Mises Wire

Home | Wire | Por qué tantos americanos rechazan el debido proceso legal en la era del covid

Por qué tantos americanos rechazan el debido proceso legal en la era del covid

  • exp

Etiquetas Derechos de propiedad

08/27/2021

La respuesta política al pánico del covid de 2020 en Estados Unidos fue uno de los ataques directos más generalizados a los derechos humanos fundamentales en décadas. De la noche a la mañana —y sin ningún tipo de deliberación, debate o control— se negó a millones de americanos sus derechos básicos a buscar empleo, a reunirse libremente y a practicar su religión.

Se cerraron los negocios y las iglesias, y se ordenó a innumerables americanos que se quedaran en sus casas y abandonaran sus fuentes de ingresos.

Todo esto se hizo sin más proceso legal que la emisión de edictos por parte de un pequeño puñado de políticos, normalmente ejecutivos como gobernadores de estados y alcaldes de ciudades.

Los que presionaron para que se cerraran las puertas y se confiscaran los bienes —pues eso es lo que es un cierre forzoso de un negocio- negaron que fuera necesario ningún tipo de proceso o «controles y equilibrios».

Por el contrario, los defensores de los cierres insistieron en que el público aceptara sin reservas las «recomendaciones» de los expertos de las oficinas gubernamentales, que insistían en que los cierres forzados y los cierres de empresas eran la única respuesta razonable a la supuesta amenaza del covid-19. Si se sugería, en compañía de otros, que las empresas debían ser escuchadas antes de ser cerradas por la fuerza —o que un individuo debía recibir algún tipo de proceso debido antes de ser considerado un trabajador «no esencial»— era probable que se produjeran burlas y desprecio.

Ya no hay lugar para el debido proceso, nos dice la narrativa oficial.

Este nuevo giro hacia la obediencia al poder ejecutivo impulsado por los expertos no apareció de la nada. Más bien es, en parte, una manifestación de un largo proceso ideológico que ha sustituido gradualmente el respeto a los controles legales y al debido proceso por una deferencia hacia los expertos científicos. Se alega que estos expertos no deben estar sujetos al lento e ineficiente proceso de las restricciones legales al poder del Estado.

Este proceso se explica en un ensayo de 1963 del politólogo francés Bertrand de Jouvenel titulado «Las consecuencias políticas del ascenso de la ciencia».1

La premisa básica de De Jouvenel es la siguiente: con el ascenso del liberalismo en Occidente —lo que algunos llaman liberalismo clásico— se puso mayor cuidado en erigir obstáculos legales que frenaran o impidieran la acción del Estado contra los individuos. Esto se hizo para garantizar el debido proceso a la gente común. Esta postura se generalizó y se respetó especialmente en los siglos XVIII y XIX, cuando muchos adquirieron una mayor desconfianza en las instituciones gubernamentales y sus agentes. La idea era que las instituciones políticas no podían confiscar la vida, la libertad o la propiedad de una persona a menos que el Estado se sometiera primero a un proceso legal fiable y estable.

Pero este proceso era lento, y estaba orientado al pasado en el sentido de que se había construido sobre bases legales para evitar los abusos del pasado por parte de los regímenes. En cierto sentido, es conservador por naturaleza.

De Jouvenel escribe:

El precedente es la base más antigua de la ley, y el más seguro....

El procedimiento judicial es el único remanente de la vieja idea de «la manera correcta», y por lo tanto un islote de procedimiento estable en un mar de procesos cambiantes.

Los expertos más venerados según esta forma de pensar eran los juristas o, según el término preferido de Jouvenel, los juristas, que velaban por el respeto del proceso legal para garantizar el mantenimiento de los derechos legales.

Pero en el siglo XX, este respeto por los juristas había empezado a ser sustituido por la deferencia hacia otros expertos, especialmente los científicos y los expertos en política, que prometían ser capaces de gestionar y dirigir la sociedad hacia resultados específicos. Además, la creciente fe del público en la tecnología como medio para afinar la sociedad comenzó a desafiar las ideas, ahora aparentemente anticuadas, del debido proceso y el procedimiento estable.

En consecuencia, de Jouvenel escribe,

Ahora el juicio se ha invertido: los que operan tradicionalmente [es decir, los juristas que exigían el respeto de los antiguos procesos legales] son un lastre para el progreso.

Los resultados, más que el proceso legal, se convierten en la motivación de la política. En este punto, el modelo de sociedad se desplaza de un tribunal o un parlamento a un laboratorio. El progreso pasa a definirse como la adopción de una eficacia científica fulminante:

La organización social [bajo los nuevos expertos] se convierte en un asunto de ingeniería de sistemas, y las decisiones específicas se convierten en problemas de investigación de operaciones....

Sin saberlo e indirectamente, el científico socava el orden jurídico.... Nuestra expectativa y entusiasmo por el progreso están en contradicción con la fidelidad a «los caminos de nuestros padres». Pero los «caminos de nuestros padres», tan queridos por los antiguos moralistas, siempre han servido de base importante para los juristas.

Veamos cómo se ha desarrollado esto durante la crisis de covid.

Que la «ciencia» era más importante que el debido proceso en las mentes de un gran número de americanos se hizo inmediatamente obvio para cualquiera que intentara defender el «debido proceso» durante la primavera de 2020.

Más bien, la política pasó a guiarse por la idea de que los expertos nos dirán los objetivos adecuados de la política gubernamental, y luego se esperaba que los gobiernos impusieran las medidas coercitivas necesarias para alcanzar esos objetivos. Este proceso era aparentemente eficiente y progresista: los expertos querían X e Y, por lo que se esperaba que el Estado utilizara sus poderes policiales para obligar a todo el mundo a hacer X e Y. El fin.

El debate político, el proceso legislativo y la adhesión a los procesos legales, por otro lado, se convirtieron en meros impedimentos para lograr estos importantes objetivos «científicos».

De Jouvenel también explicó los medios para lograrlo, señalando que en el antiguo ideal liberal del proceso legal, el poder legislativo debía tomar la iniciativa, y el ejecutivo actuar simplemente para cumplir los deseos de los legisladores. Este era el viejo modelo lockeano. Pero no duró.

Por el contrario, en un régimen que defiere a la experiencia científica, el poder ejecutivo tiene la sartén por el mango, y el viejo modelo lockeano se pone de cabeza:

La ciencia es una influencia que contribuye a la disolución de un orden jurídico. En el ámbito político, ahora está claro que «el ejecutivo» no se parece en nada a lo que Locke imaginaba: él lo veía como un poder subordinado al legislativo, y como «encargado» de la ejecución de las leyes. Esto implicaba que una decisión del ejecutivo debía mirar hacia atrás, hacia las leyes vigentes, mientras que nosotros sabemos muy bien que esas decisiones miran de hecho hacia adelante, hacia los resultados que se esperan de ellas.

En este nuevo modelo, sólo el ejecutivo es apto para ajustarse a las exigencias del nuevo modelo de experiencia. El ejecutivo puede actuar con rapidez, con un mínimo de deliberación y prestando más atención al resultado que al proceso. El creciente poder del ejecutivo es un ajuste natural para una sociedad orientada a la deferencia por los expertos tecnócratas. Según esta forma de pensar, lo mejor es seguir adelante y dejar que las legislaturas y los tribunales se pongan al día después.

Y esto es lo que hemos visto en los últimos dieciocho meses. Los expertos y los ejecutivos toman la iniciativa política con una serie de órdenes y edictos, y a los tribunales y a las legislaturas les corresponde seguir la pista de las medidas «decisivas» adoptadas en nombre de la ciencia.

Por lo tanto, sólo muchos meses después de los hechos pueden los que se oponen a las políticas preferidas del ejecutivo esperar recuperar alguna apariencia de derechos legales y el debido proceso a través de los tribunales o la acción legislativa. Para entonces, por supuesto, es posible que los derechos humanos y las instituciones económicas ya hayan sufrido graves daños. Y la experiencia sugiere que los derechos legales, una vez abolidos, son excepcionalmente difíciles de recuperar meses o años después.

Sin embargo, es probable que el público lo tolere porque el nuevo modelo de pericia científica ha tenido mucho éxito entre gran parte del público. En esta nueva forma de pensar, es importante «hacer algo» y «confiar en los expertos» y hacer caso omiso de los límites legales del poder ejecutivo. Exigir lo contrario es estar «en contra de la ciencia».

Este artículo es una adaptación de la sección final de una charla en el Colorado Springs Mises Meetup del 21 de agosto de 2021. Ve el vídeo.

  • 1. Bertrand de Jouvenel, «The Political Consequences of the Rise of Science», Economics and the Good Life: Essays on Political Economy (New Brunswick, NJ: Transaction Publishers, 1999), pp. 165-78.
Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire