Mises Wire

Home | Wire | Por qué los estadounidenses no tienen ahorros

Por qué los estadounidenses no tienen ahorros

  • pm
0 Views

Etiquetas InflationOtras Escuelas de Pensamiento

En respuesta a una probable recesión mundial, los gobiernos han puesto en marcha a toda marcha los espigones fiscales y monetarios. Un plan de gasto de 2 billones de dólares acaba de ser aprobado en los EEUU, los bancos centrales están en una juerga de compras, y el pago de estímulo de 1200 dólares es sólo dinero de helicóptero. Dado que el gobierno no tiene un árbol mágico de la abundancia y sólo puede redistribuir desde el bolsillo izquierdo al derecho mediante impuestos, préstamos o la impresión de dinero, ¿cómo es que esto tiene algún sentido económico o hace que cualquier país esté mejor? El gobierno y los economistas keynesianos le dirán que es para protegernos de los peligros venideros del acaparamiento; específicamente, que los bancos dejarán de prestar y simplemente dejarán los fondos. Keynes llevó el acaparamiento a la vanguardia de la economía en su Teoría general del empleo, el interés y el dinero; un concepto que el economista clásico consideró irrelevante.

En una economía de flujo circular, el valor de la producción debe ser igual a los ingresos. Los ingresos representan la capacidad de adquirir bienes y servicios y se pueden dividir en tres categorías: se pueden consumir, ahorrar o acumular. El consumo consiste en utilizar los ingresos para obtener bienes y servicios para la satisfacción personal actual. El ahorro se define (correctamente) como la transferencia del poder adquisitivo de un grupo a otro.1 El ahorrador está renunciando a su acceso actual a los bienes y servicios para poder consumir más de ellos en el futuro. Estas transferencias permiten a los inversores utilizar estas reclamaciones para comprar plantas y equipos para producir bienes y servicios en el futuro. La última categoría es el acaparamiento, que en el punto de vista keynesiano es el equivalente a meter dinero en el colchón para un día de lluvia. Es la única reclamación de ingresos que no se utiliza para comprar bienes y servicios producidos actualmente.

Esta tontería keynesiana sobre el acaparamiento ha existido por casi un siglo y ha llevado a algunas decisiones económicas muy malas en los últimos ochenta años. En realidad, el acaparamiento es sólo ahorro, y un simple ejemplo mostrará cómo el miedo al acaparamiento es exagerado. El acaparamiento simplemente aumenta el valor de los dólares en circulación y no es algo por lo que haya que entrar en pánico.

Supongamos que hay diez lápices y sólo 10 dólares. La oferta y la demanda asegurarán que el precio de cada lápiz será de 1 dólar cada uno. Si el precio de cada lápiz fuera de 2 dólares, sólo podrías permitirte comprar la mitad de los lápices, y los lápices no vendidos harían bajar el precio. Si el precio fuera sólo de 50 centavos, entonces la gente tendría 5 dólares buscando lápices para comprar, haciendo subir su precio.

Ahora supongamos que la gente acapara o rellena sus colchones con 2 dólares y sólo nos quedan 8 dólares para comprar diez lápices. El precio de cada lápiz normalmente bajará a ochenta centavos, lo que nos devolverá el equilibrio. El temor keynesiano, sin embargo, es que los precios sean bastante inflexibles o se ajusten mal, de tal manera que el precio se mantenga en un dólar y nos quedemos con dos lápices sin vender. No hay suficiente demanda en los antiguos precios. Los keynesianos abogan por el gasto del gobierno para reemplazar esta demanda perdida.

Otro temor keynesiano es que si los costos de los insumos, como los salarios, no se ajustan y el costo de cada lápiz se estanca en noventa centavos cuando el precio ha caído a ochenta centavos, entonces los negocios estarán vendiendo con pérdidas, lo que llevará a reducciones en la producción, quiebras, más acaparamiento y una espiral descendente en la economía. Este es el miedo keynesiano a la deflación. Por lo tanto, para un keynesiano, o bien los precios de producción no se ajustan o si lo hacen, los precios de los insumos no se ajustan lo suficientemente rápido. Por supuesto, todo este escenario de pesadilla keynesiana asume que en una economía de mercado tanto los precios de los insumos como los de la producción se ajustan lentamente o con un largo retraso. Este escenario no se ha demostrado que sea cierto en el mundo real, a menos, por supuesto, que los gobiernos interfieran, y entonces podríamos asumir un mundo con gravedad negativa y sugerir una política de grandes redes para atrapar a las personas que vuelan al espacio exterior. Si suponemos que los empresarios de éxito son los que mejor predicen los precios de la producción y luego pujan por los precios de los insumos, no hay ninguna razón real para creer que los precios en una economía de mercado no se ajustarán rápidamente. No hay pruebas empíricas de que los precios sean pegajosos cuando los gobiernos les permiten ajustarse. Si necesitas un ejemplo actual, mira la reciente caída brusca de los precios del petróleo.

Aunque los gobiernos continúan su guerra contra el dinero en efectivo por miedo al acaparamiento, su verdadera preocupación hoy en día no son los individuos que rellenan sus colchones, sino los préstamos bancarios. Cuando usted pone dinero en su cuenta corriente, está expresando un deseo de almacenar el poder adquisitivo: de lo contrario, usted habría puesto este dinero en una cuenta de ahorros o comprado un bono. Asumes que este dinero siempre está ahí, pero los bancos toman este dinero y lo prestan a otros individuos y negocios en una práctica conocida como banca de reserva fraccionada. Este proceso crea dinero de la nada cuando un banco acredita la cuenta de un prestatario sin debitar la misma cantidad de la cuenta de otra persona. Convierte su deseo de acaparar, es decir, ahorrar, en un gasto de otra persona con dinero recién creado.

El temor del gobierno es que una recesión aumente las quiebras, los préstamos improductivos e induzca a los bancos a recortar los préstamos, o esencialmente a permitir que el dinero de las cuentas corrientes revierta a su función prevista como almacén (o reserva) de poder adquisitivo. El suministro de dinero se contraerá entonces, llevando a los escenarios de pesadilla keynesiana descritos anteriormente. Pero esta contracción de dinero no es el resultado de la acumulación, sino de la banca de reserva fraccionada. Es este proceso el que lleva a rápidas contracciones en el suministro de dinero cuando se producen recesiones. Este problema se vería mitigado por un ahorro más real, incluyendo el tipo de ahorro que los keynesianos llaman «acumulación».

  • 1. La teoría general es casi imposible de leer porque Keynes usaba constantemente el mismo término para referirse a cosas diferentes. Por ejemplo, usó la palabra «ahorros» para referirse a una transferencia de reclamos (ahorros) así como a un almacén de reclamos (acaparamiento).
Author:

Frank Hollenbeck

Frank Hollenbeck has held positions at international universities and organizations.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire