también es propietaria de una casa en Connecticut con cuatro chimeneas.

O consideremos a Vicky Osterweil, la autora blanca del muy discutido libro  In Defense of Looting, que también es hija de un profesor universitario. Como informa Matt Taibbi en su reseña del libro, «hay pocas pruebas de que la autora de In Defense of Looting haya estado alguna vez fuera» y «ella confiesa una “aversión personal a la violencia”, lamentando una “negativa a atacar la propiedad” que “no disminuye el grado en que me beneficio de los sistemas de dominación”». En palabras de Taibbi «este es un libro de 288 páginas escrito por una persona muy en línea en apoyo a la idea de que otras personas deberían saquear, amotinarse y quemar cosas en el mundo real».

Los disturbios de los ricos tampoco se limitan a los blancos. Consideremos el caso de los dos abogados no blancos, uno de los cuales recibió su título de abogado en Princeton, cuyo arresto por lanzar un cóctel molotov en un disturbio en la ciudad de Nueva York llegó a los titulares precisamente por sus trabajos de alto nivel y bien pagados.

Lo que todos estos ejemplos tienen en común es que los disturbios y la destrucción, o la promoción de los mismos, están siendo perpetrados por personas que no tienen nada que hacer y no estarán expuestas a las consecuencias a largo plazo para las personas y las comunidades a las que supuestamente intentan ayudar. Los vecindarios que sufren a causa de los disturbios a menudo terminan deprimidos económicamente durante décadas, pero gente como Clara Kraebber no tendrá que preocuparse por esas cosas.

En el último siglo, ha habido una gran cantidad de estudios que intentan descubrir las raíces de este tipo de movimientos revolucionarios generalizados. En Liberalismo, Mises discute la idea de un complejo de Fourier, donde las ideas revolucionarias antiliberales son adoptadas por la gente como un medio de lidiar con su propia insuficiencia frente a la realidad. El teórico político Eric Voegelin (que asistió a los seminarios de Mises en Viena) también plantea una explicación similar, aunque más compleja, con su teoría del gnosticismo.

El sociólogo clásico liberal Helmut Schoeck también hace un argumento similar en su libro La envidia y la sociedad. La envidia y la sociedad, argumenta Schoeck, proviene de la reacción de un individuo a una insuficiencia personal y el deseo de encontrar una manera de culpar a alguien o a algo que no sea él mismo. Como Mises y Voegelin, Schoeck explora las formas en que esta actitud es perjudicial para la sociedad, pero también explora por qué algunas personas que participan en los movimientos revolucionarios están bien y no son miembros de las masas trabajadoras que tratan de «liberar».

En estos casos Schoeck argumenta que tales personas no están afligidas por la envidia, sino más bien por el miedo a la envidia o la culpa de ser desiguales. Argumenta que «el miedo a la culpa de ser considerado desigual está muy arraigado en la psique humana», y que se puede observar en todas partes, desde las oficinas hasta las escuelas, en la forma en que las personas que sobresalen en algo bajan su rendimiento consciente o inconscientemente. Este fenómeno es bastante desafortunado cuando se trata del lugar de trabajo, pero cuando se trata de la política las consecuencias pueden ser mucho más graves.

Schoeck argumenta que tal culpa puede llevar a una persona a renunciar a su antigua vida para servir a los menos afortunados, pero que muchas veces tal persona no busca extirpar su culpa dejando su propia y cómoda posición, sino más bien insistiendo en que el mundo entero debe unirse a ellos para erradicar la desigualdad. En sus palabras «No tengo ninguna duda de que uno de los motivos más importantes para unirse a un movimiento político igualitario es este ansioso sentimiento de culpa: “Establezcamos una sociedad en la que nadie tenga envidia”».

Sin duda, incluso Schoeck estaría impresionado por el grado en que nuestros actuales trastornos son impulsados por aquellos que están atormentados por la culpa de ser desiguales en lugar de los que están llenos de envidia en sí. Sin duda, no hay escasez de tales personas envidiosas en estos días, pero no puede haber duda sobre qué grupo es la fuerza motriz.

Esperemos que a medida que la vida social vuelva lentamente a la normalidad y que el clima se enfríe, los niños ricos con culpa se cansen de jugar a ser revolucionarios y vuelvan a casa. Pero hasta entonces, parece que el resto de nosotros nos veremos forzados a sufrir mientras resuelven sus problemas psicológicos a través de alguna terapia de romper ventanas.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a Mises U alum and freelance writer.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire