Mises Wire

Home | Wire | Murray Rothbard sobre la guerra y el «aislacionismo»

Murray Rothbard sobre la guerra y el «aislacionismo»

  • war jets

Etiquetas Guerra y política exterior

Estos extractos editados, de una entrevista publicada en el número de febrero de 1973 de la revista Reason, se publicaron por primera vez en el número de junio de 1999 del Informe Rothbard-Rockwell].

P: ¿Por qué, en su opinión, el aislacionismo es un principio esencial de la política exterior libertaria?

R: La posición libertaria, en general, consiste en minimizar el poder del Estado en la medida de lo posible, hasta llegar a cero, y el aislacionismo es la plena expresión en los asuntos exteriores del objetivo interno de reducir el poder del Estado. En otras palabras, el intervencionismo es lo contrario del aislacionismo y, por supuesto, llega hasta la guerra, ya que el aumento del poder del Estado cruza las fronteras nacionales hacia otros Estados, empujando a otras personas, etc. Así que esto es la contrapartida exterior de la agresión interna contra la población interna. Yo veo las dos cosas unidas.

La responsabilidad de tratar de limitar o abolir la intervención extranjera es evitada por muchos libertarios conservadores en el sentido de que están muy, muy preocupados por cosas como el control de precios —por supuesto que estoy de acuerdo con ellos—. Están muy, muy preocupados por eliminar los impuestos, las licencias, etc. —con lo que estoy de acuerdo—, pero de alguna manera, cuando se trata de la política exterior hay un apagón. La posición libertaria contra el Estado, la hostilidad hacia la expansión de la intervención gubernamental, etc., pasa de largo; de repente, oyes a esa misma gente que está preocupada por la intervención gubernamental en la industria siderúrgica aplaudir cada acto americano de asesinato en masa en Vietnam o de bombardeo o empuje de personas en todo el mundo.

Esto demuestra, por un lado, que los poderes del aparato estatal para embaucar al público funcionan mejor en los asuntos exteriores que en los nacionales. En los asuntos exteriores todavía existe la mística de que el Estado-nación nos protege de un hombre del saco al otro lado de la montaña. Hay tipos «malos» ahí fuera intentando conquistar el mundo y «nuestros» tipos están ahí intentando protegernos. Así que no sólo el aislacionismo es el corolario lógico del libertarismo, que muchos libertarios no ponen en práctica; además, como dice Randolph Bourne, «la guerra es la salud del Estado».

El Estado se nutre de la guerra —a menos, por supuesto, que sea derrotado y aplastado—, se expande en ella, se gloría en ella. Por un lado, cuando un Estado ataca a otro Estado, es capaz, a través de este embaucamiento intelectual del público, de convencerlo de que debe acudir a la defensa del Estado porque cree que el Estado lo está defendiendo.

En otras palabras, si, digamos, Paraguay y Brasil van a entrar en guerra, cada estado —el gobierno paraguayo y el gobierno brasileño— es capaz de convencer a sus propios súbditos de que el otro gobierno va a por ellos y los saquea y asesina en sus camas, etc., de modo que son capaces de inducir a sus propios súbditos desventurados a luchar contra el otro estado, mientras que en la práctica real, por supuesto, son los estados los que tienen la disputa, no el pueblo. El pueblo está fuera de las disputas del Estado y, sin embargo, el estado es capaz de generar esta histeria patriótica de guerra de masas y de llamar a todo el mundo a los colores física y espiritualmente y económicamente y, por lo tanto, por supuesto, engrandecer el poder del estado permanentemente.

La mayoría de los conservadores y libertarios están muy familiarizados con —y deploran— el aumento del poder del Estado en el gobierno americano en los últimos 50 o 70 años, pero lo que no parecen darse cuenta es que la mayoría de estos aumentos se produjeron a pasos agigantados en tiempos de guerra. Fueron los tiempos de guerra los que proporcionaron la situación de crisis -la chispa- que permitió a los estados poner en marcha las llamadas medidas de emergencia, que por supuesto nunca se levantaron, o rara vez se levantaron.

Incluso la Guerra de 1812 —aparentemente una pequeña escapada inofensiva— fue malvada, y también en el sentido doméstico, en el sentido de que arruinó al Partido Jeffersoniano durante mucho tiempo, estableció el federalismo, que significa esencialmente capitalismo de Estado monopolista, impuso un banco central, impuso altos aranceles, impuso la fiscalidad federal doméstica, que nunca antes había existido, la fiscalidad interna, y llevó mucho tiempo deshacerse de ella, y nunca volvimos realmente al nivel de poder estatal mínimo anterior a la Guerra de 1812.

Luego, por supuesto, la Guerra de México [Guerra Mexicana-Americana, 1846-48] tuvo consecuencias de expansión de la esclavitud y demás. Pero la Guerra Civil fue, por supuesto, mucho peor; la Guerra Civil fue realmente el gran punto de inflexión, uno de los grandes puntos de inflexión en el aumento del poder del Estado, porque con la Guerra Civil ahora se tiene la introducción total de cosas como las concesiones de tierras para el ferrocarril, los subsidios a las grandes empresas, los altos aranceles permanentes, que los jacksonianos habían sido capaces de reducir antes de la Guerra Civil, y una revolución total en el sistema monetario, de modo que el viejo estándar de oro puro fue reemplazado primero por el papel de billetes verdes, y luego por la Ley Nacional de Bancos, un sistema bancario controlado. Y por primera vez se impuso en los Estados Unidos un impuesto sobre la renta y la conscripción federal. El impuesto sobre la renta se eliminó a regañadientes después de la Guerra Civil, al igual que el servicio militar obligatorio: todo lo demás —como los elevados impuestos sobre el consumo— continuó como una acumulación permanente de poder estatal sobre el público americano.

El tercer gran aumento de poder se produjo a raíz de la Primera Guerra Mundial. La Primera Guerra Mundial marcó tanto la política exterior como la interior del siglo XX. Woodrow Wilson marcó toda la pauta de la política exterior desde 1917 hasta el presente. Hay una continuidad total entre Wilson, Hoover, Roosevelt, Truman, Johnson y Nixon: lo mismo en toda la línea.

P: ¿Incluiría a Kennedy en eso?

R: Sí, Kennedy, claro. No quiero perderme a nadie. Todos los presidentes se han inspirado en Woodrow Wilson. Se dice que el primer acto de Richard Nixon cuando llegó a la Casa Blanca fue colgar una foto de Woodrow Wilson frente a su escritorio. La misma influencia se ha mantenido en los asuntos internos. De hecho, si tuviera que señalar —éste es uno de mis pasatiempos favoritos— al mayor hijo de puta de la historia americana en el sentido de impacto maligno, creo que Woodrow Wilson está muy, muy a la cabeza de la lista por muchas razones. La dirección permanente que Woodrow Wilson estableció para la política exterior incluía el concepto de seguridad colectiva permanente, lo que significa que América tiene una especie de papel otorgado por Dios para empujar a todo el mundo en todas partes y establecer pequeños gobiernos democráticos en todo el mundo, y para suprimir cualquier tipo de revolución contra el statu quo, es decir, cualquier tipo de cambio en el statu quo, ya sea nacional o extranjero. En la esfera doméstica, el corolario fue el cambio de una economía relativamente laissez-faire —corrompida como estaba por los subsidios de la Guerra Civil y todo lo que todavía era un capitalismo relativamente laissez-faire— a un cambio deliberado hacia, en esencia, el llamado estado corporativo, lo que abiertamente se convirtió en un estado corporativo en la Italia de Mussolini y la Alemania nazi.

P: ¿A partir de qué hora?

R: Bueno, el periodo progresista comienza alrededor de 1900 con Teddy Roosevelt y demás. Woodrow Wilson lo consolida con sus llamadas reformas, que someten totalmente el sistema bancario al poder federal, y con la Comisión Federal de Comercio, que hizo para las empresas lo que la Comisión de Comercio Interestatal hizo para los ferrocarriles. En otras palabras, impuso un sistema de capitalismo monopolista, o monopolio estatal corporativo, que ahora llamamos la asociación del gobierno y de las grandes empresas y la industria, lo que significa esencialmente un estado corporativo, o podemos llamarlo fascismo económico. Culminó con la planificación económica de la Primera Guerra Mundial, pues ésta consistió en una economía totalmente colectivizada dirigida por el santo y venerado Bernard Mannes Baruch, jefe de la Junta de Industrias de Guerra.

La economía tenía una junta central y cada industria estaba gobernada por un comité de la industria —por ejemplo, la industria del hierro y el acero estaba gobernada por la Junta del Hierro y el Acero. Los jefes de la junta se seleccionaban deliberadamente entre las empresas más grandes de esa industria en particular y negociaban con los comités de la industria creados por el gobierno, y el gobierno alentaba a las asociaciones comerciales de las industrias a crear comités y negociar con estas juntas.

Así que lo que tienes son las llamadas secciones de productos básicos —las juntas gubernamentales seleccionadas entre los mayores empresarios— en la industria y que fijan los precios y la producción y la prioridad y todo lo demás con otros comités establecidos por la misma gran empresa, y a todo el mundo le encantó. A las grandes empresas les encantaba, al gobierno le encantaba, y los intelectuales progresistas —como se les llamaba entonces— decían que ésta era una magnífica tercera vía, una «vía intermedia», como la llamaban, para luchar contra el viejo capitalismo del laissez-faire, por un lado, y el nuevo socialismo marxiano proletario, por otro.

No les gustaba la idea del socialismo marxiano porque era desordenado, enfatizaba la lucha de clases y tal vez conducía a una revolución. Lo que veían aquí era un nuevo orden —y esta era una visión sostenida por Baruch y Hoover y todo tipo de intelectuales progresistas de las universidades y demás— veían un hermoso nuevo orden con un gran gobierno que controlaba la economía, la regulaba, la subvencionaba, dotado en gran medida de grandes empresarios en colaboración con los sindicatos, que eran fomentados deliberadamente como agentes disciplinarios de la fuerza de trabajo, y que fueron prácticamente creados por el sistema laboral de la guerra. Todo esto, por supuesto, fue dotado de personal y disculpado por los intelectuales progresistas, que adquirieron prestigio, poder y una gran sensación de logro empujando a la gente en sus oficinas gubernamentales.

Así pues, tenemos esta impía asociación entre el gran gobierno, las grandes empresas, los grandes sindicatos y los intelectuales, y se desarrolló tanto en la planificación de la Primera Guerra Mundial que los líderes empresariales y los líderes gubernamentales que impulsaron el asunto eran muy reacios a verlo terminar. No veían en ella sólo una medida de guerra; era el modelo que querían para la economía permanente en tiempos de paz. Querían acabar con toda la competencia desordenada. Como dijo un escritor de grandes empresas, «Como dijo el General Sherman 'la guerra es el infierno, la competencia es la guerra, y por lo tanto la competencia es el infierno'». Querían eliminar la competencia y establecer un sistema de monopolios de «cooperación» industrial. Y lamentaron mucho que la Junta de Industrias de Guerra fuera desechada cuando terminó la guerra.

De hecho, estuvo a punto de no ser desechado. Wilson decidió finalmente desecharla, pero no fue fácil. Después, las mismas personas —Hoover, Franklin Roosevelt, Bernard Baruch, todas las personas que se habían ganado sus galones en la planificación de la movilización de la Primera Guerra Mundial— intentaron y consiguieron restablecer la planificación de la Primera Guerra Mundial —conocida como colectivismo de guerra— como un sistema permanente en tiempos de paz. Herbert Hoover durante la década de los veinte estaba tratando de utilizar el poder del gobierno para fomentar y apoyar los acuerdos de los cárteles de asociaciones comerciales, y Franklin Roosevelt también. Cuando Roosevelt y el New Deal entraron, utilizaron no sólo las mismas agencias que el colectivismo de la Primera Guerra Mundial, sino las mismas personas.

En un caso tras otro se trajo a la gente para hacer por la economía lo que se había hecho en la guerra, para tratar la depresión de manera militar, y luego la Segunda Guerra Mundial, por supuesto, la termina. En la Segunda Guerra Mundial, tenemos otro gran salto cuantitativo: un enorme gasto gubernamental y el cebado de la bomba militar-industrial, y la guerra fría permanente, y así tenemos los planes para un estado de bienestar-guerra permanente en tiempos de paz -un estado corporativo- impulsado, por supuesto, por la asociación de estas poderosas fuerzas más los intelectuales, hecho por medio de la crisis en tiempos de guerra.

P: La noción de seguridad colectiva es algo que muchos americanos dan por sentado como algo deseable y esencial.

R: Bueno, creo que el concepto de seguridad colectiva es (1) un desastre y (2) antilibertario. Vietnam vuelve a poner esto en primer plano, en el sentido de enmascarar la política imperial intervencionista del gobierno americano con la retórica del manto de la rectitud y las piedades moralistas. Tomemos dos estados hipotéticos —esta es la técnica que von Mises solía utilizar, creo, con buenos resultados— tomemos los estados hipotéticos de Ruritania y Waldavia, en algún lugar de los Balcanes o lo que sea. El Estado de Ruritania invade el Estado de Waldavia. El punto de vista de la seguridad colectiva es que esto constituye una agresión, es el mal en sí mismo: un estado malvado que ataca a un estado víctima, siendo el estado ruritano el agresor en este caso, y entonces se convierte en el deber de todos los demás estados del mundo entero —siendo los Estados Unidos de alguna manera el jefe divinamente designado y casi el único que vierte recursos en este esfuerzo— intervenir para defender a la llamada víctima y aplastar al agresor.

Esto tiene muchas consecuencias importantes. Una de ellas es que cada pequeño conflicto interestatal en cualquier parte del mundo se convierte en un conflicto mundial. Con este tipo de política significa que ninguna disputa en cualquier lugar, por trivial que sea, puede mantenerse trivial o aislada para las partes de la disputa, ya que se globalizan y traen a todos los demás al holocausto. El segundo problema es que toda la idea del Estado agresor y el Estado víctima se basa en la falsa analogía del ciudadano individual —persona individual— que sufre una agresión contra él.

Recuerdan el gran argumento que utilizó el presidente Truman sobre Corea: «No estamos en guerra, estamos en una acción policial, una acción policial de la ONU contra el agresor norcoreano». Ahora bien, cuando dijo eso no sólo estaba utilizando una retórica peculiar y falsa. La retórica surgió de la ideología wilsoniana de la seguridad colectiva, que era: si ves ejércitos cruzando fronteras en algún lugar, esto constituye una agresión. Significa que en el mismo sentido que si ve a Jones golpeando a Smith en la calle, el policía de la cuadra se apresura a defenderlo, y por lo tanto los Estados Unidos y las Naciones Unidas se convierten en los policías que se apresuran a defender a la víctima.

Ahora bien, hay varios problemas en esto. Uno de ellos es que, incluso en el caso de Jones y Smith, la presunción es que si ves a Jones golpeando a Smith, debes correr en defensa de Smith. Sin embargo, puede haber ciertas circunstancias atenuantes. Puede que Smith acabe de golpear al hijo de Jones y que éste se esté vengando; en otras palabras, puede que Smith haya empezado la pelea; eso no se sabe sin una investigación histórica, por así decirlo, de la relación entre Smith y Jones.

En el caso de los Estados, la situación es completamente diferente porque esta ideología asume que el estado valdaviano y el estado ruritano son de alguna manera los propietarios legítimos de todo su territorio, al igual que Jones es dueño de su reloj y Smith también, y entonces [si] Smith golpea a Jones o le quita su reloj, esto es una agresión. La analogía se convierte entonces en que si Ruritania invade Waldavia, esto significa que el territorio de Waldavia, la propiedad de Waldavia, la propiedad legítima, les ha sido arrebatada por el agresor ruritano.

Ahora el punto es para el libertario que ninguno de estos estados tiene ninguna propiedad legítima, que el gobierno de Ruritania no posee apropiada y justamente toda la superficie del país - la propiedad debería ser de los ciudadanos individuales. El aparato estatal no tiene entonces ningún título, ninguna reivindicación justa. Por lo tanto, si el Estado ruritano cruza la frontera y lucha contra el Estado valdiviano, esto no hace que el Estado ruritano sea más agresor que el Estado valdiviano original. Ambos son agresores sobre sus poblaciones sometidas. Teniendo en cuenta esto y la idea de que todos los demás gobiernos deben acudir a defender a Waldavia, no sólo se eleva cada pequeño conflicto a una escala global, sino que también significa que cada pequeña agresión se maximiza en la escala global.

En otras palabras, dado que todos los gobiernos agreden a sus ciudadanos a través de los impuestos, del reclutamiento, del asesinato en masa llamado guerra, cuantos más gobiernos entran en escena —más Estados Unidos, Gran Bretaña o lo que sea se apresura a defender a Waldavia— más civiles inocentes son asesinados, más gente inocente es obligada a pagar impuestos, más gente inocente es reclutada. Así que la manera de minimizar la agresión cuando se trata de estados es agitar y presionar para que nadie entre en ningún conflicto, a ser posible para que ningún gobierno entre en guerra con ningún otro gobierno, y si algún gobierno entra en guerra, que la tercera, cuarta y quinta parte se mantenga al margen.

Aparte de todo esto, las fronteras de cada Estado —valdiviano, ruritano, americano, francés, británico—, dado que no son justamente propiedad de ningún tipo de proceso de inversión de capital o de colonización o cualquier otra cosa, ya que todas las fronteras de los Estados han sido siempre el resultado de conquistas anteriores, por lo que en muchos casos el llamado Estado agresor tiene un mejor derecho que el llamado Estado víctima.

Por ejemplo, supongamos que Ruritania es «agresora» y declara la guerra a Waldavia y comienza a apoderarse de la parte noroeste de Waldavia. Pues bien, es muy posible que la parte noroeste de Waldavia sea étnicamente ruritana, que tenga costumbres ruritanas y que, hace 100 años, el Estado valdavo la haya conquistado y ahora los ruritanos la recuperen. Esta es una reclamación perfectamente legítima, por lo que la cuestión es, entonces, que todas las guerras interestatales intensifican la agresión -la maximizan- y que algunas guerras son incluso más injustas que otras. En otras palabras, todas las guerras gubernamentales son injustas, aunque algunos gobiernos tienen pretensiones menos injustas en el sentido de que podrían tener -bueno, pongámoslo así: en el caso del asunto ruritano-waldavo, cuando los ruritanos simplemente están recuperando territorio étnicamente ruritano y las masas ruritanas anhelaban volver a su patria- entonces los libertarios, me parece, dirían que la guerra sería entonces justa si se cumplieran las siguientes condiciones (1) que no se impusieran impuestos; (2) que no muriera ningún civil inocente; (3) que no se reclutara a nadie, es decir, que fuera una lucha puramente voluntaria. Obviamente, cumplir estas condiciones sería casi imposible, pero hay diferentes gradaciones —ya sabes, guerras de la vida real— que se acercan a esto. Una «guerra justa» sería que se cumplieran todas estas condiciones.

P: ¿Cuál es su opinión sobre la aplicabilidad del concepto de seguridad colectiva a, por ejemplo, una situación que implique a una banda privada no gubernamental de piratas?

R: Bueno, yo no lo llamaría seguridad colectiva. En primer lugar, no me gusta la palabra «colectiva». Colectivo implica algún tipo de colectividad inexistente que actúa -tiene un ser y actúa-; sólo los individuos existen, sólo los individuos actúan, de modo que si las personas privadas son agredidas por los piratas yo estaría ciertamente a favor y apoyaría el derecho de estas víctimas individuales a defenderse de la piratería agrupándose, o contratando a otras agencias para defenderse. No me gusta llamar a eso colectivo, porque colectivo implica una especie de totalidad coercitiva.

P: Supongamos, entonces, que hay algún tipo de pacto de defensa mutua suscrito por particulares para defenderse de una banda de piratas privados no gubernamentales. Digamos que sería probable que hubiera víctimas inocentes de las tácticas más adecuadas para defender los intereses privados. ¿Cuál sería su opinión sobre la conveniencia de tales tácticas?

R: Creo que -en primer lugar, uno de los puntos que debería haber mencionado sobre las guerras, por lo que me opongo a todas ellas- es que en los tiempos modernos la escala del armamento que se utiliza se ha intensificado de tal manera que es casi imposible no asesinar a civiles inocentes. Parte de la razón de esto no es sólo la marcha de la tecnología, el hecho de que si usas un arco y una flecha puedes apuntar contra el ejército enemigo, puedes apuntar contra el séquito de un rey. Si utilizas bombas H o B-29 o lo que sea, por supuesto, no puedes señalar a los soldados y oficiales combatientes, sino que tienes que empezar a asesinar en masa a los civiles.

Hay otra razón para ello: el aparato estatal reúne para sí a toda la población de su territorio. Si usted vive en Francia, como ciudadano francés, aunque odie la guerra que Francia lleva a cabo contra Portugal, está comprometido con ella por la propia naturaleza del sistema estatal. De modo que si el gobierno francés entra en guerra con el gobierno portugués, el gobierno portugués sin duda bombardearía, si pudiera, a la población civil francesa. Así que, en otras palabras, la propia naturaleza de la guerra interestatal pone en gran peligro a los civiles inocentes, especialmente con la tecnología moderna.

Sin embargo, si no hubiera guerra de estados, si se eliminaran los estados o si sólo se tratara de merodeadores privados contra defensores privados, entonces la situación cambia completamente. Entonces no sólo tienes un estado y una zona geográfica segura en su base de operaciones, y el otro estado en otro lugar de su zona geográfica en su base de operaciones. En otras palabras, para decirlo claramente, no vas a tener ni a los merodeadores ni a los defensores bombardeándose mutuamente, porque sólo están a cinco manzanas de distancia. Así que el resultado de esto es que sólo se utiliza la bomba H y el asesinato en masa —cometer un genocidio contra un enemigo— si están muy lejos en algún lugar y no se les puede ver. La belleza de la guerra no estatal-interpretada, si se quiere decir así— es que tiene que ser localizada —tiene que serlo, para no cometer un suicidio en el proceso— y, por lo tanto, que la escala del armamento tiene que reducirse, digamos, al nivel de las ametralladoras.

En esa situación, no veo por qué los civiles tienen que sufrir ningún daño. Al fin y al cabo, fíjese en la delincuencia privada actual: suponga que alguien golpea a alguien en la cabeza y le roba la cartera y corre por la calle. La policía no dispara con una ametralladora a toda la multitud para abatir al delincuente. El principio es que ninguna persona inocente puede ser asesinada, y si el criminal escapa, es mala suerte, porque el principio más importante para el libertario y entre la policía doméstica es no usar la fuerza contra los no criminales. Hay una antigua máxima que dice que es más importante dejar escapar a cien criminales que herir a una persona inocente, por lo que (1) me opondría totalmente a herir a cualquier no criminal y (2) si se pasa de la guerra estatal —la guerra interestatal— a la guerra privada, la probabilidad de hacer eso, de perseguir este tipo de no herir a los civiles libertarios, aumentará enormemente.

P: ¿Le importaría comentar la opinión de que la única guerra en la que los Estados Unidos se han visto envueltos y que podría estar justificada es la Guerra de la Independencia?

R: ¡Sí, estoy 100% de acuerdo con eso! La diferencia entre la Guerra Revolucionaria y una guerra interestatal es que, en primer lugar, una guerra interestatal es una guerra de un gobierno contra otro: es una guerra que agrede a los civiles inocentes del gobierno contrario, es una guerra que aumenta los impuestos en casa, y el reclutamiento generalmente, para pagarla. La guerra revolucionaria es una guerra contra el aparato del Estado, una guerra desde abajo por parte del público armado. No tiene por qué herir a civiles inocentes, y normalmente no lo hace. A menudo no implica impuestos ni reclutamiento; si lo hace, lo hace a muy pequeña escala.

El esfuerzo revolucionario americano no tuvo ningún tipo de impuestos ni siquiera a nivel estatal durante los primeros años de la Guerra de la Independencia. En otras palabras, cuando hay una guerra revolucionaria contra el aparato estatal existente —por ejemplo, el pueblo americano contra la Corona británica y sus colaboracionistas en casa—, el esfuerzo revolucionario de la guerrilla puede precisar sus ataques contra el aparato estatal. Ellos son los que señalan, y tienen que hacerlo. Pueden hacerlo y tienen que hacerlo; en otras palabras, no rocían a gente inocente con ametralladoras, no ponen la bomba H si tienen la bomba H, su objetivo es eliminar las fuerzas del gobierno existente de la Corona, los funcionarios de la Corona, etc.

Por otra parte, la razón por la que no hieren a los civiles no suele ser sólo por razones morales, sino por razones estratégicas básicas, es decir, que ninguna guerra revolucionaria, ninguna guerra popular, puede tener éxito si no cuenta con el amplio apoyo de la masa de la población. Mao Tse-tung [Zedong] y el Che Guevara, por supuesto, enunciaron esto: «La guerrilla es para el pueblo como el pez para el agua». Pero, en realidad, Charles Lee lo vio mucho antes: fue el brillante teórico de la Revolución que fue el segundo al mando de George Washington durante los primeros años de la Revolución Americana. Era un soldado de fortuna británico y libertario que vagó por todo el mundo recogiendo ideas militares. En cuanto estalló la Revolución americana, Lee se apresuró a ir a Estados Unidos para ayudar en el esfuerzo bélico, y fue nombrado segundo al mando.

Lee marcó la pauta de la victoria americana, no Washington -bueno, no voy a entrar en eso, pero Lee marcó la pauta al señalar que la Revolución Americana sólo podía tener éxito como una guerra del pueblo desde abajo —una lucha de guerrillas, si se quiere— contra el poder de fuego superior del gobierno británico. Al carecer el gobierno del imprescindible apoyo popular, la guerrilla se convierte en el pueblo, y el pueblo se convirtió en guerrilla en los viejos campos de batalla de Lexington y Concord, cuyas victorias fueron la primera gran acción guerrillera americana. Los británicos, al igual que los americanos ahora en Vietnam, tenían grandes dificultades para distinguir entre los campesinos y los guerrilleros. Dicen que todos se parecen; pues bien, se parecen, son ellos. En otras palabras, los campesinos de día cogen las armas de noche y revientan a los soldados británicos.

Joey Rothbard: No los soldados británicos.

R: Bueno, en la Revolución americana fueron los soldados británicos, en la Guerra de Vietnam son los soldados americanos, pero el principio es el mismo. Lo interesante es que, por otro lado, las fuerzas contrarrevolucionarias, es decir, el gobierno que lucha contra la revolución, tiene que hacer justo lo contrario: tienen un poder de fuego superior por varias razones, tienen el ejército oficial, pero no tienen el apoyo de la población, así que en su tipo de guerra, tienen que amasar un terror genocida contra la población civil. Intentan quebrar la moral de los civiles, intentan cortar su apoyo a la guerrilla, etc. Los americanos lo han hecho con la infame política de aldeas estratégicas en Vietnam, arreando a los campesinos en aldeas para que no pudieran apoyar a las guerrillas; los británicos lo hicieron en la Guerra de los Boers a principios del siglo XX; el gobierno americano lo hizo en Filipinas a principios del siglo XX; y creo que los británicos lo habrían hecho en la Guerra de la Independencia si hubieran tenido los recursos para hacerlo. Los británicos realmente hicieron algo de esto, ya sabes, aunque no habían llevado la guerra contrarrevolucionaria a su altura actual. Pero el principio está ahí, de modo que si tienes una revolución contra el aparato del Estado, la guerra revolucionaria -aparte de los objetivos de la revolución o la contrarrevolución- es casi necesariamente libertaria y la guerra contrarrevolucionaria es casi necesariamente genocida o antilibertaria.

P: ¿Cuáles son los elementos básicos de una adecuada política exterior libertaria?

R: Bueno, el elemento básico de cualquier política exterior libertaria es presionar al gobierno para que no haga nada en el extranjero, que empaque y se vaya a casa. El general Smeadly Butler, uno de mis grandes héroes, ex miembro del Cuerpo de Marines, propuso a finales de los años 30 una enmienda constitucional en el Woman's Home Companion. Su artículo causó sensación durante un tiempo, pero, por supuesto, la enmienda nunca se aprobó y ahora se ha olvidado. Pero era una enmienda constitucional encantadora; recomiendo a todo el mundo que la lea. En esencia, dice algo así: ningún soldado, avión o barco americano será enviado a ningún lugar fuera de América. En otras palabras, abstención total de cualquier tipo de intervención militar y política y económica americana.

P: Supongo que se referirá a los aviones del gobierno americano, ¿y a los vuelos comerciales?

R: Sí, ya sabes, la abstinencia de la intervención del gobierno. Era la idea del aislacionismo. La burla contra el aislacionismo siempre fue que los aislacionistas eran personajes parroquiales y de mente estrecha que no saben que hay un mundo ahí fuera y quieren esconder la cabeza en la arena. De hecho, es todo lo contrario: el verdadero principio del aislacionismo es que el gobierno debe estar aislado, que el gobierno no debe hacer nada en el extranjero y que se debe permitir a las personas que comercian, intercambian y realizan viajes voluntarios, migraciones, etc., que lo hagan pacíficamente. La idea es aislar al gobierno, no aislar al país.

Hay otro aspecto, por supuesto; esto se aplicaría a cualquier gobierno, pero la cuestión es que también hay un aspecto adicional —empíricamente sucede que el gobierno americano desde los días de Woodrow Wilson ha sido la principal amenaza para la paz del mundo, el principal imperialista, el principal embarcado en una política de intromisión en todos los países imaginables en todos los lugares del mundo para asegurarse de que su gobierno se forme adecuadamente— de modo que la política de aislacionismo americano es más importante para el principio libertario que el aislacionismo de cualquier otro país.

Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire