Mises Wire

Home | Wire | Por qué la geografía de África es una barrera para el crecimiento

Por qué la geografía de África es una barrera para el crecimiento

  • Africa

07/06/2021

Si echamos un vistazo a la historia, podemos identificar varios ejemplos de Estados que han superado los obstáculos de la geografía para lograr grandes hazañas. Aunque la plaga de una geografía inhóspita no es un obstáculo insuperable para el desarrollo, sigue siendo crucial para entender las disparidades de ingresos entre países. Sin embargo, algunos economistas de la corriente dominante dan prioridad al desarrollo institucional como panacea del crecimiento económico. Las instituciones son, en efecto, importantes, pero el legado de la geografía aún perdura.

En comparación con el resto del mundo, el crecimiento económico de África ha sido bastante lento. Un dato sorprendente es que, entre 1965 y 1990, el crecimiento del PIB (producto interior bruto) per cápita en África fue de una media del 0,8% anual. Sin embargo, el crecimiento en los siete países en desarrollo de más rápido crecimiento fuera de la región fue del 5,8 por ciento de media, y el crecimiento en el resto del mundo en desarrollo registró un crecimiento medio del 1,8 por ciento. El declive económico fue tan dramático que el nivel medio del PIB de 1972 no se volvió a alcanzar hasta 2004.

Los economistas admiten que la exploración de los mediocres resultados de África requiere un enfoque multidimensional. Sin embargo, muchos sostienen que la geografía contribuye en gran medida a los anémicos resultados de África. Según un estudio histórico de Sachs y Warner (1997), los países de las regiones tropicales crecen más lentamente que los países de entornos templados y, por desgracia, una proporción considerable de la población africana se encuentra en climas tropicales.

En comparación con las zonas templadas, los países tropicales se enfrentan a una letanía de enfermedades parasitarias que están menos extendidas en las primeras. Además, como informa Austin (2008), estos lugares también se caracterizan por la fragilidad de sus suelos. Cuando se combinan, estas características inhiben en gran medida la productividad agrícola en los climas tropicales. Para algunos espectadores, las implicaciones negativas de un entorno hostil pueden no parecer obvias, pero los estudios demuestran que las consecuencias para el desarrollo son enormes.

El análisis económico sugiere que, tras tener en cuenta la pobreza inicial, la política económica y la ubicación tropical, entre otras variables, los países con malaria intensiva crecieron un 1,3% menos por persona y año, pero una reducción del 10% de la malaria aumentó el crecimiento en un 0,3%. La malaria es una de las varias enfermedades responsables de limitar el dinamismo de las economías africanas por su impacto adverso en las horas de trabajo al reducir la esperanza de vida.

Asimismo, la mosca TseTse se suma a la carga de la malaria. Marcella Alsan, en un artículo de 2012, señaló a este insecto como un impedimento para el desarrollo de África. Alsan sostiene que la mosca TseTse restringió la capacidad de los africanos de generar un excedente agrícola al limitar históricamente el uso de animales domesticados e impedir la adopción de dispositivos de tracción animal. Al socavar el potencial de la ganadería, la mosca TseTse dificultó la aparición de la agricultura de capital intensivo en África.

Las estimaciones indican que el país africano típico sería un 30% más rico si la mosca no hubiera afectado a la calidad de las instituciones. Además, investigaciones recientes afirman que la mosca TseTse sigue afectando al desarrollo de las finanzas modernas en África. Jianfu An y Wenxuan Hou, en un artículo de 2017, sostienen que, debido a la mosca de TseTse, algunas partes de África no lograron aprovechar las instituciones que favorecen las transacciones entre clanes: «Los grupos étnicos de las zonas infestadas de TseTse eran más propensos a depender de la caza y la recolección y, por tanto, se dividían en pequeñas bandas. En consecuencia, esto solidificó y perpetuó estrechas identidades étnicas y creó sociedades étnicamente fragmentadas que obstaculizaron el desarrollo de instituciones asociadas con los derechos de propiedad y el cumplimiento de contratos.»

Además del torrente de enfermedades, África también es víctima de la irregularidad de las precipitaciones. De hecho, las precipitaciones llevan disminuyendo en África desde los años 60. Salvador Barrios, Luisito Bertinelli y Eric Strobl afirman que si las precipitaciones no disminuyeran, la diferencia del PIB per cápita africano con respecto al resto del mundo en desarrollo se reduciría entre un 15 y un 40%.

Otra característica sorprendente de África es que contiene la mayor proporción de países sin litoral. Estos países se enfrentan a costes sustancialmente más altos en el comercio y el transporte. Por ejemplo, las investigaciones revelan que el coste de los productos básicos comercializables es más caro para el África subsahariana debido al paisaje y las costas de la región. En su estudio sobre el crecimiento económico en África, Tin Mang y Dwayne Woods concluyen: «La geografía es más favorable a la producción económica para Europa, después para América, luego para Asia y menos para África.... Si no fuera por el entorno físico desfavorable, los países africanos estarían mejor económicamente que los sudamericanos».

En general, no queremos decir que los retos de África sean imposibles de resolver. Sin embargo, debido a su singular geografía, la región requiere políticas que tengan en cuenta su peculiar condición. Por ello, hay que dar prioridad a la mejora de las redes de transporte y a la reducción de las barreras al comercio. Resolver el problema de una geografía dura exige un pensamiento audaz y seguramente los africanos están a la altura de la tarea.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here