Mises Wire

Home | Wire | Por qué Hazlitt se opuso al sistema de Bretton Woods

Por qué Hazlitt se opuso al sistema de Bretton Woods

  • Henry Hazlitt

Etiquetas Historia de EEUUPatrón OroDinero y Banca

El plan de Bretton Woods para la reconstrucción monetaria no llegó tan lejos como Keynes hubiera querido. Propuso un banco central mundial a gran escala y un papel moneda único para todas las naciones, que él quería que se llamara «bancor», para que no se pudiera escapar de la inflación. Ese plan aún está pendiente de aplicación. Sin embargo, los participantes en Bretton Woods, bajo la presión de Estados Unidos, que quería que el dólar fuera el «bancor», adoptaron una posición de compromiso. No crearían un patrón oro —aunque se le llamó así por razones de credibilidad— sino un patrón oro-dólar global. O, más exactamente, un patrón oro falso.

El sistema de Bretton Woods estableció un dólar de oro que se fijó en 35 dólares por onza. Pero era la única moneda así fijada. Cualquier otra moneda podía ser una moneda fiduciaria basada en el dólar. Lo que esto obligaba a Estados Unidos a hacer, como principal nación acreedora del mundo, era enviar dólares al mundo mientras se mantenía de alguna manera la conexión del dólar con el oro. Era una receta para el desastre, como debería ser obvio.

Sin duda, no hay nada malo en tener un patrón oro en un país. Estados Unidos podría hacerlo ahora. Pero eso no fue lo que estableció Bretton Woods. El dólar no era convertible en oro a nivel nacional. No podías ir a tu banco y cambiar dólares por oro. Sólo era convertible a nivel internacional, y sólo para los gobiernos, de modo que los Estados Unidos estaban obligados a enviar oro en lugar de papel cuando se les exigía.

Esto estableció algún límite a la expansión del crédito en el país, pero no lo suficiente. Pocos fueron los valientes que exigieron oro al imperio. Sin embargo, sólo con esta descripción del plan queda claro que la presión para gastar y reembolsar acabaría llevando a Estados Unidos a faltar a su palabra. Tardó unos veinte años, mucho después de que los artífices originales del acuerdo hubiesen abandonado la escena, pero la lógica económica no podía ser vencida.

El colapso comenzó realmente poco después de la aplicación del plan. Pero la mayoría de los efectos se disimularon mediante controles monetarios. Una vez que llegó la década de 1960, y los gastos del estado de bienestar de LBJ aumentaron, la Reserva Federal desempeñó su papel tradicional como financiador del gran gobierno. La presión sobre el dólar aumentó, los gobiernos extranjeros se interesaron más por el oro que por el papel, y todo el esquema de la locura se deshizo bajo el estado de bienestar de Nixon. Cuando el mundo entró en el régimen de papel moneda, la mayoría de los economistas dijeron que el precio del oro caería a partir de los 35 dólares. Los austriacos predijeron lo contrario.

Desde el principio, Henry Hazlitt lo vio venir y advirtió contra Bretton Woods. En 1934 aceptó el puesto de redactor del New York Times, después de haber sido expulsado de la redacción del American Mercury posterior a Mencken por ser judío. Mencken había calificado a Hazlitt como «el único economista que realmente sabe escribir», y el trabajo en el Times era un buen puesto para él, para el que estaba bien preparado. Escribiría la mayoría de los editoriales sin firma, hablando en nombre del periódico y no en el suyo propio

De hecho, cuando muchos años más tarde sus editoriales fueron recogidos en un libro editado por George Koether, titulado From Bretton Woods to World Inflation, sus archivos fueron el único lugar que reveló su autoría. Como los escribía con voz institucional, su tono se moderó en cierta medida, hecho que lamentó más tarde. Aun así, hoy en día cualquiera tiene que quedarse asombrado al leer el editorial del New York Times contra el dinero suelto, el papel moneda, la banca central y cosas por el estilo. Pero eso fue lo que logró Hazlitt.

Comenzó sus editoriales en 1934 con un importante llamamiento a la reinstitución del patrón oro. Instó a que Estados Unidos y Gran Bretaña acordaran conjuntamente un patrón oro fijo. Dijo que esta acción «simbolizaría el retorno a la colaboración internacional en un mundo que ha estado derivando constantemente hacia un nacionalismo cada vez más intenso» Y realmente, si uno piensa en ello, un mundo que hubiera prestado atención al consejo de Hazlitt podría haber evitado la increíble calamidad de la Segunda Guerra Mundial, las decenas de millones de muertos, la comunización de Europa y la bancarrota y los horrores que siguieron. ¿Y por qué? Porque el nacionalismo sobre el que advirtió en 1934 habría disminuido, y todos los gobiernos habrían buscado soluciones diplomáticas en lugar de asesinas.

Por supuesto, su consejo no fue escuchado, y el impulso para destruir el dinero y la prosperidad continuó, hasta el holocausto globalizado de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora demos un salto adelante, diez años después de que Hazlitt escribiera su primer bombazo. Hazlitt seguía defendiendo lo mismo, no un sistema en el que las monedas fuertes subvencionen las malas políticas, sino un sistema en el que cada nación mantenga la integridad de su propia moneda. Eso no requiere una integración planificada centralmente, sino lo contrario. En lugar de prometer intervenir para rescatar la deuda mala, las naciones deberían jurar no intervenir. Sólo esta vía evita el riesgo moral y mantiene el patrón oro.

Escribió lo siguiente: «la creencia de que sólo una nación rica puede permitirse un patrón oro es una falacia» El oro es adecuado para cualquier nación, explicó, siempre que tenga algo que vender. Concluye con estas palabras ante los confederados de Bretton Woods reunidos:

La mayor contribución que Estados Unidos podría hacer a la estabilidad monetaria mundial después de la guerra es anunciar su determinación de estabilizar su propia moneda. Por cierto, nos ayudará que otras naciones también vuelvan al patrón oro. Lo harán, sin embargo, sólo en la medida en que reconozcan que no lo hacen principalmente como un favor a nosotros, sino a sí mismos.

Es notable darse cuenta de que estas palabras aparecieron en un editorial del New York Times! Tenemos aquí un mundo muy alejado de las tonterías keynesianas de Paul Krugman. En pocas palabras, no hay justicia en este mundo cuando Hazlitt, que tenía razón, es expulsado y sus sucesores son de una escuela de pensamiento que estaba completamente equivocada.

Hay que tener en cuenta, además, que esto se escribió un mes antes de la inauguración de la conferencia. En las semanas que siguieron, Hazlitt estuvo muy atento a las noticias sobre lo que se avecinaba. Aprovechó la declaración de principios. En ella se permitía expresamente un cambio en el valor del oro de la moneda de los miembros con un voto unánime del gobierno.

Hazlitt habló con pasión de la siguiente manera:

Se trata de una disposición que permitiría la inflación mundial. La experiencia ha demostrado que es muy poco probable que un gobierno quiera aumentar el valor unitario del oro de su moneda..... Las presiones políticas desde siempre, y en particular en las tres últimas décadas, han ido en la dirección de la devaluación y la inflación.

Incluso antes de que se reunieran los delegados, vio correctamente que la disposición de uniformidad no era un límite a la inflación, sino una licencia. Si un país devalúa, ve caer el valor de su moneda en el mercado internacional. Pero si lo hace en cooperación con todos los demás, el país puede evitar la penalización. Esto es precisamente lo que explica el impulso de décadas de cooperación internacional en asuntos monetarios. Es la misma fuerza motriz que explica la creación de la Reserva Federal. Mientras el sistema esté descentralizado, cada banco o cada país debe hacer frente a las consecuencias de sus propias políticas erróneas. Pero si se centraliza el sistema, las malas políticas pueden barrerse más fácilmente bajo la alfombra, y los costes se dispersan ampliamente por todo el sistema.

O como escribió Hazlitt, «sería difícil pensar en una amenaza más grave para la estabilidad mundial y la plena producción que la perspectiva continua de una inflación mundial uniforme a la que los políticos de todos los países estarían tan fácilmente tentados.»

Dos días más tarde, todavía antes de que se inaugurara la conferencia, Hazlitt dio en el clavo y explicó con precisión por qué Bretton Woods no podía durar. Según el plan, las naciones acreedoras -es decir, Estados Unidos y Gran Bretaña- se comprometerían a comprar la moneda de las naciones deudoras netas para mantener el valor de la moneda en paridad. Incluso si otros países devaluaban sus monedas, Estados Unidos se encargaría de comprarlas para mantener la relación fija entre el papel y el oro. Esto es precisamente lo que llevó a la perdición de todo el sistema de 1969 a 1971. Esto, amigos míos, es profético.

Hazlitt no hablaba aquí sólo en nombre de un sector de opinión. Por lo que él podía decir, y por lo que cualquiera ha podido discernir desde estos días, Hazlitt estaba completamente solo al decir estas verdades. Nadie más se unió a él, al menos no en los Estados Unidos. Francia tenía a Jacques Rueff, que denunció famosamente todo el plan. Suiza tenía a Michael Heilperin, que se mantuvo firme a favor del patrón oro. Hayek, en Londres, presentó a los delegados de Bretton Woods un proyecto de plan para un verdadero patrón oro para todas las naciones. Fue completamente ignorado.

Sólo Hazlitt estuvo en primera línea en Estados Unidos, él solo, escribiendo constante y apasionadamente día a día para marcar la diferencia. Y lo que es aún más notable, fue capaz de expresar estas opiniones en solitario a través de la voz institucional del New York Times. Fue todo un logro, un verdadero testimonio de su propio poder de persuasión.

Todas sus reflexiones, de las que he informado hasta ahora, fueron escritas antes de que se reuniera la conferencia monetaria. Ya había detectado los problemas centrales del plan propuesto y había explicado cómo se desenvolvería.

El 1 de julio de 1944, cuando los representantes se reunieron por primera vez, los recibió con un puñetazo en la nariz. Cuestionó su competencia, empleando lo que más tarde se llamaría el problema del conocimiento hayekiano. Aquí están sus palabras del editorial escrito el día de la inauguración de la conferencia:

Sería imposible imaginar un momento más difícil para que las naciones individuales decidan a qué nivel pueden fijar y estabilizar su unidad monetaria nacional. ¿Cómo podrían los representantes de Francia, de Holanda, de Grecia, de China, hacer otra cosa que no sea la más descabellada conjetura en este momento sobre el punto en el que podrían esperar estabilizarse?

Los delegados debieron leer ese pasaje y vomitar su café matutino sobre la mesa. Lástima que más de ellos no se hayan atragantado con sus bollos.

Hazlitt dijo además que la conferencia pretendía resolver un problema sin darse cuenta de cuál era el problema. La cuestión, dijo, no es la falta de paridad del valor de la moneda, sino las políticas que hacen bajar el valor de la moneda en los países débiles. Escribe que, por supuesto, es posible fijar temporalmente cualquier precio. Pero a largo plazo resulta imposible.

Ofrece la analogía de una acción que no tiene valor pero que, sin embargo, se vende a 100 dólares cada una. Es posible mantener un precio alto, pero cuando los recursos del comprador se agoten, el precio de las acciones caerá. No hay ninguna fuerza en el planeta que pueda evitar que un precio baje una vez que los recursos para mantenerlo se han agotado.

Por supuesto, esta idea es un breve resumen de casi toda la política económica de nuestros tiempos. Ya sea que se trate de casas, acciones o salarios, el objetivo de los paquetes de estimulación ha sido mantener precios altos que no se pueden mantener. En cuanto a los recursos para hacer que los precios altos se mantengan, en nuestros días, la respuesta es crear cada vez más dinero falso para participar en este programa de maquillaje.

En medio de los procedimientos de Bretton Woods, Hazlitt dio otro golpe en la nariz a los delegados estadounidenses. Se burló de cómo los estadounidenses, en particular, tienen la impresión de que pueden resolver cualquier problema del mundo creando una maquinaria en forma de organización. Podría ser una organización para hacer que el agua corra cuesta arriba o para evitar que las rocas se caigan, pero los estadounidenses están bajo la creencia de que si el presidente está detrás de cualquier cosa, cualquier cosa se puede lograr.

Afirma la verdad contraria sin rodeos. El restablecimiento de la paz y la prosperidad no vendrá de la mano de la creación de otra organización, sino del abandono del proteccionismo, las restricciones a la exportación de capitales, las cuotas importantes y la depreciación competitiva de las monedas. La mayor contribución de Estados Unidos, escribe, sería equilibrar aún más su presupuesto y detener la financiación del déficit.

En cuanto a la afición estadounidense por la maquinaria, escribe que «una auténtica cooperación económica internacional después de la guerra sólo será posible si se produce un cambio profundo respecto a la ideología de los años treinta».

A medida que los procedimientos se prolongaban, Hazlitt resultó haber presagiado el más reciente acontecimiento. Los delegados no sólo habían previsto crear el FMI, sino también lo que entonces era el predecesor del Banco Mundial: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento. Todo el proyecto, escribió Hazlitt, «descansa en la suposición de que nada se hará bien a menos que se cree una grandiosa institución intergubernamental formal para hacerlo. Asume que nada se hará bien a menos que los gobiernos lo dirijan».

Endureciendo su retórica, Hazlitt se dirige a Keynes por su nombre, llamando la atención sobre su absurda afirmación de que sería injusto discriminar entre los países miembros en función de su solvencia. De forma hilarante, Hazlitt resume el plan para el Banco Mundial con esta observación general: «la reactivación económica mundial no se derivará necesariamente de un plan según el cual los contribuyentes son cargados por sus propios gobiernos con las pérdidas de los enormes préstamos extranjeros concedidos independientemente de su solvencia».

Tras el cierre de las reuniones, comenzó el debate sobre la ratificación. Hazlitt dejó claro lo que realmente estaba en juego: la libertad del individuo frente a los planes del gobierno. «Estos acuerdos presuponen», escribió, «un mundo en el que se va a ampliar y sistematizar el tipo de controles gubernamentales desarrollados en los años veinte y treinta. Lo que se contempla es un mundo en el que el comercio internacional está dominado por el Estado».

Hazlitt debió sentir una intensa presión en estos días. Hay momentos en la política en los que el Estado y sus expertos a sueldo hacen sentir a todo el mundo que algún plan propuesto es absolutamente necesario para la supervivencia, y que estar en contra de él equivale a la traición. En nuestros tiempos, fue así durante el debate sobre el TLCAN, el debate sobre la OMC y el debate sobre la creación de monstruosidades burocráticas como el Departamento de Seguridad Nacional y la Administración de Seguridad del Transporte, o el impulso de las guerras en Oriente Medio, o la histeria por el TARP y otros.

Lo mismo ocurrió con Bretton Woods durante 1944 y 1945. Nadie encontró nunca un problema lógico o un error de hecho en lo que Hazlitt escribía. No se molestaron en hacerlo. La cuestión era que se trataba de una megaprioridad para la élite internacional y ningún periódico respetable podía oponerse realmente al plan.

Para demostrar que no era un crítico solitario, Hazlitt empezó a escribir sobre otros críticos, que eran muy pocos. Aprovechaba una pequeña crítica ofrecida por cualquier revista o asociación y la destacaba. Pero los críticos fueron disminuyendo, y cada vez que uno asomaba la cabeza, era abofeteado sumariamente. Al mismo tiempo, las defensas de Bretton Woods se hacían más extremas, con afirmaciones de que si no se aprobaba, el mundo se desmoronaría. Los defensores eran cada vez más abiertos en cuanto a su ideología antimercado, como cuando el secretario Morgenthau dijo abiertamente que las empresas no pueden gestionar las divisas. Son los gobiernos del mundo los que deben hacerlo.

Hazlitt llamó la atención sobre estas afirmaciones y también sobre las declaraciones abiertas de Keynes de que Bretton Woods equivalía a lo contrario de un patrón oro. Hazlitt escribió su retórica más conmovedora en esos días, afirmando que el resultado de los planes monetarios sería la inflación mundial y la inestabilidad económica masiva. Las presiones internas aumentaban sobre él, ya que empezaron a llegar cartas desde Londres y DC para objetar lo que decía el periódico. Hazlitt vio claramente las consecuencias, pero se mantuvo firme durante toda la primavera de 1945, mientras el Congreso debatía y preparaba la ratificación.

Finalmente, el editor del New York Times se hartó. Arthur Sulzberger se dirigió a él y le dijo: «Cuando 43 gobiernos firman un acuerdo, no veo cómo el Times puede seguir combatiendo esto».

Hazlitt empezó a hacer las maletas. Tras su marcha, su venganza fue un enorme artículo sobre el tema en el American Scholar, publicado ese mismo año. Luego escribió el libro que se convertiría en el libro de economía más vendido de todos los tiempos: La economía en una lección. Su objetivo con este libro era propagar los principios básicos de la economía, de modo que cualquiera pudiera hacer lo que él había hecho, que era ver las falacias de la lógica detrás de los locos esquemas gubernamentales. Escribió el libro en un tiempo récord y lo sacó a la venta lo antes posible. Por supuesto, fue un éxito de ventas. Sigue siendo hasta hoy nuestro libro más vendido.

En 1967, Hazliltt también rió por última vez, si es que es de risa ver cómo se cumplen tus peores predicciones. Hazlitt era ahora un columnista sindicado de Los Angeles Times. Escribió sobre el desmoronamiento del sistema, que finalmente ocurrió en 1969. En 1971, el mundo entero estaba en un estándar de papel de dinero fiduciario y el resultado ha sido nada menos que catastrófico para las sociedades y las economías, que se han sumido en un caos implacable.

Para estar seguros, Hazlitt no era, como él decía, el «séptimo hijo del séptimo hijo». No nació con un asombroso poder profético. Lo que Hazlitt hizo fue leer a Mises y llegar a entender la economía monetaria. Parece fácil hasta que uno se da cuenta de lo raro que eran estos talentos en su época y en la nuestra.

Hay otro aspecto en lo que hizo Hazlitt. Podría haber cedido fácilmente o haberse quedado callado. Se necesitaba valor moral y una increíble resistencia intelectual para decir la verdad como lo hizo cuando todo el mundo parecía estar en su contra. Pero, en lo que a él respecta, esa fue la razón por la que fue puesto en la tierra y por la que se dedicó a escribir en primer lugar: para decir la verdad. No le amenazaban con la cárcel ni con la violencia. Lo único que tenía que temer era la burla de sus colegas. ¿Qué persona que dice la verdad en la historia del mundo no se ha enfrentado a eso?

Podríamos preguntarnos: ¿por qué es importante revisar esta historia ahora? En lo que respecta a los detalles de Bretton Woods, es sumamente importante comprender que no se trataba de un auténtico patrón oro. Era un falso patrón de oro gestionado por un plan inviable improvisado por los gobiernos. Es el colmo del absurdo que los partidarios de la oferta y otros lleven años suspirando por una vuelta a Bretton Woods y llamándola vuelta al patrón oro. Un nuevo Bretton Woods fracasaría con tanta seguridad como el primero. Ciertamente no sería un paso en la dirección correcta reinstaurar Bretton Woods.

Que Bretton Woods se llamara patrón oro fue un ejercicio de ofuscación. Sucedió por la misma razón que el TLCAN se llamó libre comercio o que se dice que la FTC protege la competencia. El Estado ha utilizado durante mucho tiempo el lenguaje del liberalismo y de la economía de mercado como un arado para hacer pasar a su contrario. El patrón oro fue una de las primeras víctimas de esta guerra de palabras.

Un auténtico patrón oro se aplica moneda por moneda. Prevé la convertibilidad nacional a la carta. Permite que los bancos quiebren por sí mismos. No tiene bancos centrales. Seguramente no tiene instituciones monetarias internacionales que presten dinero a gobiernos en quiebra. Este es el único camino hacia la estabilidad real. Hazlitt lo dijo en el New York Times y sigue siendo cierto hoy.

Si queremos un sistema impenetrable de dinero y banca, deberíamos seguir a Rothbard (Hazlitt me dijo una vez que el mayor logro del Instituto Mises fue dar a Murray una «plataforma adecuada») y privatizar completamente el sistema, permitiendo la acuñación privada de cualquier dinero. Esto sería aún más viable en nuestros tiempos, con los sistemas de pago digitales y la comunicación global. De hecho, estoy bastante seguro de que si el Estado no hubiera intervenido, Internet ya habría creado un sistema competitivo de moneda y banca que existiría completamente fuera del ámbito del Estado. Un medio muy viable de reforma que podríamos emprender ahora mismo es que el Estado simplemente no haga nada. Puede que el dólar esté más allá de la salvación en este momento, pero el dinero en sí mismo no lo está, por supuesto. El dinero es una parte esencial de la economía de mercado, así que dejemos que el mercado lo fabrique y lo gestione.

Es imposible exagerar lo que está en juego. El papel moneda fiat está destruyendo la civilización en este momento. Ha alimentado el estado depredador. Ha desestabilizado los mercados. Ha destrozado los balances y distorsionado los mercados financieros. Ha destrozado la cultura al hacer creer al mundo entero que la prosperidad puede llegar como por arte de magia, que las piedras pueden convertirse en pan. Todavía podría desencadenar una inflación devastadora que será bienvenida por dictadores, déspotas y tiranos crueles.

¿Qué importancia tiene el dinero sano? Toda la civilización depende de ella. No debemos aceptar ningún compromiso. Abajo los planes gubernamentales. Abajo las comisiones internacionales. Abajo los intentos de manipulación y control que siempre terminan robándonos y haciéndonos más pobres de lo que seríamos. No debemos aceptar ni más ni menos que lo que defendieron los viejos liberales de los siglos XVIII y XIX. Lo único que pedimos es el laissez-faire.

Este ensayo ha sido adaptado de una versión más larga publicada en junio de 2010.

Author:

Contact Llewellyn H. Rockwell Jr.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire