Mises Wire

Home | Wire | No existe una tasa de crecimiento «óptima» de la masa monetaria

No existe una tasa de crecimiento «óptima» de la masa monetaria

  • growth

Etiquetas Dinero y Banca

02/01/2021

La mayoría de los economistas sostienen que una economía en crecimiento requiere una reserva monetaria creciente, ya que el crecimiento da lugar a una mayor demanda de dinero que debe ser satisfecha. De no hacerlo, se sostiene, se producirá un descenso de los precios de los bienes y servicios, lo que a su vez desestabilizará la economía y conducirá a una recesión económica o, peor aún, a una depresión.

Dado que el crecimiento de la oferta monetaria es tan importante, no es de extrañar que los economistas busquen continuamente la tasa de crecimiento correcta, u óptima, de la oferta monetaria.

Algunos economistas seguidores de Milton Friedman -también conocidos como monetaristas- quieren que el banco central fije la tasa de crecimiento de la oferta monetaria en un porcentaje fijo. Sostienen que si este porcentaje se mantiene durante un periodo prolongado de tiempo, dará paso a una era de estabilidad económica.

La idea de que el dinero debe crecer para apoyar el crecimiento económico da la impresión de que el dinero sostiene de algún modo la actividad económica. Sin embargo, la principal función del dinero es simplemente cumplir el papel de medio de intercambio. El dinero no sostiene ni financia la actividad económica. El medio de sustento, o de financiación, lo proporcionan los bienes de consumo final ahorrados. Al cumplir su función de medio de intercambio, el dinero sólo facilita el flujo de bienes y servicios entre productores y consumidores.

Históricamente, se han utilizado muchos bienes diferentes como medio de intercambio. Sobre esto, Mises observó que con el tiempo

habría una tendencia inevitable a que las mercancías menos comercializables de la serie utilizada como medio de intercambio fueran rechazadas una a una hasta que al final sólo quedara una única mercancía, que fuera empleada universalmente como medio de intercambio; en una palabra, el dinero.1

A lo largo de miles de años, el proceso de selección ha llevado a la gente a elegir el oro como su medio de intercambio preferido.

La mayoría de los economistas, aunque aceptan esta evolución histórica, ponen en duda la idea de que el oro pueda cumplir la función de dinero en el mundo moderno. Sostienen que, en relación con la creciente demanda de dinero a causa de las economías en crecimiento, la oferta de oro no es adecuada.

Además, si se tiene en cuenta el hecho de que una gran parte del oro extraído se utiliza para la joyería y para diversos fines industriales, esto deja el stock de dinero casi sin cambios. En este sentido, el mercado libre, al no proporcionar suficiente oro, puede provocar una escasez de oferta monetaria. Esto, a su vez, corre el riesgo de desestabilizar la economía. De ahí que la mayoría de los economistas, incluso los que expresan su simpatía por la idea de un mercado libre, respalden la opinión de que la oferta monetaria debe ser controlada por el gobierno.

¿Qué entendemos por demanda de dinero?

Gran parte de esta teoría se basa en un concepto erróneo. La demanda de dinero no es la demanda de una mayor cantidad de dinero. Más bien, cuando hablamos de demanda de dinero, lo que realmente queremos decir es la demanda de poder adquisitivo del dinero. Al fin y al cabo, la gente no quiere una mayor cantidad de dinero en sus bolsillos; lo que quiere es un mayor poder adquisitivo.

En un mercado libre, a semejanza de otros bienes, el precio del dinero viene determinado por la oferta y la demanda. Si hay menos dinero, su valor de cambio aumentará. A la inversa, el valor de cambio bajará cuando haya más dinero.

En el marco de un libre mercado no puede haber «demasiado poco» o «demasiado» dinero. Mientras se permita que el mercado se despeje, no puede haber ni escasez ni exceso de dinero.

Una vez que el mercado ha elegido una determinada mercancía como dinero, las existencias de esta mercancía siempre serán suficientes para garantizar los servicios que el dinero proporciona.

Por lo tanto, en un mercado libre, la idea de una tasa de crecimiento óptima del dinero es absurda.

Según Mises:

los servicios que presta el dinero no pueden mejorarse ni repararse modificando la oferta de dinero.... La cantidad de dinero disponible en toda la economía es siempre suficiente para garantizar a todo el mundo todo lo que el dinero hace y puede hacer.2

¿Cómo podemos estar seguros de que la oferta de una mercancía seleccionada como dinero no empezará a expandirse rápidamente debido a acontecimientos imprevistos? ¿No se perjudicaría el bienestar de las personas?

Si esto ocurriera, la gente probablemente abandonaría esta mercancía y se decantaría por alguna otra. Los individuos que se esfuerzan por preservar su vida y su bienestar no elegirán como dinero una mercancía que está sujeta a una disminución de su poder adquisitivo.

Imprimir dinero para salvar un sistema bancario inestable

Por lo tanto, el problema no radica en el hecho de que el mercado requiera supuestamente más dinero del disponible.

Bajo nuestro actual sistema de constantes nuevas inyecciones de dinero, parece que el banco central está «gestionando» el sistema monetario y mejorando la economía mediante el aumento de la oferta monetaria. La verdad, sin embargo, es otra: inicialmente, el actual sistema monetario de papel surgió porque las autoridades centrales hicieron legal que los bancos que emitían en exceso no canjearan los certificados de papel en oro. Hoy en día, este sistema debe sostenerse como un sistema de dinero fiduciario de reservas facultativas. Para gestionar el sistema, el banco central debe crear constantemente dinero «de la nada» para evitar que los bancos se quiebren entre sí durante la compensación de cheques.

Esto conduce a una disminución persistente del poder adquisitivo del dinero, lo que desestabiliza todo el sistema monetario.

Como el sistema monetario actual es fundamentalmente inestable, el banco central se ve obligado a imprimir dinero de la nada para evitar el colapso del sistema. (De nuevo, el sistema monetario actual surgió porque el gobierno permitió a los bancos emitir certificados sin respaldo de oro). No importa realmente qué esquema adopte el banco central en lo que respecta a las inyecciones monetarias: puede imprimir dinero directamente o puede actuar en los mercados monetarios para fijar los tipos de interés. Independientemente de la modalidad de las inyecciones monetarias, es probable que los ciclos de auge y caída se vuelvan más feroces con el paso del tiempo. Ni siquiera el esquema de Milton Friedman de fijar la tasa de crecimiento del dinero en un porcentaje determinado servirá. Al fin y al cabo, un porcentaje fijo de crecimiento sigue siendo un crecimiento monetario, que conduce al cambio de nada por algo, es decir, al empobrecimiento económico y a los ciclos de auge y declive.

¿Y si se mantiene el stock actual de papel moneda sin cambios? ¿No sería eso suficiente? Un stock de dinero sin cambios provocaría un colapso casi inmediato del actual sistema monetario. Después de todo, el sistema actual sobrevive porque el banco central, mediante inyecciones monetarias, evita que los bancos de reserva fraccionaria quiebren.

Por lo tanto, no es de extrañar que el banco central tenga que recurrir siempre a grandes inyecciones monetarias cuando existe la amenaza de diversos choques políticos o económicos. El tiempo que el banco central pueda mantener el sistema actual depende del estado de la reserva de ahorro real. Mientras esta reserva siga creciendo, es probable que el banco central consiga mantener vivo el sistema.

Una vez que la reserva de ahorro real comience a estancarse —o, peor aún, a reducirse—, ningún bombeo monetario podrá evitar la implosión del sistema.

Conclusión:

Dado que el sistema monetario actual es fundamentalmente inestable, no puede haber una tasa de crecimiento de la oferta monetaria «correcta». El sistema monetario actual surgió porque las autoridades centrales permitieron y fomentaron la práctica de emitir billetes que no estaban totalmente cubiertos por el oro. Para mantener este sistema se introdujo el banco central. Mediante una gestión monetaria continua, la labor del banco central es evitar que los bancos se quiebren entre sí durante la liquidación de los cheques. Tanto si el banco central inyecta dinero en función de la actividad económica como si fija la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, desestabiliza continuamente el sistema. Hacer que el sistema sea realmente estable es permitir que el mercado libre tome el control. En un mercado verdaderamente libre, no hay necesidad de preocuparse por la cuestión de la tasa de crecimiento «correcta» de la oferta monetaria, y no se requiere ninguna institución para regular la oferta de dinero.

  • 1. Ludwig von Mises, The Theory of Money and Credit (Irvington-on-Hudson, NY: Foundation of Economic Education, 1971), p. 45.
  • 2. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, edición académica (1949; Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 1998), p. 421.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire