Mises Wire

Home | Wire | Nuevas oportunidades para los marxistas: el cambio climático y el coronavirus

Nuevas oportunidades para los marxistas: el cambio climático y el coronavirus

  • climate change marxism socialism

Etiquetas CapitalismProgressivismSocialismo

En El manifiesto comunista (1848) Karl Marx (1818-83) y Friedrich Engels (1820-95) predijeron que el capitalismo llevaría al empobrecimiento de la clase trabajadora. ¿Por qué? Bueno, para aumentar el beneficio del capital invertido, Marx y Engels argumentaban que los empresarios (los capitalistas) explotarían a los trabajadores. Reducirían los salarios y empeorarían las condiciones de trabajo, por ejemplo, aumentando las horas de trabajo. Desde ese punto de vista, Marx y Engels plantearon una teoría de la inmiseración del capitalismo.

La «explotación» de los trabajadores

Los marxistas no argumentarían que los salarios de los trabajadores disminuirían en términos absolutos, pero sí en términos relativos: los ingresos salariales de muchos aumentarían menos que los ingresos de los capitalistas, lo que haría que los primeros fueran más pobres en comparación con los segundos a lo largo del tiempo. Especialmente en tiempos de crisis, que son inevitables y recurrentes en una economía capitalista, los trabajadores se verían especialmente afectados, haciendo que sus condiciones económicas y financieras se retrasaran más con respecto a las de los capitalistas.

El «imperialismo» capitalista

Para empeorar las cosas, los marxistas argumentan que el capitalismo provocaría un violento colonialismo e imperialismo. Como los capitalistas pagan menos por la mano de obra de lo que es apropiado, los trabajadores no pueden comprar todos los productos disponibles. El capital que busca ganancias está, por lo tanto, buscando abrir nuevos mercados en otras partes del mundo. Los conflictos sobre quién controla lo que surge entre las naciones, allanando el camino hacia la guerra. Este es, de hecho, el mensaje que Vladimir Lenin (1870-1924) martilló a sus lectores en su libro de 1917 El imperialismo, fase superior del capitalismo.

Si el capitalismo es malo —si trae la explotación, la miseria e incluso la guerra a un gran número de personas, y todo esto viene en beneficio de los capitalistas— ¿no es justo y consecuente hacer todo lo posible para superar el capitalismo y reemplazarlo por el socialismo-comunismo, las alternativas que se dice que traen la paz, la igualdad y una vida más feliz para los pueblos de este mundo? Una economía sólida revela que la crítica marxista al capitalismo, así como el entusiasmo de altos vuelos por el socialismo-comunismo, equivale a una total confusión intelectual.

Lo que el capitalismo realmente es: la cooperación pacífica

Mucha gente no sabe lo que el capitalismo realmente significa. El capitalismo es el orden social y económico en el que los medios de producción son de propiedad privada. En su forma «pura», el capitalismo significa el respeto incondicional de la propiedad privada de las personas, el libre mercado y, lo que es más importante, una forma de Estado que se limita a proteger a las personas y sus propiedades contra las agresiones dentro y fuera de las fronteras del país. El capitalismo «puro» es sin duda propicio para la cooperación pacífica y productiva tanto a nivel nacional como internacional.

Es el capitalismo el que hace posible la producción en masa, la producción de bienes y servicios para el consumo del mayor número de personas. Las ganancias de productividad que crea resultan en una tendencia hacia un aumento continuo del nivel de vida promedio de las personas. Los productores están sujetos al principio de ganancias y pérdidas: son recompensados económicamente sólo si sus productos cumplen con las preferencias de los consumidores. Si no lo hacen, los empresarios sufrirán pérdidas, lo que les obligará a mejorar su producción en beneficio de sus clientes.

El capitalismo puro no sólo tiene un mecanismo incorporado para mejorar el bienestar material de las masas. Lo que es particularmente maravilloso es que bajo el capitalismo puro, los salarios de la gente no dependen de la productividad de los trabajadores individuales, sino de la productividad marginal del trabajo en general. Supongamos que una empresa hace una innovación productiva. Para contratar nueva mano de obra, tiene que pagar salarios más altos en comparación con los pagados por otros empleadores. Estos últimos, para retener a su personal, también tendrán que ofrecer un salario más alto en beneficio de los trabajadores menos productivos.

También hay que señalar aquí que el capitalismo puro fomenta la división del trabajo entre las personas, a nivel nacional e internacional. Esto, a su vez, atrae a la gente a buscar la cooperación pacífica en lugar del conflicto: todos se dan cuenta de que vale la pena cooperar, que esto es mutuamente beneficioso para todas las partes involucradas. En otras palabras: el capitalismo puro es una receta para la paz. En un mundo de capitalismo puro, simplemente no habría razón para conflictos violentos a gran escala, y mucho menos para guerras de estado.

El intervencionismo vs. capitalismo

¿Por qué tanta gente alberga resentimiento o incluso odio contra el concepto de capitalismo? Una respuesta es que presumiblemente miran a su alrededor y ven los muchos males que hay en este mundo, como la recurrencia de crisis financieras y económicas; el desempleo masivo; los programas de rescate que enriquecen a las grandes corporaciones, sin tener en cuenta el destino de las pequeñas y medianas empresas; el aumento crónico del costo de la vida; la creciente desigualdad de los ingresos y la riqueza; y las crecientes tensiones y conflictos geopolíticos.

Lamentablemente, todos estos males se atribuyen al capitalismo. Una conclusión fatal, sin embargo, porque no hay capitalismo puro, ni en los EEUU ni en Europa, Asia, América Latina o África. Lo que encontramos son sistemas económicos y sociales intervencionistas-colectivistas y a veces incluso socialistas. Especialmente en el mundo occidental, básicamente todos los Estados, y los grupos de interés especial que ejercen una gran influencia sobre ellos, han logrado reemplazar cada vez más lo poco que queda del sistema capitalista en las últimas décadas.

Los Estados han interferido en todas las áreas de la vida de las personas. Ya sea en la educación (jardín de infancia, escuelas, universidades), la salud, las pensiones, el transporte, la ley y el orden, el dinero y el crédito, o el medio ambiente, los Estados y sus gobiernos se han convertido en actores importantes en los mercados de bienes y servicios, convirtiendo los mercados libres en mercados obstaculizados, elevando cada vez más los impuestos y socavando e incluso destruyendo cada vez más la institución de la propiedad privada.

La intervención paraliza la creación de riqueza que ofrece el capitalismo

La economía sólida nos dice que los sistemas intervencionistas-colectivistas, y mucho menos los socialistas, no funcionan para el mayor beneficio de todos. Todos estos sistemas son mucho menos eficientes que el capitalismo puro en cuanto a la creación de riqueza material, e incluso resultan ser un fracaso rotundo en el caso del socialismo. El problema particular de los sistemas intervencionistas-colectivistas es que para el observador desinformado pueden parecer capitalismo, lo que hace que todos los males del intervencionismo-colectivismo se atribuyan al capitalismo.

La verdad, sin embargo, no podría ser más diferente. El intervencionismo-colectivismo trabaja para la eliminación de los restos capitalistas. Las crisis que estos sistemas causan inevitablemente, la insatisfacción que crean entre un gran número de personas, se interpretan como resultado del capitalismo, y por lo tanto, como consecuencia, la gente pide que se acabe con el capitalismo, que se sustituya por un orden económico y social mejor, más justo y fiable. Sin embargo, sería ingenuo suponer que el problema se limita a la falta de conocimiento de una economía sólida.

Culpar al capitalismo de los males causados por los Estados

De ninguna manera menos importantes son los ideólogos de la izquierda política. Sabiendo que las posibilidades de establecer un socialismo-comunismo abierto en el mundo occidental a través de una violenta agitación han sido bastante pequeñas en los últimos años, los de la tradición marxista han adaptado su estrategia: buscan una transformación gradual de lo que queda del sistema económico y social libre desacreditando el capitalismo, culpando de todo el mal, de todos los problemas sociales al capitalismo, ficcionándolo como el némesis de la humanidad.

Esto, sin embargo, es una mala interpretación intencional de lo que realmente está pasando. Es dar un matiz erróneo a la realidad, con consecuencias trágicas. La gente presta atención al mensaje -que se propaga una y otra vez- de que el capitalismo sellará su destino: que enriquece a los ricos a expensas de los pobres; causa cada vez más turbulencias financieras y económicas; no crea suficientes empleos seguros; destruye el medio ambiente, etc. Todo esto no es más que dar una nueva cara a la teoría de la inmisericordia de Marx.

Los neomarxistas: sin esperar a la revolución

Esto juega en las manos de los neo-marxistas que buscan el control de los asuntos económicos y sociales, esforzándose por establecer un «nuevo orden mundial». La propagación del intervencionismo es ciertamente un hito en esta dirección. Porque el intervencionismo, si no se detiene y se invierte, conduce al socialismo. Y la culminación lógica del socialismo es una lucha por el dominio del mundo, ya que el socialismo no puede existir dentro de áreas limitadas de la superficie de la tierra, especialmente no si todavía hay más o menos sistemas capitalistas alrededor.

Los marxistas en el sentido tradicional pueden esperar que el capitalismo haga que el mundo esté maduro para el socialismo. Los neomarxistas, en cambio, no querrían esperar a que las cosas cambien de rumbo; buscan la acción. Inculcar el temor entre la gente de que el capitalismo no puede superar los acuciantes problemas económicos, sociales y ambientales del mundo, que el capitalismo es la raíz de todas estas dificultades, caracteriza la estrategia de los neomarxistas. Dicho esto, el «cambio climático» y la pandemia de coronavirus son coincidencias afortunadas para ellos.

El cambio climático

Bajo la promesa de prevenir el cambio climático, los gobiernos están destinados a realizar intervenciones de mercado verdaderamente radicales: imponer impuestos y manipular los precios de los bienes y servicios, determinando así políticamente el tamaño y la estructura de la demanda de los consumidores y las inversiones. De hecho, bajo la bienintencionada etiqueta de «política sobre el cambio climático», las políticas de extrema izquierda pueden empujar eficazmente a las economías hacia la planificación central: la élite gobernante determina quién produce qué y cuándo y a qué costos, y quién debe consumir cuándo y qué.

El pánico por los virus

La epidemia de coronavirus ofrece a todos los enemigos del capitalismo puro una oportunidad aún mayor para derribar lo poco que queda del sistema de libre mercado. Con la ayuda de cierres coercitivos —supuestamente una medida para «combatir el virus»— los gobiernos pueden destruir directamente el capital corporativo, boicotear el comercio mundial y causar un desempleo masivo, dejando así a mucha gente abatida y receptiva a políticas aún más intervencionistas, colectivistas o incluso socialistas.

Se sabe que el miedo es la base del poder de cualquier gobierno. Los neomarxistas, y aquellos a favor de establecer un control central global, han incorporado cada vez más esta desafortunada verdad en su agitación política para destruir lo que queda del libre mercado y del orden social libre, y más aún cuando su teoría de la miseria —el empobrecimiento de las masas bajo el capitalismo— ha fracasado lamentablemente. Si la embestida neomarxista puede tener éxito o ser derrotada es de suma importancia para la gran mayoría de la gente.

Sólo el capitalismo puede proporcionar los bienes y servicios necesarios

El capitalismo puro es la única forma de organización económica y social viable. En su Socialismo: un análisis económico y sociológico de 1951 (publicado por primera vez en 1922 como Gemeinwirtschaft: Untersuchungen über den Sozialismus), Ludwig von Mises (1881-1973) señaló: «El capitalismo es esa forma de economía social en la que se subsanan todas las deficiencias del sistema socialista... El capitalismo es la única forma concebible de economía social que es apropiada para el cumplimiento de las exigencias que la sociedad hace a cualquier organización económica» (p. 220).

Desconocer las enseñanzas de la economía sólida sobre el capitalismo y el socialismo y ceder a las ideas propagadas por el neo-marxismo conduciría en última instancia a la destrucción de los cimientos mismos sobre los que descansa el bienestar material de miles de millones de personas en este mundo. Resultaría en una gran miseria, incluso hambre y conflictos violentos. Por lo tanto, ya es hora de exponer audazmente los errores y confusiones de la ideología intervencionista-colectivista y socialista-marxista y de pedir valientemente el restablecimiento del capitalismo puro.

Author:

Thorsten Polleit

Dr. Thorsten Polleit is Chief Economist of Degussa and Honorary Professor at the University of Bayreuth. He also acts as an investment advisor.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire