Mises Wire

Home | Wire | Por qué un mercado bajista de bonos apunta a una economía en debilitamiento

Por qué un mercado bajista de bonos apunta a una economía en debilitamiento

  • bear

Etiquetas Dinero y bancos

10/14/2021

Después de cerrar en el 0,53 por ciento en julio de 2020, el rendimiento del bono del Tesoro de EE.UU. a diez años se movió implacablemente al alza, cerrando el martes 28 de septiembre de 2021 en el 1,55 por ciento. Cada vez es más probable que la cifra del 0,53% de julio de 2020 haya sido el punto más bajo.

10-year T-bond yields

¿Cómo debemos ver esto en el contexto de las tendencias históricas de los rendimientos de los bonos?

En primer lugar, es importante tener en cuenta los fundamentos conductuales de la compra de bonos.

Por regla general, las personas asignan una mayor valoración a los bienes presentes que a los futuros. Esto significa que los bienes presentes se valoran con una prima respecto a los bienes futuros. Esto se debe a que un prestamista o un inversor renuncia a algunos beneficios en el presente. Por tanto, la esencia del fenómeno del interés es el coste que soporta un prestamista o un inversor.

Un individuo que sólo tiene los recursos suficientes para mantenerse con vida es poco probable que preste o invierta sus escasos medios. El coste de prestar o invertir para él es probablemente muy alto, incluso podría costarle la vida si considerara prestar parte de sus medios. Por lo tanto, es poco probable que preste o invierta aunque le ofrezcan un tipo de interés muy alto. Una vez que su riqueza empieza a crecer, el coste de prestar o invertir empieza a disminuir. Destinar parte de su riqueza a prestar o invertir va a mermar en menor medida la vida y el bienestar de nuestro individuo en la actualidad.

De ello se deduce, en igualdad de condiciones, que todo lo que conduce a una expansión de la riqueza de los individuos da lugar a un descenso del tipo de interés, es decir, a la disminución de la prima de los bienes presentes sobre los futuros. A la inversa, los factores que socavan la expansión de la riqueza dan lugar a un aumento del tipo de interés. Obsérvese que, mientras que el aumento del conjunto de la riqueza se asocia probablemente a una disminución del tipo de interés, lo contrario se produce probablemente con una disminución del conjunto de la riqueza.

Es probable que la gente tenga menos ganas de aumentar su demanda de diversos activos, con lo que aumentará su demanda de dinero en relación con la situación anterior. En igualdad de condiciones, esto se manifestará en la disminución de la demanda de activos, con lo que bajarán sus precios y aumentarán sus rendimientos.

Obsérvese de nuevo que el aumento de la riqueza tiende a reducir las preferencias temporales de los individuos, mientras que la disminución de la riqueza tiende a aumentar las preferencias temporales. Sin embargo, la relación entre los cambios en la riqueza y los cambios en las preferencias temporales no es automática. Cada individuo decide cómo asignar su riqueza de acuerdo con sus prioridades.

Cambios en la oferta monetaria y el tipo de interés

Un aumento de la oferta de dinero, en igualdad de condiciones, significa que los individuos cuya masa monetaria ha aumentado son ahora mucho más ricos que antes de que se produjera el aumento de la oferta monetaria. Por lo tanto, es probable que esto dé lugar a una mayor disposición de estos individuos a comprar diversos activos. Esto conduce a la disminución de la demanda de dinero por parte de estos individuos, lo que a su vez hace subir los precios de los activos y disminuye su rendimiento.

Al mismo tiempo, el aumento de la oferta monetaria pone en marcha un intercambio de nada por algo, lo que equivale a un desvío de riqueza de los generadores de riqueza a los no generadores. El consiguiente debilitamiento del proceso de formación de riqueza pone en marcha un aumento general de los tipos de interés. Esto implica que un aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, sólo pone en marcha un descenso temporal de los tipos de interés. Este descenso de los tipos de interés no puede ser sostenible por el daño que supone para el proceso de generación de riqueza.

A la inversa, una disminución de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, pone en marcha un aumento temporal de los tipos de interés. Con el tiempo, la caída de la oferta monetaria favorece el fortalecimiento del proceso de formación de riqueza, lo que pone en marcha una caída general de los tipos de interés. Vemos, pues, que la clave de la determinación de los tipos de interés son las preferencias temporales de los individuos, que se manifiestan en la interacción de la oferta y la demanda de dinero. Obsérvese también que, en esta forma de pensar, el banco central no tiene nada que ver con la determinación de los tipos de interés subyacentes. Las políticas del banco central sólo distorsionan dónde deberían estar los tipos de interés de acuerdo con las preferencias temporales, lo que hace mucho más difícil para las empresas averiguar lo que realmente está pasando.

Evaluación de las tendencias históricas de los rendimientos a largo plazo

De 1960 a 1979, los rendimientos de los bonos del Tesoro de EEUU a largo plazo habían seguido una tendencia alcista visible (véase el gráfico). Desde 1980 hasta ahora, los rendimientos han seguido una tendencia a la baja (véase el gráfico).

10-year T-bond yields vs trend
10-year T-bond yields vs trend

De 1960 a 1979 también podemos observar que la tasa de crecimiento anual de la oferta monetaria (MGA) siguió una visible tendencia al alza (véase el gráfico). Esto provocó un fuerte debilitamiento del proceso de generación de riqueza a causa del intercambio de nada por algo. El debilitamiento del proceso de generación de riqueza debido a la tendencia al alza del impulso de crecimiento de la oferta monetaria elevó las preferencias temporales de los individuos, y esto situó los rendimientos subyacentes a largo plazo en una tendencia al alza.

AMS vs trend
Por el contrario, la tendencia decreciente de la tasa de crecimiento anual de la MGA que podemos observar desde 1980 hasta 2007 fue decisiva para el fortalecimiento del proceso de generación de riqueza (véase el gráfico). Este fue un factor importante en la tendencia a la baja de los rendimientos a largo plazo durante este periodo.
AMS vs trend
AMS vs trend

De 2008 a 2011, la tasa de crecimiento anual de la MGA siguió una visible tendencia al alza (véase el gráfico). Lo más probable es que esto volviera a socavar el proceso de generación de riqueza. La tendencia al alza de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria enriqueció a los primeros receptores del nuevo dinero bombeado y, como resultado, su demanda de diversos activos financieros, incluidos los bonos del Tesoro, aumentó, en el proceso, elevando los precios de estos activos y reduciendo sus rendimientos. A pesar de los grandes aumentos de la oferta monetaria, los primeros receptores de los aumentos monetarios se beneficiaron al adelantarse en el tiempo al efecto general de erosión de la riqueza. Esto, a su vez, también evitó la presión al alza de los tipos de interés.

Los aumentos masivos de la oferta monetaria desde 2019 hasta febrero de 2021 probablemente han socavado gravemente el proceso de generación de riqueza (véase el gráfico). Obsérvese que la tasa de crecimiento anual de la MGA se situó en el 79% en febrero de 2021. Obsérvese también que el aumento anual en términos de dólares se situó en una cifra sin precedentes de 4,2 billones de dólares en febrero de 2021. Si a esto se añade la imprudente política fiscal del gobierno, esto equivale a un grave debilitamiento del proceso de generación de riqueza y probablemente ha colocado los rendimientos a largo plazo en una tendencia al alza, que puede haber comenzado en julio de 2020.

AMS vs trend

La erosión de la formación de riqueza ya ha puesto en marcha el debilitamiento de la actividad económica y la disminución del impulso de los préstamos bancarios inflacionistas. Este tipo de préstamos es un ingrediente importante de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. La probable disminución de la reserva de riqueza aumenta la probabilidad de un nuevo descenso de la tasa de crecimiento de los préstamos inflacionistas y de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria (véase el gráfico).

AMS vs inflationary credit

Una caída de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria debilitará el aumento de la riqueza de los primeros receptores de dinero. En consecuencia, es probable que reduzcan su demanda de activos financieros, ejerciendo una presión al alza sobre los rendimientos. Si el desplome económico es de naturaleza severa, esto se traducirá en una disminución prolongada del impulso del crédito inflacionario. En consecuencia, se producirá un fuerte descenso de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Como resultado, la tendencia alcista de los tipos a largo plazo podría ser de larga duración.

Es probable que esta tendencia alcista tenga lugar a pesar de la influencia positiva de la esperada disminución del impulso de la oferta monetaria en el proceso de generación de riqueza. Hay que tener en cuenta que las probables políticas de la Fed y del gobierno para contrarrestar la incipiente depresión económica retrasarán la liquidación de diversas actividades no productivas, lo que ralentizará la reactivación de la reserva de riqueza.

Estas actividades, también conocidas como actividades de burbuja, han surgido a raíz de políticas monetarias y fiscales laxas. Como resultado, es probable que las actividades de burbuja sigan socavando el proceso de generación de riqueza con dichas políticas en vigor. Esto, a su vez, va a prolongar el mercado bajista de los bonos del Tesoro.

Conclusión:

Es probable que el mercado alcista de los bonos del Tesoro haya terminado en torno a julio de 2020. Debido a los fuertes aumentos de la oferta monetaria en el pasado, es probable que el proceso de generación de riqueza se haya debilitado considerablemente. Esto ha puesto en marcha la disminución del impulso crediticio inflacionario y la consiguiente disminución del impulso de la oferta monetaria.

Como resultado, se espera que esto ponga en marcha una subida visible de los tipos de interés a largo plazo. Es probable que los intentos de la Reserva Federal y del Gobierno para contrarrestar la caída de la economía debiliten aún más la reserva de riqueza y agraven el clima económico.

Hay que tener en cuenta que una vez que la reserva de riqueza empieza a disminuir, las políticas monetarias y fiscales agresivas sólo pueden debilitar esta reserva, debilitando así el corazón del crecimiento económico. Si las políticas monetarias y fiscales laxas pudieran fortalecer la reserva de riqueza, la pobreza mundial se habría eliminado hace mucho tiempo.

Note that once the pool of wealth starts to decline, aggressive monetary and fiscal policies can only weaken this pool, thereby weakening the heart of economic growth. If loose monetary and fiscal policies could strengthen the pool of wealth, then world poverty would have been eliminated a long time ago.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire