Mises Wire

Home | Wire | Lo que la cultura igbo nos enseña sobre el capitalismo

Lo que la cultura igbo nos enseña sobre el capitalismo

  • igbo

Etiquetas Historial Mundial

05/24/2021

Los igbos son uno de los muchos grupos étnicos de África. Están formados por unos 43 millones de personas, 40 millones de las cuales viven en Nigeria.  Tienen mucho éxito en Nigeria y muchos los consideran los «judíos de África Occidental», en parte porque suelen tener más éxito económico que sus vecinos.  Por ejemplo, según algunas estimaciones, las inversiones de los igbo son un factor impulsor de la economía nigeriana. Al observar la cultura de los igbos, su fenomenal éxito empresarial no parece sorprendente. Los igbos iluminan lo que la economista Deirdre McCloskey denomina «dignidad burguesa». En la cultura igbo, alcanzar la riqueza se percibe como una bendición que hay que cultivar y no como un objeto de desprecio. A diferencia de otras culturas de África, el comerciante ocupa una posición sagrada entre los igbos. El comercio es fundamental para entender la visión del mundo de los igbos.

En un artículo para el Journal of Philosophy, Culture, and Religion, Gregory Chinweuba y Everistus Ezeugwu afirman que el aprecio por el comercio está integrado en el lenguaje de los igbos. Han creado una intrigante panoplia de palabras para reflejar su amor por el comercio, como imu ahia (aprender un oficio), oru (iniciar una empresa) e igba oso ahia (entregarse a la comercialización de un bien ajeno con su consentimiento a un precio que aumenta el capital). Además de valorar el trabajo, la última descripción revela una sofisticada comprensión del papel del intermediario en el aumento del capital. Los estudiosos también sostienen que para el pueblo igbo el espíritu empresarial se entiende como una búsqueda de beneficios motivada por la innovación, la utilización eficiente de los activos y la adquisición de productos. Los igbos no sólo son emprendedores, sino que tienen una perspectiva bastante schumpeteriana.

Al igual que los calvinistas, que consideraban el éxito como una prueba del favor de Dios, en la sociedad tradicional igbo el éxito financiero está inextricablemente ligado a la obtención del favor de los dioses ancestrales. Según la filosofía igbo, llevar una vida que valga la pena debe implicar la acumulación de riquezas terrenales. Por ello, nadie que muera pobre (es decir, enwe nta, enwe imo, los pobres desdichados) tiene derecho a un puesto entre los antepasados. No se puede separar el éxito de la identidad de ser igbo. Por eso, para recordar su propósito, a los niños se les suele dar nombres que predicen la prosperidad. De ahí que nombres como Ifeadigo (la riqueza está disponible), Ubaka (la riqueza es mayor) y Ubanozie (la riqueza ha ocupado el lugar que le corresponde) atestigüen el carácter industrial de los igbo.

Sin embargo, a pesar de la pasión por la búsqueda de la riqueza, la cultura igbo se rige por principios éticos. Los igbos consideran que la riqueza obtenida por medios fraudulentos no es digna de emulación. De hecho, el proverbio igbo Aku luo uno okwuo ebe o si (cuando la riqueza llega a casa, declara su origen) ilustra la importancia de garantizar que la comunidad permanezca impoluta por las fuentes ilegítimas de riqueza. Del mismo modo, la visión ética del mundo del pueblo igbo afirma la aceptación del individualismo igualitario. Aunque los igbos valoran la comunidad, existe un claro reconocimiento en su tradición de que los extraños no tienen derecho a los frutos del trabajo productivo de otros.

Esta disposición puede describirse como el individualismo autónomo de las sociedades comunales. Invariablemente, se espera que uno invierta en el bienestar de su prójimo, pero se impone a los beneficiarios la obligación de graduarse del bienestar alcanzando objetivos individuales. A pesar de su conexión con la comunidad, se sigue considerando a las personas como individuos con diversos deseos y capacidad de éxito. Para ser un verdadero ciudadano en la sociedad igbo, uno debe ejercer sus deberes haciendo que la sociedad sea más productiva. Sin trabajo duro, un hombre deja de ser igbo. Así lo explica un artículo publicado en 2016 en el International Journal of Social Sciences and Humanities Review por Oliver Onah, Hyginus Ezebuilo y Theodora Ojiakor. Los autores afirman:

La comunidad tradicional igbo tenía el patrón de una sociedad igualitaria. Esto no significa que no hubiera rangos establecidos. Había rangos y cargos o títulos de honor. Pero todo el mundo se relacionaba libremente con los demás sin procedimientos burocráticos. Todos los miembros de la comunidad gozaban del debido respeto y eran tratados como hermanos de sangre. Esto implica que se respetan los derechos de cada persona. Cada individuo tiene también responsabilidades para con la comunidad. Los cargos o títulos se obtenían principalmente mediante el trabajo duro.

Además, como las instituciones igbo ya eran compatibles con la cultura individualista y orientada al logro del capitalismo, la aparición de las economías de mercado durante las épocas colonial y poscolonial dio a los igbos una ventaja sobre otros grupos étnicos como los hausas y los yorubas, cuyas estructuras sociales privilegiaban el estatus hereditario a expensas de elevar la ambición individual. Además, al igual que muchos grupos empresariales, la prosperidad del pueblo igbo se explica por las duras condiciones ambientales. Debido a la escasa disponibilidad de recursos de tierra, se vieron obligados a especializarse en profesiones ajenas a la agricultura y a emigrar a tierras extranjeras, por lo que su supervivencia dependía de ser ingeniosos. Kenneth Dike escribe al respecto:

Los igbo, presionados por los limitados recursos de la tierra, tuvieron que buscar, por necesidad, otras vías de subsistencia fuera de los límites tribales. En el siglo XIX y en épocas anteriores, el crecimiento de una gran población no agrícola en zonas en las que la tierra era demasiado pequeña o demasiado pobre para sostener a la gente dio lugar a una cierta especialización entre los sectores de la tribu: los aros se convirtieron en los intermediarios del interior; los ada y los abam constituyeron los mercenarios; los hombres de Awka fueron los herreros y los médicos, mientras que los nkwerre, además de su trabajo en el hierro, desempeñaron el papel de espías profesionales y diplomáticos. Si podemos juzgar por los registros del siglo XIX, a pesar de esta especialización la superpoblación era la norma en todos los sectores de la tribu.

Sin embargo, no podemos explorar el éxito de los igbos sin mencionar el aprendizaje. Durante generaciones, el innovador sistema de formación conocido como «Igba-Odibo» ha dotado a los jóvenes de los conocimientos de gestión, la perspicacia empresarial y el capital social necesarios para triunfar en los negocios. Después de servir a su mentor durante un periodo, normalmente de siete años, el alumno recibe el capital para lanzar su propio negocio. Este sistema ha creado varios empresarios de éxito, como Innocent Chukwuma y Cosmas Maduka. Por ejemplo, en un estudio sobre el espíritu empresarial de los igbo, los economistas concluyen que los empresarios que participan en el programa de aprendizaje de los nativos tienen mayores índices de supervivencia empresarial, fuertes tasas de crecimiento empresarial, acceso al crédito informal, mayor captación de clientes y habilidades de gestión.

El pueblo igbo de Nigeria puede enriquecer nuestra comprensión de cómo ciertos atributos culturales pueden mejorar el crecimiento económico y el éxito en cualquier entorno, incluso fuera de las instituciones legales y culturales europeas. 

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire