Mises Wire

Home | Wire | Por qué la «inmunidad natural» es un problema político para el régimen

Por qué la «inmunidad natural» es un problema político para el régimen

  • cov

09/21/2021

Desde 2020, los tecnócratas de la salud pública y sus aliados entre los funcionarios electos se han aferrado a la posición de que absolutamente todas las personas que puedan vacunarse contra el covid deben hacerlo.

Tanto la página web de la Clínica Mayo como la de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, por ejemplo, insisten en que «las investigaciones aún no han demostrado» que las personas que se han recuperado del covid tienen algún tipo de protección fiable. Además, la página de los CDC señala un único estudio de Kentucky en el que se afirma que las personas con inmunidad natural tienen más del doble de probabilidades de volver a contraer covid, en comparación con las personas que se han vacunado.

Esta narrativa se refleja en el hecho de que los mandatos de vacunación de la administración Biden son una política de talla única que insiste en que prácticamente todos los adultos, independientemente de si ya han tenido la enfermedad o no, reciban una vacuna contra el covid. La posición oficial es aparentemente la siguiente: nada, excepto la vacuna, puede proporcionar algún tipo de resistencia o inmunidad. Por lo tanto, hay que vacunarse. Sin excepciones.

Los tecnócratas de la salud han insistido repetidamente en que «la ciencia» apunta inequívocamente a que todo el mundo reciba una vacuna, hasta el punto de impulsar las vacunas para los niños. Todo esto a pesar del hecho de que el riesgo para los niños de covid es mucho menor que el riesgo de una docena de riesgos cotidianos comunes, como montar en un automóvil.

El régimen se ha apegado estrechamente a la política de vacunar a todo el mundo sin importar lo que suceda, y un giro repentino sería políticamente problemático. Así que no es de extrañar que haya tan poco interés en el tema.

De hecho, en una entrevista realizada el 10 de septiembre, el tecnócrata de alto nivel de Covid, Anthony Fauci, afirmó que el asunto de la inmunidad natural ni siquiera se estaba discutiendo en las agencias gubernamentales de salud. La respuesta de Fauci sugirió que los hechos de la inmunidad natural merecían ser discutidos en algún momento en el futuro. Sin embargo, el comentario encaja con la narrativa dominante del régimen: los hechos de la inmunidad natural no importan por ahora. Todo el mundo debería vacunarse:

Sanjay Gupta, de la CNN, preguntó si las personas que ya se han recuperado del COVID-19 deberían seguir recibiendo la vacuna.
«No tengo una respuesta realmente firme para ti sobre eso», dijo [Fauci] el jueves en CNN. «Creo que es algo que tenemos que sentarnos a discutir seriamente».

Tal vez algún día lleguen a hablar de ello.

Pero algunos médicos no están tan obsesionados con impulsar los mandatos de las vacunas como Anthony Fauci, y las pruebas a favor de la inmunidad natural se están volviendo tan innegables que incluso las principales publicaciones están empezando a admitirlas.

En un artículo de opinión publicado en el Washington Post la semana pasada, Marty Makary, de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, sostiene que la profesión médica ha dañado su credibilidad al pretender que la inmunidad natural es prácticamente irrelevante en la ecuación del covid. Además, la postura dogmática de «vacunarse» constituye una falta de honestidad sobre los datos. Más bien, concluye Makary:

Podemos animar a todos los americanos a vacunarse sin dejar de ser honestos con los datos. En mi experiencia clínica, he comprobado que los pacientes son extremadamente indulgentes con la evolución de los datos si se es honesto y transparente con ellos. Sin embargo, cuando se les hace la pregunta habitual: «Me he recuperado del covid, ¿es absolutamente esencial que me vacune?», muchos funcionarios de salud pública han dejado de lado los datos y han respondido con un «sí» sincronizado, incluso cuando los estudios han demostrado que las reinfecciones son raras y a menudo asintomáticas o leves cuando se producen.

¿Y cuáles son esos estudios? Continúa Makary:

Más de 15 estudios han demostrado el poder de la inmunidad adquirida por haber tenido previamente el virus. Un estudio de 700.000 personas realizado en Israel hace dos semanas descubrió que los que habían sufrido infecciones previas tenían 27 veces menos probabilidades de contraer una segunda infección sintomática por covid que los que estaban vacunados. Esto corroboró un estudio de la Clínica Cleveland realizado en junio sobre los trabajadores sanitarios (que suelen estar expuestos al virus), en el que ninguno de los que habían dado positivo en las pruebas del coronavirus se volvió a infectar. Los autores del estudio concluyeron que «es improbable que los individuos que han tenido una infección por SARS-CoV-2 se beneficien de la vacunación contra el covid-19». Y en mayo, un estudio de la Universidad de Washington descubrió que incluso una infección leve por covid daba lugar a una inmunidad duradera.

El sesgo político a favor de las vacunas también ignora muchos otros hechos, como los riesgos relativos de las vacunas, especialmente para los jóvenes:

La posición actual de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre la vacunación de los niños también desestima los beneficios de la inmunidad natural. El distrito escolar del condado de Los Ángeles ha ordenado recientemente la vacunación de los estudiantes a partir de los 12 años que quieran aprender en persona. Sin embargo, los jóvenes tienen menos probabilidades de sufrir síntomas graves o duraderos a causa del covid-19 que los adultos, y han experimentado raras complicaciones cardíacas a causa de las vacunas. En Israel, se ha observado una inflamación del corazón en entre 1 de cada 3.000 y 1 de cada 6.000 varones de 16 a 24 años; los CDC han confirmado 854 informes a nivel nacional en personas de 30 años o menos que se vacunaron.

Una segunda dosis de la vacuna de ARNm de dos dosis, como la producida por Pfizer y Moderna, puede incluso no ser necesaria en los niños que tuvieron covid. Desde febrero, el Ministerio de Sanidad de Israel recomienda que cualquier persona, adulta o adolescente, que se haya recuperado del covid-19 reciba una única dosis de la vacuna de ARNm, en lugar de dos. Aunque el riesgo de enfermedad grave durante una reinfección es extremadamente bajo, algunos datos han demostrado un ligero beneficio de una dosis en esta situación. Otros países utilizan un enfoque similar. Estados Unidos podría adoptar esta estrategia ahora como un siguiente paso razonable en la transición de una política de requisitos de vacunas demasiado rígida a una más flexible. A modo de comparación, los CDC recomiendan desde hace tiempo que los niños no se vacunen contra la varicela si ya la han padecido en el pasado.

El punto ciego no científico e inducido por la ideología para la inmunidad natural también llevó a The BMJ (la revista de la Asociación Médica Británica) a señalar que «[c]uando comenzó el despliegue de la vacuna a mediados de diciembre de 2020, más de una cuarta parte de los americanos —91 millones— se habían infectado con el SARS-CoV-2.... A partir de este mes de mayo, esa proporción había aumentado a más de un tercio de la población, incluido el 44% de los adultos de entre 18 y 59 años».

Sin embargo, los autores señalan que este hecho no parece formar parte de ningún debate político:

El importante número de infecciones, unido a la creciente evidencia científica de que la inmunidad natural era duradera, llevó a algunos observadores médicos a preguntarse por qué la inmunidad natural no parecía tenerse en cuenta en las decisiones sobre la prioridad de la vacunación.

Este problema se refleja en el impulso de la administración Biden a las vacunas de refuerzo—anunciado a mediados de agosto—incluso antes de que hubiera ninguna investigación clínica sobre las vacunas de refuerzo. Incluso a mediados de septiembre, como dijo el director médico de un hospital, «los datos no son convincentes en un sentido u otro».

Pero este tipo de detalles no preocupan a los funcionarios federales de «salud pública», y el gobierno de Biden no tardó en impulsar las vacunas de refuerzo para todo el mundo.

Esta es la razón por la que no debería haber un tratamiento médico obligatorio

Por supuesto, imponer las vacunas—como cualquier tratamiento médico—seguiría siendo inmoral aunque pudiéramos enumerar una docena de estudios que sugieren que los refuerzos son una ventaja y que la inmunidad natural no es buena.

¿Qué pasaría si hubiera veinticinco estudios que «probaran» que las vacunas son mejores que la inmunidad natural, pero sólo veinte estudios que «probaran» que la inmunidad natural es mejor? ¿Estarían entonces justificados los mandatos coercitivos de vacunación? Por desgracia, así es exactamente como muchos defensores de las políticas del covid represivas piensan que el mundo debería funcionar. Para esta gente, la política es sólo una cuestión de sumar el número de estudios que «prueban» que su lado está en lo cierto, y luego afirmar que esto justifica forzar la medicación obligatoria a millones de seres humanos.

(Por supuesto, nunca funciona a la inversa. Aunque hay muchas pruebas—como señala Makary—en contra de las vacunas para los que tienen inmunidad natural, la narrativa dominante es, sin embargo, que las vacunas son «necesarias» y «valen la pena» para todos, siempre y en todas partes).

Sin embargo, en el mundo real, muchos medicamentos —incluidas estas nuevas vacunas— conllevan riesgos que deben sopesarse con los posibles beneficios. Estas decisiones sólo pueden tomarse a nivel individual, donde los pacientes deben tomar sus propias decisiones sobre qué sustancias introducir en sus propios cuerpos. En otras palabras, las políticas generales que proclaman que «todo el mundo debe recibir este tratamiento médico inmediatamente, o de lo contrario» contradicen las realidades de las incertidumbres y los diferentes niveles de riesgo que afectan a los individuos. Los hechos de la incertidumbre y el consentimiento informado se consideraban antes un pilar de la ética médica y de cualquier ideología política que realmente respete la autodeterminación y los derechos humanos básicos. Por desgracia, la filosofía de la «salud pública» parece no interesarse por estas trivialidades.

A estas alturas, sería vergonzoso para el régimen admitir lo que la investigación científica real ha demostrado: que la inmunidad natural es generalmente superior a recibir la vacuna. Al régimen no le gusta que lo avergüencen, ni tampoco a los innumerables médicos y enfermeras que han seguido durante mucho tiempo la línea política del régimen. Así que esperen más de lo mismo.

[Más información: «Debunking Biden's Claim We Must 'Protect the Vaccinated from the Unvaccinated'» por Ryan McMaken]

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire