Mises Wire

Home | Wire | Ni siquiera Gretchen Whitmer quiere más confinamientos del CDC

Ni siquiera Gretchen Whitmer quiere más confinamientos del CDC

  • whitmer

Etiquetas Burocracia y Regulación

04/22/2021

El estado de EEUU con el mayor número de casos de Covid-19 es un estado que ha experimentado algunos de los confinamientos y restricciones de Covid más duros y prolongados: Michigan.

El 20 de abril, la media móvil de siete días de nuevos casos de Covid en Michigan era de 790 por millón. Esta cifra es superior a la de cualquier otro estado de EEUU, y es varias veces superior a la tasa de casos de Michigan de hace un año. Es comparable a la que había al principio de las temporadas de gripe y resfriado del otoño pasado, cuando Whitmer emitió órdenes para una nueva ronda de cierres de negocios.

En otras palabras, si Whitmer estuviera usando las mismas métricas que usaba para justificar los confinamientos en el pasado, absolutamente estaría imponiendo confinamientos muy estrictos ahora. Francamente, las cifras de casos en Michigan son terribles según los estándares de quienes utilizan las cifras de casos para impulsar más restricciones de Covid.

En este momento, Michigan está bajo un confinamiento parcial, con la capacidad de los restaurantes al 50 por ciento y una plétora de normas todavía en vigor sobre el tamaño de las cenas domésticas y las barbacoas en el patio trasero. Los mandatos de las máscaras están por todas partes. Sin embargo, a pesar de la clara tendencia al alza de los casos, Whitmer se resiste a los llamamientos del gobierno de Biden y de los CDC para que se imponga otra orden de no salir de casa a los habitantes de Michigan. Whitmer dice ahora que se puede confiar en que los residentes de Michigan utilicen su propio sentido común y su buen juicio:

El cambio de política por sí solo no cambiará la marea.... Necesitamos que todo el mundo dé un paso adelante y asuma su responsabilidad personal.

Esto es ciertamente lo contrario de lo que decía hace un año. La primavera pasada, permitir que la gente ejerciera su «responsabilidad personal» estaba absolutamente fuera de lugar, y el «cambio de política» era lo más importante del mundo. Para Whitmer y los entusiastas del confinamiento, éste era sinónimo de éxito en el control de la enfermedad, pura y simplemente. La discreción personal de los ciudadanos de a pie no debía tolerarse en absoluto.

De hecho, durante gran parte de 2020, Whitmer parecía deleitarse en arremeter contra los infractores de sus numerosos decretos, y sermonear a los contribuyentes de Michigan casi a diario sobre la necesidad de permanecer en casa y evitar todo viaje. No hacer caso a sus palabras, decía la narrativa, era «matar a la abuela».

Entonces, ¿por qué ha cambiado de opinión? El hecho es que la actitud del público sobre Covid está cambiando rápidamente, y Whitmer quiere seguir en el cargo. Después de todo, esto nunca fue «sobre la ciencia». Se trataba de gobernadores que daban a la multitud lo que quería.

Los temores del público se están evaporando

Hubo un tiempo en el que probablemente la mayoría de los americanos estaban bastante asustados—o al menos muy preocupados—por el riesgo potencial del Covid. Al fin y al cabo, los medios de comunicación nos informaban a diario de que los hospitales estaban desbordados y de que los cadáveres se acumulaban literalmente.

Nos aseguraron que era «la plaga del siglo» y que sería comparable a la epidemia de gripe de 1918-19. También se nos aseguró que los lugares con confinamientos estrictos tendrían muchas menos muertes que los lugares que eran lo suficientemente «imprudentes» como para no obligar a sus poblaciones a un período prolongado de arresto domiciliario.

Lo que acabamos teniendo fue el gobierno de la mafia. Los políticos podían hacer prácticamente lo que quisieran siempre que se dijera que era en nombre de la detención del virus. La mayor parte de la población lo aceptaba o lo consentía en silencio. La idea del «estado de derecho» se esfumó por completo. Lo único que importaba era «hacer algo».

Ahora parece difícil de creer, pero hubo un tiempo en el que personas como Anthony Fauci afirmaban que las órdenes de permanencia tendrían que estar en vigor durante un año o más para que la mayoría de la población pudiera ser vacunada. Hasta entonces, nos decían, deberíamos acostumbrarnos a la cuarentena y a ver Netflix día tras día. A mucha gente le parecía plausible, y muchos todavía estarían dispuestos a seguir ese plan. Pero su número está disminuyendo. Según Gallup el mes pasado, el porcentaje de americanos que creían que la situación de la enfermedad estaba empeorando se desplomó al 7%.

fears

Y a medida que el miedo generalizado ha ido disminuyendo, la creencia de que los confinamientos salvan vidas también se ha visto afectada.

¿Los confinamientos salvan vidas? ¿Dónde?

Entre los funcionarios más comprometidos, como Fauci, la historia sigue siendo la misma: es un evangelio que los confinamientos reducen los casos de Covid y las muertes por Covid. Sin embargo, se ha demostrado que esta suposición no se basa en ninguna prueba real, y al observar el país, vemos que los estados con los confinamientos más estrictos suelen tener algunos de los peores brotes de Covid.

Por ejemplo, veamos las cifras de casos de Covid a fecha de 20 de abril. En Texas, el total de casos nuevos (media móvil de siete días) a 20 de abril era de 3.004. Esto supone aproximadamente 103 por millón. Ahora, veamos Michigan, donde continúan los estrictos mandatos de mascarilla y los confinamientos parciales. En Michigan, la media móvil de siete días de nuevas infecciones hasta el 20 de abril era casi ocho veces peor que en Texas. También se ha dado el caso de que muchos estados con confinamientos estrictos y duraderos—por ejemplo, Nueva York, Nueva Jersey, Massachusetts—han sido los peores en cuanto a casos y muertes por Covid. Es fácil ver estos datos y llegar a una conclusión muy plausible: los confinamientos y las muertes por covid no están en realidad muy correlacionados.

[Lea más: «Texas finalizó los confinamientos y los mandatos de máscara. Ahora los estados confinados son donde el covid está creciendo más»].

Crece la oposición política

Además, hay pruebas de que la oposición política por fin está haciendo algo. Como señalé la semana pasada, más de dos docenas de estados de EEUU tienen ahora una legislación pendiente para frenar los poderes de los gobernadores que insisten en gobernar por decreto y en imponer un sinfín de regulaciones y mandatos Covid a las empresas y ciudadanos de los estados. En algunos casos, las legislaturas han anulado los vetos de los gobernadores de sus propios partidos. En California, una elección de destitución contra Gavin Newsom está ganando fuerza. Los votantes de Michigan van camino de derogar las bases legales de las declaraciones de emergencia en el estado. En Nueva York, Andrew Cuomo—que en su día fue aclamado como un héroe por imponer estrictos confinamientos—se enfrenta ahora a peticiones de dimisión debido a las denuncias de acoso sexual. Es cierto que Cuomo no está siendo atacado por los confinamientos que impuso. Pero aparentemente es cierto que un número cada vez menor de votantes de Nueva York está impresionado por la actuación de Cuomo el año pasado en las conferencias de prensa diarias en las que arengaba a los neoyorquinos que no acataban sus edictos. La gente está pasando página.

Incluso Gretchen Whitmer—una de las más fanáticas defensoras del confinamiento—puede ver la realidad cambiante. Por ejemplo, los propios asesores de Whitmer están ahora ignorando el «consejo» del estado de evitar todos los viajes—dos de sus principales asesores de salud viajaron recientemente a Florida y Alabama de vacaciones. Eso no es una buena señal para una gobernadora cuya carrera política está ahora íntimamente ligada a los edictos que imponían multas de 500 dólares y noventa días de cárcel a las personas que se atrevieran a salir de sus casas para realizar actividades «no esenciales».

Por supuesto, esto no significa que Whitmer no pueda ganar en 2022 cuando se presente a la reelección. Los votantes tienen una memoria notoriamente corta.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power&Market, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire