Mises Wire

Home | Wire | Por qué no hay tal cosa como un monopolio explotador en un libre mercado

Por qué no hay tal cosa como un monopolio explotador en un libre mercado

  • monopoly.png

Etiquetas Amiguismo y corporativismoProteccionismo y libre comercioMonopolio y Competencia

10/26/2020

¿Qué es un signo revelador del analfabetismo económico?

Empiezo a creer que lo peor es la afirmación de que los mercados llevan al monopolio y a la acumulación de riqueza en unas pocas manos. ¿Por qué? Porque no tiene ningún sentido a primera vista y no tiene ninguna explicación lógica, por lo que es indicativo de confusión y malentendido fundamental.

Concedido, muchos grandes pensadores han sido engañados por esto, incluyendo a Joseph Schumpeter (el viejo pesimista, no el joven optimista). Sin embargo, es un error fundamental. Este error no radica en el hecho de que algunos, o incluso muchos, empresarios se empeñen en conseguir un imperio, que las empresas y los empresarios quieran y puedan desear un monopolio, o que busquen el mayor beneficio posible, sino en confundir los objetivos de los actores individuales con el mecanismo que comprenden colectivamente. Esto es como calcular la función del dinero en la economía estudiando un billete de dólar.

Poco, si acaso, saldrá de ello, porque la instancia no es la función.

Esta diferencia se plasma en los eslóganes «promercado, no proempresas» o «libre mercado anticapitalista», que aquí tienen significados similares. El núcleo del mercado es el intercambio voluntario realizado para el beneficio privado. Pero en el intercambio voluntario (no fraudulento) ambas partes, no sólo una, se anticipan a la ganancia. No hay transferencia de riqueza, sino un aumento en ambos lados.

El mercado comprende todos y cada uno de los intercambios voluntarios, y no ve más barreras de entrada que la escasez: no se puede comerciar con lo que no se tiene.

Los mercados alivian la carga de la escasez en la sociedad determinando los valores relativos (precios) y, a través de ellos, asignan los recursos a las manos más productivas (desde la perspectiva de los consumidores; es decir, la creación de valor). En esta situación, sólo se puede acumular riqueza mediante la producción seguida de un intercambio que se prevé beneficie a los consumidores, que son los árbitros finales del valor. Aunque se monopolizara algún recurso valioso, éste sólo tiene valor cuando se utiliza en la producción. Si yo monopolizara la carne, sólo podría utilizar esta situación en mi beneficio vendiendo la carne.

El típico contraargumento es que algunos recursos son necesarios para algunas formas de producción, de manera que el monopolista puede extraer rentas del resto de la economía. Sin embargo, esto sólo es cierto en un mundo estático. En un mundo en el que aprendemos, descubrimos e innovamos, no existen tales recursos.

De hecho, el monopolio duradero de un recurso preciado por parte de alguien significa dos cosas: en primer lugar, es un gran incentivo para que los empresarios centren sus esfuerzos e imaginación en la búsqueda de alternativas (que siempre son posibles porque nada en este mundo es del todo específico) y, en segundo lugar, hace que el monopolista sea relativamente más pobre mientras no haga uso del recurso.

Sólo mediante el uso del recurso (es decir, utilizándolo para beneficiar a los consumidores) es que se vuelve valioso y puede generar ingresos para el propietario. En otras palabras, es a través de socavar su monopolio que el propietario se sirve mejor a sí mismo. También es mediante el uso (y, por consiguiente, el intercambio) del recurso que pueden limitarse las innovaciones que pueden socavar su valor.

De hecho, cuanto más eficazmente se utiliza un recurso para satisfacer a los consumidores, más valioso es. Además, cuanto menos molesto sea el monopolio, lo que significa que los esfuerzos de innovación se dirigen a otros lugares, mejor.

El mercado simplemente no ofrece un mecanismo para que los monopolistas exploten a los consumidores. El valor de cualquier recurso se deriva de la valiosa contribución que ofrece a los consumidores, lo que significa que el capital y los recursos son valiosos porque los consumidores determinan que lo son. El propietario es un servidor de los consumidores, y no al revés.

Entonces, ¿por qué vemos monopolios en la «economía de mercado»?

¿Por qué vemos una inmensa desigualdad?

No es el resultado de un intercambio voluntario, porque ese mecanismo beneficia a todos los involucrados al mejorar sus posiciones, y a la sociedad en general al producir una asignación de recursos más beneficiosa. La única explicación razonable y lógica es que algo ha distorsionado el intercambio voluntario. Por lo general, se trata de la carga de las reglamentaciones, que casi exclusivamente imponen costos y restringen la entrada de competidores y, por lo tanto, protegen indirectamente a los titulares, que ya no responden a los consumidores en condiciones plenamente comercializables.

En otras palabras, el mecanismo de mercado está parcialmente fuera de juego, y por lo tanto el resultado también está distorsionado. Al no dejar que el mecanismo de mercado funcione plenamente, algunos de los intercambios más beneficiosos dejarán de tener lugar, lo que supone una pérdida para esas partes. Como resultado, algunos recursos —especialmente los protegidos de la competencia— se sobrevaloran relativamente y ofrecen a sus propietarios más beneficios de los que justifica el beneficio para los consumidores. Mientras estén protegidos del mecanismo del mercado (en lugar de estar sujetos a él), pueden aprovechar la posición.

Este es el verdadero problema del monopolio: no se trata de que alguien sea el único vendedor o proveedor de un recurso, sino de que los monopolistas están protegidos artificialmente y, por lo tanto, ya no están sujetos a los beneficios de beneficiar a los consumidores. La lógica del mercado ya no se aplica, que es la razón por la que vemos estos problemas. Para que esto suceda, no es necesario que un mercado sea totalmente nacionalizado o controlado por el gobierno. Basta con circunscribir el mecanismo del mercado y, por lo tanto, dirigir empresarios a actividades que de otro modo no habrían sido su primera opción, para causar resultados altamente distorsionados. Cuanto más restricciones afecten al mecanismo de mercado y limiten el ámbito del intercambio voluntario, mayor será la carga para los consumidores.

La idea errónea común de que el intercambio voluntario conduce al monopolio y a la acumulación de riqueza es, por consiguiente, exactamente lo contrario de lo que se desprende de la lógica del mercado.

Más regulación no puede resolver este problema, porque la regulación es el problema.

Es muy desafortunado que tantos no consideren qué mecanismo podría o debería haber causado los problemas que observan. No hay ninguna manera concebible por la cual el intercambio voluntario pueda llevar a un productor a una posición de «poder de mercado», porque la producción es valiosa sólo porque los consumidores piensan así, y esto se basa en sus costos de oportunidad: la comparación del valor ganado versus qué otro valor puede ganarse en su lugar. Un monopolista que aumenta los precios de venta está empujando a los clientes a otros lugares, dirigiéndolos a considerar otras opciones y proporcionando a los empresarios mayores incentivos de beneficios para encontrar formas de servir a los consumidores sin involucrar al monopolista.

Sólo restringiendo estos resultados lógicos puede el monopolista ganar poder de mercado. Esas restricciones se imponen en el mercado, típicamente por el gobierno, pero no forman parte del mercado.

Formateado desde Twitter @PerBylund.

Author:

Contact Per Bylund

Per Bylund is associateprofessor of entrepreneurship & Records-Johnston Professor of Free Enterprise in the School of Entrepreneurship at Oklahoma State University. Website: PerBylund.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Flickr | Chris Goldberg | https://www.flickr.com/photos/chrisgold/8171039910
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire