Mises Wire

Home | Wire | Por qué quieren destruir a Julian Assange

Por qué quieren destruir a Julian Assange

  • assa

Etiquetas Sistema LegalEl Estado PolicialTeoría Política

09/21/2020

La heroica pero trágica vida de Julian Assange está llegando a un punto culminante en las próximas semanas. Un tribunal británico pronto decidirá si Assange, aparentemente un editor y periodista, será extraditado a los Estados Unidos para ser acusado de espionaje. Aunque muchas personas en todo el mundo han seguido las dificultades de Assange de vez en cuando durante la última década, es realmente ahora, durante este juicio falso en Londres, que la importancia de la lucha por la libertad política debe quedar clara para todos.

En el sentido más amplio, la libertad política puede definirse como la libertad de la coacción del Estado. Concedida la existencia de un Estado, por pequeño que sea, la libertad política nunca es completa. Y nunca se puede dar por sentada; la libertad política siempre debe ser combatida, aunque sólo sea para aferrarse a las ganancias del pasado. Aunque hoy en día hay más libertad política en Occidente que cuando Bertrand Russell fue encerrado por oponerse al reclutamiento durante la Primera Guerra Mundial, el Estado sigue sin tener reparos en pisotear los derechos individuales cuando considera que sus intereses están en juego. Assange ha sido espiado, encarcelado y torturado. El derecho a la privacidad de millones de personas ordinarias ha sido violado a través de programas de vigilancia secretos e ilegales llevados a cabo por agencias de inteligencia, algunos de los cuales han sido revelados por Assange y las fuentes con las que trabajaba.

Aunque Assange no es exactamente un libertario, que actúa sobre la idea libertaria de que el Estado no tendrá secretos para el pueblo. En sus palabras, «la transparencia y la responsabilidad [del Estado] son cuestiones morales». Es el principio moral de que el pueblo tiene derecho a saber todo lo que dicen, escriben y hacen sus funcionarios, especialmente cuando cometen actos que son ilegales según el sistema jurídico del Estado. Por supuesto, este punto se vuelve más relevante a medida que el Estado crece en tamaño y alcance; si se redujera a un estado de vigilante nocturno, habría mucho menos que saber. 

La aceptación pública de la función de gran envergadura del Estado en la sociedad se ha logrado a lo largo de generaciones a través del sistema de educación pública y de unos medios de comunicación obedientes. Se ha impuesto mediante la amenaza de violencia (o violencia real si es necesario, como en el caso de Assange) con el fin de hacer frente a los disidentes graves. El estado requiere una opinión pública obediente para poder gobernar y por lo tanto no tolerará a nadie que pueda debilitar la aceptación tácita del pueblo de un estado con los dedos en la masa.

Desde el surgimiento del Estado moderno, muchos de los llamados enemigos del Estado han estado en el extremo receptor de su poder, desde Voltaire y Emma Goldman hasta Mahatma Gandhi y Martin Luther King Jr. La lucha por la libertad política es difícil debido a la gravedad del desafío, como Julian Assange está experimentando ahora. Cuando esta lucha empieza a dar resultados, entraña peligros inmediatos, porque el Estado, como cualquier organismo, se defenderá; no puede aceptar intentos exitosos de socavar su legitimidad, reducir su poder, hacer que rinda cuentas o exponer sus secretos. Empezará por tratar de disuadir y, a menudo con éxito, colgar beneficios para influir en los menos decididos. Si eso no funciona, el Estado advertirá a sus víctimas, al verdadero estilo de la mafia, y podrá entonces decidir arruinar las carreras, encarcelar y finalmente recurrir al asesinato si eso es necesario para eliminar una amenaza grave.

Esto es lo que le pasa a Julian Assange, como a muchos antes que él. Irónicamente, el tratamiento inaceptable de Assange confirma la naturaleza  del estado. El gobierno de EEUU percibe Assange como una seria amenaza, porque ha ayudado con éxito a exponer sus crímenes y podría seguir haciéndolo a menos que se le detenga. Gracias a Wikileaks, que Assange ha liderado, el público ahora conoce los crímenes de guerra del ejercito de EEUU, el programa de vigilancia masiva de la CIA (Vault7), la corrupción política de EEUU (archivo de correo electrónico del DNC), y muchos otros actos ilegales cometidos por el aparato estatal. Debido a que todos estos crímenes tienen que mantenerse en secreto para mantener la ilusión de la benevolencia del estado, el gobierno de EEuU ha decidido castigar a Assange por exponerlos, disuadiendo así a otros de emularlo.

Este ataque frontal a Assange por Washington, DC, confirma el carácter particularmente irresponsable y deletéreo del gobierno federal de EEUU. Los estados europeos están lejos de ser inocentes, pero se comportan mejor en nuestra época porque están más limitados interna y externamente. A pesar de ello, o debido a ello, Gran Bretaña —y Europa— es incapaz o no está dispuesta a enfrentarse a los Estados Unidos, aunque ello signifique sacrificar sus principios más fundamentales como lo hace. Como escribió John Pilger, «la tierra que nos dio la Carta Magna, Gran Bretaña, se distingue por el abandono de su propia soberanía al permitir que una potencia extranjera maligna manipule la justicia».

Los Estados Unidos, en colaboración con el Reino Unido y los principales medios de comunicación, en su mayoría, consideran que Assange es un enemigo que hay que neutralizar, aunque ello signifique ir abiertamente en contra de los principios fundamentales del estado de derecho que este Estado ha pretendido públicamente respetar durante tanto tiempo. El más importante de estos principios, la libertad de expresión y de prensa, está supuestamente protegido por la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Sin embargo, el hecho de que los Estados Unidos y el Reino Unido estén ahora burlándose de los derechos básicos de Assange a plena luz del día es un verdadero riesgo para su reputación y, por lo tanto, también un signo de desesperación.

Aunque el gobierno de EEUU no ha ganado esta batalla todavía, el futuro de Assange parece bastante sombrío, a pesar del apoyo que está recibiendo de muchas instituciones conocidas. Pero, a largo plazo, su caso muy público puede ayudar a la causa de la libertad política en Occidente. Su destino en manos del estado por publicar información veraz sobre su comportamiento ilegal e inmoral puede finalmente hacer que mas gente reconozca que muchas de las actividades del estado, ocultas o no, son fundamentalmente antagonistas de sus intereses. Aunque no se puede esperar que la población en general defienda la libertad política como lo ha hecho Julian Assange, su caso podría ayudar a despertarlos de su letargo político, ya que, como escribió George Santayana:

A menos que todos los interesados vigilen el curso de los asuntos públicos y se pronuncien frecuentemente sobre su conducta, no tardarán en darse cuenta de que han sido ignorados y esclavizados.

El juicio de Julian Assange tendrá consecuencias que son mucho más grandes que el hombre mismo. Cualquiera que sea el futuro de Assange, ya es un martir mas en la lucha histórica por la libertad política de la que todos pueden inspirarse.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire