Mises Wire

Home | Wire | Los políticos han destruido los mercados e ignorado los derechos humanos con un entusiasmo alarmante

Los políticos han destruido los mercados e ignorado los derechos humanos con un entusiasmo alarmante

  • g7
0 Views

Etiquetas Gran GobiernoTeoría Política

05/02/2020

Un cataclismo económico ha sido desatado en el mundo por los políticos y burócratas occidentales. Increíblemente, la actividad económica en Occidente se ha ralentizado hasta el punto de que poblaciones enteras han sido confinadas en sus casas durante semanas, si no meses. Como resultado, millones de personas han visto sus vidas trastornadas. La mayoría de los empresarios y los trabajadores por cuenta propia han visto peligrar sus medios de vida.

La economía de la UE podría contraerse en un 5 por ciento según el Banco Central Europeo (BCE), y se han previsto cifras similares para los EEUU. La devastación económica que los gobiernos han causado a las economías occidentales tendrá consecuencias durante muchos años. Inevitablemente, reducirá la calidad de vida de los ciudadanos europeos y estadounidenses durante mucho tiempo, afectando también a su salud.

Es importante comprender que este desastre no es el resultado de la pandemia de coronavirus, que es un problema de salud pública, sino de la reacción exagerada de los funcionarios gubernamentales ante la pandemia. Un número creciente de investigadores y profesionales de la salud están sugiriendo que el número total de casos es mucho mayor de lo que se pensaba, lo que significa que COVID-19 es mucho menos mortal de lo que los medios de comunicación y los asesores gubernamentales insisten. Estas tasas de mortalidad revisadas sitúan las muertes por COVID-19 en muchos lugares a un ritmo similar al de la gripe, que mata a cientos de miles de personas cada año en todo el mundo, sin provocar ninguna reacción política notablemente grande.

Esto plantea una pregunta: ¿Por qué las enormes y extremas reacciones al virus por parte de los políticos occidentales, poniendo de rodillas a toda la economía y recortando severamente las libertades individuales fundamentales de millones de ciudadanos? Por supuesto, hay que tener en cuenta la habitual incompetencia y el comportamiento gregario de los dirigentes políticos de muchos países. Pero existen otras razones para este comportamiento desastroso e irresponsable. He aquí algunas.

En primer lugar, los políticos tienen generalmente poca comprensión de cómo funcionan los mercados. Empapados de pensamiento administrativo y político, la mayoría de los políticos nunca han trabajado en el sector privado o estudiado economía de mercado. No entienden ni aprecian la complejidad de los mercados que hacen posible nuestro alto nivel de vida. Esta complejidad incluye un número insondable de intercambios diarios, una miríada de relaciones comerciales, y una interminable adaptación a las condiciones del entorno. La lógica de la política, sin embargo, dicta que los políticos no pueden ser vistos como «no haciendo nada», por lo que siempre buscan la intervención en los mercados. Esto no es nuevo; siempre ha sido un rasgo típico de los políticos y burócratas. Las reacciones políticas a la pandemia del coronavirus acaban de confirmar dramáticamente esta verdad una vez más.

En segundo lugar, los políticos naturalmente hacen cálculos políticos. Teniendo la reelección constantemente en mente, no quieren ser responsables de nada que salga mal. En una crisis, siempre prefieren actuar que no actuar - todo lo demás es igual, para mostrar que intentaron algo. Por lo menos entonces -en sus mentes- no pueden ser acusados de ociosidad, negligencia, miopía o insensibilidad. Por muy deletéreos que sean sus actos, los políticos no suelen rendir cuentas y pueden presentarse como heroicos manteniéndose firmes en tiempos peligrosos, actuando con fuerza y determinación. Las perjudiciales políticas económicas del Presidente Roosevelt durante la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial son un ejemplo de ello.

En tercer lugar, los políticos a veces confían demasiado en los científicos, que generalmente no tienen ninguna formación en materia social. Aún más que los políticos, los científicos suelen tener grandes dificultades para comprender el concepto de orden espontáneo del mercado, lo que no es sorprendente dado que son seguidores del riguroso proceso científico. Las propuestas económicas francamente embarazosas de Albert Einstein son un ejemplo famoso. Mientras que el político es por lo menos plenamente consciente de los sutiles matices grises en la formulación de políticas y el fino acto de equilibrio de satisfacer a los diversos interesados, el científico generalmente tiene buenas intenciones pero ve el mundo en blanco y negro.

Por lo tanto, si se le pregunta a un científico cómo detener la propagación de una pandemia, probablemente responderá que la mejor y más eficiente manera es ordenar el confinamiento estricto de toda la población a sus hogares durante semanas. Esto es lo que ha recomendado el influyente «Conseil Scientifique» de Francia, y bien  ser cierto desde un punto de vista puramente científico (aunque eso está abierto a debate ahora). El problema se plantea cuando los políticos siguen con entusiasmo esas opiniones sin considerarlas a la luz de sus consecuencias políticas y económicas. Las dos primeras razones mencionadas pueden explicar por qué los políticos tienden a confiar excesivamente en los científicos: los políticos no están lo suficientemente familiarizados con la economía de mercado como para comprender plenamente las consecuencias de actuar sobre la base de un asesoramiento puramente científico, y puede que les interese actuar sobre la base de ese asesoramiento, ya que hacer algo -cualquier cosa- es la clave.

Una cuarta razón por la que los políticos han actuado tan imprudentemente para contrarrestar la propagación de COVID-19 es, sin duda, la presión política a la que están sometidos. En tiempos de crisis (percibida), son buscados como guía, si no como órdenes a seguir, por un electorado inconsciente y políticamente inculto. Pero la presión no sólo proviene del pueblo, lo que tal vez sea normal en una democracia, sino también de políticos extranjeros. Ningún líder quiere ser superado por sus colegas extranjeros y quedarse con el plan más débil para enfrentar la crisis. En este caso, el  Boris Johnson dio marcha atrás en su política y el sueco Stefan Löfvén ha ido cediendo poco a poco precisamente a esta presión externa para actuar.

Pero la presión más fuerte sobre los gobiernos probablemente proviene de los medios de comunicación, en particular en los tiempos actuales de internet y medios sociales omnipresentes. Los políticos son ahora constantemente escudriñados y responsabilizados de una manera que hace apenas una generación no lo eran. Además, los medios de comunicación son propensos a dramatizar y exagerar los acontecimientos, ya que esto contribuye a mejorar los índices de audiencia, pero también porque los periodistas no son virólogos. Los medios de comunicación tienden a menudo a malinterpretar y simplificar los hechos, inadvertidamente o no. Un ejemplo de ello es la tasa de mortalidad de COVID-19, de la que se informa constantemente que es mucho más alta de lo que es, porque sólo se utilizan los casos declarados (tasa de letalidad de los casos (TL)). En términos más generales, la actitud que prevalece en los medios de comunicación es que hoy en día hay que hacer todo lo posible para salvar a una pequeña minoría de toda la población, aunque ello se haga a costa de un futuro dolor económico para decenas de millones de personas. Este es el clásico dilema socialista e intervencionista: ¿Dónde se detiene? En un mundo de recursos escasos, ¿cuánto dinero de los contribuyentes debe gastar el Estado para salvar una vida?

Por último, es necesario considerar una explicación más oscura y cínica de la reacción política a la pandemia: el poder en tiempos de crisis. El Estado nunca pierde la oportunidad de aumentar su poder. Las crisis se consideran grandes oportunidades políticas, y por lo tanto han sido utilizadas innumerables veces en la historia por los gobernantes. Este fue el caso durante y después de la Primera y Segunda Guerra Mundial, así como después del 11 de septiembre, con la aprobación en el Congreso de la Ley PATRIOT (Providing Appropriate Tools to Restrict, Intercept and Obstruct Terrorism Act). Pero esto también es cierto para crisis más pequeñas, como el pánico actual. Los paquetes de estímulo económico que ahora se proponen volverán a beneficiar a los banqueros corporativos, como ocurrió durante la crisis financiera. Por eso, los grandes bancos han sido los primeros en pedir y aplaudir más «estímulo económico», y se beneficiarán inmediatamente de esa «ayuda gubernamental».

El hecho de que la mayoría de los gobiernos occidentales hayan decidido ahora emular a la dictadura china imponiendo un severo bloqueo de la sociedad debería ser una llamada de atención para aquellas almas inocentes que todavía piensan, incluso después del juicio espectáculo de Julian Assange, que Occidente sigue protegiendo la libertad individual. Una peligrosa y aterradora evolución política está en camino en un sistema político y económico ya frágil. Las consecuencias políticas del confinamiento generalizado de millones de personas en Europa serán de larga duración para el equilibrio de poder entre el Estado y la sociedad. Aunque el orden «democrático-liberal» occidental nunca fue realmente uno, excepto en el nombre, es evidente que ahora se ha dado un paso decisivo.

Esta crisis económica de origen político podría entonces conducir también, es de esperar, a que la población comprenda mejor que en muchos países se deben hacer cambios constitucionales para limitar los poderes de los poderes ejecutivos en todas partes. Esperemos que ésta sea la lección que aprendan los millones de personas confinadas en sus hogares por la voluntad arbitraria del Estado.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire