Mises Wire

Home | Wire | Los métodos cuantitativos en la ciencia económica pueden describir —pero no explicar— eventos

Los métodos cuantitativos en la ciencia económica pueden describir —pero no explicar— eventos

  • equations

Etiquetas Filosofía y MetodologíaPraxeología

12/19/2020

La mayoría de los economistas consideran que el uso de métodos matemáticos y estadísticos es la clave para comprender las complejidades de la economía. Son de la opinión de que para ser científica, las ciencias económicas deben seguir los pasos de las ciencias naturales.

Mediante métodos matemáticos y estadísticos, un economista establece relaciones entre diversas variables. Por ejemplo, los desembolsos de los consumidores personales están relacionados con la renta personal disponible y los tipos de interés. La mayoría de los economistas presentan esta relación como:

C = a*Yd - b*i,

donde C es gastos de consumo personal, Yd es ingreso personal disponible, i es el tipo de interés, a y b son parámetros. Por ejemplo, si a es 0,5, b es 0,1, Yd es 1000, y i, el tipo de interés, es el 2 por ciento, entonces C será 0,5*1000 - 0,1*2 = 499,8.

Obsérvese que los parámetros a y b se obtienen mediante un método estadístico denominado análisis de regresión.

Por medio de otra formulación matemática algunos economistas también establecen que los gastos de consumo personal pueden ser representados como:

C = a*Yd + a1*C(-1) + a2*C(-2) +a3*(Dinero/CPI),

donde C(-1) significa que los gastos de los consumidores se retrasaron un mes y C(-2) los gastos de los consumidores retrasado dos meses. El dinero representa el stock de dinero y el IPC representa el índice de precios al consumidor; a, a1, a2 y a3 representan los parámetros.

¿Es válido el método matemático en las ciencias económicas?

Entonces, ¿cómo vamos a decidir qué fórmula matemática debemos aceptar como la formulación válida del mundo real?

Para muchos economistas el criterio para la selección de la fórmula «correcta» es lo bien que se ajusta a los datos. Cuanto más alta sea la correlación, mejor. Desafortunadamente, una formulación matemática no puede ayudarnos a determinar la esencia de los gastos de los consumidores.

Independientemente de lo compleja y sofisticada que sea la formulación, no contribuye a nuestro conocimiento de lo que hay detrás de las fluctuaciones de los datos. Una formulación matemática para los gastos de consumo sólo describe los gastos observados. No nos dice nada sobre sus causas.

Según Mises, para llegar a una explicación necesitamos rastrear el cambio en los datos hasta los fenómenos previamente establecidos e identificados.1

Además, la realización de análisis cuantitativos implica la posibilidad de asignar números, que pueden ser sometidos a todas las operaciones de la aritmética. Para ello, es necesario definir una unidad fija objetiva. Tal unidad objetiva, sin embargo, no existe en el ámbito de las valoraciones humanas.

Sobre esto Mises escribió, «No hay, en el campo de las ciencias económicas, relaciones constantes, y por consiguiente no es posible ninguna medición».2 No hay estándares constantes para medir las mentes, los valores y las ideas de los hombres.

La principal característica o naturaleza de los seres humanos es que son animales racionales. Usan sus mentes para mantener sus vidas y su bienestar. El uso de la mente, sin embargo, no sigue ningún tipo de procedimiento automático, sino que cada individuo emplea su mente de acuerdo con sus propias circunstancias. Esto hace imposible captar la naturaleza humana por medio de una fórmula matemática, como se hace en las ciencias naturales.

Las personas tienen la libertad de elegir cambiar de opinión y llevar a cabo acciones que son contrarias a lo observado en el pasado. Debido a la naturaleza única de los seres humanos, los análisis en economía sólo pueden ser cualitativos.

Además, el empleo de funciones matemáticas implica que las acciones humanas se ponen en marcha por diversos factores. Pero, por ejemplo, contrariamente a la forma matemática de pensar, los desembolsos individuales en bienes no son «causados» por los ingresos como tales. En su propio contexto, cada individuo decide qué parte de una renta determinada se utilizará para el consumo y qué parte se destinará al ahorro.

Si bien es cierto que las personas responden a los cambios en sus ingresos, la respuesta no es automática y no puede ser capturada por una fórmula matemática.

El aumento de los ingresos de un individuo no implica automáticamente que sus gastos de consumo sigan el mismo camino. Cada individuo evalúa el aumento de los ingresos en relación con los objetivos que quiere alcanzar. Así, puede decidir que es más beneficioso para él aumentar sus ahorros en lugar de aumentar su consumo.

La validez de la teoría de la probabilidad en las ciencias económicas

Las ciencias económicas modernas, además de las matemáticas sofisticadas, también emplea la distribución de probabilidad. ¿Qué es la probabilidad? La probabilidad de un evento es la proporción de veces que el evento ocurre en un gran número de pruebas.

Por ejemplo, la probabilidad de obtener cabezas cuando se tira una moneda es de 0,5. Esto no significa que cuando se tira una moneda diez veces, siempre se obtengan cinco cabezas. Sin embargo, si el experimento se repite un gran número de veces, es probable que se obtenga el 50 por ciento. Cuanto mayor sea el número de lanzamientos, más cercana será la aproximación.

Alternativamente, digamos que se estableció que en un área particular, la probabilidad de que las casas de madera se incendien es de 0,01. Esto significa que en base a la experiencia, en promedio, el 1 por ciento de las casas de madera se incendiarán.

Esto no significa que este año o el siguiente el porcentaje de casas que se incendien sea exactamente del 1 por ciento. El porcentaje puede ser del 1 por ciento o no cada año. Sin embargo, con el tiempo, el promedio de estos porcentajes será del 1 por ciento.

Esta información, a su vez, puede convertirse en el costo de los daños causados por el fuego, estableciendo así las bases para el seguro contra el riesgo de incendio.

Los propietarios de casas de madera podrían decidir repartir el riesgo creando un fondo. Cada propietario de una casa de madera contribuirá con una cierta proporción de la cantidad total de dinero que se requiere para cubrir los daños de aquellos propietarios cuyas casas van a ser dañadas por el fuego.

El seguro contra el riesgo de incendio sólo puede tener lugar porque conocemos su distribución de probabilidad y porque hay suficientes propietarios de casas de madera para repartir el costo de los daños por incendio entre ellos de manera que la prima no sea excesiva. Los propietarios de las casas de madera son todos miembros de un grupo o clase particular que va a ser afectado de manera similar por un incendio. Sabemos que, en promedio, el 1 por ciento de los miembros de este grupo se verá afectado por el fuego. Sin embargo, no sabemos exactamente quién será. Lo importante para el seguro es que los miembros de un grupo sean idénticos en lo que respecta a un evento en particular.

En las ciencias económicas, no nos ocupamos de casos idénticos. Cada observación es única y no es miembro de ninguna clase... es una clase por sí misma. Por consiguiente, no se puede establecer ninguna distribución de probabilidad. El empleo de la probabilidad en los análisis económicos implica que un proceso aleatorio generó las diversas piezas de datos económicos en forma similar a lanzar una moneda. R

Aleatorio significa arbitrario; es decir, sin método o decisión consciente. Sin embargo, si este fuera el caso, los seres humanos no podrían sobrevivir por mucho tiempo. Para mantener sus vidas y su bienestar, los seres humanos deben actuar de forma consciente y con un propósito. Deben planificar sus acciones y emplear los medios adecuados. La acción humana no puede ser analizada de la misma manera que se analizan los objetos, y los diversos métodos cuantitativos empleados por los economistas son una forma de describir pero no de explicar los acontecimientos.

  • 1. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics (Chicago: Regnery, 1966), pág. 571.
  • 2. Ibídem, pág. 55.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire