Mises Wire

Home | Wire | Pasaportes de vacunas y paternalismo médico

Pasaportes de vacunas y paternalismo médico

  • vacc

Etiquetas Salud

05/14/2021

Los pasaportes de vacunas se han implantado, o se están desarrollando, en varios países del mundo. En febrero de 2021, Israel introdujo su «pase verde», que se hace «efectivo a la semana de recibir la segunda dosis» de la vacuna y caduca a los seis meses. Le siguió China, que lanzó su «Certificado Sanitario Internacional para Viajar» digital en marzo. Posteriormente, en abril, Dinamarca puso en marcha su «Coronapas» y Estonia introdujo su «VaccineGuard». Aunque el gobierno de Estados Unidos descartó recientemente la idea de un pasaporte nacional de vacunas, el estado de Nueva York ya ha lanzado su propio «Excelsior Pass», y varios otros estados están desarrollando programas similares, mientras que Dakota del Sur, Montana, Idaho, Utah, Florida, Texas y Arizona han prohibido el uso de pasaportes de inmunidad COVID-19 dentro de sus fronteras. Otros países también han anunciado su intención de lanzar pasaportes de vacunas en un futuro próximo, entre ellos: el Reino Unido, que utilizará una aplicación telefónica del NHS (Servicio Nacional de Salud) como pasaporte de vacunas COVID-19 a partir del 17 de mayo; y, la Unión Europea, que tiene previsto «facilitar la libre circulación dentro de la UE» con su «Certificado Verde Digital» a partir de junio.

Además de prohibir a las personas no vacunadas viajar (por ejemplo, subir a aviones, alojarse en hoteles, etc.), estos documentos electrónicos ya se están utilizando para impedirles asistir a eventos sociales y culturales en estadios, teatros y museos. A los ciudadanos no vacunados tampoco se les permite entrar en otros lugares y negocios como gimnasios, clubes y estudios de baile, piscinas, peluquerías, salones de bodas, salones de tatuajes, restaurantes y cafeterías, entre otros. Esencialmente, la aplicación de los pasaportes de vacunación ha llevado a una situación en la que los gobiernos protegen los derechos y las libertades de los ciudadanos vacunados, mientras infringen los de sus homólogos no vacunados.

El objetivo último de los pasaportes de vacunas, que se basan en la noción de «paternalismo sanitario», es coaccionar a las personas para que acepten las inyecciones de las vacunas experimentales que han sido promovidas incesantemente por los políticos, los principales medios de comunicación y los expertos médicos no elegidos durante muchos meses. Sin embargo, aquellos individuos que no sean persuadidos a someterse a procedimientos médicos no deseados mediante sofisticadas técnicas de propaganda se verán obligados a vivir una «vida peor que la muerte» mediante la suspensión de su libertad, así como del disfrute razonable de sus vidas dentro de sus esferas privadas. James M. Buchanan advirtió sobre las medidas coercitivas del gobierno que abolían la libertad, ya que argumentaba que las regulaciones estatales diseñadas para proteger a los individuos basadas en «fundamentos científicos» eran «altamente engañosas», porque el estado está utilizando esencialmente la autoridad científica para imponer un único valor moral a la sociedad.1 Del mismo modo, Robert D. Tollison y Richard E. Wagner argumentaron que permitir que el Estado imponga regulaciones bajo la premisa de proteger la salud de sus ciudadanos presentaba «una invitación abierta a las discusiones del mañana sobre el coste social del azúcar, los baños de sol, las grasas saturadas, las lesiones recreativas, la obesidad, y así sucesivamente»2. Milton Friedman también se oponía a «los paternalistas de la salud», ya que argumentaba que si se le daba al gobierno la responsabilidad de proteger nuestra salud, «la lógica seguramente exige» que nos proteja «del uso de bicicletas peligrosas y pistolas de casquillo, la lógica exige que se prohíban actividades aún más peligrosas como el ala delta, el motociclismo y el esquí».3 En su propia oposición al «paternalismo de la salud», Mises se preguntaba:

¿Por qué limitar la providencia benévola del gobierno a la protección del cuerpo del individuo solamente? ¿Acaso el daño que un hombre puede infligir a su mente y a su alma no es aún más desastroso que los males corporales? ¿Por qué no impedirle que lea libros malos y vea obras de teatro malas, que mire cuadros y estatuas malos y que escuche música mala?4

Los pasaportes de vacunación apoyan la idea de que se puede y se debe coaccionar a las personas para que tomen decisiones saludables, lo que sería condenado como «una forma de fascismo sanitario» por Hayek, Buchanan, Friedman, Mises y muchos otros colaboradores de la teoría liberal a lo largo de la historia. De hecho, probablemente argumentarían que los pasaportes de las vacunas eliminan la libertad, porque permiten que una autoridad externa interfiera deliberadamente en las vidas de las personas no vacunadas de forma que les impide alcanzar sus objetivos y perseguir sus intereses personales. Por ejemplo, Hayek, Buchanan, Friedman y Mises definieron la libertad como «la ausencia de coerción de un hombre por sus semejantes». Con esto en mente, advirtieron que el principal peligro para la libertad era cualquier forma de poder central fuerte que intervenga en las esferas privadas de los individuos y aplique políticas destinadas a lograr un fin predeterminado basado en la opinión científica de los expertos.

La libertad frente a la coacción, conocida como el concepto negativo de libertad (»libertad de»), fue muy valorada por Locke, Constant, Tocqueville, Hobbes, Bentham, Hayek, Mises, Friedman y Buchanan, además de muchos otros liberales. Todos estos destacados pensadores estaban preocupados por responder a una pregunta: «¿En qué medida debo ser gobernado?»5 Al hacerlo, reaccionaban en gran medida contra los gobernantes y gobiernos despóticos y tiránicos. Los defensores del concepto de libertad negativa creían que «debería haber siempre una frontera entre las esferas pública y privada, y que los individuos deberían ser siempre libres de hacer lo que les plazca y de vivir como les guste cuando estén en sus esferas privadas», donde nadie podría intervenir.6 Sin embargo, la implementación de los pasaportes de vacunas significaría esencialmente que las esferas privadas individuales protegidas no existen para los gobiernos y sus llamados expertos en salud. Esto es algo que Hayek advirtió cuando argumentó que la coerción «sería mucho más común» si no hubiera esferas privadas protegidas.7

Basándose en el concepto de libertad defendido por Hayek, Buchanan, Friedman y Mises, los pasaportes vacunados también violan la libertad económica, que básicamente se refiere a la libertad de consumir, producir, intercambiar y cooperar de forma espontánea y voluntaria. En su opinión, «si se suprime la libertad del hombre para determinar su propio consumo, se suprimen todas las libertades».8 En otras palabras, si las acciones coercitivas del Estado violan o suprimen la libertad económica, entonces se suprimiría esencialmente la libertad general de los individuos, incluyendo la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad de reunión, la libertad de prensa y la libertad intelectual.

El concepto de libertad defendido por Hayek, Buchanan, Mises y Friedman pretendía salvaguardar «el máximo grado de libertad para cada individuo por separado que sea compatible con que la libertad de un hombre no interfiera en la libertad de otros hombres».9 Para ellos, a un mayor grado de libertad le correspondía un área más amplia de no interferencia y un mayor abanico de opciones disponibles para los individuos. En innumerables ocasiones, estos destacados liberales advirtieron que, para que hubiera libertad, había que limitar el poder coercitivo de cualquier entidad, especialmente el del gobierno. Confiaban en que el ordenamiento jurídico sería suficiente para evitar que se dirigiera hacia «el camino de la servidumbre» (camino hacia la falta de libertad) al impedir que las autoridades estatales poseyeran poderes ilimitados que pudieran utilizar para coaccionar a su antojo. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, los sistemas jurídicos de un país tras otro han fracasado a la hora de salvaguardar las esferas privadas de los individuos de la injerencia o la coerción por parte del Estado.

Durante esta pandemia, gran parte del mundo se ha visto sometido a la repentina y rápida aplicación de normas y políticas mal pensadas, basadas en la incompetente e inexperta planificación y diseño central del Estado. Estas decisiones se tomaron a menudo consultando sólo a un puñado de asesores médicos que no están formados en áreas como la ciencia política, la economía, la sociología, las finanzas, la historia, la demografía, la psicología, la filosofía, la ética, la antropología y el derecho, todas las cuales ofrecen importantes consideraciones para las decisiones que afectan a toda la sociedad y al bien común. En esencia, los políticos, en colaboración con sus asesores sanitarios no elegidos, han conseguido hacerse con el control de sociedades enteras y remodelarlas en un esfuerzo fallido por conseguir el bien común, al tiempo que han ignorado los siglos de progreso realizados por destacados pensadores liberales cuando se trata de proteger los derechos y las libertades de los individuos. Ahora, estos mismos políticos están decididos a imponer pasaportes de vacunas, lo que ampliará enormemente los poderes estatales opresivos, al tiempo que marginan a las personas no vacunadas suprimiendo sus derechos y libertades, y robándoles su capacidad de alcanzar la felicidad y el autodesarrollo. Además, estos gobiernos y líderes opresores que están impulsando los pasaportes de vacunas no avisarán a las personas que no quieren ser inyectadas con sustancias experimentales sobre lo que les espera:

Pensarás como yo o morirás; dice: Eres libre de no pensar como yo; tu vida, tus bienes, todo permanece contigo; pero desde hoy eres un extraño entre nosotros. Conservarás tus privilegios de ciudadano, pero te serán inútiles. Si aspiras a ser la elección de tus conciudadanos, ellos no te elegirán, y si sólo pides su estima, seguirán pretendiendo negártela. Permanecerás entre los hombres, pero perderás tus derechos de humanidad. Cuando te acerques a tus semejantes, huirán de ti como de un ser impuro. Y los que crean en tu inocencia, incluso ellos te abandonarán, pues la gente huiría de ellos a su vez. Vete en paz; te perdono la vida, pero te dejo una vida peor que la muerte.10

  • 1. Buchanan, James M. 1986. 'Politics and Meddlesome Preferences'. En Smoking and Society, ed. Robert D. Tollison, 335-342. Toronto: Lexington Books, pp. 341.
  • 2. Tollison, Robert D., y Richard E. Wagner. 1992. The Economics of Smoking. London: Kluwer Academic Publishers, pp. X.
  • 3. Friedman, Milton, y Friedman, R.D. 1990 [1980]. Free to Choose: A Personal Statement. Nueva York: Harcourt Brace Jovanovich, pp. 227.
  • 4. Mises, Ludwig von. 1998 [1949]. Human Action: A Treatise on Economics. Auburn: The Ludwig von Mises Institute, pp.729.
  • 5. Berlín, Isaías. 2002 [1969]. Incorporación de cuatro ensayos sobre la libertad. Editado por H. Hardy. Oxford: University Press, pp.39.
  • 6. Filip, Birsen. 2020. The Rise of Neo-liberalism and the Decline of Freedom. (Parte de la serie de libros Palgrave Insights into Apocalypse Economics). Cham: Palgrave Macmillan, pp.40.
  • 7. Hayek, F. A. 2011 [1960]. The Constitution of Liberty: The Definitive Edition. Ed. Ronald Hamowy. Chicago: The University of Chicago Press, pp.206.
  • 8. Mises, Ludwig von. 1998 [1949]. Human Action: A Treatise on Economics. Auburn: The Ludwig von Mises Institute, pp. 729.
  • 9. Filip, Birsen. 2020. The Rise of Neo-liberalism and the Decline of Freedom. (Parte de la serie de libros Palgrave Insights into Apocalypse Economics). Cham: Palgrave Macmillan, pp.43.
  • 10. Tocqueville, Alexis de. 2010 [1835]. Democracy in America: Historical-Critical Edition of De la démocratie en Amérique, vol. 2. Ed. Eduardo Nolla, traducido del francés por James T. Schleifer. Una edición bilingüe francés-inglés. Indianápolis: Liberty Fund, pp.97.
Author:

Birsen Filip

Birsen Filip holds a Ph.D. in philosophy and master’s degrees in economics and philosophy. She has published numerous articles and chapters on a range of topics, including political philosophy, geo-politics, and the history of economic thought, with a focus on the Austrian School of Economics and the German Historical School of Economics. She is also the author of The Rise of Neo-liberalism and the Decline of Freedom (Palgrave Macmillan, 2020).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire